Solapas principales

¿Cuál es el jugador más importante en Golden State?

  • Las cuatro estrellas de los Warriors influyen de distinta manera en el juego del equipo

Durante las últimas dos temporadas, los Golden State Warriors han sido una fuerza imparable e imposible de manejar por cualquier rival. El único momento de debilidad, el único conato de morder el polvo, fue durante las finales de conferencia de los últimos PlayOffs frente a los Houston Rockets. Una cosecha de tres anillos en cuatro años, dos de dos desde la llegada de Kevin Durant, además de la elocuente perspectiva de que lo vuelvan a lograr esta temporada, encumbra a la franquicia como una de las más exitosas de las últimas décadas.

 

En este inicio de curso 2018/19, sin embargo, los Warriors se están mostrando menos dominantes que de costumbre. El equipo está teniendo que hacer frente a las lesiones de varios jugadores clave y la rotación, especialmente la interior, se ha modificado con respecto a la pasada campaña. Stephen Curry y Draymond Green solo han participado -respectivamente- en 14 y 13 de los 24 partidos disputados por la franquicia y el panorama que presentan los californianos cuando dos de sus cuatro estrellas están ausentes lanza la siguiente pregunta: ¿qué jugador del big four es realmente el más decisivo y determinante en el juego de Golden State?

Distintas maneras de afectar al juego

Las cuatro estrellas de esta constelación influyen de manera muy distinta en su equipo: Kevin Durant y Klay Thompson están enfocados a un rol de ejecutor, sobre todo el segundo; la labor de Green es fundamentalmente generadora y creativa; y Curry se coloca en un plano intermedio donde lo abarca todo. De estos cuatro jugadores, la función de Klay es la más clara y evidente: el escolta es un francotirador al uso, letal moviéndose sin balón para encontrar espacios y uno de los mejores tiradores de la historia de este deporte; pero su peso creativo es muy reducido -casi el 80% de sus tiros anotados vienen tras asistencia, por encima del 90% en el caso de los triples. Además de ser un arma ofensiva sin igual (con frecuencia hace de termómetro para saber cómo de enrachado está el equipo en ataque), Thompson es un excelente defensor, tanto en el sistema colectivo como en emparejamientos individuales. Sin embargo, sus características le hacen ser el más prescindible de los cuatro. Su tarea exclusiva es la anotación y, más allá de la atención constante que recibe del rival por su habilidad en el catch and shoot y su incesable acción sin balón, no tiene demasiada influencia en la manera en la que el equipo despliega su juego en ataque.

 

Apartando el caso especial de Klay, nos quedamos con Curry, Durant y Green. Los dos primeros tienen las marcas más altas de la franquicia en offensive rating: 117.9 y 115.7, respectivamente. En un debate podríamos argumentar sin problemas que son dos de los tres mejores jugadores de la NBA junto a LeBron James, por lo que su impacto en el baloncesto de los Warriors es tan crucial como podríamos imaginar. Entre ambos promedian casi 60 puntos por noche y reúnen todas las herramientas ofensivas posibles, uno desde la amenaza exterior y otro desde unas capacidades físicas sin parangón. Sin embargo, hay una diferencia fundamental en la manera en la que influyen en el juego de los suyos: el ritmo. Con Stephen Curry en pista, los Warriors tienen un pace de 106.03, el más alto de la plantilla y equivalente al segundo más alto de toda la liga; sin el base en pista, la cifra se desploma hasta 98.70, mientras que la marca global del equipo se sitúa en 100.81.

 

Traducción: con Curry, los Warriors juegan más rápido, tienen sistemas más dinámicos y el movimiento sin balón es constante. No en vano ha sido el jugador que más ha transformado el baloncesto en los últimos años; su desequilibrio individual está al alcance de muy pocos, pero es quizás más fascinante cómo la constante amenaza que supone para el rival genera incontables ventajas para sus compañeros. En un equipo que lleva cinco temporadas consecutivas en el primer puesto de asistencias por partido, los pases de canasta están muy repartidos, pero gran parte de las situaciones que acaban en asistencia se inicia en las manos del base. Aunque no sea él quien se anote el tanto, la atención que demanda en la línea de tres hace que con frecuencia arrastre a más de un defensor, provocando así una cadena de extrapasses que acaba en canasta.

 

Una de las jugadas marca de la casa de Golden State es el bloqueo central entre Curry y Green que resulta en un dos contra uno sobre el base y el pase a Green para que éste lance el alleyoop al pívot o haga llegar el balón a un tirador liberado. Muchas de las asistencias de Draymond (7.2 de media, décima mejor marca de la liga y primera entre jugadores interiores) llegan en estas situaciones; además, los Warriors son el segundo equipo con menor frecuencia de lanzamiento del ball handler tras pick and roll: el jugador que recibe el bloqueo solo intenta 9.7 lanzamientos por partido. El bloqueo y continuación en los Warriors, más que para finalizar una jugada, sirve para crear a partir de esta situación.

 

 

 

Ritmo y asistencias

 

Por lo tanto, el papel de Curry es decisivo en el ataque de los Golden State; imprime una marcha más y sin él el equipo se estanca, las posesiones se alargan y la tensión del rival se rebaja. Pero Draymond Green no se queda atrás: sobre él orbitan la mayoría de los sistemas ofensivos del equipo. Alejado de cualquier carga anotadora, ejerce como generador y organizador primario; es el noveno jugador de la liga que más pases reparte por partido con 57.4 y el duodécimo que más puntos ocasiona con sus asistencias (16.9). Y con Green sobre la cancha, el 70% de las canastas del equipo vienen tras asistencia, mientras que solo el 61.0% cuando no está.

 

Su impacto es aún más notorio en el otro lado de la pista, pues Green tiene, con diferencia, el mejor defensive rating del equipo (101.7). Cuando no está en pista, el dato baja hasta 111.5. A nadie sorprenden estos datos teniendo en cuenta que estamos hablando del ganador del premio al mejor defensor de la NBA hace dos temporadas. Su sola presencia eleva la intensidad atrás de Golden State y oxigena la circulación de balón en ataque, pues Green es probablemente el jugador de la plantilla que más busca el beneficio de los demás.

El valor de los espacios

¿Qué ocurre cuando Durant está en pista sin Curry ni Green? Todo el peso ofensivo recae sobre sus hombros, las posesiones se alargan y se ralentizan y con frecuencia desembocan en aclarados para el alero. Si durante la temporada está teniendo un usage (volumen de posesiones del equipo que un jugador finaliza con tiro de campo, tiros libres o pérdida) del 31.8%, el dato se elevó hasta el 35.2% durante la racha de 11 partidos que disputaron sin Curry en noviembre. Durant es uno de los mejores anotadores de todos los tiempos, pero sin Curry ni Green se ve obligado a tirar de jugadas de aclarado (el 16.7% de sus lanzamientos vienen de estas situaciones, marca más alta de la plantilla).

 

Los lanzamientos de Durant son más difíciles cuando no tiene a un generador de primer nivel a su lado que libere la presión de la defensa. La presencia de Curry genera unos espacios de los que el alero se sabe aprovechar: con Steph en pista, Durant está promediando un 40% en triples, cifra que se desploma hasta el 29% cuando el base se va al banquillo. Pero la habilidad de Curry para colapsar la defensa rival beneficia a todo el equipo, que pasa de lanzar con un acierto del 42.2% en triples con él sobre la pista a hacerlo con un 35.5% en su ausencia.

 

Por lo tanto, estos tres jugadores afectan de manera muy diferente al desempeño del equipo. Curry y Green modifican el juego de los Warriors tanto en ataque como en defensa, crean muchísimos espacios y generan ventajas para los demás. Durant ha sabido acoplar su juego a ese estilo, pero cuando ni el base ni el interior están en pista no ha demostrado ser capaz de mantener el ritmo y seguir dinamizando los sistemas ofensivos, haciendo a Golden State un equipo mucho más previsible.

 

¿Quién es más importante?

En opinión del que escribe, hay una razón por la cual Stephen Curry es el jugador más importante para los Warriors: la “gravedad” que tiene en la pista. Los rivales no deben estar atentos solo a la amenaza del lanzamiento de tres más letal de todos los tiempos, sino que la habilidad del base para dividir a la defensa mediante el bote y su IQ fuera de lo común le permiten generar ventajas para cualquiera de sus compañeros y no conceder ni un solo respiro al rival. En resumidas cuentas, es una triple amenaza constante.

 

Con Draymond Green ocurre algo parecido en la generación de juego: es el catalizador ofensivo del equipo, todas las jugadas pasan por sus manos y hace mejor a los jugadores que tiene a su lado. En el otro lado de la cancha es uno de los mejores de la liga, por lo que su presencia es decisiva en ambos costados. Sin embargo, su gran lacra es su falta de habilidad de cara al aro; es el mejor complemento posible para una estrella, pero nunca ha sido un anotador consistente, algo que tampoco se le pide al estar rodeado de tres jugadores que suman más de 82 puntos por encuentro.

 

Durant, por su parte, es un anotador total capaz de echarse el equipo a la espalda posesión tras posesión. Pero las ventajas que genera están encaminadas a conseguir sus propias canastas y no inciden en en el juego colectivo; donde Curry plantea la amenaza de tiro o de pase, Durant se limita a la primera. Y no es en absoluto un problema contar con un candidato perenne al MVP para solventar tus ataques, pero su impacto en el rendimiento global del equipo, especialmente en el ritmo ofensivo y en la creación de espacios, está muy lejos del de Green y Curry.

 

Y vosotros, ¿cuál pensáis que es el jugador más decisivo en Golden State?

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 3 semanas
#contenidos: 
11
#Comentarios: 
19
Total lecturas: 
15,411

Comentarios

Dependiendo de donde se mire, se ve la importancia de uno u otro, o los cuatro a la vez.
A Klay se le ningunea por ser solamente ejecutor, parece que es lo fácil de este juego, cuando es el jugador de la plantilla que más esfuerzo físico desempeña, tanto en defensa como en ataque, siendo el mejor defensor exterior con diferencia, y haciendo kilómetros y kilómetros en ataque para que los demás tengan pasillos, jueguen pick and roll continuos, y además metiendo muchos, muchísimos puntos en lo que ahora parece fácil y no es, meterla cuando te la dan (que no es muy a menudo).
En cuanto a lo de Green, volvemos a la figura de Pippen, ¿no mete más porque no puede, o porque no quiere? Hace lo necesario para el equipo, todo en ataque y en defensa pasa por él, no es que sea importante, es esencial en momentos clave, lo fue en los anillos ganados, y también en la final perdida cuando no estaba.
De Curry y Durant no se si está todo dicho, pero ya hay mucha tinta sobre ellos, en mi opinión, Durant habría sido campeón en Oklahoma si no hubiera estado Westbrook, es el mejor anotador de la liga doninando cualquier distancia de tiro, y haciéndolo en cualquier momento, RS, Playoffs, Clutch...
Curry por el contrario, siendo diferencial, le faltan dos detalles para ser historia, dominar unas finales, no solo ser MVP, sino hacer lo que normalmente hace en RS en los partidos cruciales de Playoff, solo así puedes ponerlo en el Olimpo, veremos si llega.
Quién es fundamental? en mi opinión los cuatro, no hay en la NBA actual jugadores que puedan hacer lo que ellos hacen en su puesto, los hay diferentes, pero que les puedan sustituir, no. Por predilección personal, me quedo Klay.

Durant es cada día más resolutivo en los dos lados y en todas las facetas del juego. Sus condiciones físicas no tienen parangón, es lo que le falta a Curry para resolver situaciones límite. Durant es ya un two way player a la altura de los mejores de siempre. Que nadie dude que estos se van a conjurar para ganar el anillo, rencillas aparte, y que lo lograrán de calle. Solo necesitaban el acicate motivacional que han logrado de rebote. A final de año probablemente ni Green ni Durant sigan con ellos. Y se iniciará otra historia en otro sitio.

Sin ninguna duda, Stephen. Klay es letal lanzando, pero su creatividad no es tan exagerada como Curry. Durant tiene rachas apabullantes y partidos mágicos, pero pese a que su físico es extraordinario, puede sufrir más ante sus iguales, estilo Anteto, lebron...y no ser tan continuadamente decisivo. Draymond es un pillo, pero no es de por si un jugador que en un equipo pudiera serla piedra angular: necesita, al menos, a Stephen y Klay.
Stephen Curry es el mejor base del siglo, y uno de los tres mejores de la historia NBA, junto a Earvin e Isaiah.