Solapas principales

Doctor Irving y mister Kyrie

  • Gran jugador que no sabe liderar un proyecto.

Con la temporada ya comenzada, uno de los equipos que más expectación generaba sin duda eran los Brooklyn Nets, que tras ser una de las sorpresas en la pasada campaña metiéndose contra todo pronósticos en los playoffs, querían dar un golpe de efecto a su proyecto convirtiéndose en candidatos reales al anillo. Por ello sacrificaron a su emergente estrella, D'Angelo Russell para traer a Kevin Durant y Kyrie Irving. Estás firmas han supuesto un golpe de efecto para la franquicia de Brooklyn que llevaba varios años devastada con el traspaso de Boston y a pesar de la lesión de KD, el seguimiento, merchandising y el aumento de retransmisiones de partidos de Nets han subido. Pero lo importante es que está siendo una oportunidad para Kyrie, una oportunidad para demostrar que puede ser líder de un proyecto, una oportunidad que en los momentos que se está desarrollando está pieza, no la está aprovechando.

 

TALENTO QUE NO TE HACE GANAR CAMPEONATOS SOLO

Se que este titular puede sorprender a muchos, e incluso indignar, debido a que uno de los grandes recuerdos que tenemos de Kyrie fue aquel famoso triple que fue clave y dio a los Cavaliers el anillo de 2016 ante los Warriors del 73-9. Pero mi comentario va al Irving como primera espada, al Kyrie como líder principal, hablando sola y exclusivamente en su etapa NBA. Sus tres primeros años en NBA no son analizables, un equipo con escaso talento donde el base era el único que brillaba. Podemos poner esos tres años como excusa debido a juventud y falta de talento. Pero a partir de ahí los datos hablan por si solos. Un récord de 4 victorias y 19 derrotas en los partidos que Irving ha disputado en fase regular sin Lebron James con las Cavaliers. En Boston se construyó un equipo que podía ser aspirante al trono del este y aún con las lesiones, estuvieron a punto de conseguirlo. En la 2017-2018 sin Irving ni Hayward y liderados por un sophomore y un rookie como Jaylen Brown y Jayson Tatum, hicieron forzar a Lebron James y sus Cavaliers a llegar al séptimo encuentro. En cambio la temporada siguiente con Irving en plenitud física y más experiencia, no pasaron de segunda ronda, con el famoso “run run” de que la estrella formada en Duke estaba pensando más en su decisión junto a Kevin Durant en verano que ganar con los Celtics,

Esta temporada con su nuevo equipo, los Brooklyn Nets, estaban con un récord de 4-7 con él en pista. Irving jugando a gran nivel, tal vez el mejor baloncesto de su carrera, pero los resultados no acompañaban, en gran medida por el sistema de que Irving sea el hombre, el famoso “hero ball”, jugar para la estrella y no un sistema donde todo el equipo rinda y funcione, que era lo que jugaban los Nets el año pasado, y como están jugando ahora sin Kyrie, con grandes resultados. Récord de 9-4 sin el ex de Celtics estando ya en Playoffs sin muchos apuros.

irving_lillard.png

Stats en regular season de Irving y Lillard

 

PERSONAJE MEDIÁTICO

 

Kyrie Irving es sin lugar a dudas uno de los jugadores más mediáticos en el panorama NBA en esta última década. Declaraciones tipo “la Tierra es plana” se han convertido en viral y objeto de comentarios e incluso mofa en redes sociales pero no voy a hablar de esa parte, sino de lo que significa el nacido en Melbourne para la liga. Kyrie ha sido y es, una de las caras de la liga, un jugador que ha estado sobredimensionado en la NBA. Un jugador con aires de MVP pero rendimiento de all star, que desde que salio de las alas de Lebron, nunca ha llegado a ese nivel, que se preveía al inicio de su carrera. Para hacer una comparativa, tenemos también a Damian Lillard, un jugador fuera de los focos, en gran parte por mercado, pero que si comparamos estadísticas, su rendimiento es muy similar. Por no hablar de resultados cosechados, el de Portland llevó a su equipo a las finales de la conferencia oeste, mientras que el actual jugador de Nets, sin James insisto, solo llegó a segunda ronda, ya que el año que Celtics llega a finales y le fuerza el séptimo a Cavs, estaba lesionado. Pero Irving siempre ha sido más popular que Lillard, ya sea por heredar en su día el peso que dejó Lebron en Cleveland, sus momentos clutch (como el triple que mete a GSW en las finales) pero sobretodo los highlights. Irving es un jugador de highlights, que disfrutas ver jugar por todo lo que puede hacer en pista, pero que nunca llega a ser eficientes.

 

MENTALIDAD Y LIDERAZGO

 

Podemos asegurar que el jugador de los Nets es una persona especial, con una forma de ser única que vive su día a día como si fuese un reto. Su carácter está basado en ese pensamiento. El ejemplo más claro fue cuando Irving pidió el traspaso en Cleveland. Marcharse del único equipo que había demostrado ser capaz (en ese momento) de doblegar a los Golden State Warriors. Su explicación fue clara, quería nuevos retos, quería salir de la sombra de Lebron, quería ser el líder de un proyecto. Y aunque su explicación era respetable nadie la entendió. John Wall dio su postura sobre el caso Irving “Me parece una locura. Cuando me enteré pensé que era una locura, no entendía qué estaba pasando. Es difícil…Si yo hubiera llegado a tres Finales de la NBA seguidas querría seguir jugando en el equipo con el que lo he conseguido” aunque más adelante la estrella de los Wizards le echó un capote a Kyrie “Es duro ser constantemente la sombra de alguien y seguramente se haya cansado de eso”.

Irving llegó a Boston con un proyecto competitivo, con grandes piezas veteranas y jóvenes con mucho potencial, pero les faltaba ese peso diferencia, esa estrella, y el ex de los Cavs era ese jugador. Eso si, Kyrie llegaría con una gran carga a sus espaldas, suplir a Isaiah Thomas, que venía de realizar su mejor año de carrera, y era el favorito de la afición verde por su carisma y la conexión que tenía con el Garden. Algo que muy pocos jugadores en la historia de los Celtics había conseguido en tan poco tiempo. Su primera campaña dejó buen sabor de boca a pesar de las lesiones, viendo al Irving menos egoísta, distribuyendo más para el resto y defendiendo. Se encargó de hacer de mentor de los jóvenes como Tatum, Brown e incluso Rozier que en los Playoffs le regaló varios pares de zapatilla. Pero el segundo año todo cambiós, a raíz de la frase que dijo en la presentación de los Celtics en el Garden “mi intención es renovar este año”. Después de ello un sin fin de declaraciones que se contradecían de por si como si Kyrie fuera el protagonista de la obra de Robert Louis Stevenson, Doctor Jekyll y mister Hyde. Este creó mal estar en el vestuario y lo pudimos ver en cancha que estos Celtics no eran los mismos de la campaña anterior, ganaban por individualidades y no como equipo. Además jugadores como Brown y Rozier que parecían estar a gusto con Irving cambiaron de postura. Y lo peor de todo es que los rumores de Nueva York sonaban cada día con más fuerza. Irving no lo supo cortar de raíz creando un gran problema para su equipo, desembocando en una eliminación en segunda ronda contra los Bucks.

Tras esto, ya lo sabéis todos, decidió buscar un nuevo reto, yendo a los Brooklyn Nets. Pero como siempre, con contradicciones. Irving se iba a un equipo que ya tenía una base sólida (no es comparable a irte a un equipo en reconstrucción como Nueva York por ejemplo) y se iba con una estrella. Osea no será el foco principal sino que mínimo es compartido o puede que llegue a ser la sombra de Durant. De momento los Nets sin Irving carburan, pero con él estaban en récord negativo.

En definitiva, Kyrie Irving es un fantástico jugador, con un talento en pista que te deja embobado verlo jugar, pero su cabeza, tanto por su estilo de juego, como su falta de liderazgo hace que no llegue al nivel de jugadores como Stephen Curry. Aún es joven y puede cambiar y estamos hablando de un jugador que va camino al Hall of Fame Pero con sabor agridulce.

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 5 meses
#contenidos: 
75
#Comentarios: 
223
Total lecturas: 
228,976

Comentarios

No veo ninguna contradicción. Nadie dijo que quería dejar de ser la sombra de nadie. Habló de nuevos retos, y era vox populi que LeBron no seguiría en Cleveland. Por lo tanto que fiche por Boston o Nets junto a Durant no es ninguna contradicción. Solo que pasado el tiempo se le sigue teniendo como chivo expiatorio.