Solapas principales

Gran tarde sin premio para Shannon Evans

  • El base norteamericano respondió a las críticas con 27 puntos y 29 de valoración
  • El estadounidense estuvo poco acompañado por sus compañeros en ataque

En mitad de la tormenta sobre la que surfea el Coosur Real Betis en juego  y resultados, uno de los nombres más criticados ha sido el de Shannon Evans. Con un arranque de temporada decepcionante, el base de Connecticut fue señalado con dureza debido a sus pobres números, muy lejos de las expectativas con las que aterrizó en Sevilla. Con la presión añadida de ser extracomunitario, la hinchada bética reclamaba mejores prestaciones por parte de un jugador que en pretemporada se había ganado a parte de la afición con sus guiños al club y a la ciudad en redes sociales.

El partido contra Monbús Obradoiro fue la primera gran tarde para Evans. Y a posteriori agridulce teniendo en cuenta el resultado para los intereses hispalenses (76-87). El playmaker no se arrugó ante las críticas y dio un paso adelante en el trascendental partido que su equipo jugaba contra el conjunto gallego. Un partido al que los dos equipos llegaban obligados a ganar tras varias derrotas de gran diferencia. Esa obligación se notó en el parqué con dos equipos que pecaron en varias fases del partido con demasiada ansiedad. Tal vez por esa razón, el encuentro fue, en casi toda su totalidad, un partido extraño, de esos pegajosos donde ninguno de los dos equipos era capaz de sacar rentas definitivas.

Evans también entró en esa extrañeza. Al comienzo, llevó las riendas de su equipo con siete puntos seguidos. Desde el salto inicial estaba enchufado. Fue el único jugador que anotó por su equipo durante los primeros ocho minutos del primer cuarto. Él en ataque y Marko Todorovic en defensa lideraban a un Betis con el manejo de la situación dentro de las dudas de ambos conjuntos. Con penetraciones o desde el arco, Evans hería a la defensa santiaguesa, sin solución para frenarle. Los gallegos no eran capaces de frenar a un base que al descanso ya sumaba 17 puntos, su mejor cifra como bético.

La igualdad se rompió en el tercer parcial con Scrubb poniendo a los suyos por delante. Dentro de la extrañeza, Evans estuvo en blanco en el tercer periodo y los gallegos lo aprovecharon. Robertson empezó a estirar el chicle en unos minutos donde a Evans se le apagó la luz al base y el Betis perdió fuelle, la misma sintonía de las derrotas verdiblancas. Otro enemigo hasta el momento había sido la debilidad mental. El equipo entrenado por Joan Plaza plantó cara a las dudas con alma. Y Evans reapareció para desatar la furia en San Pablo cuando Obradoiro rondaba el +10. El norteamericano penetró una y otra vez de manera endiablada la zona compostelana para sacar varios 2+1. Contagiados por la euforia en la pista y en la grada, sus compañeros se metieron en el partido para volver a nivelar las cosas. Con ambos equipos en el mar de dudas, Obradoiro supo llevar mejor la presión para llevarse la victoria de San Pablo en unos minutos finales donde el equipo bético naufragó con una polémica arbitral de fondo que no debe justificar la derrota –los béticos recibieron un parcial de once puntos de desventaja desde el 76-76 al 76-87 del final-.

En 31 minutos de juego, el once bético sumó 27 puntos con 9/12 en tiros de dos, dos triples acertados de siente intentos, cuatro rebotes, una asistencia y un robo para hacer un total de 29 de valoración. Unos números que no tuvieron como premio la victoria del Betis frente a un rival directo para salir de la crisis, pero que quitan presiones para el base, llamado a ser un referente de su equipo. Si Evans es capaz de mantener el nivel, en San Pablo el miedo será menor.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 3 meses
#contenidos: 
109
#Comentarios: 
282
Total lecturas: 
279,724