Solapas principales

Anthony Davis y su compañía interior en los Pelicans

  • Randle y Mirotic son idóneos para estar al lado de 'La Ceja'
  • El experimento con Cousins ha dado paso a formatos más móviles y abiertos

En Nueva Orleans llevan varios años con un único objetivo en mente: rodear adecuadamente a Anthony Davis. Solo así pueden conseguir, por un lado, el éxito colectivo y, por otro, avanzar en la evolución del propio jugador. Cuando DeMarcus Cousins aterrizó en la ciudad a mediados de la temporada 2016/17, la esperanza reinó sobre el escepticismo. Dos de los mejores interiores de la liga compartiendo equipo en la NBA más exterior de la historia; centímetros para frenar la tendencia opuesta.

El experimento tuvo un éxito considerable, pues ambos jugadores demostraron ser capaces de compenetrarse en pista y también rindieron actuando por separado. La lesión de Cousins, sin embargo, cambió radicalmente el panorama de la franquicia. Se pasó de atisbar una propuesta a largo plazo a tener que esbozar un plan alternativo. Pero del contratiempo más amargo se puede desprender una solución a la que agarrarse: las llegadas de Nikola Mirotic la temporada pasada y de Julius Randle este verano pueden ser el paliativo perfecto a la marcha de Cousins. Y lo hacen ofreciendo un campo de trabajo propicio para que Anthony Davis brille con luz propia.

Hay dos opciones para acompañar a la gran estrella de los Pelicans: otro jugador interior o alguien abierto que aporte desde fuera. Podríamos decir que dependiendo de esto Davis puede jugar de 4 o de 5; si nos centramos en funciones en vez de en unas denominaciones numéricas cada vez más obsoletas, nos encontramos con que puede salir a operar desde el exterior o puede ejercer de fuerza en la zona. Su arsenal ofensivo no tiene casi límites (puede atacar de frente, de espaldas, en el poste, de media e incluso de larga distancia), pero puede que sea más eficiente cuando actúa como único interior dominando en la pintura. Así lo están indicando los primeros partidos de esta temporada.

 

El efecto Mirotic

En los tres primeros encuentros de este curso 2018/19, Nikola Mirotic ha promediado 28 puntos y 10.3 rebotes por partido con un 54.2% en tiros y de campo y 47.8% en triples. Durante los dos primeros encuentros cosechó 33 puntos y 9.5 rebotes de media con 61% y 64.7% en los respectivos porcenajes. Estos números evidentemente no son sostenibles, pero dan una idea del importante papel que Alvin Gentry le tiene reservado. De hecho, el montenegrino está lanzando más tiros por partido que Davis (19.7 por 18 de ‘La Ceja’) disputando prácticamente los mismos minutos que la temporada pasada. Mirotic aterrizó en la franquicia como un recambio de urgencia para DeMarcus Cousins, pero su presencia en los esquemas aún debía pulirse. Este año no hay dudas sobre el sistema de juego; con los Pelicans decididos a encomendarse a formatos con un solo interior (Davis), la utilización de un ‘4’ abierto como Mirotic cobra más sentido que nunca.

86.jpg

Davis y Mirotic han demostrado encajar juntos a la perfección / NBA.com

Nikola es una amenaza constante por su incidencia en el lanzamiento exterior. Pese a que sus porcentajes han vivido en una montaña rusa (31.6% en triples en su primer año en la liga, 39% en el segundo y 33.5% en los treinta partidos que disputó con los Pelicans la pasada campaña), su muñeca puede entrar en erupción en cualquier momento. Este año, además, ha demostrado estar mejor físicamente, lo que le ayuda tanto a optimizar sus situaciones de catch and shoot como a tener más facilidad para crearse sus propios tiros en aclarado.

Y un buen estado de forma de Mirotic repercute directamente en el trabajo de Anthony Davis. Con Niko siendo otro foco para la defensa rival, Davis tiene más espacio donde operar. La muestra aún es pequeña y sabemos que Davis tiene la capacidad de rendir bien en cualquier situación, pero el juego de los Pelicans fluye mejor cuando su estrella goza de libertad en la zona. Está cosechando unos excelentes promedios (aunque nada sorprendentes para él) de 30.3 puntos, 13 rebotes y 5.3 asistencias, además de 2 robos y 3.3 tapones con un 59.3% en tiros de campo. Durante estos trespartidos ya hemos visto varias acciones positivas de spacing; Davis ha sabido aprovechar la atención individual que demanda para regalar pases a sus compañeros, tanto en cortes de canasta como desde posiciones exteriores. Un jugador como Cousins tiene otras ventajas, pero impide que se creen tantos espacios para la circulación de balón y de hombres. Y son estos espacios los que hacen el perfil de Mirotic idóneo para juntarlo al de Davis, pues, además, el montenegrino ha promediado un 41% de acierto en triples desde las esquinas en sus años en la liga.

 

Randle y la polivalencia interior

El tercer protagonista de este juego interior es Julius Randle. El ex de los Lakers se ha ganado a pulso la comparación con Draymond Green en cuanto a su estilo de juego: un interior móvil, capaz de crear tanto desde dentro como desde fuera y una notable visión de juego para involucrar a sus compañeros. Randle, además, ha demostrado tener recursos suficientes para anotar con relativa facilidad. En lo que va de curso promedia 18.7 puntos y 9 rebotes en 23 minutos. Su perfil es distinto al de Mirotic, pues influye en el juego desde su versatilidad, potencia y polivalencia ofensiva, y no desde el lanzamiento exterior.

Lo interesante de poder contar con estos tres interiores es que pueden ser perfectamente intercambiables en pista sin cambiar la ideología del equipo. Hemos visto a Gentry poner en práctica combinaciones de los tres (Mirotic-Davis, Mirotic-Randle y Davis-Randle) y ‘La Ceja’ se beneficia de la presencia de ambos compañeros. Si con Mirotic se baña en mares de espacio ofensivo en los que operar, hacer pareja con Randle le asegura contar con otro jugador capaz de crear desde el bote y beneficiar a los demás con su movilidad.

El inconveniente de esta rotación de interiores es la parcela defensiva. Randle está lejos de ser élite atrás y Mirotic, pese a que ahora es algo más atlético, siempre ha sido endeble en defensa. Esto arroja a Anthony Davis la responsabilidad de ser el único ancla interior del equipo; sumado a la importancia capital que tiene en ataque, el peso sobre sus hombros es enorme. Pero son los riesgos que debes asumir cuando cuentas con una superestrella en tus filas: la dependencia es inevitable.

85.jpg

Randle y Davis, en el partido frente a los Rockets / NBA.com

De este feeling en las posiciones interiores de los Pelicans también se benefician, además de Davis, Mirotic y Randle. Ambos son jugadores inteligentes con facilidad para aprovecharse de la circulación de balón que provoca la existencia de tanto espacio. Al tener influencia en un área tan extensa, gran parte de las asistencias de Davis se están debiendo al buen posicionamiento de sus compañeros en la pintura.

Durante estos tres primeros partidos, la franquicia de Nueva Orleans es primera en rating ofensivo (122.2), en ratio de asistencias (20.1%) y en asistencias por encuentro (31); segunda en net rating (12.8); y cuarta en pace (108.75). De nuevo, estas estadísticas hay que cogerlas con pinzas al tratarse de una muestra tan reducida, pero parece que las tendencias de los Pelicans están quedando bastante delimitadas. El año pasado ya fueron el primer equipo en pace, algo que sobre el papel parecía contraproductivo al contar con un jugador como Cousins; con las piezas que tienen este año, elegir ese ritmo de juego puede ser lo más acertado.

Con un jugador de la dimensión de Anthony Davis, todos los esfuerzos se encaminan a acompañarlo con los jugadores adecuados. Y es lógico que así sea, pues de su bienestar en cancha depende el bienestar colectivo. Con exteriores abiertos y móviles como Randle y Mirotic, el experimento de las dos torres queda atrás y la hoja de ruta de los Pelicans empieza a definirse. No sabemos hasta dónde pueden llegar con estos mimbres, pero el panorama es más que prometedor para seguir proyectando el ascenso de Davis a la cima.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
42
#Comentarios: 
98
Total lecturas: 
108,768

Comentarios

A mí este equipo me preocupa mucho más el día que no funcione el engranaje ofensivo, cuales van a ser las soluciones atrás. Y cual va a ser el "mirlo blanco" desde el banquillo que sea capaz de sorprender en un momento dado de atasco.
Ian Clark es buen anotador, si tiene confianza, y Jahil Okafor debería ser capaz de dar relevo a Davis más minutos durante la temporada para que Davis llegue en condiciones óptimas a playoff. Del resto, solo Solomon Hill veo capacitado para jugar más de 15 minutos sin que baje el ritmo de juego.

Desde luego parecen mucha mejor mezcla para Davis estos dos jugadores que Cousins. Son mucho más inteligentes en el juego y mucho más móviles. A Cousins lo medio regaló Sacramento, por algo sería. Me parece un jugador sobrevalorado, No porque no tenga cualidades técnicas y atléticas sino porque nunca ha demostrado ponerse al servicio del equipo. Es un toro desbocado que hace buenos números pero que sus equipos no consiguen buenos resultados. No hay que olvidar que Pelicans mejoró su balance cuando se lesionó el año pasado. Ya veremos su papel en los Warriors cuando vuelva. Difícil cuadrar ese ego en un equipo que está hecho para jugar rápido y con transiciones cortas.

Una pena la plantilla tan corta, habrá que ver a Payton, si puede hacer sombra a Rondo, aunque ya sabemos que competitivamente no, al menos si puede aportar números en su último año de contrato, ya se ha comprobado que el trío Holiday, Mirotic, Davis es de segunda ronda de playoffs, Randle pone más puntos y banquillo pero faltan cosas en la plantilla para el siguiente paso.