Solapas principales

Jonas Jerebko, tiempos felices (Foto: NBA MEDIA).

Jonas Jerebko: El sueco que dijo no al Madrid y acabó en la NBA

  • Jerebko prefirió quedarse en Suecia antes que fichar por el Real Madrid con tal solo 15 años

En una pequeña ciudad de Suecia, Kinna, un dos de marzo de 1987, nacía Jonas Jerebko, un nombre que actualmente los aficionados de los Boston Celtics conocen de sobra.

El joven Jerebko llevaba el baloncesto en las venas, puesto que su padre ya había destacado como jugador de los “Oranges” de Syracuse en su etapa universitaria, y pronto el también sobresalió baloncestísticamente, ya que a la edad de 15 años recibió una oferta que muy pocos serían capaces de rechazar. El actual jugador de los Boston Celtics, con previo paso por los Detroit Pistons, tuvo en su mano la opción de convertirse en jugador madridista, pero finalmente dijo que no a los blancos y continuó su trayectoria en Suecia.

 Jerebko estuvo a prueba varios días con el Real Madrid, y a su vuelta a casa, recibió la llamada del club para ofrecerle un contrato por seis años. A pesar de la oportunidad que se presentaba ante si su firma no acabó ligándole a la entidad española.

¿Cómo un jugador tan joven es capaz de decir que no a uno de los mejores equipos del viejo continente?

Sencillamente Jerebko, junto a sus padres, tomó la decisión basándose en que aún era demasiado joven, y optó por mantenerse en su país natal vistiendo la camiseta del Plannja Basket. Sin duda una decisión difícil de tomar, ya que aquella era una de esas cosas que pasan solo una vez en la vida, pero Jerebko se mantuvo frío  y dijo que no. La jugada le acabó saliendo bien al alero de 2,08, puesto que tras la liga sueca, donde promedió en la temporada 06/07 unos más que aceptables 10 puntos y 5 rebotes, en algo más de 20 minutos en cancha, partió rumbo a la costa mediterránea, para acabar desembarcando en Italia, y formar parte del Angelico Biella.

En el conjunto italiano despuntó aún más, y se hizo rápidamente con un hueco importante en la rotación, disputando en torno a 16 minutos durante los 33 encuentros que saltó al parqué en su primera temporada en el conjunto de Biella, 26 de ellos como titular, y promediando 5,1 puntos y 3,3 rebotes, números que aumento en su segunda y última campaña en Italia, acabando el curso con 9 puntos y cinco rebotes en 25 minutos por encuentro.

Pero 2009 era su año, era el momento, y aquí sí que Jerebko no tuvo ninguna duda, puso rumbo a los Estados Unidos para presentarse al Draft, un Draft en el que salieron nombres como el de Blake Griffin, James Harden o un tal Stephen Curry. El sueco finalmente fue escogido por los Detroit Pistons en la novena posición de la segunda ronda, y allí disfrutó de su curso como rookie. Aquella fue su mejor temporada hasta la fecha en la NBA, al menos estadísticamente, gracias a sus 9 puntos y 6 rebotes por partido en casi 28 minutos de juego disputados por encuentro, cifras que le valieron una plaza en el segundo quinteto ideal de rookies al acabar la campaña. Pero entrada la siguiente temporada su carrera pegaría un giro de 180º grados, y se vería truncada su progresión durante la misma. El sueco sufrió una rotura parcial en el tendón de Aquiles, lo que le dejo en el dique seco el curso 10/11.

A su regreso las cosas habían cambiado para Jerebko, ya no era una pieza tan importante en Motor Town como si lo había sido en su campaña de rookie, y poco a poco sus minutos y aportaciones individuales descendieron, hasta que los Pistons decidieron traspasarlo a Boston en un intercambio por el que Tayshaun Prince volvería a Detroit.

Aquel traspaso no tuvo prácticamente eco en los medios, ya que el sueco por aquel entonces era un jugador que andaba en horas muy bajas, pero en los Celtics ha vuelto a recobrar la energía que siempre le caracterizó. Su defensa férrea y su potencia en ataque han vuelto a salir a la luz gracias al verde de los Celtics, junto a los que ha crecido de nuevo, en una campaña hasta el momento fabulosa (sin saber aún que pasará en los Playoffs) para los discípulos Brad Stevens.

El sueco ha vuelto a sentirse importante en una plantilla competitiva, y más allá de sus números (4,4 puntos y 3,7 rebotes de media) se ha ganado la simpatía de su técnico y de su afición. Quién sabe que hubiera pasado si aquel día en que Jerebko recibió la llamada del Real Madrid la respuesta hubiera sido sí. Nunca lo sabremos, pero lo que sí sabemos es que Jerebko acabó en la NBA, en uno de los mejores equipos de la NBA.

Por todo ello creo que Jerebko dio aquel día la respuesta acertada.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 7 meses
#Contenidos: 
44
#Comentarios: 
151
Total lecturas: 
134,527

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar