Los ascensos y descensos, enquistados otro verano

  • La presión de los equipos de Euroliga, el canon ACB y la intervención del CSD marcan un conflicto sin resolver otro año más
  • A nivel deportivo, ICL Manresa y Real Betis Energía Plus perdieron una categoría que Gipuzkoa Basket recuperó y a la que opta otro LEB
  • Según apunta Diario de Sevilla, el CSD desea el ascenso - deportivo o no - de Quesos Cerrato Palencia, lo que complica el problema

El lío de todos los veranos. La marmota que siempre vuelve. El entuerto que ya es tradición. No ha acabado la temporada y la ACB se enfrenta a otro periodo estival marcado por problemas institucionales para otorgar los ascensos y descensos, o para desecharlos, si así es el caso. Son varios los actores implicados, todos pendientes de una decisión que parece demorarse hasta mediados de julio, con todo lo que ello supone.

La realidad es que en cada parte hay subdivisiones. Las primeras, en la ACB, donde la Euroliga se atraviesa de manera indirecta. Real Madrid, Barcelona, Baskonia y Unicaja quieren una reducción de calendario para centrarse en la competición continental, que es la que más les interesa. La vía rápida para ello es bajar el número de equipos competidores en la Liga ACB, hasta 16 o, incluso, 14 equipos. Los grandes contra los pequeños. Las fluctuaciones que puedan derivar de equipos que se quedan en líneas intermedias determinará hacia dónde puede encaminarse esta disyuntiva. En cualquier caso, si no es este año, la reducción acabará por llegar. El propio Consejo Superior de Deportes así lo ha indicado para la temporada 2018-19.

La cuestión radica en que, además de saber el número de equipos que habrá la temporada que viene, se desconoce el número de ascensos y descensos que se producirán. Más bien, cuántos de los otorgados finalmente se cumplirán. Una vez establecido que habrá dos equipos para subir y dos equipos para bajar deportivamente, en el cumplimiento de la norma tanto Real Betis Energía Plus como ICL Manresa han de disputar la LEB Oro, y Gipuzkoa Basket, además del ganador del Playoff de la LEB, se codearán el próximo año con los mejores. Playoff que está en su eliminatoria final en la que San Pablo Inmobiliaria Burgos vence 2-0 a Quesos Cerrato Palencia. Salvo sorpresa, la entidad burgalesa será quien acompañe en derecho deportivo a Gipuzkoa Basket.  Claro que, esta lógica deportiva ha sido, precisamente, la que se ha ausentado e ignorado en las últimas temporadas donde la máxima categoría del baloncesto español se ha comportado como una competición cerrada.

¿Cómo podrían ascender? Dos barreras se interponen: el canon y el fondo. Inversiones millonarias que, a día de hoy, ni Gipuzkoa Basket ni Burgos parecen poder afrontar. Sin embargo, requisitos que han ventilado sueños de ciudades y aficiones para disfrutar de la élite del baloncesto español pueden tener los días contados. El cajón de la esperanza se abre con la resolución de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia, que abogó por suprimir el famoso canon. Sin éste, los ascensos se producirían de manera más sencilla y los descensos, al contrario que temporadas anteriores, se efectuarían. La ACB, de momento, se niega a suprimir por completo canon y fondo. Su mayor cesión es la de flexibilizar las cantidades necesarias.  De manera reticente, pues ha acudido a la Audiencia Nacional para que, hasta resolución definitiva, se apliquen medidas cautelares. Ello dejaría todo como está y, probablemente, la temporada que viene tendría los mismos 17 equipos del año anterior o, quizás, uno menos, con el único descenso de ICL Manresa.

Palencia Baloncesto, un ascenso apalabrado

La situación es que ni se sabe cuántos equipos habrá en ACB el año que viene, ni qué condiciones han de afrontar aquellos equipos que suban. En efecto, con junio ya empezado, un equipo como Gipuzkoa Basket, que logró el ascenso hace más de un mes, todavía no sabe qué tiene que hacer para efectuar lo conseguido en la pista. Hasta el momento, todo se ha ceñido a equipos que deportivamente merecen el premio del ascenso y el castigo de bajar. Para colmo, parece que no es la única batalla que se desliza en toda esta trama.

Los compañeros de Diario de Sevilla apuntan que el CSD busca darle una plaza al club de Palencia si éste no consigue ascender por méritos deportivos. No es fácil que lo haga, salvo que remonte el citado 2-0 ante el Burgos. El argumento por el que se concedería el ascenso sería su facultad de campeón la pasada temporada, pero esto abre una veda tremendamente peligrosa, puesto que otros equipos podrían reclamar desde esa condición. La información publicada en el periódico sevillano recoge que la ACB se comprometió al ascenso de Palencia y Melilla (que lo lograron deportivamente el pasado año) siempre y cuando la LEB suprimiera las plazas deportivas de ascenso para esta temporada. En plata, que la competición se disputara sabiendo de antemano que ningún otro equipo que no fueran los dos citados anteriormente podría ascender. Las plazas tendrían que estar reservadas para ambos clubes por si conseguían los requisitos que antaño no lograron. Pero la LEB otorgó plazas de ascenso deportivo y, por tanto, el acuerdo se rompe.

¿Por qué ese hincapié, por tanto, en el Palencia Baloncesto? Los resortes se vuelven rasposos al conocer la vinculación de Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Educación, Cultura y Deporte (ministerio del que depende el CSD) con la entidad palentina, de la que es socio de honor. El ministro se comprometió, como señala El País, a mediar en la solución y en otorgar una ayuda económica para la remodelación del pabellón, que está cerca de terminarse. ¿Por qué Palencia sólo y no Melilla también? Enanos que crecen de un problema que viene de largo.

Más allá de todas estas cuestiones – como si fueran pocas –, se establece un dilema moral. ¿Dónde se pone el filtro? El menos problemático parece acudir, simplemente, a las promociones y relegaciones deportivas que han quedado reflejadas esta temporada. Suprimir el canon o hacerlo accesible de verdad. Dos equipos de ACB bajan y dos equipos de LEB ascienden, dejando en agua de borraja cualquier mérito pasado. A empezar de cero y olvidarse de años oscuros sobre este asunto. De hacerse lo contrario, el debate plantea que, si ascienden equipos de otras temporadas, las plazas a ocupar deberían ser la de aquellos equipos que bajaron en sus correspondientes campañas. El verano será largo. Merecerá la pena si es el último con estas disputas.

Sobre el autor

Antiguedad: 
3 años 10 meses
#contenidos: 
115
#Comentarios: 
363
Total lecturas: 
315,018

Comentarios

Las ruedas sobre las que gira la ACB hace tiempo que pincharon... pero nada, se fueron poniendo parches y a seguir girando, hasta que al final, tienes las cámaras con mas bultos que un saco de pepinos.

Una situación que se ha ido de madre y sobre la que tendrían que hablar muy seriamente FEB y ACB.

Pues que refunden la ACB, copón ... que la hagan extensiva a cuantos cumplan una normativa nueva por establecer, aunque fueran 36 (por ejemplo ... da igual los que salgan), con varias conferencias que impliquen no más de 26 partidos de fase regular por temporada, y que luego se crucen todos los clasificados en unos play offs para los que entren 16 equipos. Y todo ya cerrado con régimen de franquicias que puedan vender sus plazas cuando no les interese seguir.

Otra cosa ... Valencia no es Euroliga ya?

De vergüenza ajena todo esto. La ACB ha perdido unas oportunidad de oro para reducir equipos y, a falta de hacerlo, ahora debería de tener 25 entre los que han ascendido, a los que se lo han prometido, los que no han descendido y los que ya no saben ni dónde están.