Frederic Weis, el gigante entrañable

Esta misma tarde, Fred Weis recibirá un, a buen seguro, caluroso y cariñoso homenaje de la Marea Negra en Miribilla, en la previa del partido entre los Hombres de Negro y el Limoges francés. Es por ello, que hoy toca recordar la enorme figura del pívot galo.

Fred recaló en el Bilbao Basket nada más aterrizar los bilbaínos en la ACB, allá por la temporada 2004/05, y fue uno de los hombres clave para poder asentar el proyecto de lo que hoy conocemos como RETAbet Bilbao Basket. Desde el primer momento impactó; su enorme figura llamaba la atención y, pese a no ser un dechado del arte ofensivo, su juego resultó fundamental.

Fred Weis impide el mate de Moss (Foto Baskerland
Fred Weis impide el mate de Moss (Foto Baskerland

Weis, y sus 218 centímetros, se convirtieron en una pieza vital en los esquemas de Txus Vidorreta. Desgarbado, lento y pesado el galo fue calando en la grada por su humildad y trabajo, y acabó siendo un bilbaíno más. A día de hoy, Fred es una leyenda viva del Bilbao Basket, un jugador que allanó el camino competitivo en los primeros pasos de los bilbaínos en la élite del baloncesto español.

Era un pívot clásico, de los de toda la vida, ponía buenos bloqueos, si podía machacaba o tiraba de gancho en las inmediaciones del aro, y pese a no tener un juego de pies brillante, era capaz de condicionar las defensas rivales gracias a su tamaño. Brillante en defensa, llegaba a ayudas, cambiaba tiros y marcaba diferencias en la zona; cierto es, que cuando salía de su zona de confort se le veían las costuras.

Su salida, mediada la temporada 2008/09, no fue la soñada, por la puerta de atrás y con problemas de sobrepeso, pero Fred Weis ya se había ganado el corazón de la grada de, por aquel entonces, La Casilla.

Aún hoy ostenta el récord de tapones de la entidad bilbaína, pero lejos de los fríos números, de lo que bien puede presumir Fred Weis es de haber calado hondo en la afición del Bilbao Basket, que sigue recordando al entrañable gigante galo con cariño y que hoy le rendirá un sentido homenaje. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
232
#Comentarios: 
2,024
Total lecturas: 
655,507

Comentarios

Tras una carrera bastante sólida, es curioso que el gran público le recuerde como el tío que está debajo de Vince Carter en el famoso mate de las Olimpiadas de Sydney.

Un jugador singular, por su tamaño y por cómo se desempeñaba en la pista. Le tocó vivir momentos personales muy complicados que afectaron a su rendimiento en la última campaña en Bilbao, pero por suerte pudo rehacerse. Es reconfortante que en el club le recuerden y se produzcan gestos como este homenaje, los aficionados siempre tienen en la memoria a sus jugadores

A Banic si no recuerdo mal, se le hizo un reconocimiento similar al del domingo a Blums en Bilbao cuando vino con Estu. Pero estoy de acuerdo en tu comentario. Saludos

Noche de emociones y recuerdos, parece ayer cuando metía un tiro libre y le animábamos de forma coral "eran su cruz " . Bonachón, sociable, un tío bromista, junto con Javi los líderes de esa entrañable época en los que este BB iniciaba su andadura en Acb.
Por problemas familiares se torció su carrera, y casi su vida, pero ahí está ya rehecho,con su petit negocio y comentando para Tv. ... bien !!, hoy comentará sobre los 2 equipos de sus amores como ha manifestado, Limoges y Bilbao.
Comentaba y pedía perdón en una emisora local, por como fué su salida etc. Fredy sigues siendo grande, pero eso... es pasado, hoy reviviremos contigo otros momentos fantásticos y mirando hacia adelante.

Él también dejó profunda huella del cariño en Bilbao, incluida una Peña con su nombre.
Fred en basket y sólo por recordar, era mucho más que el jugador grandote y torpe que parecía, muchó más..." a veces valoramos más la mala uva, que a los buenazos" un error.
Si entrar más detalles sólo recordar que en 1999, fué elegido en el draft en 1 ronda puesto 15 por los Nnicks.
Ahí estaremos Fred te lo mereces

Bonito gesto. Nuestro baloncesto debería ser más dado a este tipo de cosas, que engrandecen a los clubes, y hacen felices a los ex jugadores también.