Solapas principales

El próximo equipo de la década

  • Ellos son el futuro de la liga

Ahora que empezamos una nueva década (o no, ahí está el debate), y después de tantos análisis sobre los mejores jugadores de los últimos 10 años, es el momento de realizar predicciones sobre quienes van a ser –no hay una verdad única y al final el tiempo dirá- los que dominen la NBA en los años venideros. Para ello se han seleccionado jugadores que actualmente tengan 23 años o menos y, por lo tanto, los Embiid, Antetokounmpo, Towns quedan excluidos de este quinteto, lo cual no quiere decir que no vayan a ser dominantes, porque lo serán, pero los menores de 23 llegarán a 2030 con 33 años o menos, con lo cual habrán disfrutado de los mejores años de su carrera desde 2020 hasta 2030.

Una vez puestos los límites de edad, hay que escoger al que se le presupone será el mejor en cada posición – teniendo en cuenta las tendencias actuales del baloncesto hay un base, 3 exteriores y un interior – según lo demostrado hasta día de hoy y el potencial que se le presupone que puede alcanzar en el futuro.

Estas predicciones siempre suelen ser destripadas por jugadores que rompieron el techo que se les presuponía y estas historias impredecibles son las que hacen aún más grande este deporte. Ejemplo de ello son Pascal Siakam o Kawhi Leonard. El primero fue seleccionado en el puesto 27 del Draft por Toronto Raptors a la edad de 22 años, con 23 apenas había jugado 5 partidos de titular y no ha sido hasta los 25 que se ha convertido en la estrella de su equipo y un jugador que va a ser all-star unos cuantos años. Al segundo lo eligieron los Pacers en 15º posición siendo inmediatamente traspasado a los Spurs a cambio de George Hill y, aunque fue importante en el equipo desde un primer momento, no fue hasta su 5ª temporada en la liga (21 puntos de media) que demostró que no sólo era uno de los mejores defensores, sino que podía aportar mucho más en ataque.

Así pues:

EL QUINTETO DE LA PRÓXIMA DÉCADA

  • Trae Young. 21 años.

Una de las mayores incógnitas del Draft de 2018 era saber si ese jugador de 188 cm y 80 kg, “el nuevo Curry”, iba a ser capaz de trasladar los históricos números que estaba firmando en la Universidad de Oklahoma. Tan grande era la expectación como la incertidumbre de este prospect. Y parecía que no habría término medio: éxito o fracaso rotundo. Y con el traspaso por Luka Doncic y las estelares actuaciones de éste, más presión.

Pero Trae Young no ha decepcionado, más bien todo lo contrario. Es un jugador con un rango de tiro que va más allá de los 7 metros, puede anotar (literalmente) desde cualquier punto de media cancha ofensiva, tras bote, en catch-and-shoot o saliendo de bloqueos. Y aunque el tiro exterior es su mayor virtud, no es ni mucho menos la única: tiene un excelente manejo de balón, penetra con acierto y aprovecha muy bien las ventajas que él mismo genera para distribuir juego, repartiendo más de 8 asistencias por partido en sus dos temporadas en la NBA.

A pesar de la marcha de su equipo, Trae disputará su primer All-Star este año en Chicago. Y de forma más que merecida gracias a los 29 puntos que firma por encuentro.

Como punto débil de un jugador diferencial y de primer nivel de la liga en lo ofensivo está la defensa, que es de esperar que vaya mejorando con el paso de los años, así como ha hecho Stephen Curry.

 

  • Devin Booker. 23 años.

El jugador más “viejo” que se cuela en el quinteto, Devin Booker es una apuesta segura. Uno de los jugadores más elegantes y con mayor capacidad anotadora de la liga, se encuentra en plena fase de maduración de su juego, manteniendo sus más de 20 puntos por partido (casi 27 p.) por cuarta temporada consecutiva -ésta es su quinta ya-, tira por encima del 50%, lo cual es muy meritorio para alguien con un volumen de tiro tan alto y siendo un exterior de menos de 2 metros.

devin_booker.jpg

Devin Booker

Estamos hablando de un escolta con la capacidad de meter 70 puntos como sophomore a los Boston Celtics a domicilio con 20 años, aunque su equipo perdiera ese partido, que hasta esta temporada ha sido lo habitual. Pero ésta debe suponer un punto de inflexión para Booker y sus Phoneix Suns. Tiene a su lado a todo un número 1 del Draft, Deandre Ayton, con el que deben formar una dupla en la que se base el futuro de la franquicia, rodeándolos de piezas que contribuyan a su crecimiento y a ayudarles a desarrollar su juego como son Ricky Rubio o Kelly Oubre Jr. Este año empezaron muy bien y aunque se desinflaron un poco, están cerca de las posiciones de play-off y ya cuentan con un Ayton que se ha perdido 25 partidos por tomar “sustancias prohibidas” y algunos más por molestias. Si Booker y Ayton encajan y alcanzan el potencial que se les presupone, los Suns tendrán un futuro esperanzador.

 

  • Luka Doncic. 20 años.

No podía faltar. Con él parece que todo va demasiado rápido y no pasa un día sin batir un récord de precocidad. Ganó el Eurobasket con 18 años siendo una de las referencias de Eslovenia, la Euroliga y la ACB –siendo MVP en ambas competiciones- con 19 y llegó en 2018 a la NBA con una gran expectación, como no podía ser de otra manera. Muchos eran los que veían en él a un jugador que iba a triunfar en la mejor liga del mundo, pero la realidad ha superado cualquier expectativa tras 2 años en EEUU.

Su primer año fue excelente, superando los 20 puntos y firmando varios triples-dobles mientras iba ganando adeptos gracias a un juego que enamora en lo técnico y un aura de estrella que le acompaña tanto dentro como fuera de las pistas.

Lo de esta temporada está rompiendo cualquier molde: promedia más de 28 puntos acompañados de cerca de 10 capturas y 9 asistencias por noche, tiene a los Mavs, que no han podido contar con Porzingis durante varios partidos, en puestos de unos play-off que jugarán casi con total seguridad, y son uno de los mejores ataques de la liga y, teniendo en cuenta que todos los ataques pasan por sus manos, eso es mucho decir.

Será all-star por primera vez y ha estado durante las primeras semanas en la pugna por el MVP con Antetokounmpo y LeBron James. No hay duda que es el “niño bonito” de la NBA y que ha sido uno de los grandes protagonistas de esta primera parte de temporada y que lo seguirá siendo, aunque ahora le tocará compartir focos con Zion Williamson una vez que éste ya ha debutado.

Y todo esto con tan sólo 20 años…

 

  • Jayson Tatum. 21 años.

Este chico que cumplirá 22 años en marzo es la gran esperanza de futuro de una franquicia histórica. Tras un primer año en el que se destapó con unas fabulosas eliminatorias por el título (pasó de 13.9 puntos por partido en regular season a 18.5) sin Gordon Hayward ni Kyrie Irving, se esperaba de él un paso adelante que no se dio como se esperaba, como con el resto del equipo. Los problemas de química en el vestuario se tradujeron en una temporada en la que no se lograron los resultados esperados, tanto colectiva como individualmente.

Con el cambio de cromos Irving-Walker se está viendo la versión de los Celtics que se esperaba, un equipo coral que se identifica con el estilo de su magnífico entrenador, Brad Stevens, y en el que tanto Tatum como Jaylen Brown han dado el paso adelante que necesitaban los verdes. Ambos superan los 20 puntos por partido y han encontrado en Kemba Walker el líder que necesitaban: un jugador con 4 selecciones para participar en el all-star, 9 años de experiencia en la liga y que, a pesar de ser un base top en la liga, se ha integrado como uno más en el esquema de Stevens y ejerce de líder y compañero-mentor de los jóvenes, algo que se le pedía a Irving y que no funcionó.

Jayson Tatum BEST Highlights & Moments from 2018-19 NBA Season!

Así las cosas, Tatum ha reprendido el camino al estrellato que había “aparcado” en su año sophomore y ya ha dejado actuaciones de más de 40 puntos como muestra de ello. Habrá que ver cómo responden estos Celtics en el momento de la verdad y en especial Jayson Tatum, que ha demostrado estar a la altura de las circunstancias cuando se le ha necesitado a pesar de su juventud.

 

  • Zion Williamson. 19 años.

Se le ha visto poco hasta el momento, pero con eso ha habido más que suficiente para añadirlo como uno de los jugadores dominantes en el futuro. La expectación que se ha creado en torno a este jugador es comparable a la que generó LeBron James a su llegada a la NBA… o incluso más. Y es que ese físico de menos de 2 metros y casi 130 kg combinados con tal explosividad y potencia son algo jamás visto a este nivel. Y si encima añadimos sus 23.3 puntos por partido en poco más de 27 minutos de media con un 71% de acierto en sus 4 partidos de pretemporada es echar más leña al fuego. Y en sus primeros partidos oficiales sigue firmando números parecidos.

La NBA programó los partidos de apertura y Navidad –tan importantes en el calendario- con Pelicans en ambas fechas, obviamente guiados por el “factor Zion”. Los resúmenes NBA de los partidos de los Pelicans son un recopilatorio de las jugadas de Zion. La liga sigue cada uno de sus pasos, su lesión supuso un mazazo para el universo NBA y cada vez que abre la boca hay decenas de periodistas con el micrófono apunto.

El único miedo que puede haber con este chico son las posibles lesiones que le pueda ocasionar su físico y su manera de jugar. Si consigue mantener las lesiones a raya, su futuro será brillante. No es sólo físico este jugador, obviamente. Su verticalidad le permite rectificar en el aire para evitar rivales y su fuerza, llevárselos por delante si hace falta, pero tiene el toque para acabar con un alto porcentaje de acierto. Sabe moverse muy bien sin balón y es de esperar que su conexión con Lonzo Ball vaya mejorando y dé muchas alegrías a los aficionados de los Pelicans. Tiene un tiro exterior irregular que irá mejorando pero que puede ser una amenaza dejarle demasiado solo, como demuestra su 4/4 en triples contra San Antonio en su debut. También será interesante ver cómo evoluciona su juego en cuanto las defensas empiecen a conocer mejor a este enigma que supone ahora mismo Zion, principalmente en cuanto a generar juego para los demás y aprovechar eventuales marcajes dobles para crear tiros abiertos de compañeros, como hace Giannis Antetokounmpo.

El tiempo marcará la evolución de una de las mayores promesas del baloncesto estadounidense de los últimos años, pero como se dice en estos casos, para Zion “the sky is the limit”.

 

Fuera de este quinteto quedan nombres que perfectamente podrían estar porque han demostrado estar preparados para coger el relevo de las estrellas actuales y con tremendo potencial, así como también lo tienen los seleccionados. Jugadores como Ja Morant, Shai Gilgeous-Alexander, Donovan Mitchell… No hay duda que también son parte del futuro de la liga. Mención especial para Ben Simmons, el cual ya es actualmente un gran jugador y que, si es capaz de solventar esos problemas con el tiro exterior, no hay duda que su juego crecerá hasta dimensiones inimaginables.

La liga, desde hace años, goza de muy buena salud en cuanto a calidad se refiere y cuenta con grandes jugadores en un panorama cada vez más internacional. Y es ilusionante ver como década tras década los nombres cambian y los nuevos talentos se abren paso con la intención de poner su nombre entre la constelación de estrellas NBA.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 mes 2 semanas
#contenidos: 
2
#Comentarios: 
4
Total lecturas: 
3,222

Comentarios

Estas predicciones están cogidas con papel de fumar porque quien te dice que de este próximo draft no salgan dos, tres o cinco jugadores con más impacto en la década que los citados en el artículo. O surgen de Europa otros tantos al nivel de Doncic o Antetokounmpo...