Solapas principales

Chicago aguanta tres cuartos los envites de Aldridge y Leonard (100-119)

En el tercer partido de la jornada navideña en la NBA, San Antonio Spurs y Chicago Bulls se dieron cita en Texas. Los de Hoiberg siguen buscando la regularidad en el juego, y recuperar a piezas importantes de sus esquemas, como Nikola Mirotic. Mientras que los de Popovic siguen en la buena senda, mejorando sensaciones y cogiendo ritmo para seguir en la élite del Oeste.

El inicio del partido reflejaba, precisamente, esa diferencia de dinámicas; así, los locales jugaban a placer con LaMarcus Aldridge exhibiendo su buen juego en las inmediaciones de la zona restringida, y Kawhi Leonard tomando el timón y el ritmo del encuentro. Los de Popovic masacraban a los Bulls, que veían como la distancia en el luminoso aumentaba (10-30) incapaces de encontrar a Jimmy Butler o Dwayne Wade, y con un Rajon Rondo absolutamente errático.

En ese momento aparecería Nikola Mirotic para lanzar a los suyos a por la remontada, y darles fe en el juego. Suyos fueron 11 puntos en apenas 5 minutos, y para liderar un parcial de vuelta de 25-9, que igualaba un tanto el encuentro. El banquillo de los Bulls se imponía, y los Spurs sin Aldridge y Leonard en el parquet sufrían frente a las acometidas de los de La Ciudad de los Vientos.

Era la hora de Jimmy Butler, que no había podido estar a su mejor nivel hasta ese momento, la estrella de los Bulls se empezaba a entonar, mientras que San Antonio perdía un tanto la concentración (9 balones perdidos al descanso), y no conseguía cerrar la zona. Al descanso la renta era menor, y las sensaciones más positivas eran para los de Fred Hoiberg (50-55).

Chicago volvía de vestuarios dispuesto a remontar el encuentro y sumir en dudas a los de Gregg Popovic, y sus primeros minutos demostraban tal actitud. Más aguerridos y luchadores, los de Hoiberg cerraban mejor la zona y dominaban el rebote, consiguiendo igualar el partido (63-63). San Antonio se encomendaba a la pareja LaMarcus-Kawhi para mantener la igualdad en el intercambio de canastas ante los Bulls.

Los de Hoiberg dominaban la pintura, y nutrían de balones con ventaja a Robin López; pero Popovic siempre tiene un as en la manga, y activaba a Dewayne Dedmon para corregir la diferencia en la pintura. El de Lancaster salió pletórico de energía  y con 6 puntos consecutivos, y otros tantos rebotes en apenas 3 minutos, cambiaba la dinámica del encuentro. Su ímpetu contagiaba a resto, y los de Pops rompían el partido poco antes del final del tercer periodo, que acabaría con el luminoso en 74-87.

A partir de ese momento, los de Texas se hacían con el partido y se dedicaron a gestionar y aumentar su renta, pese a los arreones de los Bulls. Dwayne Wade trataba de echarse los suyos a las espaldas, y dejaba para la historia un par de movimientos magistrales en el poste.

Pero San Antonio había olido la sangre, y Kawhi no estaba dispuesto a dar ningún respiro a los de Chicago. Bajo su batuta y buen hacer, los Spurs aumentaban la sangría y de su mano se iban hasta el 89-103. Momento en el que llegaban los mejores minutos de Pau Gasol, que acabó con 12 puntos y 7 rebotes, mientras los de Hoiberg se hundían en su mal juego. Al final, cómoda victoria de los de Gregg Popovic que se impusieron 100-119, ante los Chicago Bulls.

 

ADEMÁS...

 

Westbrook y “Los Hermanos del Bigote” amargan la Navidad a los Wolves (100-112)

El partido comenzó con una cierta igualdad, y con Minnesota manteniendo el pulso a Oklahoma gracias al acierto de Towns y la velocidad de LaVine en transición. Pero un buen segundo cuarto de los de Donovan, que apretaron las tuercas, fue suficiente para escaparse en el marcador. Con Westbrook (31p, 15a, 7r) llevando la batuta y la pareja Adams-Kanter (42 puntos entre ambos) martilleando la zona de los lobos, éstos fueron incapaces de retomar el pulso. El buen hacer de Towns (26) y Wiggins (23) de poco sirvió.

 

Los “Baby” Lakers aprovecharon las ausencias para llevarse el duelo angelino de Navidad (102-111)

Los Lakers de Walton sabían que estaban ante una oportunidad única de agradar al Staples frente a sus vecinos, ante las ausencias por lesión de Chris Paul y Blake Griffin, los “Baby” Lakers aprovecharon para sumar una importante victoria. Con un tercer periodo espectacular (16-34), los pupilos de Luke Walton se marcharon en el marcador e imposibilitaron los intentos de remontada que comandaba Redick (22). Los Lakers con un juego coral, desplegaron todas sus armas y sorprendieron a su gente el día de Navidad; Mozgov (19) y Young (19) fueron los más anotadores. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 8 meses
#contenidos: 
311
#Comentarios: 
2,774
Total lecturas: 
1,472,799