Solapas principales

El Baskonia acaba con la imbatibilidad del Real Madrid (88-82)

Claves:

1.     El Madrid sigue irregular: Una vez más, el Real Madrid empezó con un buen ritmo ofensivo. Encontraron posiciones provechosas en la mitad de campo rival, pero las sensaciones no eran perfectas. Una vez más, la defensa no era totalmente atenta a las jugadas rivales y con el paso de los minutos, esa poca lucidez se trasladó a la ofensiva. Queda mucho trabajo por hacer.

2.     Soldados de Peñarroya: Da igual que no estén los dos líderes del proyecto como son Enoch y Howard, el Baskonia, a través de todos sus soldados compitieron hasta el final con el campeón de Liga. En defensa hicieron pequeña la pista y en ataque intercambiaron penetraciones con periodos de acierto en el tiro. El lunar, las pérdidas.

3.     Gaby Deck, omnipresente: El argentino está siendo la pieza más engrasada del Real Madrid en lo que va de temporada. El planteamiento centrado en la pintura de Chus Mateo favorece a todas las capacidades atléticas y baloncestísticas del argentino.

4.     El Madrid sigue ahogándose en la orilla: Después de un partido malo, el Madrid volvió a llegar con opciones al último minuto. Pese a esto, la toma de decisiones -con una nueva pérdida de Sergio Rodríguez- y un planteamiento cuestionable volvieron a ser los causantes de una nueva derrota madridista.

El Baskonia cierra la semana con un balance de 2-1 y termina con la imbatibilidad del Real Madrid en la Liga Endesa (88-82). Pese a las bajas de Enoch y Howard, los de Peñarroya firmaron un encuentro muy serio desde mediado el primer cuarto y superaron en el último minuto a los blancos.

El partido comenzó con un parcial de 0-8 en favor del Real Madrid. El Baskonia erró todos sus tiros, al mismo tiempo que los blancos aprovechaban para entrar en la pintura y hacer daño. Desde el primer instante, los visitantes identificaron la deficiencia del conjunto vasco en sus puestos interiores, al menos, en el apartado físico.

El devenir del encuentro forzó a Joan Peñarroya a pedir su primer tiempo muerto y sus indicaciones surtieron efecto. De los siguientes seis tiros, su equipo anotó cinco, al mismo tiempo que limitó a tres puntos la anotación posterior merengue. El resultado pasó de un 0-8 a un 15-15.

Una vez más, el Real Madrid pasó de unos minutos iniciales en los que sí sorprendían a su rival a unos minutos posteriores en los que faltaba fluidez ofensiva. Consecuentemente, el Baskonia pasó de estar ocho abajo a cinco arriba, incluso aguantando alguna jugada individual madridista de calidad.

En los primeros cuatro minutos del segundo periodo, el equipo de Chus Mateo solo metió un tiro de campo, fallando cinco triples. Al mismo tiempo, triples de Thompson y Hommes lanzaban a los locales a una diferencia de nueve tantos.

Anteriormente, Chus Mateo había señalado en un tiempo muerto que sus jugadores se estaban centrando demasiado en los lanzamientos de larga distancia. De acuerdo con el madrileño, sus pupilos siguieron bien el plan de partido durante los primeros minutos, pero una vez Baskonia cogió ritmo ofensivo, se obcecaron con igualar sus aciertos triplistas.

Al descanso se llegó con cuatro puntos de renta para los vitorianos. Sin embargo, durante el tercer cuarto, la diferencia entre ambos conjuntos se fue reduciendo hasta el punto de que los madridistas volvieron a ponerse por encima con una ventaja exigua.

Los hombres de Peñarroya estaban consiguiendo posiciones ventajosas desde el perímetro, pero los lanzadores no transformaban las buenas oportunidades en canastas. El dos de ocho en triples y el uno de tres en tiros de dos contaban la mitad de la historia.

Por el lado blanco, se volvió a incurrir en los mismos errores de los últimos partidos: las pérdidas. En este tercer periodo, Sergio Rodríguez entregó el balón en tres ocasiones al rival, para un total de cinco posesiones regaladas entre todo el Real Madrid.

Llegaron los minutos finales del tercer cuarto y varios contraataques madridistas fueron la base para una ventaja de ocho tantos del Real Madrid que, por otra parte, fue efímera dados los aciertos baskonistas. Al final del tercer cuarto, el marcador era de 55-58.

El partido se encaminó hacia un final igualado, uno de los tantos que se le han atragantado al Real Madrid. Y en esta ocasión la fortuna no cambió. Malas decisiones en el banquillo y sobre el parqué -el Chacho perdió el balón en un pase a Yabusele que no se había establecido en la zona- condenaron a los blancos. El Baskonia ganó 88-82 y cierra la semana con dos victorias y una derrota, el balance contrario que el Madrid y con los mismos rivales.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
70
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
123,705