Solapas principales

Rudy, en el calentamiento, justo antes de un partido (Foto: Marc Calderón)

Coast to Coast (XXI): Caídos en primera ronda, derrotas para la reflexión

  • Nuestros colaboradores repasan el presente y el futuro de lo más destacado que ha quedado eliminado tras la primera ronda de Playoffs

Detroit, Chicago, Philadelphia, Miami, Utah, New Orleans, San Antonio y Portland se han quedado sin poder disfrutar de la segunda ronda de los Playoffs, dejando sensaciones muy diferentes en cada caso.

Le hemos pedido a nuestros colaboradores que nos hablasen, ya fuese de forma de forma general o con algún ejemplo concreto, de lo sucedido en los equipos derrotados, y ellos nos han dejado sus impresiones. Aquí están:

 

 

Meej

”Meej"En general, los equipos eliminados en primera ronda se agrupan en dos categorías: aquéllos para quienes llegar a playoffs ya fue un premio, y los que esperaban o a los que se exigía llegar más lejos. Tuvieran o no posibilidades de pasar ronda, las derrotas de Pistons y Spurs los abocan a una redefinición de su futuro, Detroit con la reconstrucción asumida y iniciada mientras que San Antonio aún se plantea si pueden exprimir un último bis de este bloque. Blazers, Sixers y Hornets han terminado con unos resultados dentro de lo esperado, aunque el desarrollo de los últimos partidos les deje mal sabor de boca, especialmente a los de New Orleans que parecen haberle hecho todo un barracón de literas a su entrenador. Los Miami Heat han cumplido, mientras que los Utah Jazz terminan la temporada con más dudas que al empezar, con una segunda mitad de liga decepcionante y sin saber muy bien con qué equipo empezarán la temporada que viene. ¿Y Chicago? Pues a demostrar que no son una one-hit-wonder, que no es poco. Su temporada regular fue la que fue, el entrenador no convence, la plantilla aún está llena de cabos sueltos y lo del equipito valiente que da la cara y ofrece espectáculo no dura. A ver si John Paxson se pone las pilas. Alcalinas, si puede ser.

 

 

Gonzalo Vázquez

”GonzaloVale. Toda derrota es decepcionante. Y no por esperada deja de serlo. Lo único que diferencia unas derrotas de otras es la forma. Y por ella establezco cuatro categorías para los ocho equipos eliminados.

Primero me van Detroit y San Antonio. Porque cierran ciclo. O al menos un ciclo muy largo y compacto del que han vivido como nadie. Toca renovación pero no especialmente urgente. Porque los Spurs seguirán viendo el año que viene al ‘Big Three’. Y en Detroit habrá también buena parte del material que, por ejemplo, alcanzó el año pasado las ECF. Reconstrucción sí. Pero intermedia.

Luego están las derrotas de un sabor no del todo malo. Un punto y seguido. Un salir muy vivos de lo ocurrido y con muchas ganas de correr el futuro. Ahí veo a Miami, Chicago, Philadelphia y Portland. Casos distintos pero coincidentes en haber extraído una lectura positiva del curso.

Utah ocupa, como siempre, una categoría exclusiva. Porque es inútil decir que los Jazz suben o bajan. Van a estar ahí mientras Sloan viva con ellos. Y la diferencia la marcará el día que un jugador, y no esa eterna democracia, algo verdaderamente más determinante acompañe a Deron a regresar a las Finales.

Una última, la más decepcionante, la ocuparía New Orleans. Los Hornets podían perder, de acuerdo. Pero no creímos que de una manera que incluso cuestionara la figura de Paul. Tal vez haya sido que el año pasado creyéramos indestructible el baloncesto en torno a ese genial base. Como si perder fuera una opción brillante con lo que había. Y esperásemos algo parecido este año. Chris Paul lograba decuplicar el rendimiento de su entorno. Todo eso ha quedado esta vez en nada. Los Hornets han ido hacia atrás. Y ahí sí que urge un verano inteligente. Casi más que en ningún otro equipo.

 

 

Juan Carlos Serrano

”JuanMuy trabajador, el superviviente Curry seguirá en la reconstrucción Piston. Un encorsetado Stuckey o la reacción “anti-Iverson” de Hamilton son ilustrativos para los que piensen en fichar por su opción. Oscura derrota de Miami en una ingrata serie, quedando pendientes del progreso de Beasley. Peor los Sixers, con una realidad más cercana al batacazo del sexto que a la sorpresa del primero. Más grande que el cuarto de Bryant fue el contraste entre el juego Laker (grandes espacios, 1x1 y tiros abiertos) y el baloncesto de los de Sloan, corto, de dos puntos y con escaso tiro sin Okur, empeñados en lanzarse hacia el aro en una pintura atestada de gente más alta, taponando así la vía para su mejor arma: el juego directo de Williams. Jones, dos contra uno y obstruir la zona no parece suficiente para amargar a todo un Paul. Lesionados y sin recursos, ha sido terrible la fractura Hornet, con una falta de intensidad plasmada en el pasotismo de West. San Antonio no pudo igualar el ritmo Maverick tras el cambio de pista. Gooden no respondió en defensa y se usó a Udoka sobre Dirk. Unido a la muerte de Mason con la vuelta de Bowen nos queda muy poca iniciativa ofensiva más allá de un Parker fundido en los finales, y un Duncan cuyo paso atrás no merecía el castigo de un 4-1. Algunos instantes como en el tercer cuarto del tercer partido nos dejan la promesa de una posibilidad. Que el deprimido Oden pueda ser decisivo como un Yao (correcto Przybilla defendiendo por delante) que permitió a Scola tirar cómodo: con Aldridge sin la dureza suficiente como para recuperar tras ayudar a su pívot y en los dos contra uno en la penetración de unos exteriores muy fuertes, que complicaban el uso del quinteto pequeño con Outlaw de cuatro. Mal rival para los Blazers.

 

 

J.R.Sanchís

”J.R.Sanchís"San Antonio Spurs y Detroit Pistons, dos de los grandes dominadores de la NBA en los últimos años, con cuatro y tres títulos, respectivamente, han dicho adiós de manera prematura. Quién sabe si también se cierra un ciclo tras su contundente eliminación ante Dallas y Cleveland, respectivamente. Los Spurs, sin duda alguna, han sido el mejor equipo de las dos últimas décadas, con cuatro títulos conseguidos por Gregg Popovich. El sueño empezado con David Robinson se materializó exitosamente tras la llegada del coach y Tim Duncan, el mejor jugador de la NBA en la última década y uno de los mejores 50 en la historia de la competición. Sin embargo la lesión de un tercero en discordia, Manu Ginobili, ha permitido la pronta eliminación. Duncan y Parker han llegado bien a playoffs pero en esta ocasión no ha habido Ferrys, ni Horrys, ni Barrys. Los nuevos secundarios pasaron con nota la regular season pero suspendieron en la segunda fase. La regeneración es posible aunque será complicado, primero, encontrar un recambio a un Ginobili que es incapaz de salir de la espiral de lesiones en las que está metido y, evidentemente, pasarán muchos años hasta que vuelva a salir otro Duncan aunque todavía quedan dos años para hablar de eso. La caída en picado de los Pistons se inició justo tras el intercambio entre Billups e Iverson. Dumars quería más ataque y resolución para playoffs pero finalmente ha acabado “liberando” a The answer tras una regular season en la que el díscolo jugador no ha sabido adaptarse al rol de jugador complemento. Mientras Billus está liderando a los Nuggets en playoffs, los Pistons han rozado el ridículo contra los Cavs y el panorama de cara a un futuro inmediato apunta a una próxima regular season sin premio para jugar la segunda fase.

 

 

Xesús Serrano

”XesúsSiempre he pensado que el momento inmediato a la eliminación no es el más apropiado para hacer balance, y que debe dejarse un tiempo para reflexionar con calma. Ante las habituales pullas de la prensa tras la derrota, en las próximas semanas son varios los equipos que deben plantearse cuál es el camino que deben seguir. Y las decisiones no siempre son sencillas.

Mi mayor curiosidad es conocer el futuro de los Hornets. Tras varios años aumentando la carga salarial de la franquicia y tomando caras decisiones con riesgo, quisieron dar un paso atrás en febrero, hasta que los Thunder comunicaron que Chandler no había pasado el examen médico. Las molestias físicas se han multiplicado en el equipo a lo largo del curso, encontrándonos en esa primera ronda con que casi todos sus jugadores principales, o estaban recién salidos de una lesión o jugaban directamente tocados, y se han encontrado con unos Nuggets lanzados tras sus 2 victorias locales, e incluso sólo una “heroica” en el tercero permitió evitar la “barrida” . Sí, lo sé, suena demasiado a excusa, pero ¿hasta qué punto ha influido en su pobre imagen? ¿Es un proyecto agotado? Si no fuese por los interrogantes económicos, yo no lo tendría tan claro.

 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
13 años 3 meses
#contenidos: 
65
#Comentarios: 
769
Total lecturas: 
410,857

Comentarios

Yo creo que en el global sí ya que los Suns ganaron todos los títulos (6) en los 90 mientras que en el 2000 han estado practicamente ausentes. San Antonio, en cambio, ha sido el dominador del 2000 y estuvo en play offs desde que llegó Robinson a finales de los 90 salvo una temporada en la que no recuerdo si coincidió con su lesión.

Gino...Creo que es mucho más importante para Spurs que Parker. Rudy debe escapar del papel de lanza triples o sino se convertirá en el Craig Hodges blanco.

pufff en mi opinión san antonio no es el mejor equipo de las últimas dos décadas porque sino, ¿dónde quedan los bulls de jordan?

esta claro que los spurs deben renovarse...quizas intentar deshacerse de veteranos que acaban contrato en el famoso 2010 caso de udoka,bowen,kurt thomas,oberto....y a lo mejor sacar algo por roger mason e incluso me atreveria que por ginobili!!!la verdad es que hay mucho trabajo en este equipo y deberian de plantearse el traer ya a splitter porque creo que les hace buena falta!!!me pega rudy en este equipo desempeñando el papel de ginobili!!!jajaja