Solapas principales

Shareef Abdur-Rahim ha anunciado su retirada de las pistas (Foto: NBA)
  • ¿Deben los clubes y las federaciones respetar el derecho a ejercer la libertad religiosa de los jugadores? ¿Afecta el Ramadán a su rendimiento? La experiencia del ex NBA Shareef Abdur-Rahim nos da la respuesta

El comienzo hace breves fechas del Ramadán musulmán y su coincidencia en fechas con los Juegos Olímpicos ha hecho surgir la discusión acerca del efecto que puede tener su respeto en el rendimiento de los deportistas profesionales.

Como sabrá el lector, el Ramadán es el noveno mes del calendario musulmán lunar, periodo en el que los seguidores de esta fe religiosa deben practicar el ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol. El año en el calendario lunar es 11 días más corto que en el calendario solar, por lo que las fechas del calendario musulmán no coinciden todos los años con las fechas del calendario gregoriano, el que se utiliza en la sociedad occidental. Interpretando de forma ortodoxa los mandatos de la fe islámica todo mayor edad deberá respetar el Ramadán, no probando comida ni bebida durante las horas de sol.

¿Qué ocurre cuando un deportista profesional desea llevar a cabo el Ramadán por motivos de conciencia? Evidentemente el deportista está ejerciendo su libertad religiosa, derecho fundamental que esta consagrado en todas las constituciones de países democráticos (en el caso español, en el artículo 16 de la Constitución española de 1978) y en los principales textos internacionales sobre Derechos Humanos, como la Declaración Universal de Derechos Humanos o el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales. En el caso de que un club profesional concreto prohibiese el ejercicio de esta obligación de fe, se estaría vulnerando un derecho fundamental. De hecho, ya tenemos antecedentes en nuestro baloncesto, cuando un técnico ACB negó la posibilidad de respetar el Ramadán a un jugador extranjero de su plantilla (omitiremos nombres). Esa prohibición podría argumentarse en los efectos negativos que pudiera tener ese ayuno en el rendimiento de ese deportista profesional a nómina por la entidad. Pero, ¿está probado ese efecto nocivo?

La experiencia de Shareef Abdur-Rahim nos da las claves para una respuesta con una base tangible. Abdur Rahim (11 de diciembre de 1976) fue un profesional sin tacha que jugó en la NBA desde1996 a 2008 (Grizzlies, Hawks, Blazers y Kings). Un modelo de ciudadano y de jugador, llegó a ser All-Star en 2002 y durante varias temporadas fue uno de los mejores 4-s de toda la NBA. Acabó su carrera con unos promedios totales de 18.1 puntos y 7.5 rebotes por encuentro. Fervoroso creyente de la fe islámica, respetó el Ramadán durante toda su carrera, desde su época en la NCAA hasta la NBA. Jamás tuvo problemas para llevar a cabo ese mandato religioso. En ese periodo concreto, Abdur-Rahim llegaba a no probar líquido durante los encuentros que se disputaban en horario diurno sin que esto supusiese una merma en su rendimiento. Muy al contrario. Durante su carrera NBA se analizó sus números cuando llegaba este periodo y se concluyó que durante el mes de Ramadán no solo no se mantenían las estadísticas que firmaba Abdur-Rahim habitualmente, sino que mejoraban. Este periodo y sus obligaciones inherentes parecían aumentar la concentración en el juego de nuestro protagonista, acallando todas las voces que criticaban esta actitud.

Otro inolvidable jugador también quiso respetar a rajatabla sus creencias religiosas en época de Ramadán. Nos referimos a Hakeem Olajuwon (21 ode enero de 1963). El poste nigeriano abrazó la fe islámica a comienzos de los noventa (incluyendo la "h" inicial en su nombre) y a partir de ese momento vivió con gran devoción sus creencias, sin que guardar ayuno durante el día en ese periodo concreto perjudicase su rendimiento. El propio jugador afirmaba que durante el Ramadán se sentía "mejor jugador, más centrado en el juego".

Este tipo de situaciones, que pueden parecer anecdóticas, van a tender a aumentar en el futuro. Vivimos en una sociedad heterogénea, multicultural, donde la pluralidad religiosa y cultural es tangible y tiene influencia en todos los aspectos de la vida social, incluyendo en el deporte. Los dirigentes y cuerpos técnicos de los clubes y federaciones van a tener que lidiar con esta problemática y deberán gestionar la diversidad de manera efectiva y, sobre todo, con conocimiento de causa. Sin tomar decisiones que puede vulnerar derechos fundamentales desde la mayor de las ignorancias. En este sentido, apliquemos el Acomodamiento o Ajuste Razonable (Reasonable accommodation), una noción jurídica extendida en la jurisprudencia canadiense que tiene como objetivo flexibilizar normas laborales con el fin de anular aquellas discriminaciones indirectas que puedan producirse al aplicarse dichos preceptos. En la búsqueda del respeto de la libertad de conciencia de todo ciudadano, se podrían aplicar excepciones a estas normas de obligatorio cumplimiento, siempre y cuando esto no afectase al rendimiento en el trabajo. Cosa que Abdur-Rahim logró probar en el caso del Ramadán.

TODAS LAS HISTORIAS DE SOLOBASKET

Historias de (Solobasket)

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
18 años 7 meses
#Contenidos: 
3,665
Visitas: 
30,071,776
Comentarios: 
36,315

Comentarios

Acabo de descubrir esta portal, y me encanto por su contenido y por la educación de sus " foreros".
Antes que nada, pido vuestra indulgencia por mi nivel de dominio del castellano. Soy extranjero y no practico a diario vuestro bello idioma.

Dicho eso, quisiera contestar a iinnffooss( 4: 23/07/2012 23:22).

Los pilares del islam son cinco y no cuatro. El primero es el que no mencionaste: la profesión de fe. Son dos frases donde el musulmán declara su fe en Allah y que Mahoma es su profeta. El segundo es la oración diaria. Son cinco oraciones obligatorias. El tercero es, como dijiste el ayuno del mes de Ramadán. El cuarto es la caridad, como también escribiste. El ultimo es la peregrinación, para los que pueden. Esta es obligatoria solo para los que gozan de buena salud y tienen medios para hacerlo. No sirve coger un crédito o tener deudas, para peregrinar.
En cuanto al Ramadán no lo deben hacer los enfermos ( los diabéticos por ejemplo nunca lo hacen), las mujeres embarazadas o que estén en periodo de menstruación, los mayores de edad, los niños hasta la pubertad y tampoco los que tienen trabajos duros o expuestos al sol, en verano por ejemplo. Tampoco lo hacen todos aquellos que tienen trabajos que exigen mucha concentración, como los cirujanos o los pilotos. Creo que eso es todo y espero haber contestado. Si no es el caso, decírmelo por favor! Gracias.

En la NBA adoramos básicamente al $ y el que no respeta eso... acaba jugando en cualquier parte... cumpliendo su religión pero por menos pasta...

Todo está muy bien, siempre que te permita realizar tu trabajo, que es por lo que te pagan. Sin embargo, un jugador judio que respete estrictamente el sabat no podría jugar ese día, lo que haría irrecuperable su prestación laboral para la empresa que le paga. ¿Cómo se acomodarían razonablemente los intereses de ambas partes? Parece imposible, salvo que el jugador acepte una reducción en sus emolumentos equivalente a la falta de prestación y la dirección del equipo acepte esta situación y quede reflejada en el contrato.

infos, siento decirte que no estás bien informado: un musulmán que realice un trabajao especialmente duro desde el punto de vista físico puede recibir una dispensa...no es que no cumpla el ramadán, sino que lo cumplirá cuando sus obligaciones se lo permitan. es el punto que están ahora discutiendo los doctores de la ley, para ver si un deportista profesional puede ser incluido en éste supuesto.
saludos.

Una cosa es respetar las creencias de una persona y otra es hacer algo al respecto si realmente su rendimiento mengua. En este ultimo aspecto estoy de acuerdo con ese entrenador que le dijo a su jugador que se dedicara plenamente a su trabajo (sería Jerrod Mustaf?), que para eso le pagan una pasta larga, y si no pues que ayune pero no fastidiando al equipo

Por enfermedad y por longevidad un musulmán sí puede estar excluído de practicar el ramadán. También una mujer embarazada, creo. Pero no me suena que alguien por hacer un trabajo especialmente duro pueda ser excluido. No soy un experto pero trabajé varios meses en un par de países del Golfo Pérsico en contacto continuo con musulmanes que no estaban para nada occidentalizados (para que os hagáis una idea, no sabían quién era Madonna ni qué era Nintendo). Y yo que soy muy curioso y todo lo pregunto, estuve indagando sobre la religión. El Ramadán es uno de los 4 pilares del Islam junto con la caridad, la peregrinación a La Meca y un cuarto que no recuerdo... (creo que la oración diaria). Es prácticamente ineludible. Durante el mes de Ramadán todo funciona a medio gas, como mucho... Si alguien realiza un trabajo especialmente duro, simplemente lo suaviza durante esas fechas. Es como una especie de "agosto" en Madrid, con todo cerrado :-) Pero vamos, que si alguien sabe más, sería interesante tener más datos.

Hubo un jugador en ACB que era musulmán, y explicó que existía la posibilidad según el Corán de que una persona que estuviese enferma o realizase un trabajo físico especialmente duro, pospusiere el ramadán a otra época del año que fuese mejor para esa persona. Pero no recuerdo el nombre del jugador, sólo que lo vi en el programa que hacía Daimiel para Canal+.

yo soy bombero y un compañero mío es musulmán practicante. pues bien, está hecho una bestia en ramadan y fuera de él, de hecho, el año pasado fuimos a competir a ny en las olimpiadas de polis y bomberos y se salió, ganando un par de medallas

Hakeem Olajuwon es otro ejemplo de deportista que cumplía con el Ramadán y su rendimiento en la pista era sobresaliente...

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar