Solapas principales

Analizando a Melwin Pantzar, una nueva promesa blanca llega a la élite

La fábrica blanca no deja de producir nuevas promesas para la liga Endesa, con Melwin Pantzar como última pieza en desembarcar en la Liga Endesa. El joven base de 18 años vivirá su primer contrato profesional con el conjunto blanco, comenzando en todo un campeón de Europa y España su prometedora carrera.

Pantzar aterrizó en Valdebebas en su primer año como jugador junior, tras haber despuntado en el Solna Vikings de su Suecia natal. Un jugador de condiciones físicas formidables para su edad, que se veía reconvertido de escolta a base con el paso de los partidos. Junto a Garuba y Nakic, el joven sueco ha ejercido de líder del equipo junior conduciendo a sus compañeros con maestría y gran madurez a ambos lados de la pista durante dos campañas tanto en categorías de formación como en liga EBA.

Durante la pasada campaña, el buen hacer de Pantzar con el equipo junior y EBA le catapultó hasta el primer equipo entrando a formar parte de manera habitual en los entrenamientos (desempeñó un papel importante en la recuperación de Sergi Llull practicando con él los 1 contra 1). Una progresión continua que vivió su estreno en carteleras en abril de este año ante Montakit Fuenlabrada (jugó 40 segundos). Tras su debut, el joven sueco siguió contando para Laso en las últimas jornadas de temporada regular con minutos ante Kirolbet Baskonia (12 minutos), Movistar Estudiantes (57 segundos) y Herbalife Gran Canaria (21 minutos).

Esta temporada, Pantzar formará por primera vez en su vida como miembro de la primera plantilla del club. Entrando a formar parte del rostes de jugadores con los que contará Pablo Laso para la liga Endesa. Por este motivo, es importante analizar las fortalezas y debilidades del mirlo blanco:

 

FORTALEZAS

Anotación: una de las principales virtudes del joven sueco es su capacidad anotadora. Ya sea a través de potentes entradas a canasta o con lanzamientos exteriores, Melwin sabe cómo encestar la bola en el aro rival (11,5 puntos de media en EBA). Pese a abusar del lanzamiento de tres en algunos momentos (32% en triples), Pantzar lanza con buenos registros (47% en tiros de campo) gracias en gran parte al elevado número de penetraciones al aro que consigue finalizar con éxito.

Físico: una cualidad compartida con su compatriota Jeffery Taylor. Un base de 1,90 cm con gran potencia en el tren inferior, y con cualidades atléticas idóneas para su juego. Capaz de armar contrataques a una marcha más que el resto de jugadores, sabe utilizar su potencia física para soportar los contactos. Pese a tratarse de un joven aun por formar (tiene 18 años casi recién cumplidos), Panztar se encuentra dentro de ese selecto grupo de personas “privilegiadas” que han sido dotadas de unas condiciones físicas superiores. Un jugador difícil de parar, que puede sacar grandes ventajas en su juego gracias a su físico.

Defensa: el físico no lo es todo, pero ayuda mucho. Siguiendo con lo mencionado en las líneas previas sobre las cualidades físicas d Pantzar, este joven posee un físico privilegiado para este deporte. Su movilidad lateral, resistencia física e intensidad, le permiten robar un gran número de balones tanto en acciones de defensa 1 vs 1 como en anticipación de pases (1 robo por partido en EBA).

 

DEBILIDADES

Lectura del juego: Pantzar pasa a jugar con los mayores y debe aprender a “jugar de verdad”. Sabiendo que la posición de base suele ser la más difícil en la adaptación al juego, si unimos la juventud el problema se acentúa. Estos últimos años, Melwin ha sabido solventar los problemas en la cancha (falta de ideas, poca movilidad de balón, ...) gracias a sus cualidades técnicas y físicas; pero la cosa ha cambiado. La exigencia de la liga, el nivel de sus compañeros y las complejidades tácticas que plantee Laso, obligan al joven sueco a madurar a pasos agigantados en su lectura de juego y dirección del equipo.   

Dirección: Siguiendo con lo mencionado previamente, el base sueco pasa a “competir en primera” y debe madurar. Pantzar ya no debe dirigir a compañeros de su misma edad, sino que deberá organizar el juego de jugadores experimentados de gran experiencia. Debe mejorar sus habilidades como asistente (2,7 pases de canasta esta temporada) y mejorar su seguridad con el balón (1,3 pérdidas de media).

Inexperiencia: la debilidad que engloba en gran parte tanto sus problemas en la dirección como en la lectura del juego.  Al igual que ocurriese con Doncic hace dos temporadas (con la salvedad de que Luka pasaba al primer equipo con 16 años), estamos hablando de adolescentes que dan el paso al baloncesto profesional. Hay que ser pacientes con ello, y valorar en su justa medida el rendimiento de estas jóvenes promesas en sus primeros pasos como deportistas profesionales.

En el siguiente vídeo elaborado por los compañeros de basketcantera.tv se pueden ver algunas de las mejores jugadas de Melwin Pantzar con el equipo junior del Real Madrid durante la fase final del campeonato de España:

Melwin Pantzar - Spanish Championship Final Four

Todos los análisis realizados hasta el momento los podéis encontrar aquí:

-Scout fichajes ACB

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
463
#Comentarios: 
1,217
Total lecturas: 
1,472,263

Comentarios

Lo primero que pienso es que Pantzar es un jugador en el que Pablo Laso confía mucho. Esto es algo que se nota, porque con Laso en el banquillo han debutado muchos chavales, pero a unos les ha dado más oportunidades y a otros menos. Esa confianza es muy importante para la consolidación y el crecimiento de un jugador joven. Ahora, vamos a ver si esta temporada completa en el primer equipo le hace ganarse el puesto o no. Lo segundo, para una plantilla obligada a pelear por todos los títulos, con 80 y pico partidos por delante y 16 fichas (hasta 6 pívots) en el primer equipo, que el tercer base sea un chaval tan joven y sin experiencia, es una apuesta muy arriesgada. Más, si miramos lo que pasó la temporada pasada (Llull 9 meses de baja, Facu 2 y pico) y que Doncic ya no está. Lo tercero, que es un jugador del perfil de Sergio Llull, en cuanto a características de juego y físico. Quizás alguno piense que es mucho decir, pero Pantzar tiene solo 18 años y si me dicen a lo que iba a llegar a ser Llull cuando tenía 20 años, no me lo creo.

Un saludo.

Yo creo que el objetivo del chaval esta temporada es aprender. Como lo hizo Doncic el primer año completo, no va a ser el tercer base del equipo, va a ser un complemento para entrenamientos y para los minutos intrascendentes de algunos partidos.
NO hare comparaciones odiosas, pero de Llull en sus inicicios se hablama lo mismo que del sueco, así que posibilidades de ser muy bueno tiene, veremos si las aprovecha.

Pantzar sera el tercer base de RM el proximo año pero el roster de RM sera de 16 jugadores ,3 por posicion y 4 para el tres, y Laso sabra como gestionar los minutos . Pantzar tiene lagunas tecnicas pero posee un gran fisico,que le gusta a Pablo(lo contrario a lo que era el) y posibilidades de mejora y siendo JFL de futuro.

Es un jugador con evidente potencial pero que tiene muchas lagunas para aportar de manera consistente en ACB. La razón fundamental para que no le cedan como hicieron con Yusta (bastante más formado a su edad) es que aún no es cupo y debe permanecer en "formación" otro año más para alcanzar esa condición; por lo que tendrá ficha EBA.

Y lo de base es más que discutible. Estoy 100% seguro de que los minutos que juegue estará acompañdo por jugadores como Rudy o Causeur que asuman el rol de generar juego y tener la bola en ataque, auténticas labores de un base. Esta temporada con el junior ya se le vieron importantes carencias en esas funciones (como bien habéis señalado), puede defender al base rival, pero eso no te hace un base, ¿o acaso lo es Taylor?

Cualquiera que les haya visto este año con cierta regularidad sabe que Nakic y Garuba tienen menos puntos débiles que mejorar que Pantzar.

Muy de acuerdo con el análisis. A mí me recuerda mucho a Adams Solá, aunque éste con algo peor físico, mejor tiro y capacidad de hacer jugar (aunque aún le queda para ser base). O también Tamayo. Jugadores que físicamente van sobrados en categorías inferiores, pero que o mejoran a marchas forzadas o se tienen que reconvertir en escoltas o aleros currantes y sin tiro, que vivirían de la defensa y el físico. El chaval tiene futuro, pero tiene que currar muchísimo porque le queda bastante.