Solapas principales

Houston Rockets 17/18: Una máquina casi perfecta

Cuando se juntan cuatro genios es difícil que algo falle. Cuando estos cuatro genios que se juntan tienen varias deudas con la historia del baloncesto y muestran partido tras partido unos niveles de ambición y precisión elevadísimos, cualquier contrincante tiene motivos para empezar a temer un vendaval. En este caso, un vendaval de baloncesto.

Los Rockets de Daryl Morey, James Harden, Mike D'Antoni y Chris Paul tuvieron el mejor balance de la NBA y batieron registros históricos de la misma franquicia. Ganaron a quien quisieron cuando y como quisieron. La multitud de recursos de la plantilla de los de Texas era espectacular, y sería una negligencia imperdonable por parte de cualquier seguidor no reconocerle el mérito de ello a Mike D'Antoni, un entrenador que siendo fiel a su libreta fue capaz de simplificar al máximo el baloncesto (aclarados y  pick and roll ) y dejarlo todo en manos de la extensión de sus ideas en la pista (James Harden) y de la más estelar de entre la multitud de incorporaciones y modificaciones introducidas en su sistema: Chris Paul.

A falta de pocos partidos para que acabase la liga regular resultaba muy difícil no pensar que los Rockets fuesen a llevar a cabo grandes hazañas entre marzo y junio. Dos años después, con menos esperanzas de anillo pero con el recuerdo intacto en la mente de aquellos que creen que el baloncesto sí tiene memoria, es un buen momento para parar y tratar de descifrar qué hubo detrás del rendimiento maravilloso de todos los jugadores que formaron aquella rotación. 

El ataque de los Rockets: Una máquina de 3 registros

Un año antes, Mike D'Antoni tomó la segunda decisión más trascendente de su larga e intensa trayectoria como entrenador: conceder el timón de su equipo a James Harden. Esto se tradujo en un estilo de juego revolucionario (la continuación del esquema que hace años que propone Mike D'Antoni, pero esa vez elevado a un exponente más) basado en el triple, las posesiones cortas y la transición. Como bien recordaréis James Harden era el dueño del balón y, mediante una situación individual (ISO), buscaba desequilibrar para acabar él mismo anotando, asistiendo a cualquiera de sus compañeros abiertos a la línea de 3 (tres de ellos habitualmente: Ryan Anderson, Eric Gordon y Trevor Ariza) o jugando el  pick and roll con Nené Hilario o con un Clint Capela que ya entonces empezaba a mostrar cómo de bien puede llegar a entenderse con los bases que quieran jugar el 2vs2 "tradicional".

A pesar de los grandes momentos de baloncesto transgresor y vertiginoso que ofrecía aquel equipo, factores de peso como el desgaste físico propio de jugar con una rotación tan corta (el único error grave de Mike D'Antoni) y los fantasmas de temporadas pasadas hicieron que la temporada de los Rockets acabara antes de tiempo contra unos Spurs (6 partidos fueron necesarios) que, en ese momento, eran mucho más equipo (entendido como colectivo) que sus vecinos tejanos. Los de Morey iban por el buen camino, pero para gobernar la conferencia oeste hace falta algo más que ser el abanderado de la nueva NBA.

Y entonces llegó Chris Paul. Uno de los mejores bases de todos los tiempos que, ironías del destino, dirigía a unos Clippers que se encontraban en un punto de no retorno (Paul-Griffin-Jordan y un paso adelante que nunca acabó de completarse) del cual necesitaban salir fuera como fuera. Ya sabemos cuál fue la reacción de parte del entorno de la NBA cuando se produjo el traspaso:  ¿como encajarán el "nuevo" James Harden y Chris Paul? ¿Son compatibles los dos mejores bases del momento? ¿Como se repartirán el protagonismo?  El tiempo ha vuelto a darnos la razón a los que creímos en este traspaso desde el principio y, a día de hoy, ya absolutamente nadie duda del fit ideal de estos dos cerebros privilegiados. De dos maneras diferentes de concebir el baloncesto consiguieron extraer tres registros diferentes. Analicémoslos:

EL REGISTRO "HARDEN"

harden.png

Estadísticas de Harden aquella temporada.

Harden tuvo un peso específico enormemente importante dentro de los esquemas de Mike D'Antoni. De hecho, se apuntó un 36'1% de porcentaje de uso. Monopoliza la posesión, pero tiene una gran virtud que rentabiliza cada segundo de ataque de su equipo: siempre mira a su alrededor. El Harden actual casi siempre toma buenas decisiones: es consciente de que con su talento innato, la cadencia de sus botes y el diabólico cambio de ritmo que ha desarrollado puede deshacerse de cualquier defensor, pero siempre se encarga de producir para sus compañeros. 

JUGADAS "ISO"

La jugada tradicional (y la que menos secreto tiene) de James Harden era, al mismo tiempo, el punto de partida de los Rockets. Él inicia, con una acción individual que si termina en canasta es prácticamente siempre digna de salir en los  highlights  de la jornada, un ataque frenético y de indeterminada duración que da lugar a una serie de movimientos regidos por la hipnosis y la resolutividad.

Stephen Curry CROSSED OVER By James Harden Who Hits the Clutch Step Back 3 Pointer! in his Face!

JUGADA 2: PICK AND ROLL CON EL 5 "TRADICIONAL"

Especialmente durante los inicios de partido, los Rockets eran uno de los ejemplos más claros y eficientes de "4 y 1", es decir, de jugar con cuatro jugadores abiertos y un interior que, todo hay que decirlo, aunque produce en la zona sale con frecuencia a hacer el mano a mano o, como veremos ahora, el bloqueo y continuación con el base (una jugada de la vieja escuela, una de las más efectivas que nunca se han creado).

El funcionamiento de la jugada es muy simple: como vemos, Harden se dispone a iniciar un ataque individual contra su defensor. Pero entonces sube Capela, que en lugar de alejarse del balón hace un bloqueo contundente para que pase Harden. Así, Turner, el jugador que se encargaba de cubrir la progresión del pívot Capela, duda si hacer la ayuda o seguir el jugador que está marcando. Como vemos, el interior de los Pacers se queda a medias y hace un  flash inseguro que permite que Harden piense antes de que Oladipo dé el paso adelante. Finalmente, toque de genio: pase entre las piernas de La Barba y mate fácil del suizo, el mejor aliado de Harden. Esta jugada, simple como muy pocas, se ve a la legua cuando la hace James Harden (y cualquier otro jugador), pero la mecanización y las características de la pareja la hacen imparable. Y a mi gusto -quiero añadir este pequeño inciso- es la jugada que más daño hizo a los Golden State Warriors, que con Zaza y McGee (obviemos a Jordan Bell) tuvieron serios problemas de desplazamiento y lectura defensiva.

Dejadme valorar en este punto la tarea ofensiva de Capela. Es, aún a día de hoy, uno de los jugadores más eficientes de la competición. Conoce sus limitaciones (no usa el poste bajo ni el bote) y explota sus virtudes, que encontraron en la presencia de Harden y Chris Paul un facilitador ideal. Este binomio (o tridente) fue, ya lo hemos dicho antes, el arma más peligrosa de la libreta de Mike D'Antoni.

James Harden between-the-legs pass to Clint Capela

JUGADA 3: HARDEN BUSCA TIRADOR

Es una jugada de hace años, pero sirve igual para explicar bien lo que quiero reflejar. Fijaos en los movimientos de Harden y de Ariza, que está en el lado débil listo para aprovechar la mala basculación que hará Miami. La jugada es simple:  transición, no se puede continuar, balón a Harden y ataque en estático. Entonces, Ariza entra en acción y empiezan a producirse los primeros desajustes defensivos, empezando por el jugador de Miami que está en la zona y que duda. Antes, sin embargo, nadie se atreve a saltar con decisión para crear una superioridad defensiva que pare a Harden, y él levanta la cabeza y encuentra Ariza. El jugador que estaba en la parte de 45 grados llega tarde e, inevitablemente, Ariza anota el triple.

Esta jugada, si es que se le puede llamar así, se repite constantemente durante cada partido de los Rockets. Eric Gordon, el mismo Trevor Ariza, PJ Tucker, Gerald Green, Luc Mbah A'Moute, Joe Johnson (aunque un poco menos) y Ryan Anderson son simples ejecutores. Su función, en ataque, se limita a anotar o a hacer llegar el balón a James Harden / Chris Paul. A partir de allí, ya sea en transición o mediante disposiciones estáticas, viven de los huecos creados por los elementos nucleares que hemos citado.

Mucha gente piensa que el juego de los Rockets no era coral, pero desde mi punto de vista sí lo fue: hablamos de un juego jerarquizado, pero bajo ningún concepto individual o anárquico. Dos crean y tres definen.

harden swing to ariza

EL REGISTRO "CP3"

paul.png

Estadísticas de Chris Paul aquella temporada.

El caso de Chris Paul es diferente. Ya sabíamos desde el principio como dirige sus equipos y podemos decir que consiguió llevar su estilo a Houston. Las franquicias se adaptan a  él, no es él el que debe adaptarse a las franquicias . 

Echemos un vistazo a la rotación: los Rockets comenzaban siempre con Chris Paul y Harden en cancha. Al cabo de unos 5 o 6 minutos, que se basan especialmente en las jugadas que hemos mencionado antes, CP3 es reemplazado por Eric Gordon y se queda James Harden jugando de base puro.

Cuando CP3 vuelve a entrar, que suele ser durante la recta final del primer cuarto para ocupar el puesto de Harden, el juego de los Rockets baja de pulsaciones. Si juega Nené, el P&R sigue siendo una opción bastante  explotada y se minimizan las diferencias estilísticas con el binomio Harden-Capela. Cuando no juega Harden, D'Antoni apuesta por 5 pequeños: CP3, Eric Gordon, Gerald Green, Luc Mbah A'Moute / Trevor Ariza y PJ Tucker / Ryan Anderson (que si juega de 5 desarrolla exactamente la misma función que cuando era titular: abrir la pista). Predominan el movimiento y los cortes constantes. Son habituales los bloqueos entre tiradores y los cortes por la línea de fondo. El sistema de Chris Paul, cuando juega con compañeros exteriores, requiere mucha movilidad y tener todos los espacios ocupados. Un caos ordenado. 

EL TERCER REGISTRO: LA DEFENSA DE LOS ROCKETS

Los Rockets de D'Antoni dejaron de ser un equipo malo en defensa, y esto también ayudó a ahuyentar algunos de los malos hábitos del pasado. Había dos grandes pilares, uno interior y uno exterior: Chris Paul y Clint Capela.

Chris Paul, que progresivamente fue perdiendo piernas, supo potenciar cada vez más su faceta de defensor colectivo. Organiza las defensas estáticas, está atento a los cambios que se producen a su alrededor y continúa colocando las manos para robar balones de aquella manera que le caracteriza. Contar con un jugador agresivo e inteligente como Chris Paul hace que las prestaciones defensivas de un equipo a nivel exterior mejoren exponencialmente. Además, para acabar de describir la importancia defensiva de CP3, hay que añadir que su versatilidad facilita la defensa individual de Harden, que puede centrarse en el jugador rival que menos balón absorba.

Capela era el ancla defensiva por excelencia. Se dedicaba a cubrir, gracias a su longitud de brazos, cualquier intento de penetración. A los rivales les daba miedo ejecutar cualquier acción ante Capela. Intimida, rebotea y bloquea los rivales. Si a eso le sumamos su capacidad para ejercer de rim runner, el resultado no era otro que el interior ideal para culminar el sistema.

La clave de la defensa de los Rockets era, sin duda, el temible triunvirato que formaban Luc Mbah A'Moute, Trevor Ariza y PJ Tucker. Eran perros de presa: se encargan de defender al 3 y al 4 rivales y apretaban líneas de pase de manera descarada. Eran los principales responsables de que James Harden se sintiese liberado e incluso se animase a anticiparse con más intensidad a las líneas de circulación rival. Los Rockets tuvieron la séptima mejor defensa de la NBA. El año anterior fueron la 21. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#contenidos: 
1
#Comentarios: 
2
Total lecturas: 
926

Comentarios

Temporada perfecta, una pena la lesión de Chris Paul en la final de conferencia cuando ganaban 3-2 a los Warriors. La temporada siguiente, al perder los comodines defensivos Mbah a Moute y sobre todo Trevor Ariza, perdieron el equilibrio perfecto que llegaron a alcanzar ese año.

La historia de D'Antoni es la historia de los fracasos varios, y sin finales ninguna (salvo en Italia), y ya se le está pasando el arroz.
Por lo demás este equipo me resulta superaburrido de ver... sota,caballo y rey