Solapas principales

Zaragoza se estrena y el Madrid se da un golpe de realidad (94 – 89)

Claves:

1.     Desconexión mental desde el principio: Al contrario de lo sucedido en otros partidos, el Madrid no tuvo altibajos durante la primera mitad. Desde el segundo uno los de Chus Mateo estuvieron fuera del encuentro y, como si viene siendo habitual en la temporada, muy blandos en defensa.

2.     Este Zaragoza no corre, vuela: Porfi Fisac ya ha instalado en sus jugadores su filosofía de juego. Por momentos no se sabe si el Casademont Zaragoza juega al baloncesto o son unos atletas cuya línea de meta es el aro rival. Jessup fue el contrapunto con gran acierto exterior.

3.     Aday Mara: El prometedor pívot de 2,20 metros deslumbró con múltiples acciones de valor tanto en ataque como en defensa. Con Vincent Poirier como par, el junior aprovechó cada uno de sus centímetros para anotar con comodidad e influir en su propia zona. El cielo es el límite.

El Casademont Zaragoza se estrenó de la mejor forma posible, contra el Real Madrid y ante su propia afición (94 – 89). Los dos nombres propios del partido fueron los de Jessup y Aday Mara, en su gran presentación en sociedad frente a los campeones de Liga.

El Real Madrid se presentó en el Príncipe Felipe con rotaciones en el quinteto titular. Yabusele recuperó el sitio que Cornelie ocupó en el choque contra Olimpia Milan, mientras que Vincent Poirier dio descanso a Tavares. Esta última decisión de Chus Mateo era más llamativa teniendo en cuenta que en Zaragoza, el titular fue Hlinason, uno de los pívots más altos de la Liga Endesa.

Por parte de los locales, Porfi Fisac planteó el enfrentamiento desde una defensa zonal que cortara la alimentación de los interiores blancos. A partir de ahí, el objetivo era correr, ya fuera a través de recuperaciones de balón o aprovechándose de la nueva regla de saques en campo propio.

Los blancos trataron de recuperarse en el marcador, pero los maños se mantuvieron a lo largo de todo el primer cuarto con más de cinco puntos de ventaja. Ese colchón se tradujo también en tranquilidad para los de Fisac, que se crecían con el paso de los minutos.

Entrado el segundo periodo, el Zaragoza defendía una renta que oscilaba alrededor de los diez puntos. Ningún jugador del Real Madrid sacaba ventajas, independientemente de si la defensa rival estuviera en individual o en la zona 2-3 con la que empezó Casademont.

Llegando al minuto catorce de partido apareció la joven promesa Aday Mara. El pívot se presentó contra el campeón de Liga con un mate y adicional sobre Vincent Poirier. Todo el pabellón retumbó en aplausos tras recibirle pocos segundos antes.

Chus Mateo, viendo el éxito que estaba teniendo Mara, recurrió a su propio jugador junior. Eli John Ndiaye salió como pívot en un quinteto de ‘small-ball’, sin embargo, no tuvo el mismo impacto que el center zaragozano. Mara desplegó un recital en ambos lados de la pista durante los siguientes minutos. Tiros a media distancia, mates, alley-oops, tapones… en muy pocos momentos se le notó a Mara su edad y junto a Jessup fue uno de los culpables de la ventaja de Casademont al descanso (48 - 36).

Tras el paso por los vestuarios, el Real Madrid siguió cayendo en el marcador. Más allá del pobre rendimiento de algunos jugadores, los problemas llegaban con los sistemas ofensivos y la falta de intensidad defensiva. Muestra de ello fueron los triples liberados que lanzaron los locales y la facilidad que tuvieron para llegar a posiciones ventajosas dentro de la pintura rival.

Hlinason y Radoncic se combinaron para nueve puntos, al mismo tiempo que Jessup seguía haciendo daño desde el exterior -anotando el único lanzamiento lejano que intentó en el tercer cuarto-. Musa, en el Madrid, trató de levantar al equipo, pero las canastas no fluían.

Otro capítulo preocupante para los madridistas fue el de las pérdidas. Los seis balones regalados en el tercer cuarto solo fueron una tercera parte del total del partido, con 18. Esto, sumado a la actitud y determinación de los maños, condujo al Real Madrid al abismo.

Pese a un intento final de los merengues por remontar, Jessup y todo el Zaragoza no lo permitieron. El 94 – 89 final supuso la primera victoria de la temporada para los aragoneses, que se reenganchan de esta manera al vagón de rivales en la lucha por la permanencia. El Madrid, sin embargo, pierde distancia con Tenerife y Barcelona al perder su segundo partido de los seis disputados.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
70
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
123,710