Solapas principales

Harlem Globetrotters, en 1952, contra la selección española en Barcelona

Los Harlem Globetrotters nacieron en Illinois en 1926 y, durante algunos años fueron un equipo dedicado al espectáculo, en el Savoy Ballroom de Chicago, hasta que su dueño Abe Saperstein consiguió su primer contrato fuera de la ciudad y empezaron a jugar al baloncesto a nivel profesional.

Los Globetrotters de aquellos años, no eran solamente el equipo espectáculo que hemos visto desde finales de los cincuenta hasta nuestros días. A finales de los años 40 y a principios de los 50 estaba considerado el mejor equipo del mundo.

p52fot2harlemn.jpeg

Plantilla de los Harlem Globetrotters en 1952, con los legendarios ‘Goose’ Tatum, Marques Heynes, ´Pop´Gates, Leon Hillard o ´Sweetwater´ Clifton

En las década de los 30 y también hasta finales de los 40, las ligas profesionales americanas estaban formadas en la su totalidad por jugadores blancos, estaba completamente prohibido que participaran jugadores negros. Los primeros jugadores afroamericanos en jugar en una liga profesional en los Estados Unidos lo hicieron en el año 1950. Uno de ellos fue Nat 'Sweetwater' Clifton, jugador de los Harlem Globetrotters.

Al mismo tiempo se organizaban ligas paralelas compuestas por jugadores negros, los Harlem Globletrotters eran, casi siempre, los vencedores.

Una vez terminadas las ligas profesionales solían jugarse partidos donde los principales equipos profesionales, como los Minnesota Lakers, se enfrentaban a los Globetrotters, estos también se imponían a los profesionales americanos. 

campeones_de_bano-536235846-large.jpg

Cartel de 'Campeones de Ébano', primera película dedicada a los Harlem Globetrotters
En el año 1951 se estrenó una película sobre los grandes jugadores de los Globetrotters, en  España fue traducida como “Campeones de ébano”. En la película se ven a los auténticos y míticos grandes jugadores de los Globetrotters: ‘Goose’ Tatum, Marques Heynes, ´Pop´Gates, Leon Hillard, el ya nombrado 'Sweetwater' Clifton... Estos son los que, a principios de los 50, hacían giras por todo el mundo e incluyeron Barcelona y Madrid para realizar dichas exhibiciones. Los americanos siempre se enfrentaban a un sparring de su propio país con el viajaban juntos y también tenían su propio equipo arbitral. Como caso excepcional, la FIBA permitió esa misma temporada los partidos entre las selecciones nacionales y los Harlem Globetrotters.

En la capital catalana jugaron en los años 51, 52 y 53. Vamos a hablar del enfrentamiento ocurrido el 16 de julio de 1952 en el Pabellón del Deporte. En una tarde mágica de baloncesto se enfrentaron como preliminar la selección catalana contra el equipo americano de los Celtics, el equipo acompañante de los trotamundos en esta gira. Luego, el partido estrella era el que enfrentaba a los fabulosos Harlem Globetrotters contra la selección española. Mi padre, Marcel·lí Maneja, fue uno de los componentes destacados de este partido. Si no lo conocen aún, os aconsejo echarle un vistazo a nuestra página en Facebook "Reconocimiento a Marcel·Lí Maneja y Granel". Es por eso que en esta publicación mezclamos la historia encontrada en las hemerotecas con las vivencias personales contadas a través del boca a boca. Es por ello, que si no lo hacemos así, hubieran quedado perdidas en la historia. Pero aquí está Solobasket.com para darnos la oportunidad, a los que hemos vivido los inicios de este deporte, de explicar qué ocurrió cuando el baloncesto tenía seguimiento. 

Según publicó La Vanguardia al día siguiente: “La selección española formó inicialmente con Maneja (Joventut de Badalona), Dalmau (UE Montgat), Galíndez (Real Madrid), Hernandez (RCD Español) y Ferrando (UE Montgat). El encuentro se disputó a cuatro periodos de 10 minutos en los que se registraron los siguientes resultados, siempre favorables a los Globetrotters: 20-11, 33-17, 42-25 y 52-32 siendo éste el resultado definitivo. Los americanos sin dejar de perder el dominio en ningún momento, aunque si se les escapó algunas veces la iniciativa que pasó a manos de los jugadores españoles, especialmente el tercer periodo en el que, formado el combinado español por el equipo completo del Joventut de Badalona, llegó a dominarlos.

Los negros (tal como está escrito en la Vanguardia) cuando pudieron sacudirse este dominio con una brillante reacción que se inició con unos espectaculares ‘driblings’ a cargo de Hillard, dieron cumplidamente la réplica.

Anotadores del equipo español: Willo Galíndez, Juan Dalmau (7), Juan Ferrando (3), Joaquín Hernández (4), Marcel.lí Maneja (9), Andrés Oller (1), Josep Massager (2), Eduardo Kucharski, Josep Brunet (6) y Jaume Bassó”.

p51foto1harlem.jpeg

Selección española que se enfrentó a los Globetrotters, entre ellos las estrellas del momento Willo Galíndez (19), Josep Brunet (5), Marcel·lí Maneja (12), Joaquín Hernández (7), Joan Dalmau (6), Eduardo Kucharski (11) o Andrés Oller (14).

Sobre este partido, mi padre Marcel·lí nos explicaba algunas anécdotas. Una era que, en un momento del partido Hillard (tal como recoge la Vanguardia), empezó a driblar de forma malabar intentando que los jugadores del equipo español lo persiguieran para quitarle el balón, cuando lo consiguieron, Marcel·lí cogió el balón y empezó a botar a ras de suelo como había hecho el americano anteriormente. Éste lo persiguió sin lograr quitarle la pelota, cuando el público empezó a reírse y burlarse, Hillard se enfadó y como literalmente decía mi padre: “me dio un garrotazo en el brazo” que días después aún le dolía. 

La otra anécdota que contaba es que, durante una parte del partido en que estaban en pista los cinco jugadores del Joventut (Massager, Maneja, Oller, Brunet y Bassó), consiguieron jugarles de tú a tú y mantener el partido igualado. Como hemos visto en el escrito de la Vanguardia, esto ocurrió en el tercer cuarto del partido que finalizó con 9 a 8 a favor de los americanos. Recordemos, que este partido contra los considerados en aquella época como el mejor equipo del mundo, fue un suceso  extraordinario que mi padre no olvidó en toda su vida. No olvidemos que aquella temporada 1951-52 la Penya había quedado segunda en la Copa, que era la única competición nacional que había en España y que después de aquel verano, en la 52-53 le arrebataría la corona al Real Madrid. 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 meses 2 semanas
#contenidos: 
1
#Comentarios: 
0
Total lecturas: 
1,663