Solapas principales

El mejor partido ACB 19/20: El Barça cierra el año vapuleando al Real Madrid

  • Mirotic se tomó revancha del infierno vivido en el Wizink

El coronavirus nos ha impedido disfrutar del baloncesto como solemos hacerlo y eso nos obliga a reinventarnos. Nos predisponemos a analizar los mejores partidos de todos los equipos de la Liga Endesa y, con varios partidos ya analizados, llega el turno del Barça.

 

El Palau Blaugrana volvió este año a rugir de forma habitual durante la temporada, si es que aún se le puede llamar así. La gente volvió a llenar un pabellón que sufrió el desgano de años en la miseria deportiva y al que solo una pandemia mundial podía haberle quitado las ansias de campeonato.

 

mirotic_vs_madrid.jpg

Mirotic ante Randolph. Vía: Barça

 

En medio de esa vorágine en la que se ha convertido el calendario de un equipo que disputa Liga Endesa y Euroliga, pudimos disfrutar de algunos partidos dotados de una efervescencia inaudita y de un goce monumental. El mejor encuentro podría ser el que coronó Mirotic frente al CSKA con un flamenco casi tan elegante como las matrioskas rusas, o en el que bailó a Khimki para imponer su ley. Incluso podría ser en el que descifró las claves de la danza frente Maurice Ndour para ganarle a Valencia en un partido que los taronjas tenían -casi- ganado. Pero no.

 

El mejor, a gusto de quien escribe, fue aquel en el que el Barça recuperó su esencia, su sentido de ser. Pesic recuperó su arma predilecta, la defensa, y hostigó a un Real Madrid (83-63) que se vió fuera del partido más rápido de lo que acostumbra. El Barça dibujó un entramado que solo pudo traspasar de forma consistente Trey Thompkins, el único jugador blanco que anotó en dobles dígitos (13). Claver recuperó en un par de minutos todo lo que había perdido por lesión en los anteriores encuentros. Sus números jamás reflejarán su relevancia en la pista, su capacidad de achicar espacios. De ahogar. De asfixiar.

 

El duelo de pizarras se lo llevó también Pesic, que logró minimizar el impacto que había tenido Deck sobre Mirotic en los anteriores combates y desquiciar a un Campazzo que se enredó entre faltas y pérdidas. El acierto en el triple de Delaney permitió al Barça mantener la defensa pendiente de varios hombres y eso lo castigó el propio Nikola, pero también Hanga o Kuric.

 

El montenegrino fue el principal responsable de esta revancha siendo el máximo anotador de su equipo, pero sobre todo por el impulso anímico generado en sus compañeros en un partido que excedió lo deportivo. Se jugó en el campo de lo emocional, y ahí el Barça hizo valer su localía.

 

El Barça triunfa en el Clásico ante el Real Madrid (83-63) | Liga Endesa 2019-20

 

Mirotic palpitaba este partido desde hacía más de un mes, cuando el infierno le pareció poco comparado al recibimiento que tuvo en el Wizink Center. Desde aquella victoria blanca empezó a frotarse las manos con la revancha en el horizonte, sabiendo que el fuego a veces debe combatirse con más fuego.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 10 meses
#contenidos: 
211
#Comentarios: 
479
Total lecturas: 
528,344