Solapas principales

El orgullo verde: tocado y ¿hundido?

  • Allen marchó la temporada pasada y este verano lo harán Pierce y Garnett. Lo que se formó en 2007, llega a su fin. 1 anillo y la vuelta a la élite, sus logros.
  • Rajon Rondo será el nuevo líder, la piedra angular entorno a la que se tendrá que volver a construir un equipo ganador.
  • ¿Volverán a pasar la misma travesía que vivieron tras la ruptura del Big Three formado por McHale, Bird y Parish?

Nada es eterno en la NBA, pero sí lo son los momentos que se viven en Boston. Si tuviéramos que escoger una ciudad de baloncesto muchos dirían Los Ángeles, pero la pasión y el sentimiento se vive en Boston. Defensa, presión, tensión y orgullo verde. Esos son los ingredientes y el ambiente que se vive en el Boston Garden (actual TD Garden).

El equipo más laureado de la historia de la mejor liga del mundo, con 21 campeonatos, vivirá un verano complicado y un futuro en el que solo se ven, a día de hoy, muchas nubes. La marcha hace una semana de Doc Rivers a los Clippers fue ya un primer toque de atención. Sin embargo, la puñalada, el golpe que ha asestado directamente al corazón de la afición verde es el adiós de Pierce y Garnett. Dos referencias, dos ídolos, dos ejemplos, dos leyendas. Danny Ainge no duda y cree que es el momento.

Se acaba definitivamente el Big Three. Los aficionados de los Celtics habían vuelto a soñar en 2007 con el trío Allen-Garnett-Pierce que se había formado y que, en 2008, alcanzó la gloria ganando, ni más ni menos, que al eterno rival: los Lakers. Habían tocado el cielo de nuevo con los dedos, volvían a dominar la NBA. 6 años después y tras la considerada como “traición” de Ray Allen al irse a Miami el verano pasado, Paul Pierce y Kevin Garnett cambiarán el verde por el negro de Brooklyn. El orgullo y el sentimiento por el revuelo mediático que conlleva el nuevo proyecto que Jason Kidd dirigirá desde el banquillo. No obstante, estas marchas son distintas. Aunque ambos han apostado por el cambio de aires, Ainge será el culpable y el señalado por la afición por dejarles escapar.

Vuelta al Olimpo

En 2006, el equipo tocó fondo con un 24-58 de balance en temporada regular, el quinto peor de su historia. La lotería del Draft le dio la espalda a los Celtics, que se quedaron sin poder escoger ni a Oden ni a Durant, por lo que Ainge no dudó en tirar la casa por la ventana y cambiar todos los esquemas previstos. Mandó a Delonte West, a Wally Szczerbiak y al número 5 del Draft a Seattle a cambio de Ray Allen. Luego, en julio, mandaba a Al Jefferson, Green, Telfair, Gomes y Ratliff a Minessota a cambio de Kevin Garnett.

Ahí empezó todo. Los Celtics arrasaron en temporada regular con un espectacular 66-16. Pierce, Allen y Garnett se entendieron, se complementaron y buscaban lo mismo: el anillo. Además, Posey, Cassell, Brown y House también ayudaban desde el banquillo. Llegaban los Playoffs y los Celtics tuvieron que derrotar a los Hawks, a los Cavaliers de Lebron y a unos Pistons que empezaban a ver cómo los Wallace, Prince, Hamilton y Billups empezaban a desintegrarse. El Este era territorio verde, pero en las Finales estaban unos Lakers que habían mejorado con la llegada de Pau Gasol. No hubo historia. Pierce se encargó de liderar una victoria por 4-2 y consiguiendo el MVP. 22 años después, los Celtics conquistaban de nuevo la NBA.

                   

Venganza angelina y declive

En 2008, Orlando y Cleveland les pasaron por encima y en Boston empezaban a preguntarse si el Big Three se desmoronaba. Sin embargo, regresaron a lo más alto, aunque tras esa magnífica temporada, los Lakers tomaron venganza en 2009 y les ganaron en las Finales, aunque el proyecto seguía vivo. 

Los siguientes años no han sido tampoco los mejores. La plantilla ha seguido envejeciendo, Rondo seguía sin dar ese salto anotador para suplir el declive físico lógico de las tres estrellas y aunque el equipo mantenía el nivel en temporada regular, los Playoffs se hacían cuesta arriba.

En verano del año pasado comenzaba el fin. Allen marchaba a Miami. Solo Pierce y Garnett mantenían a flote el barco, pero las victorias no llegaban. El físico achacaba las piernas de las leyendas verdes y Rondo, para más inri, se lesionaba. Llovía sobre mojado. Todo a contracorriente. En Playoffs, los Knicks no dieron opción.

La maldición del anterior Big Three

Ahora crece la incertidumbre, las dudas, el miedo y el recuerdo de esa década de los 90 y principio de siglo en la que Boston vivía inmerso en un túnel sin luz, en un bache cada vez más hondo y perdiendo aquello que siempre había caracterizado al verde: el orgullo. Rajon Rondo será el encargado de volver a hacer creer a la afición de los Celtics. Él será la piedra angular, el jugador que liderará a un equipo histórico.

Cuando el trío Bird, McHale y Parish dejó de existir, Boston tardó 22 años en ganar un anillo. ¿Vivirán de nuevo una odisea parecida? Solo el futuro nos lo dirá, pero Boston seguirá amando a sus Celtics y al baloncesto. 

Un Big Three para la historia
Año Balance temporada regularPlayoffs
07/0866-16Campeones (gana a Lakers)
08/0962-20Semifinales de Conferencia (pierde contra Orlando)
09/1050-32Pierde Finales NBA (pierde contra Lakers)
10/1156-26Semifinales de Conferencia (pierde contra Miami)

11/12

39-27

Finales de Conferencia (pierde contra Miami(
12/1341-40Primera ronda (pierde contra Knicks)

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
9 años 3 meses
#contenidos: 
125
#Comentarios: 
332
Total lecturas: 
633,849

Comentarios

No estoy muy de acuerdo con varias cosas. En la temporada 2008-09 ni CLE ni ORL pasan por encima de los Celtics, en absoluto. Es más, creo que la lesión de Garnett privó al equipo de ganar el anillo. A partir de ahí, las temporadas regulares de los Celtics son siempre pensando en playoffs, buscando llegar a tope aunque esto conlleve perder algún partido más de regular season.
En cuanto a Garnett, a mí me encanta como jugador. Como persona no tengo ni idea, ni me importa, pero apostaría a que su relación con Allen es buena. Siempre se ha destacado su competitividad, el estar dispuesto a todo por ganar, etc., así que si Allen se va a MIA se convierte en enemigo número 1 una vez llega la hora de jugar. En la práctica, que tenga la capacidad de vetar el traspaso no ha influido: tanto él como Pierce iban a ir a equipos aspirantes a cambio de futuros picks, como agradecimiento a los servicios prestados (uno más que el otro).
Por último, el traspaso. Yo habría apurado esta temporada con Rondo recuperado, pero si se iba a hacer el traspaso, no me parece mal (lo peor con diferencia el contrato de Wallace). Creo que en 2016 y 2018 se pueden pillar buenos picks de Brooklyn (lo mismo el ruso se harta de pagar...). A ver si el equipo vuelve a ser competitivo en poco tiempo. Go C's!

Boston necesita un escolta con talento, y en Sacramento hay overbooking (McLemore, Marcus Thornton, T. Evans, Salmons..). Traspaso a la vista?

Las reacciones que veo son muy 'europeas'. Allí todo el mundo entiende que es un negocio y nadie traiciona a nadie marchándose a otro lugar (si es verdad que me sobró lo de Garnett con Allen pero igual había algo más). Boston tenía que reaccionar porque ambos están ya en la recta final y considero, al igual que JoseNavs, que es un buen movimiento. Luego deberán de afinar a la hora de seleccionar los melones en los próximos draft y no creo que sean malas opciones la llegada de Humphries, Wallace o Evans. Además, si no hay sitio para todos, siempre puede haber un intercambio, ¿no? Esto no significa que se vayan a quedar en Boston.

Pues la mayoría de críticas vienen desde Boston. Bill Simmons (reconocido periodista fan d Boston) ha llamado traidor a Rivers, y buceando un poco por los foros de aficionados de Boston parece que preferían que KG y Pierce se acabaran retirando en los Celtics antes que comenzar una reconstrucción completa

"Las reacciones que veo son muy 'europeas'. Allí todo el mundo entiende que es un negocio y nadie traiciona a nadie marchándose a otro lugar." ¿En que parte de Europa dices que está Cleveland? Porque todavía recuerdo a Dan Gilbert lanzando la segunda parte de la maldición del Bambino (en este caso la maldición de Lebron) y a los aficionados quemando las camisas con el número 23.

Yo si entiendo la NBA como un negocio, y creo que el único y verdadero amor a los colores corresponde al billete verde, por eso critico la hipocresía de Garnett.

Según las últimas noticias parece que entra Brooks en lugar de Evans. Veo difícil que tiren la temporada siendo los C´s, no se lo perdonarían los fans, con lo que gana enteros la opción de trades en busca de subir peldaños en el draft ´14. El problema que yo veo es que los Nets no le han dado piezas del suficiente valor como para pensar que franquicias con gente joven decidan renunciar a su ronda del 2014 a cambio de presente. Lo que es seguro es que Ainge en este ciclo de 4 años se juega su puesto.

Ainge pudo liarla al renovar en su día al que "sangraba verde" pero decir eso ahora sería jugar a ventajista. La capacidad de veto de KG, que ha perjudicado mejores maniobras de Celtics, al final es darle la vuelta a la tortilla al concepto de mercancia en la NBA (y a mi no me parece mal). En ese momento la continuidad de Pierce por 15 kilos carecia de sentido. Mirando el futuro, intentaría opositar a ser uno de los peores equipos para elegir arriba en el 2014. Liberan el contrato de Humphries (12 M$), difícil colocar el contrato tóxico de Gerald Wallace, y confiar en Sullinger + Olynik. De las rondas de Nets poco que rascar. Todo encaminado a hacer espacio salarial, la atracción de FA viene sola por el significado de la franquicia. A quienes veo realmente pillados si es que no se deciden por la reconstrucción es a los Lakers.

el problema de lakers es que nunca hace una reconstruccion a medio-largo plazo, nunca quieren bajarse del burro ganador, y alguna vez hay que hacerlo si se quiere aspirar a estar entre los mejores de nuevo en un par de años, tal y como estan haciendo los celtics. los celtics se quitan dos contratazos (y espera que no se quiten tambien el de rondo, empaquetandolo junto a wallace), para reconstruir el equipo desde cero, apostado por los jovenes, dejando espacio salarial, para poder optar a buenos jugadores en el mercado de agentes libres, y hacen un movimiento en busca de andrew wiggins, jugador por el que segun he leido muchos equipos estan tirando rondas para conseguir futuras, para ir a por este chico, que tiene una pinta brutal.

Se les echará mucho de menos a Pierce y KG (ese pésimo ciudadano), pero al margen de amores o desamores, el traspaso ha llegado justo en el momento, una excelente maniobra de Danny Ainge que le permitirá a Boston volver a la élite en muy poco tiempo.
Todavía tengo mis dudas respecto a la conducta para la ciudadanía de Rajon Rondo, siendo un excelente base, quizás el mejor base puro de la NBA, esperemos que se centre se relacione más con sus compañeros y staff y deje de ser ese bicho raro, pero los genios tienen estas cosas. Saludos y Go Celtics!!!

Todos los hipócritas acaban quedándose en evidencia, y le ha llegado la hora a Garnett. Un individuo, que le niega el saludo a un excompañero de trabajo, simplemente por el hecho de haberse ido a otra empresa, que le ofrecía un mejor proyecto profesional, no merece ningún respeto como persona.

Y ahora él, siendo uno de los pocos jugadores que puede vetar su traspaso, se va a los Nets ,dicho sea de paso, a un proyecto mucho mejor del que le pueden ofrecer los Celtics en el ocaso de su carrera, en vez de apurar sus últimos días honrando la tradición baloncestística de la que misteriosamente se siente heredero.

Lo dicho, un hipócrita. ¿Pero que se puede esperar de un jugador que presume de orgullo verde, cuándo ha pasado la mayor parte de su carrera en los Wolves? Kevin Garnett, un jugador inconmensurable, pero un pésimo ciudadano.