Solapas principales

La desaparición de los "vecinos pobres" en la NBA

  • La expectación es máxima en Nueva York y Los Ángeles
  • Los Nets esperarán a Durant mientras Irving inicia el camino
  • Kawhi rechaza a los Lakers y se une a él Paul George
La NBA, la mejor liga de baloncesto del planeta ha vivido y vivirá rodeada de focos y glamour. La NBA es una marca que genera y vende mucho. Muchísimo. Un negocio que tuvo un principio, pero que parece, no tendrá fin.
 
Todos los jugadores de baloncesto sueñan con llegar algún dia a jugar al máximo nivel, o lo que es lo mismo, jugar en la NBA. Si quisierámos perfeccionar este sueño, que de por sí ya es lo suficientemente perfecto, podríamos afirmar que a cualquiera de nosotros nos encantaría vivir en ciudades capitales del mundo.Y estas en EEUU, son claramente dos, con nombres y apellidos. Nueva York y Los Ángeles. Jugar en la NBA y vivir en Nueva York o Los Ángeles. ¿Se puede pedir más?
 
En estas ciudades la crítica y la exigencia es máxima, baloncestísticamente hablando. Equipos míticos residen en dichas ciudades como lo son los New York Knicks y Los Ángeles Lakers. Los primeros juegan en la denominada "meca" del baloncesto, el mítico Madison Square Garden y poseen dos anillos de campeón. Los segundos, poseen 16 campeonatos, únicamente superados por los Boston Celtics con uno más en su haber.
 
Knicks y Lakers, Lakers y Knicks. Seguramente los dos equipos más "atractivos" a priori de la liga. Pero como en toda buena historia, siempre existen "archienemigos", y este caso además, comparten ciudad con ellos. Eran hasta la fecha los "vecinos pobres". Los Brooklyn Nets y Los Ángeles Clippers.
 
El adjetivo "pobre" no quiere decir que estos equipos dispongan de menos dinero que Knicks o Lakers, ya que todos los equipos juegan con las mismas cartas y tienen el mismo espacio salarial. El término pobre en este caso hace alusión a la suerte, a estar en la sombra, a no recibir todo lo que merecían únicamente por compartir ciudad con estos dos gigantes del baloncesto. Muchos son los jugadores que se han convertido en leyenda, defendiendo la camiseta de  Knicks y Lakers (Ewing, Frazier, Reed o Oakley en la gran manzana; y Magic, Kobe, Kareem, Chamberlain, Baylor, West o Shaq en California). En comparación con los que han pasado por Nets y Clippers, encontramos una diferencia abismal.
 
Bien es verdad, que a diferencia del binomio Lakers-Clippers, donde la diferencia de éxito es insultante, la rivalidad Knicks-Nets se ve decantada a favor de los "knickerbockers" por fama y por ser quién son. Los Knicks únicamente han ganado dos campeonatos y se podría decir que su historia como franquicia de baloncesto no ha sido todo lo buena que debería haber sido. Aún así, los Knicks son una de las tres franquicias que más dinero ingresan en cuanto a ventas cada año.
 

BROOklyn nets

Los Nets tuvieron una etapa bastante buena con Jason Kidd, y años más tarde, con Vince Carter durante los 2000. Para ser más exactos, de 2002 a 2007. Disputaron dos finales de la NBA, cayendo en ambas ante Lakers y Spurs. Al margen de esta hazaña, años y años de oscuridad y desilusiones. Uno de los mejores europeos de la historia como lo fue Drazen Petrovic, tampoco tuvo suerte, por aquel entonces en New Jersey. 
 

vince_carter.jpg

Vince Carter frente a Howard
 
Desgraciadamente los más jóvenes conocen a esta franquicia por el desastroso traspaso que protagonizaron. Recibieron a unas estrellas en sus años de decadencia a cambio de hipotecar su futuro (tres primeras rondas y opción de intercambio en otra de ellas). Kevin Garnett, Paul Pierce, Jason Terry y D.J White llegaban a Brooklyn con el objetivo de hacer grande a esta franquicia. Nada más lejos de la realidad, ya que únicamente alcanzaron unas semifinales de conferencia y una primera ronda. El telón se bajó en el Barclays Center y el futuro se volvió más negro que nunca. Hundidos en lo más bajo de la tabla, viendo como todos los talentos jóvenes que servía el Draft, se los llevaban los Boston Celtics. 
 
Pero esos años de oscuridad pasaron, y esta pasada campaña los Nets volvieron a disputar los Playoffs capitaneados por un D'Angelo Russell que se convirtió en All-Star por primera vez en su carrera. Caris Levert, Jarret Allen, Rodion Kurucs, Spencer Dinwiddie y Joe Harris entre otros, hicieron de los Nets un equipo atractivo de ver. Consiguieron un balance de 42-40 y dejaron una buena imagen en los Playoffs frente a los Sixers. Tanto fue así, que han conseguido reclutar en esta agencia libre a dos estrellas top 10 de la liga. Kyrie Irving y Kevin Durant junto a DeAndre Jordan llegan a Brooklyn a conseguir lo que Garnett y Pierce no lograron jamás. Estas adquisiciones históricas han terminado con la salida de D'Angelo, su mejor jugador la temporada pasada. Pero como todo en la vida, quien no arriesga , no gana. Pero en este caso, los Nets por primera vez en su historia tienen muchas más papeletas de victoria que de derrota. 
 

los ángeles clippers

Los Clippers no han logrado tener ni una sola etapa lo suficientemente aceptable. Bob McAdoo nunca tuvo un equipo competitivo a su lado cuando consiguió el MVP en 1975. Recientemente con Chris Paul,  Blake Griffin y DeAndre Jordan, se formó un plantel aspirante a todo. Parecía llegar la oportunidad dorada de los Clippers. Tres semifinales de conferencia fue el techo de este proyecto. San Antonio, Oklahoma y Houston despertaron del sueño a los angelinos. La historia se repetía y a pesar de tener una plantilla mejor que la de los Lakers en estos años, no se consumó el exito. A diferencia de los Nets (los Knicks no son una de las franquicias más laureadas de la historia en cuanto a títulos), los Clippers sufren sabiendo que a sus vecinos les faltan dedos para tanto anillo.
 

paul_y_griffin.jpg

Griffin y Paul
 
Al igual que los de Brooklyn, los Clippers cimentaron la pasada campaña un proyecto joven más que interesante. Lou Williams, Montrezl Harrell, Landry Shamet, Patrick Beverley o Jerome Robinson llevaron a los Clippers a ser una de las revelaciones en el oeste. Terminaron octavos con un balance de 48-34 y protagonizaron una serie frente a los Warriors que será recordada para siempre. Cayeron 4-2 pero dieron mucha pero que mucha guerra. A pesar de ser jóvenes e inexpertos, hicieron sudar a los de la Bahía y consiguieron un récord casi imposible. Lograron la mayor remontada de la historia de los Playoffs al superar los 31 puntos de desventaja frente a un equipo de leyenda; y además, a domicilio.
 
Este ruido y la expectación que ha levantado este equipo tan límitado en cuanto a plantilla, ha terminado con la firma del actual MVP de las finales Kawhi Leonard y el traspaso de Paul George a California. Al igual que Nets, han tenido que desprenderse de dos piezas fundamentales como eran Gallinari y Shai Gilgeous-Alexander. Además de ellos, los Clippers se vieron obligados a añadir en el traspaso de George 5 primeras rondas de draft. Los Clippers han visto la oportunidad de cambiar la historia, y han puesto todo sobre la mesa. Se convierten de repente en un equipo aspirante al anillo.
 

rechazando a los grandes

Los datos están ahí y la historia lejana y reciente afirman que tanto Nets como Clippers han sido equipos poco afortunados a los que les ha resultado imposible reclutar a grandes agentes libres. Por su trayectoria, por su suerte, por compartir ciudad con Knicks y Lakers. Cada uno puede apoyarse en la razón que crea oportuna. Pero esta agencia libre ha cambiado todo, y lo ha hecho para siempre.
 
Kyrie Irving y Kevin Durant firman por Nets y Kawhi Leonard y Paul George lo hacen por los Clippers, los hasta ahora "patitos feos" de la NBA. Además de una forma muy icónica y que marcará un antes y un despues. Irving y Durant eligieron Nets pudiendo haber elegido Knicks (ambos tenían espacio salarial para ambas firmas); a pesar de que se afirma que Knicks no ofreció el contrato máximo a Durant, algo vital para su firma. Por otra parte, Kawhi Leonard dio plantón a la leyenda LeBron James y sus Lakers, convenciendo además a Paul George de formar pareja con él justo después de decir "no" también a Lakers hace un año.
 
Algo está cambiando en la liga. De repente, los equipos que han tenido que ver y aplaudir el éxito rival, han pasado a ser los protagonistas. Un nuevo capítulo comienza a escribirse. Un capítulo que comienza desde ya y que nadie sabrá como terminará. Lo que si podemos vaticinar casi con total seguridad, es que tanto Nets como Clippers escribirán el capítulo más exitoso de su historia. ¿Será con el anillo?

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 semanas
#contenidos: 
22
#Comentarios: 
22
Total lecturas: 
46,566