Solapas principales

Brooklyn Nets, despacito y buena letra

El traspaso del 2013, denominado como uno de los peores traspasos de la historia de la NBA, tuvo como protagonista a Boston Celtics y a Brooklyn Nets. La parte importante de dicho intercambio se saldaba con la marcha de Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry a la franquicia neoyorkina, a cambio de cinco jugadores y tres primeras rondas de Draft (2014, 2016 y 2018). En ambas franquicias todavía siguen recordando dicho traspaso, aunque desde vertientes diferentes.

Los Nets no consiguieron formar su equipo campeón en la Conferencia Este, sino todo lo contrario. Solo estuvieron por encima de las 40 victorias una sola temporada, los jugadores que llegaron desde el traspaso estuvieron solamente la temporada en la que llegaron -a excepción de Kevin Garnett, que estuvo dos-, sus resultados negativos proporcionaron altas elecciones de draft a los Celtics -destacando el número tres con Marcus Smart, y el número uno de 2017, que sería traspasado-.

Por otro lado, los Celtics han adquirido a raíz de ese traspaso, de forma directa o indirecta, a Marcus Smart, Jaylen Brown, Jayson Tatum o Kyrie Irving, que actualmente no solo son parte esencial dentro del proyecto de Brad Stevens, sino que están situados como jugadores altamente cotizados por toda la liga.

Situación actual

Afortunadamente para la organización, la franquicia de Brooklyn se encuentra en un punto mucho más esperanzador, con un nuevo entrenador que le ha dado aire fresco a su sistema de juego del equipo, jugadores jóvenes con potencial, además de una buena situación salarial, y de tener varias elecciones de draft en sus manos -han comenzado a enmendar su error-.

Kenny Atkinson llegó en la temporada 2016-17 después de siete campañas como entrenador asistente en las etapas de Mike D’Antoni en New York Knicks, y de Mike Budenholzer en Atlanta Hawks. Hasta ahora su balance es de 48 victorias y 116 derrotas (un índice de victorias del 29,3%). Si bien es cierto, su plantilla durante esta breve etapa ha carecido de jugadores de élite, ha conseguido implantar un nuevo estilo de juego en el equipo, otorgándole cierta identidad a la franquicia.

Las características principales del sistema de Kenny Atkinson son muy similares a las utilizadas por Mike D’Antoni durante su carrera como entrenador jefe: el sistema de 7 segundos o menos¸ donde el equipo tendrá que ejecutar una jugada ofensiva en ese tiempo de posesión en la medida de lo posible. Dinamismo, lanzamientos a discreción desde el perímetro y un alto volumen de posesiones son sus claves:

  1. Brooklyn ha sido el segundo equipo con más triples intentados de la NBA (35,7 por partido) solo por detrás de Houston Rockets (41,9 por partido).
  2. El 41,1% de sus lanzamientos llegan desde el triple, segundo equipo con más volumen, solo por detrás de Houston Rockets (49,6%).
  3. Son el quinto equipo que realiza más posesiones por partido con 102,8.

Cuentas saneadas

A pesar de tener todo su espacio comprometido para esta temporada, la franquicia se encuentra en una muy buena situación de cara al próximo verano aunque pueden rascar algo más traspasando algunas piezas importantes. Presumiblemente, tendrán 43,7 millones de dólares comprometidos la siguiente campaña, por los 109 millones de tope salarial -según la previsión- que estipulará la NBA. Gracias a esto, tendrán espacio para igualar cualquier oferta por D’Angelo Russell, su mejor jugador -será agente libre restringido en 2019-, apostar por ofrecer dos salarios máximos a superestrellas de la liga, y/o firmar a otros jugadores de primer nivel para comenzar a pensar en llevar el proyecto a la postemporada.

Además, afortunadamente para la franquicia, entre los jugadores en nómina se encuentran jóvenes que todavía poseen potencial de mejora (como Jarrett Allen o Caris LeVert), y jugadores ya experimentados con roles específicos que consiguen desarrollar bien funciones específicas -como son Joe Harris o Allen Crabbe-.

Buena posición para el Draft

A base de algunos traspaso, y de asumir contratos tóxicos, los Nets han conseguido un buen número de rondas de Draft, lo que significa poder tener activos a la hora de acometer algún traspaso, subir puestos en el mismo draft, o directamente, aprovechar dichas rondas para conseguir talento joven por un sueldo bajo, que podría reportar en buenos jugadores (siempre y cuando se seleccionen bien) y una alta flexibilidad salarial para atraer jugadores de mayor estatus en la liga.

Cabe destacar que para el Draft de 2019, cuentan con su propia elección -que salvo sorpresa, estará entre las primeras posiciones-, y la 1ª ronda de los Denver Nuggets, que previsiblemente estará cerca de los puestos de lotería.

brooklyn_d_angelo_russell.jpg

dangelo_russell (clutchpoints)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 1 semana
#contenidos: 
3
#Comentarios: 
4
Total lecturas: 
3,897

Comentarios

Para estar cerca de lotería Denver debería tener toda la temporada fuera a Millsap y Thomas.

Lo mejor que pueden hacer es no igualar por Russell, relegado por Dinwidiee en fases claves del juego. Se la metió bien ahí Pelinka. De momento su mejor hombre es Hollis-Jefferson, con Lavert y Allen por desarrollar. Necesitan mínimo dos jugadores contrastados para empezar a pensar en alguna cota.

Los Nets tienen que empezar a quitar mercado a los NYK, y la mejor manera es fichar bien y fichar mercado.
Podrían hacer varias apuestas arriesgadas, que no tendrían mucho coste económico, Courtney Fortson, por ejemplo, es un ídolo en China, o Marshoon Brooks, jugadores de rol que pueden dar un resultado excelente de vuelta a la NBA y que además atraería el mercado Chino. Podrían explorar la posibilidad de Teodosic, o incluso la vuelta de DeColo.
Y en cuanto a fichajes NBA, siempre pueden ir a pescar en río revuelto, Towns es una excelente apuesta si se confirma el malestar en Minni, o Butler.