Solapas principales

Andrew Bogut (www.nba.com)

Alcindor, Sikma...y ahora Bogut; los Bucks vuelven a contar con un gran pívot 20 años después

  • Andrew Bogut por fin ha conseguido asentarse entre los mejores jugadores de la liga. Los Bucks no ha tenido un gran referente interior desde Lew Alcindor, salvo las excepciones de Bob Lanier y Jack Sikma, el último gran center de los Bucks

Si hablamos de los Bucks tal vez nos encontremos ante el equipo de moda a pesar del accidente ante los Sixers en la madrugada del 24 de marzo. Desde que se impusiera a Detroit el pasado 19 de febrero, únicamente ha caído en tres ocasiones, dos de ellas ante rivales muy asequibles como los Clippers o la reciente ante Philadelphia.

En solobasket.com, desde que empezara a rodar el gran circo, ya nos referimos a la buena adaptación de Ilyasova después de triunfar en la ACB con el Regal FC Barcelona; también destacamos al rookie Brandon Jennings después de que rozara el récord de anotación de un novato, todavía en manos de Wilt Chamberlain...

"Sí Bogut está sano, es una de las cosas más grandes. Él es uno de los pocos grandes en la liga que pueden influir en el juego de diferentes maneras. Es grande en la zona, es capaz de rebotear, pasar la pelota, puede anotar. Él mantiene el ataque en constante movimiento, y no es nada egoísta. Él es un hombre grande muy hábil." (Kevin McHale).

Milwaukee lleva muchos años, tal vez demasiados, sin encontrar el equilibrio en la zona. Esta temporada puede ser el inicio de un bonito reencuentro con la figura del center.

Grandes nada más aterrizar

Lew Alcindor -y Oscar Robertson también tuvo algo que ver-les proporcionó su único anillo en la 71-72. Un cara o cruz determinó que no fueran los Suns sino los Bucks los que pudieran elegir al mítico jugador en el draft del 69. Los Suns eligieron a Neal Walk, un pívot con poco impacto en la liga al que se le pudo ver jugando en Italia e Israel y que acabó en silla de ruedas por culpa de un tumor en la columna.

Milwaukee se convertía en el equipo de expansión que más rápido conseguía el anillo (a la tercera temporada). Los éxitos colectivos e individuales (MVP's, máximo anotador...) no hicieron felices al ya Kareem Abdul-Jabbar, quien reclamó un traspaso a los Knicks o los Lakers. En la fría Wisconsin no encontraba seguidores del Islam. Muchos años después, a finales del 2000 se repetiría una situación parecida -que combinaba demografía con cultura- con el chino Yi Jianlian.  Llegaban desde Los Angeles Junior Bridgeman, Dave Meyers,  Brian Winters y el pívot ultrataponador Elmore Smith, pero se quedaban sin uno de los jugadores más dominantes de la historia.

La búsqueda del center llegó vía traspaso, cuando Bob Lanier aterrizaba en Milwaukee en 1980 después de 10 años gloriosos en los Pistons. Fue un gran pívot -los Bucks le retiraron el jersey al igual que los Pistons-y con él los Bucks nunca perdieron el título de división pero ya llegó en el tramo final de su carrera. A pesar de ello promedió unos 13 puntos y 6 rebotes, buenas cifras en una gran carrera (20 puntos y 10 rebotes de media). Don Nelson llevaba entonces las riendas de aquellos Bucks que siempre estuvieron entre los mejores equipos de la NBA.

Lanier coincidió con otro pívot de corte defensivo, elegido en el draft del 81 en la vigesimoprimera posición. Alton Lister era un buen defensor que llegó a promediar 8 rebotes y 2 tapones en la 84-85. Las estrellas, entonces, eran Sidney Moncrief y Terry Cummings. El equipo llegó a varias finales de conferencia en varias ocasiones pero necesitaban dar un salto de calidad desde la pintura.

En la Costa Oeste, cerquita de Canadá y con unas condiciones climáticas similares, un gigantón de 7 pies se ponía a tiro. Jack Sikma había conseguido el anillo con Seattle en la temporada 78-79, convirtiéndose en un jugador muy importante y reconocido, como lo demuestran sus 7 participaciones en el All Star Game. El curso 85-86 sería el último en el estado de Washington. El jugador quería un cambio de aires y los Bucks eran los que más habían pujado de entre un ramillete de cinco equipos. Lanier ya no estaba y algunas "perlas" como Randy Brewer o Paul Mokeski suponían un anecdótico acompañamiento para Lister, como hemos dicho, un jugador limitado en ataque.

El trade se consumó y Sikma llegaba a Milwaukee junto con dos rondas de segunda ronda de draft. A cambio, los Bucks enviaban a Seattle a Lister y las elecciones de primera ronda del 87 y 89. Aquel intercambio no gustó nada a los seguidores de los Sonics pero Sikma quería un cambio: "Milwaukee encaja perfectamente en lo que busco", afirmaba a la prensa local de la época.

Curiosamente el equipo resultante no superó anteriores gestas aunque Sikma tuvo un buen rendimiento desde su llegada, promediando 13 puntos y casi 8 rebotes en cinco temporadas. El larguirucho pívot rubio sufrió una metamorfosis en su juego a partir de su tercera temporada en Wisconsin. Si en la temporada 87-88 había conseguido 3/14 en triples, la siguiente temporada se encaramaba hasta un 38 % gracias a un gran 82/216. El nuevo coach, Del Harris, sacó filón de este pívot pionero desde la larga distancia.

Aunque llegó en el tramo final de su carrera, Sikma dejaría una gran huella que ha tardado mucho en taparse...

Una dura travesía

Una temporada antes de la retirada de Sikma, los Bucks se desprendieron de Terry Cummings, quien marchaba a San Antonio para ayudar a la reconstrucción de El Álamo junto a David Robinson. Sin Jack ni Terry, los Bucks se despedían de los playoffs en la temporada 91-92. De un 48-34 pasan a un 31-51. El parche Moses Malone no es la solución pese a los 15 puntos y 9 rebotes de promedio en su primer año (el siguiente se lesionaría). Por la pintura empiezan a sucederse nombres en el ocaso de su carrera como Mike Gminski, Danny Schayes mientras otro chico duro, Frank Brickowski, un 4-5, intenta hacer lo que puede (14 puntos y 6 rebotes de media del 90 al 94).

Se inicia una travesía larga en la que se logran alcanzar los playoffs gracias a bajitos como Allen, Robinson y Cassell pero sin tener ningún referente en la pintura.  En el 94 gozaron del número 1 del draft pero no había ningún pívot interesante -Montross demostró ser un fiasco- y se decantaron por Glen Robinson, en una operación criticada ya que las dos perlas eran Jason Kidd y Grant Hill. Dos años después se decantaron por Marbury -al que traspasarían- aunque hubieran podido jugársela con un jovencísimo Jermaine O'Neal. En otras elecciones altas fallidas erraron al apostar por Haislip o traspasar a Nowitzki.

En este periodo de entreguerras lo intentan siempre con el mismo perfil de pívot tosco o de jugador ya en el ocaso de su carrera. Los pesados Benoit Benjamin y Kevin Duckworth pertenecen a esta segunda categoría y su aportación fue testimonia. Ervin Johnson llegó en el 97 tras promediar 11 rebotes en Denver. No lo hizo mal en sus primeros años (7 rebotes de media aproximadamente) pero era limitadísimo en ataque, al igual que el ex Hawk, Andrew Lang, compañero en su primer año en Milwaukee, o Joel Przybilla, la gran apuesta en el draft del 2000. El pívot de Minnesota promedió 14 puntos, 8 rebotes y 4 tapones en su año sophomore lo que le valió ser top ten en el draft. Las lesiones no le acompañaron y en su etapa con los Bucks no demostró nada. El holandés Gadzuric le tomó el relevo en la temporada 04-05, promediando unos interesantes 7 puntos y 8 rebotes de media. Pero de nuevo estábamos en la misma historia de siempre, ningún pívot conseguía alcanzar los 10 puntos de media. Este histórico agujero defensivo empezaba ser muy preocupante.

En el 2007 se deciden por un pívot moderno, versátil, como es el chino Yi Jianlian. El fracaso estaba garantizado ya que el entorno del jugador no aconsejaba Milwaukee como un buen destino ante la poca presencia de miembros de la comunidad china.

Curiosamente los Bucks dejaron pasar a buenos pívots como Joakim Noah o Spencer Hawes.

La solución australiana

Retrocedamos un poco en el tiempo...

Lo tenían claro. Su gran baza se la jugaron con un pívot australiano que en el 2003 había dominado el mundo en edad junior (27 puntos y 17 rebotes pp), y, posteriormente, la NCAA con la universidad de Utah (20 puntos, 12 rebotes y 2 asistencias en su segundo y último año). Un par de temporadas antes, en el 2005, los Bucks habían ganado la lotería y no dudaron en elegir a Andrew Bogut.

A mitad de marzo, el pívot australiano conseguía el premio al mejor jugador de la semana. Promedió 19.3 puntos, 13.7 rebotes y 3.6 tapones en las tres victorias consecutivas de los Bucks, dos ante rivales de gran entidad como los Celtics y los Jazz.

Es el reconocimiento a una grandísima temporada, a la confirmación, por fin, de ese gran proyecto que empezó a dar sus primeros pasos en el 2005 y al que las lesiones complicaron ese caminar lento pero firme en la temporada pasada.

No desentonó en su debut pero los 9.4 puntos, 7 rebotes, 2.3 asistencias y 0.8 tapones no acabaron de colmar todas las expectativas depositadas en él. Más aún cuando compañeros de draft como Deron Williams o Chris Paul acabaron su año rookie con muy altos honores.

El crecimiento de Bogut, sin embargo, no se detuvo y fue mejorando sus prestaciones en las dos siguientes temporadas. De 12.8 puntos y 8.8 rebotes en la 06-07 pasa a 14.3 puntos, 9.8 rebotes y 1.7 tapones, un curso después. El balance de los Bucks es penoso (26-56) pero los jefes están contentos con la evolución del australiano.

Pero las carreras de los grandes pívots no están exentas de lesiones y la temporada pasada Bogut sólo pudo jugar 36 partidos. Nunca jugó cómodo y sus continuas molestias físicas -con origen en los JJOO de Pekín- derivaron en un bajón estadístico importante en anotación (11.7 puntos) aunque mejoró levemente en poder reboteador (10.3) y luego sobrevino la lesión en la espalda en febrero del 2009 que le obligaba a perderse el resto de la temporada.

Esta temporada los problemas físicos se han esfumado -toquemos madera- y el pívot de Melbourne está respondiendo como nunca: 16 puntos, 10.3 rebotes, 2.5 tapones y 2 asistencias por partido y el equipo ocupa ahora mismo el quinto lugar en el Este. Ha tenido partidos realmente espectaculares como los 31 puntos, 18 rebotes, 3 asistencias y 3 tapones en la victoria ante Indiana en diciembre, 24 puntos, 20 rebotes y 5 tapones contra los Knicks en febrero o, recientemente, el festival ante los Celtics (25 puntos, 17 rebotes, 4 tapones y 2 asistencias).

Las campanas del All Star como reserva del Este empezaron a sonar en la previa de la cita de las estrellas. Él continuó callado, trabajando y haciendo mejores a sus compañeros. Preguntado por su éxito individual, Bogut ha permanecido inamovible en el terreno de la discreción por el que campea desde que aterrizó en la liga: Scott Skiles.

La llegada de Jennings, Delfino e Ilyasova junto con la consolidación de Bogut, ha permitido al equipo estabilizarse en el tramo final de liga y superar el bajón del ecuador. El sistema de Skiles se ha beneficiado con estos nuevos protagonistas y le ha venido a las mil maravillas la llegada de John Salmons, que está siendo el máximo anotador del equipo en los últimos lances.

Alguien dijo alguna vez que con los grandes pívots se conseguían campeonatos (a menos que cuentes con Michael Jordan en tu plantilla). A estas alturas certificamos ya el asentamiento de la figura del center poderoso -para algunos el mejor en este curso tras Howard- y vemos muy buenos mimbres para configurar, al menos, un equipo que pueda dar alguna sorpresa en estos playoffs.

Si se trabaja bien tanto en los despachos como vía draft (disponen de una primera ronda este año) pueden consolidar un proyecto que empezó a construirse desde el centro en el 2005.

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 5 meses
#contenidos: 
1,133
#Comentarios: 
11,671
Total lecturas: 
9,076,155

Comentarios

Erwing jhonson...ufffffff!!!...vaya paquete, yo le recuerdo en minnesota,bucks y antes en ¿sonics- denver?...no se no me acuerdo, bueno...un tio que se pega toda su vida en la nba sin hacer nada!!!, es que no hacia nada este hombre, era salir a estorbar nada mas, es sangrante porque cuando vemos a pivots americanos que han pasado por europa porque no podian jugar en la nba con mucha mas clase que este tio, te preguntas si los GM de los equipos de la nba tienen bien la vista.

ajaja, konkak, przybilla y Joe Klein parecen estar cortados por el mismo patron. En cuanto a Bogut sí es verdad que ha crecido mucho como jugador pero me quedo con Gasol. en manresa habia la version de chuck nevitt que era Tarín.

Muy oportuno Sanchís con este reportaje. Bogut me encanta, es uno de esos jugadores , lo mismo que sucedió con Gasol, cuyo fichaje por un equipo le convierte automaticamente en outsider al anillo. Y ni eso, porque tal como dices, con un par de retoques este verano...ojo con los Bucks. Y eso que muchos les criticaron los movimientos con Sessions, Jefferson,etc...Skiles, además, es un entrenador de lo mejorcito de la liga. También citaria a Charlie Bell, muy buena adaptación la suya a un rol de complemento. Por cierto, yo no diría que Bogut esté por detrás de Howard, al menos en cuanto a jugador completo. Recuerdo, junto al de los Celtics, el partido ante Dampier, vamos...una detrás de otra. Erving The Tragic Johnson junto, creo recordar, Scott Williams, vaya par de paquetes, jajaj. Y a Jack Sikma no le recuerdo demasiado, pero que vamos Bogut me parece bastante superior.

hombre a lew alcindor es deificil llegar,fue un jugador sui generis,pero el australiano es bastante mas completo que sikma, e ira creciendo,ahora le faltan a los cerveceros,otro asesino,(no como el paisano, celebre Dhamer) sino como el gran Cummings,asi podrian aspirar a cotas altisimas!

vaya vaya... yo que empece a seguir la nba gracias al pana Sikma, un enorme pivot que desarrollo otras cualidades...
de Bogut no puedo sino alegrarme el muchacho se ha fajado en estos años, tanto para tener un buen juego como para aguantar las criticas que le han caido tanto por lesiones como por pausas, aunque siendo honestos ha hecho mucho mas que Olowakandi, solo le falta terminar de quitarse algunas lagunas, como con enfrentamientos contra Wallace y Dalembert donde no le ha ido bien que digamos...
en fin ojala los bucks lleguen a playoffs y minimo tengan sus 7 juegos buenos alli puede estar la clave de un arranque en subida o solo sea un oasis

Madre mía, la saga de pivotes que había por entonces, Paul Mokeski, Bill Hanzlik, Uwe Blab, Chuck Nevitt, Jon Koncak jejejeje, autenticos armarios!