Solapas principales

Dos grandes de la liga frente a frente: Bell-Bullock (Foto: ACB)

Plantillas más largas en la Liga Endesa, ¿desaparecen los “jugadores franquicia”?

  • Análisis estadístico con una década de diferencia.
  • Cambios en los minutos en pista... En la temporada 2004/2005, 17 jugadores superaron los 30 minutos de media. En la 2015/2016, solo superaron este umbral Angelo Caloiaro, Álex Mumbrú y Nacho Martín.
  • ... Y en anotación. Y En la temporada 2004/2005, 9 jugadores superaron los 17 puntos de media. En la 2015/2016, solo Darius Adams.

No es ningún secreto que las tendencias en la Liga Endesa cambian y se adaptan al baloncesto moderno y a los ajustados presupuestos de los clubs. Por ejemplo, como ya pudimos ver hace unas semanas, la llegada de jugadores NCAA en los equipos españoles es una constante. Otro aspecto que ha cambiado mucho, relacionado con la llegada de estos jóvenes low-cost es la configuración de la plantilla y la distribución de minutos.

No hace muchos años, la estrategia de los equipos era muy clara: gastarse una porción grande del presupuesto en dos jugadores extracomunitarios y otra en tener unos 6 o 7 jugadores válidos; esto quiere decir que las rotaciones eran de 8 o 9 jugadores, y que el resto del presupuesto iba destinado a jugadores veteranos o canteranos, los cuales sabían que disputarían minutos solo en ocasiones puntuales. Los minutos y puntos de los jugadores iban acorde al salario, los extracomunitarios superaban los 25 minutos y tenían licencia para lanzarse hasta las zapatillas, los jugadores de rol disputaban entre 15 y 20 minutos, y los otros jugadores pisaban poco la cancha.

La moda de las plantillas actuales es tener un roster amplio, sobretodo en los equipos de primer nivel. En este nuevo tipo de plantillas, no hay muchos “jugadores franquicia”; en cambio, lo que sí que hay es una gestión de roles muy bien trabajada. El objetivo de esta versión de plantilla es no sobrecargar a ningún jugador con muchos minutos ni responsabilidad, sino que se prefiere una distribución lo más equitativa posible. Además, también hay jugadores con un rol tan específico (tiradores o jugadores puramente defensivos) que puede que haya partidos no disputen minutos y en otros salgan de titulares o disputen minutadas; sin ir más lejos, Albert Ventura (del Divina Seguros Joventut) no disputó ni un minuto en la cuarta jornada de liga y en el siguiente partido, finalizó con 21 de valoración.

NOTA: Para establecer una referencia, se harán comparaciones estadísticas de las plantillas de la temporada pasada (2015/2016) con las de la temporada 2004/2005.

Para empezar a ver los cambios entre estos 11 años de diferencia, comparemos la plantilla de un club español como el Unicaja de la temporada 2004/2005 con la de la temporada pasada. Entre paréntesis, se pueden ver los minutos en cancha de los jugadores que disputaron al menos 15 partidos:

- Unicaja 2004/2005: Jorge Garbajosa (31), J.R. Bremer (27),  Fran Vázquez (25), Carlos Cabezas (23), Berni Rodríguez (21),  Stephane Risacher (20), Pepe Sánchez (20), Walter Hermann (17), Florent Pietrus (15).

- Unicaja 2015/2016:  Will Thomas (25), Mindaugas Kuzminskas (20), Carlos Suárez (19), Nemanja Nedovic (18), Alberto Díaz (17), Dani Díez (16), Edwin Jackson (16), Fran Vázquez (15), Jamar Smith/Kenny Hayes (21/17), Richard Henrix/Jack Cooley (18/14), Stefan Markovic/DeMarcus Nelson (20/17).

En cursiva, hay las parejas de jugadores que no terminaron la temporada (por diferentes motivos) con sus respectivos sustitutos. En el Unicaja del 2004/2005 también hubo dos temporeros (Kris Lang y Sean Rooks), pero solo fueron un añadido, así que no se los ha incluido.

Como se puede observar, se pasa de una plantilla de 9 jugadores donde 6 superan los 20 minutos de media a una plantilla de 11 donde solo 4 los superan (y con asterisco, ya que Smith y Markovic no terminaron la temporada).

Para terminar de demostrar que el ejemplo del Unicaja no era un caso aislado y que ahora es más común un tener roster largo con muchas rotaciones, fíjense en el siguiente gráfico, en el cual se ve el número de jugadores que superaron (de media) los 30, 28 y 25 minutos respectivamente. 

NOTA: en las siguientes infografías se pueden observar iconos rojos y negros de jugadores. El color rojo significa "nuevo jugador en el gráfico"; por ejemplo, un jugador que juegue más de 30 minutos, también juega más de 28 y más de 25, así que aparecerá de color rojo en la franja de "más de 30 minutos" y de color negro en las franjas de "más de 28 minutos" y "más de 25 minutos". 

minutsdef.jpg

Infografía 1: número de jugadores que superaron los 30, 28 y 25 minutos por partido en las temporadas 2004/2005 y 2015/2016.

Como se puede observar, hace 11 años había más del doble de jugadores disputando minutadas en cancha que en las actuales rotaciones. Como curiosidad, el Top-3 en minutos jugados fueron: en la 2004-2005, Kevin Thompson (Girona, 35:46), Lou Roe (Caja San Fernando, 35:12) y Demetrius Alexander (Fórum Valladolid, 33:43), y en la 2015-2016 Angelo Caloiaro (Río Natura Monbús, 30:14), Álex Mumbrú (Bilbao Basket, 30:02) y Nacho Martín (30:00). De hecho, con este promedio, Caloiaro hubiera sido el número 16 en el ranking de minutos jugados de la temporada 2004/2005.

Más impactantes son aún los datos en anotación. Cierto que en la temporada 2004/2005 hubo una anomalía llamada Charlie Bell, que promedió ni más ni menos que 27 puntos por partido lanzando 19 tiros en un Leche Río Breogan que quedó 11º en la clasificación. En el siguiente gráfico se puede ver el número de jugadores que superaron los 20, 17, 15, 13 y 12 puntos.

infografiapuntsult.jpg

Infografía 2: número de jugadores que superaron los 20, 17, 15, 13 y 12 puntos por partido en las temporadas 2004/2005 y 2015/2016.

Lo  que llama la atención de este gráfico es que la diferencia entre el número de jugadores que superaron los 12 puntos no es mucha (6 jugadores), pero si miramos cifras de anotación superiores, la diferencia crece mucho. Esto se debe a la mencionada gestión de roles, pues los entrenadores actuales prefieren tener a un conjunto de jugadores que sean capaces de llevar el peso ofensivo del equipo, que no un jugador franquicia que promedie más de 20 puntos, porque en caso de que este no tenga el día o haya alguna lesión, la falta de puntos puede ser difícil de suplir. 
Para terminar de visualizar numéricamente este cambio de tendencia, utilizaré el concepto estadístico de la desviación estándar, una medida de dispersión que cuantifica cómo de diferentes son un conjunto de valores. En términos baloncestísticos, este parámetro se puede explicar de la siguiente manera: si en un equipo todos los jugadores tienen una media de 7 puntos exactos, la desviación estándar será de 0; sin embargo, a medida que haya más diferencias entre la media de puntos de los jugadores, la desviación crecerá.  La representación de este término en la correspondiente infografía será mediante la siguiente nomenclatura: Media de puntos ± Desviación estándar

En la siguiente imagen se pueden observar la comparativa (2004-2005, 2015-2016) entre medias y desviaciones estándar de los puntos de los jugadores de todos los equipos de la Liga ACB.

NOTA 1: en la temporada 2015-2016 hubo 7 equipos que no estaban en la primera división hace 11 años (el C.B. Canarias, sin ir más lejos, jugaba en LEB-2), así que la comparativa entre estos equipos se ha hecho en orden decreciente de la desviación estándar: el equipo con mayor dispersión de puntos del 2004 ha sido emparejado con el que tuvo mayor dispersión la temporada 2015-2016.

NOTA 2: Para extraer estas estadísticas, se han considerado solo aquellos jugadores que disputaron un mínimo de 15 partidos.

 

taulastdevdef.png

Tabla 1: media de puntos y desviación estándar de los jugadores de todos los equipos de las temporadas 2004/2005 y 2015/2016.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

grafstdevdef.png

Infografía 3: comparaciones de desviaciones estándar entre equipos.

De estas gráficas podemos extraer las siguientes conclusiones:

  • Solo un equipo (el Estudiantes) tuvo un desviación estándar mayor en la temporada 2015-2016 que en la de hace 11 años. De hecho, estas estadísticas demuestran que no hubo un equipo consistente en el último año del equipo colegial  .
  • Los tres equipos de la temporada 2004-2005 con un jugador que promedió más de 20 puntos por partido tienen las tres de las cuatro mayores desviaciones estándar (Breogán – Charlie Bell, Valencia – Rakocevic, Sevilla – Roe).
  • Los equipos grandes, con plantillas de 12 jugadores tienen una desviación estándar baja, pues no acostumbran a dar minutadas a jugadores importantes (ya sea porque no hay la necesidad en partidos decididos o por carga debido a compromisos europeos). En este grupo entran Madrid, Barcelona, Unicaja y Gran Canaria, todos con desviación estándar menores que 3 en año pasado. 
  • Equipos con poca anotación tienen desviaciones estándar menores, pues es difícil que haya un par de jugadores promediando una cantidad notable de puntos (es el caso del Joventut o el Tenerife del año pasado).
  • Precisamente, con la moda de plantillas largas, la media de puntos por jugador ha disminuido en estos años, excepto en aquello equipos que juegan a un ritmo frenético con muchos puntos (Andorra, Madrid o Baskonia).

Así pues, queda demostrado que, después de una década, la configuración de las plantillas de los equipos de la Liga Endesa ha cambiado, propiciando que haya varios jugadores en las plantillas capaces de asumir responsabilidades, y no “jugadores franquicia” a la antigua usanza, de los que se tiraban hasta las zapatillas tuvieran el día o no.

¿Habrá algún jugador capaz de superar los 20 puntos de media este año? De momento Tyrese Rice, Scott Bamforth, Bostjan Nachbar y Edwin Jackson superan los 17 de media, pero aún quedan 27 jornadas…

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 8 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
86
Total lecturas: 
139,458

Comentarios