Solapas principales

¿Cómo está Minnesota después de la marcha de Butler?

  • Del 4-9 inicial al 20-21 actual, la evolución de los T'Wolves
  • Ryan Saunders, hijo del mítico Flip, nuevo entrenador de Minnesota

Dudas. Había dudas. De que un sistema viciado y que no arranca desde hace más de una década encontrara las piezas necesarias para poner el motor en marcha. De que Kevin Love pudiese estar bien rodeado. De que Andrew Wiggins fuera la verdadera esperanza de la franquicia. Y de Karl Anthony Towns y su proyección defensiva. Pero entonces llegó Jimmy Butler. El cielo se abrió de golpe. Uno de los mejores defensores del último lustro en la liga, una de las personas más competitivas, y una de las mejores historias de superación, llegaba a Minneapolis.

Pero no lo aprovecharon. El drama comenzó, la actitud de sus compañeros le decepcionó, y ha acabado siendo traspasado a Philadelphia a cambio de Robert Covington y Dario Saric. Dos jugadores que encajaban con la filosofía de Thibs, y que parecía que dejaban a Minnesota en buen lugar. Y aún así, la gran sensación generalizada era que se les consideraba como uno de los peores equipos de la liga -junto a New Orleans, a los que ya analizaremos-, que marchaban 12º en la Conferencia, y que estaban muy cerca de perder el tren de los PlayOffs. Y entonces, se deshicieron de Tom Thibodeau.

La situación, quizás, se había alargado ya demasiado, y ni la victoria abrumadora conseguida sobre los Lakers fue suficiente para que Minnesota ya no tuviera sitio, tiempo ni paciencia para el otrora entrenador de los Bulls. Y con Ryan Saunders, todo parece diferente. En su primer encuentro logró una buena victoria, Andrew Wiggins recuperó su mejor juego y la química del equipo parecía encontrarse por las nubes. Pero aún así, se encuentran todavía lejos de lograr el objetivo, y están a 3 victorias de los PlayOffs.

Por ello, parece que no acaban de salir de la dinámica negativa cogida desde principio de temporada, y que el cambio drástico que se dio con la salida de Butler no ha surtido efecto. Pero esto no es así, y ahora veremos por qué.

Partidos disputados

Antes de la salida de Jimmy "Buckets", marchaban dos posiciones más abajo que como se encuentran a día de hoy, con un récord de 4 victorias y 9 derrotas. Su récord actual es de 20 victorias y 21 derrotas, es decir, 16 a 12 desde la llegada de RoCo y Saric. Una mejora del 27% en las victorias, pasando del 30% previo al traspaso al 57% posterior. Además, entonces estaban a 4 victorias y ahora han conseguido acercarse a 3, algo que no parece una mejoría asombrosa pero que viendo como ha caído Memphis -entonces 5º, ahora 13º- o como ha subido Houston -del 12º al 6º- nos facilitan entender lo "violento" que es el Oeste ahora mismo.

Hasta el 10 de noviembre, solamente habían tenido un partido contra un equipo de la zona baja de la tabla -Cleveland- y habían caído contra los Lakers, los Warriors, o Toronto. En los encuentros que siguieron han vencido a conjuntos de la talla de Oklahoma en dos ocasiones, a San Antonio de 39 o a Portland de 16.

 

 

Además, si 5 de los 13 partidos jugados habían acabado en una derrota con margen superior a los 10 puntos, dos de ellos perdiendo por 30, en los 28 posteriores sólo se han dado 4 de estas características, cuando la dinámica consecuente dicta que deberían haber sido 11. Y cambiando de lado de la balanza, y atendiendo a lo sucedido en las victorias, también se pueden encontrar datos esclarecedores. En las 4 cosechadas pre-traspaso se ganó de 8, de 10, de 4 y de 3 respectivamente. Desde entonces, 2 partidos más han acabado con una ventaja a favor menor a 5 puntos: las dos victorias contra Oklahoma. Y si el partido casi se les va en la segunda parte ante los Jazz cuando acabaron ganando por 3 puntos, los de Billy Donovan han sufrido cosas totalmente distintas. Los terceros cuartos -+19 total entre ambos encuentros- han sido dominados de arriba a abajo por los Timberwolves, que se han sabido sobreponer a buenos comienzos de los Thunder.

Rendimiento del conjunto

Minnesota ha mejorado. En líneas generales, con un récord de 20 a 21, y con jugadores con tendencias tan irregulares como Wiggins, puede parecer que no. Pero ha mejorado considerablemente.

Antes de que el 23 de los Sixers se marchara Minnesota era última en porcentaje de acierto en los lanzamientos de 2, 14ª en acierto de 3, o 15º en mayor cantidad de pérdidas cometidas. Además, su capacidad de asegurar rebotes defensivos tampoco era buena, al igual que la cuestión de las asistencias. Y con sus rivales sucedía lo mismo. Recibían la mayor cantidad de asistencias, les atrapaban 50 rebotes cada noche, y recibían una media de 44 lanzamientos efectivos por noche. Por no hablar de sus porcentajes dentro de la línea de tres.

Y en todo ello han mejorado. Han pasado de un 46% a un 50% en sus tiros de 2, están 11º en efectividad desde el triple, y han mejorado de forma considerable en el cuidado del balón, ya que sólo San Antonio y Charlotte cometen menos pérdidas que ellos. Capturan, además, 2 rebotes defensivos más cada encuentro y han pasado de 22 asistencias a 25 en cuestión de dos meses. Y qué decir de la actuación de sus rivales. 4 rebotes en contra menos por noche, han avanzado 5 posiciones en las asistencias recibidas, y 15 en lanzamientos encestados recibidos.

Los nuevos fichajes

Robert Covington y Dario Saric. Las actuaciones de los dos recién llegados han sido dispares y con menor proporción de impacto. Si bien RoCo se ha asentado por completo, y ya se había adecuado al engranaje Wolve al instante de llegar, convirtiéndose en una pieza actualmente vital para el proyecto, a Saric le está costando. Venía de ir mejorando con el paso de su año rookie y sophomore en Philadelphia, y su principio de temporada ya había sido complicado en la ciudad del "amor fraternal". Y en Minneapolis las cosas no han ido a mejor.

Aunque ahora está en 10 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias, las cosas no van tal y como deberían. Empezó en una muy buena dinámica, aportaba mucho partiendo desde el banquillo, recibía incluso alguna titularidad, y contaba con múltiples partidos consecutivos de superar los 10 puntos o las 7-8 capturas. Pero entonces, a partir del 21 de diciembre, empezó a jugar menos, no tenía tantos lanzamientos u oportunidades en ataque, y cuando salía a la cancha ya no era un factor diferencial, contando con un +/- negativo en muchos encuentros. Eso sí, según se pudo ver en el primer encuentro de "Saunders hijo", su participación aumentará con el paso de los partidos, y de forma notable -15 puntos, 7 rebotes, y 12 tiros efectuados-.

covington.jpeg

Robert Covington, héroe en un instante (WKTYsports)

El caso de Covington es distinto. En su primer partido Thibodeau lo puso sobre la cancha 41 de los 48 minutos, y aunque leva 4 encuentros lesionado, se convirtió desde su llegada en el que más minutos está jugando, con 35 de media. Es también el 4º que más tiros hace y más anota, el 3º en rebotes, el máximo lanzador y anotador de tiros de 3 puntos, pero su valor va más allá. La defensa, su versatilidad y adaptación a varias posiciones defensivas -pudiendo defender por fuera y por dentro- y su capacidad para suponer una ventaja para su equipo le vuelven en un jugador sumamente valioso para cualquier equipo.

Es el 4º jugador de la liga con más "deflections" por partido, puntea más veces que Kawhi Leonard, Ben Simmons o el propio Jimmy Butler, jugadores conocidos por sus aptitudes defensivas, y los Timberwolves son otro equipo cuando él no está. Sus rivales tienen un OffRtg de 115 sin él, cuando con él es de 110, además de atrapar un 5% más en rebotes ofensivos y de cometer un 2% menos en pérdidas. En cambio, con él Minnesota asiste hasta un 7% más, roban también un 2% más y las mejores combinaciones de 5 jugadores de la franquicia se dan cuando él es uno de ellos.

La plantilla en general

Como la plantilla es larga, y cuenta con muchos activos, nos centraremos en 4 jugadores, y veremos cómo el traspaso ha afectado a su temporada, para bien o para mal. Andrew Wiggins, Karl-Anthony Towns y el rookie Josh Okogie.

Andrew Wiggins es, para muchos, un "pufo", un jugador mediocre, y alguien que esta temporada está cobrando 25 millones, que irán en línea ascendente hasta los casi 34 de su último año de contrato, en 2024. Lo que es cierto, y uno puede observar a simple vista, es que este contrato no va acorde a sus prestaciones en la pista. Un jugador que en una misma temporada tiene partidos de menos de 5 puntos, con más de 10 tiros hechos y porcentajes que no superan el 20-25%, o que llega a tener en 28 minutos 0 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 1 pérdida, no merece andar en esas cantidades de dinero. Cobra esto porque se le espera mucho más -sobre todo actitud-, aunque más se le lleva esperando, desde que fuera nombrado el "nuevo LeBron" en 2014, o desde que se empieza a ver que su potencial decae con el paso de los partidos y las temporadas. Aunque aún tiene opciones de recuperarse. El partido ante los Lakers lo demuestra.

 

 

Desde la marcha de Butler, y el fin a la enemistad que ambos mantenían en el vestuario junto a Towns, se ha observado una cierta mejoría en el juego de Wiggins. Ha pasado de 17 puntos, 4 rebotes y un 42% en TC en sus primeros 10 encuentros a 20, 5 rebotes y sin perder en la efectividad en los últimos 20.

Towns es una fuerza ofensiva pocas veces vista en los últimos tiempos. De las 10 ocasiones en los últimos 15 años que alguien ha logrado sus números esta temporada -22 puntos, 12 rebotes y 1.5 tapones- es el más joven de todos ellos, tiene el mejor porcentaje desde el triple de entre todos los jugadores que en la historia han promediado esos números, y sólo le superan en eFG% en el siglo XXI Giannis Antetokounmpo y Dwight Howard. Y la salida de Butler le ha sentado de maravilla.

En la primera noche sin el escolta se fue a los 25 puntos, 21 rebotes, no habiendo parado desde entonces. 23 tantos, 13 rebotes, el 4º jugador con más dobles-dobles de la NBA, y una racha sólo conseguida por 3 jugadores antes que él desde 2006. Más de 20 puntos, 15 rebotes y 3 tapones en 3 encuentros consecutivos. Clint Capela este curso, DeMarcus Cousins en 2015, y Dwight Howard en 2010 y 2007, los otros 3 en hacerlo.

Karl-Anthony Towns Full Highlights 2019.01.06 vs Lakers - 28 Pts, 18 Rebs, 4 Blks! | FreeDawkins

Y para acabar, el novato. Josh Okogie ha sido todo un descubrimiento. Además de una sorpresa, teniendo en cuenta el recelo de Thibs a conta con algún rookie acumulando numerosos minutos en su corta y apretada rotación. Por eso destacó que contase con la titularidad en su debut, que acumulase hasta 6 titularidades más y no bajase de los 20 minutos en 10 de los 11 partidos antes del traspaso. Porque si alguien se ha visto perjudicado, además de la rotación Sixer', ha sido Okogie. Varias lesiones y ausencias, y minutos ocupados por Covington, hicieron que hasta que este se lesionó estuviera relegado al banquillo, y a momentos en que llegó a jugar sólo "minutos de la basura". Y aunque ahora vuelve a jugar mucho -y bien-, habrá que analizar verdaderamente su situación cuando Covington se recupere y Saunders cuente con ambos a su disposición.

Por ello, Minnesota está mejor sin Butler que con él en sus filas, a pesar de que esta mejoría no llegue a la opinión popular, pues su rendimiento está siendo superior a sus resultados, algo que podrán demostrar en sus próximos partidos: 10 equipos por debajo del 50% de victorias en sus próximos 14 enfrentamientos. El momento de la verdad. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 meses 3 semanas
#contenidos: 
59
#Comentarios: 
107
Total lecturas: 
117,135

Comentarios

Parece que a Saric le va a perjudicar este estilo, deberán encontrarle acomodo, un Simmons que le nutra en línea de fondo.