Solapas principales

Sergio Hernández se va por motivos personales y Casademont Zaragoza ficha a Casimiro

  • El club maño acaba de anunciar el cambio en el banquillo y publica la carta de despedida del entrenador argentino

Casademont Zaragoza acaba de anunciar la sálida de Sergio "Oveja" Hernández y el fichaje de Luis Casimiro como nuevo entrenador. El técnico argentino ha decidido dejar el equipo por motivos personales como explica en su carta de despedida:

"Hola a todos.

Aprovecho estas líneas para comentarles que por motivos personales voy a dejar el equipo. Me pone triste la situación, estuve (y estoy) totalmente comprometido con Zaragoza. Su dirigencia me ha tratado siempre con máximo respeto.

Pero no puedo seguir acá cuando tengo la cabeza totalmente puesta en lo que está pasando allá. El equipo merece que la persona a cargo entregue toda su energía en este momento crucial de la temporada. Y honestamente, yo hoy no lo puedo hacer. Necesito estar con mis hijos y acompañar a mis cercanos en este duro contexto mundial.

Gracias por el afecto, por la comprensión y por los buenos momentos. Ojalá algún día nuestros caminos se vuelvan a cruzar.

Sergio Hernández"

Sergio Lamúa dirigirá al equipo en el partido del domingo contra Acunsa GBC y se espera la llegada de Casimiro para principios de la semana que viene. El ex entrenador de Unicaja llega en un momento complejo al estar el equipo inmerso en una racha de seis derrotas consecutivas y más cerca de los puestos de descenso (tres victorias) que de los de playoff (cuatro victorias). Además tendrá que afrontar la preparación de un reto díficil pero ilusionante como es la Final 8 de la Basketball Champions League.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 9 meses
#contenidos: 
1,270
#Comentarios: 
3,040
Total lecturas: 
3,203,866

Comentarios

Cada uno sabe sus cuentas, pero hasta donde yo sé, llegó a Zaragoza en este "contexto mundial" y no ha tenido más hijos en este tiempo que yo sepa. Lo de decirse "comprometido" suena muy bien, pero es más bien increíble (que no me lo creo, vamos).