Solapas principales

De LEB Oro a Liga Endesa, en Bilbao hacen más pequeño el escalón

  • Son cinco los jugadores que continúan en la disciplina bilbaína después del ascenso a Liga Endesa
  • Han sacado dos sorprendentes victorias frente a Kirolbet Baskonia y Valencia Basket haciendo de Miribilla un fortín

O al menos esa es la sensación. Que el escalón ya no es tan grande o que es más fácil de superar. Con un histórico de nuestro baloncesto como Alex Mumbrú como entrenador, los 'Hombres de negro' están cuajando un inicio de temporada excelente para un recién ascendido firmando tres victorias en cinco jornadas. 

Mucha culpa de ello tienen Bouteille, Kulboka, Balvin o Rafa Martínez pero, ¿y los jugadores del ascenso?

Jaylon Brown, Ben Lammers, Thomas Schreiner, Iván Cruz y Tomeu Rigo fueron algunos de los héroes del retorno a Liga Endesa y que en esta temporada 2019/20 continúan en lo alto de la capital vizcaína. La incidencia en el juego de hombres como Jaylon Brown y Ben Lammers es clave en el rendimiento inicial del equipo, hasta tal nivel que en Miribilla se frotan los ojos para creerse los buenos minutos que están dando ambos americanos. 

En el caso de Brown, uno de los habituales jugones estadounidenses que suelen hacer Interrail por el Viejo Continente, su capacidad anotadora es relevante hasta el punto de que es el segundo máximo anotador de la plantilla con 12'8 puntos por encuentro. Si bien no ha sido titular en ninguno de las cinco jornadas, Mumbrú le sigue otorgando la confianza que recibía el de Indiana en LEB Oro con casi 23 minutos de juego. Anotador puro y duro, ha servido para desatascar algunos tramos de sequía y apuntalar partidos en los últimos minutos haciéndose valer como un jugador de Liga Endesa por pleno derecho. 

Casi lo mismo pasa con Ben Lammers, mejor pívot defensivo de LEB Oro la temporada pasada, convertido en uno de los componentes más valorados de los Men In Black con 11'2 por partido, solo por detrás de Axel Bouteille y Ondrej Balvin y jugando entre 4 y 8 minutos menos por choque. Consolidado junto a un veterano Rafa Martínez como los suplentes más importantes para el cuerpo técnico, el texano está en cancha una media de 20 minutos y pudiendo parar a pívots de la talla de Ilimane Diop en el duelo ante Baskonia. Segundo máximo reboteador del equipo -4'4 capturas por partido- es el gran recambio que sale desde el banquillo ante la titularidad del joven Kulboka al lado de Balvin. 

En un papel más secundario se encuentran Thomas Schreiner, como sustituto natural de Rousselle, promediando 3'2 asistencias en 18 minutos aunque con poco acierto -40% T2 y 16% T3- en estos primeros compases de la temporada y Sergio Rodríguez que está cumpliendo con creces con 4 puntos y 3 rebotes en poco más de 12 minutos. Algo más trascendental es el papel de Tomeu Rigo, como último jugador de la rotación. 

Lo que se saca en claro es que los jugadores LEB Oro están cumpliendo de sobra las expectativas puestas en ellos al subir al escalón más alto del baloncesto español que parece, con su ejemplo, no tan alto. 

Un ejemplo bien distinto es el de Coosur Real Betis, que solo mantiene en nómina a Rinalds Malmanis, Tobias Borg y Pablo Almazán. Solamente Tobias Borg ocupa una posición importante en la rotación del conjunto verdiblanco. Como contraposición Malmanis y Almazán son los últimos cambios de Curro Segura con 11 y 10 minutos por partido respectivamente. 

Pero, ¿es esta situación parecida a la del año pasado? Recordemos que en el curso 2018/19 subieron de categoría Cafés Candelas Breogán y BAXI Manresa. 

Por parte de los gallegos, continuaron en la disciplina lucense Salva Arco, Christian Díaz, Ricardo Uriz, Sergi Quintela, Johan Lofberg y Emir Sulejmanovic pero con escasa importancia en el equipo, aunque no en minutos, con el último de ellos siendo el más valorado con 5'6 por partido. 

El conjunto que comandaba Joan Peñarroya creció con Gabriel Lundberg, Guillem Jou, Álvaro Muñoz, Jordan Sakho y Jokubas Gintvainis, sin embargo, en Manresa pudieron disfrutar de más minutos la temporada pasada en comparación con sus compañeros de Breogán. El caso de Lundberg es especialmente motivador, pues se convirtió en la tercera pata de BAXI Manresa, por detrás de Alex Renfroe -el tiempo que estuvo- y Ryan Toolson. Además, en un equipo, no olvidemos, que se ganó el derecho a jugar playoffs la temporada después de ascender, cayendo posteriormente ante el Real Madrid.  

Es complicado confiar en un jugador procedente de una liga inferior, aunque en los casos de Bilbao y Manresa, donde se les ha dado más protagonismo, los resultados son más fructíferos. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
138
#Comentarios: 
408
Total lecturas: 
304,087