Solapas principales

El mejor jugador de la historia de los Milwaukee Bucks

  • Kareem Abdul-Jabbar no permite ningún debate
  • Oscar Robertson y Sidney Moncrief le persiguen, pero lejos

Elaborar una lista con los mejores jugadores de la historia es tarea ardua y, probablemente, muy polémica. Es muy complicado contar al 100% con una objetividad súper estricta, y nuestro subconsciente siempre hará que nuestros gustos guíen nuestras elecciones, aunque tratemos de evitarlo. Pero como todo, cuanto más se reduce el campo a estudiar más se simplifica la hipótesis, y la posterior ejecución de la demostración

Esto nos ha llevado a analizar cada franquicia de manera individualizada, creando un serial con los 30 mejores jugadores de la historia, contando con un individuo por franquicia. Y hoy, es el turno de los Milwaukee Bucks, así que llega el momento de pedir el DeLorean a Doc Brown para llegar a 1970, la época de Kareem Abdul-Jabbar

EL RESUMEN DE SU CARRERA

Bastaría decir de Kareem Abdul-Jabbar que es el máximo anotador de toda la historia de la NBA, además de tercer taponador y reboteador, para zanjar este debate de un solo golpe. Pero haciéndolo, no se estaría siendo justo con su carrera, porque fue muchísimo más que eso. Como a otros jugadores de su generación, lo que más pesa en su caso es el inevitable paso del tiempo. Debutó con los Bucks hace ya 50 años, y, sin embargo, su nombre sigue apareciendo cada vez que hay un debate respecto a los mejores jugadores de siempre.

Leyenda de la NCAA, leyenda de los Bucks en sus primeros años de carrera, leyenda y cara de Los Angeles Lakers durante casi una década… una vez puede ser casualidad, pero todas las etapas de la carrera de Kareem están marcadas por la grandeza de su figura.

6 anillos de campeón, 6 MVPs, 2 MVPs de las finales, 19 veces All-Star, 10 veces All-NBA… y el padre del Skyhook, uno de los movimientos característicos más difíciles de defender de toda la historia. Porque, incluso sin haber visto apenas baloncesto, una persona reconoce inmediatamente lo que está a punto de suceder: Kareem se estira, eleva su brazo hacia el cielo, y aprovechando su tamaño y envergadura, anota con facilidad. Una y otra vez, en bucle.

draft_kareem_foto_pinterest.jpg

Lew Alcindor en el Draft [Foto: Pinterest]

Ya desde su entrada a la NBA en 1969 demostró que estaba hecho de otra pasta. Los Bucks, que venían de un triste 27-55 en su segundo año como equipo, lo seleccionaron con el número 1. Rápidamente se transformó en uno de los mejores picks Nº 1 de la historia, y elevó al equipo a la categoría de candidatos a todo. Aquella temporada finalizarían segundos, y Lew Alcindor por aquel entonces promediaría 28,8 puntos y 14,5 rebotes.

El nuevo gran pívot dominante había llegado.

Los Knicks fueron demasiado para unos Bucks demasiado jóvenes, y aunque no hubo debate sobre a quién entregarle el Rookie del año, no sería hasta la siguiente temporada cuando Oscar Robertson llegaría, logrando así su primer anillo. 66 victorias, MVP tras promediar 31,7 puntos, 4-0 en las finales, y MVP de estas mismas. Por aquel entonces, Alcindor tenía 23 años, y ya había logrado prácticamente todo lo que alguien desearía conseguir en la NBA… solo que su carrera no había hecho nada más que empezar.  

En los siguientes años tuvo tiempo para repetir varias veces como MVP, romper récords de anotación, rebotes, y tapones, hacerse un nombre entre los mejores, aupar a los Bucks a los mejores puestos de la Conferencia Oeste, e incluso alcanzar alguna final NBA más. Todo ello al mismo tiempo que pasó del catolicismo al Islam, dejando atrás el nombre de Alcindor para ser Kareem Abdul-Jabbar (noble y sirviente del poderoso)

No obstante, y pese a ser ya reconocido como uno de los mejores jugadores del momento, figura indiscutible de los Bucks, con mucho éxito a nivel colectivo y personal, Kareem no estaba del todo feliz, y pidió su traspaso, siendo preferible como destino final Nueva York o Los Angeles. El resto, historia del baloncesto una vez más.

Aunque los primeros años no lograron ganar, el equipo ya daba miedo, y solo parecía faltar una pieza que les permitiese dar el gran salto y conquistar la NBA una vez más. Esa pieza especial tendría forma también de número 1 del Draft, y es que la pareja que formaron Magic Johnson y Abdul-Jabbar nos dejó uno de los equipos de Los Angeles más icónicos y queridos hasta la fecha. La era del Showtime arrancó en 1979 y no se paró en toda una década, logrando así 5 anillos más.

lakers_foto_nba.jpg

La mejor etapa de Kareem fue en los Lakers [Foto: NBA]

Pese a ya tener 32 años, edad en la que los jugadores comienzan a experimentar su declive, Kareem demostraría que estaba hecho de otra pasta, y que iba a mantenerse en la élite mucho más tiempo. Promedió más de 20 puntos y 30 minutos hasta los 38 años, teniendo una de las carreras más longevas y buenas que se recuerdan.

Con sus propias palabras, la década de los Lakers en los 80 compensó todo lo que pasó en los 70. Nunca más fue cuestionado, ganó todo lo que quiso y más, y para cuando llegó la hora de retirarse, pese a que la temporada fue todo lo mala que puede ser para un jugador de 42 años (promedió 10 puntos y menos de un 50% de acierto por primera vez en 20 años) solo quedaron aplausos.

¿POR QUÉ ES EL MEJOR JUGADOR DE LA HISTORIA DE LA FRANQUICIA?

Evidentemente, Kareem será siempre mucho más recordado por la era del showtime y todos sus grandes logros en Los Angeles que por el trabajo llevado a cabo en Milwaukee. Tampoco pasó demasiado tiempo (6 temporadas frente a 14) pero ningún fan de los Bucks despreciaría jamás aquellos años. No da pie al debate, porque nunca nadie brilló tanto como él.

30.4 puntos, 15.3 rebotes, 4.3 asistencias, y el único campeonato que hasta la fecha tienen los Bucks. Eso es Kareem. Nadie logró tanto en tan poco tiempo, y lo único que perjudica a su legado es la temprana marcha hacia Los Angeles. Por todo lo demás, sus dos MVPs, y poner en el mapa al equipo, es argumento más que suficiente para colocarlo en lo más alto.

Milwaukee ha tenido y tiene a grandes jugadores, pero nadie se puede acercar ni estadísticamente ni al éxito colectivo que logró. Giannis es demasiado joven todavía, y aunque parece el siguiente llamado a ganar un anillo, tampoco sabemos cómo evolucionará su carrera… o si incluso puede ganarlo y decidir irse, tal y como hizo en su día el propio Abdul-Jabbar 

kareem_foto_focus_on_sport.jpg

Kareem en los Bucks [Foto: Focus on sport]

COMPLETAMOS EL PODIO DE LEYENDAS DEL EQUIPO

Para completar este podio, la medalla de bronce debe ser para Sidney Moncrief. Elegido con el pick número 5 en el Draft de 1979, fue 5 veces All-Star, 5 veces All-NBA, y 5 veces miembro del All-Defensive Team. Es el segundo jugador de la franquicia que más años pasó en ella, 10, y el segundo que más minutos acumula vistiendo la camiseta.

Sus estadísticas de carrera (15.6 puntos, 4.7 rebotes, 3.6 asistencias) se ven perjudicados por una serie de lesiones al final de su carrera, que mermaron de manera drástica su rendimiento. Sin embargo, durante los 5 mejores años, fue un jugador que promedió un 20-5-5 con 50% de acierto

Aunque costó que se le apreciase tanto como debería, el año pasado pasó a formar parte del Hall of Fame de la NBA, y para los Bucks fue una pieza importantísima en una época donde también llegaron varias finales de conferencia. 2 veces DPOY, seguramente Michael Jordan dio la mejor definición que se le podía dar

“Cuando juegas contra Moncrief, sabes que te espera una noche de baloncesto dura a ambos lados de la pista. Te perseguirá donde sea que vayas, tanto en ataque como en defensa. Solo te mentalizas y preparas para lo que te espera”

moncrief_nba.jpg

Sidney Moncrief [Foto: NBA]

Como segundo mejor jugador de la historia de los Bucks hay que quedarse con Oscar Robertson. Es cuestionable, porque apenas pasó los últimos 4 años de su carrera. Pero al igual que sucede con Kareem… qué 4 años más fantásticos, a los que ningún fan renunciaría voluntariamente.

Llegar y besar el santo, o lo que es lo mismo, ganar el campeonato el mismo año que aterrizó en el equipo. Esa es la aportación de Robertson a los Bucks. Sus estadísticas no impresionan demasiado (16.3 puntos, 4.9 rebotes, 7.5 asistencias) si se comparan a las de sus años previos, muy superiores en cuanto a anotación y generación de juego. Pero llegó mayor, y siempre como segundo jugador en cuanto a la importancia dentro de los esquemas y sistemas de la franquicia.

Sin embargo, fue precisamente su fichaje lo que facilitó al gran pívot las cosas. Permitió descargar a este en ciertas tareas, establecer un juego mucho más coral, y lograr el gran objetivo: llevar a los Bucks a la gloria. Kareem y Magic asustaban, y no poco, pero antes de esa gran dupla, la formada por Kareem y Robertson causaron un efecto similar.

getty.jpg

Oscar Robertson [Getty Images]

La gran pregunta que existe ahora la franquicia es ¿Podrá Giannis colarse en este top histórico con el paso de los años?

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 meses 1 semana
#contenidos: 
17
#Comentarios: 
40
Total lecturas: 
26,087

Comentarios

Diría que Lew Alcindor fue el mejor jugador de los Bucks y que Abdul-Jabbar fue uno de los mejores de Lakers. Alcindor corria la pista y se movía rapido, nada que ver con el Jabbar de Lakers. Dos jugadores diferentes. No soy fan de Anteto pero su MVP le coloca igualado por el bronce. Bob Dandridge es otro olvidado de la historia, jugó 8 años en Bucks y ganó el anillo en 71( se puede encontrar esta final en youtube) contra Baltimore Bullets donde jugaba Unseld. En el 78 cambió a Washington Bullets y ganó otro anillo. Esta final es la primera que recuerdo oir algo cuando se jugaba. Bullets-Sonics es mi primer recuerdo NBA.