Solapas principales

Analizando a Nikola Kalinic, oficio balcánico para Valencia Basket

  • El serbio, plata olímpica en Río, completa el juego exterior de Ponsarnau
  • Está considerado como uno de los mejores defensores del continente
  • Procede del Fenerbahce, con el que conquistó la Euroliga en 2017

Tras la marcha de Alberto Abalde y Aaron Doornekamp, la rotación taronja necesitaba recuperar intensidad en el perímetro. Esta vez, la solución no ha quedado a mitad de camino. Como en el caso de Derrick Williams, Klemen Prepelic o Martin Hermannsson, la incorporación de Nikola Kalinic certifica la decisión del Club a la hora de dar un paso hacia delante. Con pandemia o sin ella, con un escenario más o menos favorable, el proyecto de Juan Roig parece dirigirse hacia un futuro en la élite. 

Nacido en Subotica en noviembre de 1991, Nikola creció en el seno de una familia entregada al deporte. El padre, Zoran, es toda una leyenda del tenis de mesa. La madre, Dragica, fue jugadora profesional de balonmano. Además, su hermano Uros es uno de los referentes en el equipo de waterpolo de Montpellier. Al cóctel hay que añadir el amor eterno de los Balcanes por el baloncesto y 202 centímetros de estatura. La progresión de nuestro protagonista estaba al borde de la explosión.

El camino de Kalinic parte de su ciudad natal y atraviesa Serbia a una velocidad fulminante. Novi Sad y el Radnicki de Kragujevac son las primeras paradas de una ascensión imparable. Con 22 años debuta en Eurocup y sorprende al país (10.2 puntos y 3.5 rebotes). El premio es doble. Estrella Roja le abre las puertas de la Euroliga; Sasha Djordjevic lo incorpora a la selección plavi para disputar el Mundial de España. La plata en Madrid le convierte en indiscutible. Aquel vuelo sobre Bourousis sigue siendo un recuerdo colosal.

Nikola Kalinic's one-handed poster slam! - 2014 FIBA Basketball World Cup

En Belgrado no tarda en carburar, afila el instinto en ambos lados de la pista y traza números de postín: 9.2 tantos y casi 4 capturas por encuentro. Los grandes ya estaban tras él. Zeljko Obradovic ganaría la carrera por reclutarlo. A partir de ahí, 5 temporadas al máximo nivel con Fenerbahce. Incluyen un título de Euroliga y la plata olímpica en Río. El cielo de nuestro deporte.

Más allá de las cifras, Nikola es un especialista a la hora de aportar intangibles. Siempre ha sido el jugador que cualquier entrenador querría tener en la plantilla. Con el combinado nacional ha ganado protagonismo en fechas señaladas, como en la semifinal de los Juegos ante Australia (6 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias en 27 minutos). Con Zeljko, la relación de amor iba más lejos. Siempre fue una de las piezas con más presencia en pista a pesar de estar rodeado de estrellas.

En la Final Four de 2017, Kalinic es clave en el triunfo otomano. Promedia 24 créditos de valoración y, tras Ekpe Udoh (37:30), es el jugador que más minutos juega por parte de Fenerbahce (33:15). El impacto en la final frente a Olympiacos es innegable: 17 tantos, 5 capturas y 5 asistencias. Algo parecido ocurre en la semifinal (12, 6, 6), en la que solo descansa un minuto del primer cuarto. Añade además 4 robos de balón, asumiendo con éxito la marca de hombres tan diferentes entre sí como Rudy, Llull, Randolph, Thompkins o un tal Doncic (0 puntos y -5 de valoración). El Real Madrid no fue capaz de deshacerse de un esfuerzo como el suyo, créanme si les digo que no encaja ni una sola canasta durante todo el choque. Visto así, será un auténtico lujo disfrutarlo en la capital del Turia.

Niko Kalinic

Kalinic, baluarte defensivo (Fuente: fiba.basketball)

FORTALEZAS

Baluarte defensivo. Cuando pensamos en Nikola Kalinic, lo primero que nos viene a la cabeza es su insaciable capacidad para sumar en cancha propia. Enormemente versátil, puede sujetar a todo tipo de rivales, ya sea en el backcourt o cerca de canasta. Una cualidad construida a partir de recursos esenciales: fintas eficaces, ayudas infalibles, gran colocación en línea de pase, potente desplazamiento lateral, fortaleza para bregar en el poste, equilibrio en el aire para obstaculizar penetraciones, salto considerable, timing ejemplar... No hay arte que se le resista a uno de los mejores defensores del viejo continente.

La experiencia es un grado. Kalinic posee instinto y compromiso a partes iguales. La facilidad para entender el ataque rival es un don que suele venir de serie, pero la fortaleza mental para mantener la concentración y estar siempre en el lugar correcto se trabaja a lo largo de los años. Un oficio alimentado en las mejores cocinas. Subcampeón olímpico y del mundo con Serbia, ha competido en 4 Final Fours Euroliga, alzando el título de 2017. Una mezcla aliñada por Sasha Djordjevic y Zeljko Obradovic. Casi nada. Hay muchísimo caché en el expediente del nuevo alero de Valencia Basket.

Siempre útil. Nikola ha ido ganando conciencia de sus limitaciones ofensivas, por lo que cada vez abusa menos del lanzamiento exterior, no intenta acciones complejas. Destaca por tomar buenas decisiones o castigar al enemigo en penetración cuando le niegan el tiro, sobre todo remontando línea de fondo. En esas lides usa con acierto el reverso. Es inteligente a la hora de ocupar espacios y de iniciar cortes para desatascar el ataque. Le gusta cargar el rebote ofensivo y se mueve a la perfección en el contrataque. Un potente salto le ayuda a finalizar por encima del aro siempre que es necesario.

Kalinic en Euroliga

Nikola en busca del aro (Fuente: euroleague.net)

DEBILIDADES

Amenaza exterior. Es evidente que Kalinic no es un lanzador consumado, tampoco disfruta ya generando opciones para él mismo. Una carencia que compensa con una mejorada selección de tiro; tan solo lo intenta un par de veces por choque. En general, solo se atreverá si está realmente liberado, sobre todo desde la posición frontal o a 45 grados. Nunca superó el 40% de acierto desde el 6.75 a lo largo de las 5 campañas que disputó con Fenerbahce.

Técnica individual. Uno siempre espera lo mejor en lo que a fundamentos ofensivos se refiere cuando hablamos de un jugador balcánico. Pero lo cierto es que Nikola es algo tosco con el balón entre las manos. No acostumbra a botar a no ser que sea estrictamente necesario. A veces alcanza el aro a trompicones, aunque a su manera logra acabar la jugada. Tampoco es un buen pasador, suele dudar en exceso y se prodiga poco a una mano. Un mal menor, pues se apoya en la sencillez para elegir la mejor opción y hacer llegar la posesión al compañero idóneo.

Aquellos maravillosos años. Nos cuesta señalar tres debilidades en alguien tan dotado para el baloncesto. Como ya hemos dicho, Nikola Kalinic es el sueño de cualquier técnico que se precie. Es probable que el apogeo atlético del de Subotica haya quedado atrás, que ya no lo veamos sobrevolar el aro con la violencia de antaño. De hecho, atravesó numerosos problemas físicos el pasado curso; llegó a confesar que temió por su capacidad para realizar mates. Todo parece haber quedado atrás y que se encuentra a un nivel excelente. Cuando llegó a Valencia fue rotundo: “no hay muchos secretos, mi rol será similar al de Fenerbahce”. Humildad, garra y mucho oficio. Pieza esencial para engranajes a la búsqueda de perfección.

Estadísticas de Nikola Kalinic

Kalinic vestirá la camiseta de Valencia Basket la próxima temporada

Nikola Kalinic BEST Highlights from 2019-20 Season - FENERBAHCE!

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
83
#Comentarios: 
248
Total lecturas: 
115,066

Comentarios

A priori es un jugador que sustituye y mejora a Doornekamp, aunque este último cada año aportaba más, también en ataque. Sobre la valoración o debilidad final, un tío de 28 años quizá no tenga la pujanza de uno de 22 pero no creo que esté tan lejos de sus mejores años en el aspecto físico, y a nivel madurez, experiencia, comprensión del juego... probablemente está en sus mejores años. Otra cosa. claro, son las lesiones.
Este año el Valencia se ha balcanizado bastante, creo que vendrá bien para EL donde a veces faltaba colmillo

Victorinox!

Gracias por leernos.

Nikola va a asumir parte del rol de Doornekamp, es cierto. Pero aunque la aportación de Aaron iba en aumento, creo que Kalinic es un jugador de otra dimensión. Sobre todo por esa versatilidad defensiva, se puede emparejar con casi todo el equipo rival. Doornekamp no tenía la velocidad suficiente para frenar a hombres pequeños. Además, el serbio puede atacar la canasta en penetración. Que ganas tengo de verlo en la Fonteta.

En lo demás me has convencido. 28 años. Plenitud siempre que las lesiones y la motivación le respeten. No hay que olvidar que viene de luchar por la Final Four un año sí y otro también.

Carácter balcánico, para bien o para mal.

Un abrazo!