Solapas principales

Lance Stephenson, ante una segunda oportunidad

Hay jugadores que solamente rinden bien en un lugar, en una atmósfera, en una franquicia. Ya sea por factores deportivos (entrenador, cultura, directiva, compañeros) o extradeportivos (la ciudad, el clima o la afición). Y entre esos jugadores, en los últimos años, podemos destacar a Chandler Parsons, Ty Lawson, Festus Ezeli, Turkoglu o Bargnani. Y el que lo ha mostrado dos veces en su carrera es Lance Stephenson, que tras volver a Indiana acompañará a LeBron en su andadura californiana.

Pero antes de todo esto, hay que volver al pasado. Ver el contexto. Y así poder entender.

Los inicios de Lance Stephenson

Cuando era joven, antes de su año universitario en Cincinnati, e incluso antes del instituto, ya empezaba a destacar. Un año antes de su entrada al instituto participa en el campus "Adidas ABCD Camp", jugando contra grandes jóvenes del país, enfrentándose a muchos jugadores que tienen mucho potencial. En el mismo jugará un 1-contra-1 contra OJ Mayo.

A la hora de entrar en el instituto acudirá al Bishop Loughlin Memorial y les llevará a la Final de la liga, perdiéndola. Esto fue en 2005, y después de perder se cambió al instituto Abraham Lincoln, en Coney Island. Marbury o Telfair son dos jugadores que pasaron por este HS antes que Lance, a los cuales Stephenson pretendía superar, y así ser el mejor jugador de Lincoln de siempre. De esta forma, Stephenson fue nombrado dos veces mejor jugador del año (2007, 2008), logrando batir el récord de más puntos conseguidos que tenía Telfair bajo su nombre. 4 campeonatos consecutivos AAU de la ciudad de Nueva York, casi 3000 puntos en 4 años (2946), y un año senior digno de estrellas. 29 puntos, 10 rebotes y 4 asistencias.

Tras un breve paso por Cincinnati, donde fue el máximo anotador y fue nombrado Rookie del Año, se declaró elegible para el Draft de 2010, escogido finalmente por los Indiana Pacers en la posición nº40, en la segunda ronda del Draft. No debutaría hasta febrero de 2011, por problemas de sobrepoblación de jugadores en su posición, al ser el 3º base del equipo. Y a partir de ahí, el resto es historia.

lance_stephenson.jpg

Lance Stephenson, celebrando en su vuelta a Indiana

En Indianapolis hasta 2014, la siguiente temporada en Charlotte, un año más en los Clippers, y entre 2016 y 2017 pasará por Memphis, New Orleans y Minnesota, para acabar volviendo a los Pacers. Donde volverá a rendir como jugador, volverá a ser determinante, y volverá a encontrarse "como en casa".

Diferencias Indiana-resto de equipos

Analicemos por qué hay tanto equipo en tan poco tiempo, o si de verdad rinde mejor en Indiana.

-Estadísticas en sus dos etapas en Indiana:

En sus 6 temporadas en Indiana promedió 9 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, además de un rating ofensivo en su primera etapa superior a 100, el mejor de su carrera. Al igual que el +/-, con 0.2, el mejor y único positivo que tiene. Fue en esta primera etapa, concretamente en la 2013-14, en la que tuvo su mejor temporada. Continuando con su progresión logró 14 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 35 minutos de promedio por partido, y casi 8 Win Shares -victorias contribuidas por el jugador-, siendo todo ello máximos de carrera hasta la actualidad (por temporada).

En su segunda etapa, en la temporada y media que estuvo en Indianápolis, también dejó buenos números. Demostrando que volvía a estar cómodo, promedió 9 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias en 22 minutos de juego, partiendo del banquillo. Así, actuando como 6º hombre de la plantilla, comandará a la segunda unidad de los Pacers, que acabará como la segunda mejor en % de T3 y la tercera en TC, además de ser la octava en porcentaje de victorias conseguidas.

-Estadísticas en el resto de franquicias:

En el promedio de sus aventuras paralelas a Indiana logró 8 puntos, 4 rebotes, y 2 pérdidas, además de una bajada a un 25% desde el triple. Y esta montaña rusa que supuso el abandonar los Pacers se puede observar en la temporada posterior a su marcha, su año en North Carolina. Allí, no solamente no llegó a los promedios que logró en 2014 -no llegó ni a 9 puntos, 4 rebotes o 3 asistencias-, si no que su acierto y su eficiencia no dieron acto de presencia. Un 17% desde el triple, un 62% desde los libres, y un 42% en tiros de 2, habiendo logrado un 55% la temporada previa.

Como única nota positiva encontramos a Memphis, donde logró 14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias y un PER de 17.1, el mayor de su carrera. ¿Por qué, tras un buen final de temporada, los Memphis Grizzlies no siguieron apostando por él? Por su problema con las lesiones, y por las dificultades salariales de Memphis. Aunque aquí es clave lo primero.

Causas de sus continuas mudanzas 

stephenson_hornets.jpg

Realizando un tiro con los Hornets

Tras 4 años abandonó Indiana y se unió al conjunto de Michael Jordan, los Charlotte Hornets. Tras un buen inicio de temporada, siendo titular y contando con oportunidades, en diciembre sufre su primera lesión, un esguince en la pelvis, volviendo tras 14 partidos alejado de las canchas. Vuelve y ya no es lo mismo, al no volver a la titularidad en lo restante de la temporada, siendo traspasado a Los Ángeles Clippers al término de la temporada. Allí jugará bien, pero no llega a superar nunca los 30 minutos en un partido, además de ir perdiendo cada vez más presencia -en titularidades y en la cancha-, teniendo como máxima de temporada los 19 puntos. En febrero es traspasado a Memphis a cambio de Jeff Green.

En Memphis tendrá la oportunidad de resarcirse de lo vivido en el pasado, y en los 26 partidos que jugó empezará a relanzar el vuelo. Logrará la máxima anotación de su carrera, y promediará casi 15 puntos (no cuenta como promedio por temporada), recuperando además la eficacia del pasado, con récord de carrera en tiros libres, un 82%. La máxima de su carrera antes comentada se dará contra el que será su próximo equipo, los New Orleans Pelicans, anotando 33 puntos contra ellos. En verano se unirá a ellos firmando por el mínimo de veterano.

Se habían jugado 6 partidos, y entonces llegará la lesión en la ingle. Tras el diagnóstico, deberá estar de 6 a 10 semanas apartado del baloncesto. Los Pelicans deciden cortarle. Estamos en noviembre de 2016, y no volverá a jugar un partido de la NBA hasta febrero 2017, 95 días después. Firma con los Timberwolves, donde gastará dos contratos de 10 días, pero cuando sufre un esguince de 2º grado, vuelve a quedarse sin equipo. Hasta que un mes más tarde, se confirma su vuelta a Indiana en marzo de 2017. Y entonces volverá a rendir, y logrará una 2ª oportunidad, la que se le presenta ahora delante.

A "Born ready" o "Mr. Flop" la cabeza siempre le ha jugado una mala pasada. Tiene una personalidad y un carácter "diferentes", lo que ha permitido que cree un estilo único, pero que a la vez no le ha dejado brillar al salir del estado  en el que el baloncesto es algo más que un deporte. Esto, unido a sus lesiones, y al contrato que firmó en su momento con Charlotte, ha hecho que no se desarrollara todo lo que podía como jugador, y que haya estado en 6 equipos con 27 años. Esperemos que, bajo el sol de Malibú y San Diego, Lance Stephenson vuelva a tomar las riendas de su carrera al lado de LeBron, y demuestre a la NBA que se puede confiar en él, porque el la acabará devolviendo.

stephenson_lebron.jpg

Lance Stephenson y LeBron James, luchando en los PO

Un LeBron con el que no se ha llevado bien a lo largo de su carrera. Ambos han sido considerados enemigos, por así decirlo, desde su primera etapa en el Estado "Hoosier". Atrás quedan ya las viejas rencillas de las eliminatorias en PlayOffs de 2013 y 2014, en las que intentó mostrar al mundo que podía parar a LeBron. Algo que no quedó en ese momento, si no que este último abril, en 1ª ronda, volvió a intentarlo. Y volvieron a tener roces. Este año, compartiendo equipo, ninguno de los dos tendrá ya que preocuparse por el otro. Y lo único que deberán hacer es concentrarse y unir sus fuerzas en un objetivo común: ganar.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 2 semanas
#contenidos: 
20
#Comentarios: 
43
Total lecturas: 
42,592

Comentarios

Me parece un jugador de equipo, que si está bien dirigido y centrado, es una pieza muy valiosa.
Si está en lo que debe es un gran defensor exterior, podría estar entre los mejores de la liga, para la posición que ocupa, es un gran reboteador, y si no es referencia ofensiva, desde el triple es eficiente.
Evidentemente, compararle con Ron Harper es hablar de palabras mayores, pero su objetivo en estos Lakers debería ser ese, el complemento perfecto, el chico para todo, además es de ser una lapa en defensa.