Solapas principales

Las estadísticas avanzadas en la NBA se refuerzan

  • Desde Moneyball hasta Sprawlball, el mundo de las estadísticas avanzadas ha evolucionado hasta convertirse en una parte vital del baloncesto.

Las estadísticas, ya sean básicas o avanzadas, siempre han estado denostadas y "cogidas con pinzas". Desde los más acérrimos amantes del "Old School" hasta aquellos que ven desmontados sus mitos por un "puñado" de números. Todos ellos se han opuesto a darle el valor a la estadística que en realidad tiene, diciendo que no puede "medir las sensaciones", obviando el hecho de que sí puede darle nombre a lo que se vive en un campo tras mucha investigación. Pero hay una cosa que es cierta. Las estadísticas son una herramienta diferencial en el análisis del baloncesto siempre y cuando se utilicen de manera imparcial y objetiva, dotando de un contexto muy claro y evidente a las afirmaciones realizadas. Pues no es lo mismo afirmar que Hassan Whiteside y Jonas Valanciunas tienen un mejor ratio de eficiencia -PER- que Jimmy Butler y Ben Simmons respectivamente, que hacerlo sabiendo que los dos primeros son interiores, tienen un USG% menor cuando están sobre el parquét y promedian menos minutos y tiros intentados.

 

 

Por tanto, revisar las estadísticas, volver a analizarlas, darles un mejor contexto e implementar nuevas armas al arsenal pre-existente es un deber, algo que no se puede dejar sin hacer y que tiene que conllevar una labor continua. Y en Basketball Reference, el portal con más estadística, en todos los sentidos, de la NBA, han decidido hacer precisamente esto. Y nosotros hoy os explicamos qué y cómo funciona sus nuevas analíticas.

comparar eras nunca ha sido más sencillo

Pero antes de todo, un pequeño contexto. En esta cuarententa, al perder el contenido en directo, y con el documental de Michael Jordan en boca de todo el mundo, se han puesto sobre la mesa numerosos y polémicos debates. Quién es el mejor jugador de la historia, el equipo más glorioso de toda la NBA, un ranking por filas o "tiers" de los 50 mejores jugadores de siempre... y así, hasta la eternidad. Y había dos problemas evidentes que salían a la luz.

El primero es muy sencillo de comprender: la gente que ha vivido un hecho histórico, o una época concreta, no puede compararlo con objetividad con otra en la que no ha estado presente. Y esto se aplica para las nuevas generaciones, a las que les cuesta ser neutrales al hablar de los años 50, 60 o 70, y viceversa. Y la otra cuestión es que, precisamente, no se puede analizar el pasado con el prisma o los ojos del presente, y debates o afirmaciones que consoliden esta idea está fuera de lugar. "X jugador anotaría 50 puntos en los años 60" o "Michael Jordan/Bill Russell no haría nada en esta época de la NBA" son frases sin sentido analítico que lo único que buscan es manchar el nombre de la propia evolución del baloncesto. Pues los recursos -y la forma de jugar de los equipos- de Russell en los 50 y 60 o los de Jordan en los 80 y 90 es distinto al conocimiento del baloncesto que se tiene hoy en día. Por ello, cuando se analicen jugadores de épocas distintas -o no tan distintas- se debe tratar de encontrar un punto medio, objetivo, que iguale ambas épocas en su propio contexto histórico y deportivo.

Y aquí es donde entran las ampliaciones que Basketball Reference ha decidido realizar. Pues ha añadido una estadística -o un conjunto de ellas- que ayudan a comparar la anotación o efectividad de los jugadores partiendo del contexto de la propia época. Pues si en diez años el Pace -posesiones cada 48 minutos- ha aumentado en casi 8 puntos, ampliando el rango histórico las diferencias se pueden hacer insalvables.

 

 

La primera de las herramientas tiene mucho que ver con el Baseball -he aquí la comparativa con la película del año 2011 Moneyball-. Y es que ellos comparan su nueva estadística de FG+ o TS+ -Fielg Goal + y True Shooting +- con el OPS+ o el ERA+, que analizan las habilidades de los jugadores de baseball comparándolas con el promedio de la competición. Y el FG+ y el TS+ hacen lo mismo. Ellos analizan el promedio de % de acierto en Tiros de Campo de toda la competición -esta temporada está en 46%- y, dependiendo de la eficiencia con respecto a este dato de cada jugador, estarán o no por encima de esta media. Veámoslo con algunos ejemplos:

Si el FG% de media es un 46%, y el TS% de media es un 56%, esto quiere decir que los jugadores que encajen con estos dos datos tendrán un FG+ y TS+ de 100. Por esta regla de tres, Danny Green, Buddy Hield o Jayson Tatum tienen un 100% en el TS+, pero cuentan con 91, 93 y 98 en FG+ respectivamente, pues todos ellos están por debajo del 46% en tiros de campo. No es extraño que los 3 sean exteriores y consumados tiradores de larga distancia, pues al intentar más tiros de 3 erran más, por lo que su porcentaje en tiros generales baja, pero el porcentaje del valor de los que anotan es superior a esto, equilibrándose todo en el porcentaje del True Shooting.

Por otra parte, también tenemos jugadores o casos sorprendentes que están por encima o por debajo de estos valores promedio. Como es el caso de Devin Booker, a pesar de lo mucho que se insiste en que consigue sus números debido a su elevado volumen de lanzamientos -James Harden está en el otro lado de la balanza, como veremos en un momento-, que se encuentra en un FG+ de 106, con un 3P+ de 101, cuando este año se encuentra en un 36%, una cifra que en teoría debería ser baja. Pero le "salva" que la NBA haya vivido una revolución desde el triple y que cada equipo lance 33 triples por encuentro, 4 más que hace únicamente dos años. Por tanto, un dato que sin contexto parece "malo" se convierte en "bueno" o "aceptable" tras ponerle un contexto.

Como acabo de comentar, James Harden está en el otro lado de la métrica, en lo que al análisis de un jugador con un amplio volumen de lanzamientos se refiere. Pues es el 2º jugador con más tiros efectuados por noche, casi 23 lanzamientos sin contar sus 12 tiros libres, y convierte un 43'5% de estos intentos. Lo que le deja con un FG+ general de 95. Un número que se ve perjudicado por su 99 en tiros de 3, ya que cuenta con un 103 en tiros de 2. Pero hay jugadores que han salido mucho peor parados, como es el caso de Blake Griffin, Draymond Green o Victor Oladipo, estrellas que han tenido malas temporadas por motivos diversos. El AP de los Pistons está en un FG+ de 77, mientras Green y Oladipo se han quedado los dos en 85. Y los 3 tienen algo en común con Harden. Lo que más ha bajado su media es su mala ejecución desde el triple -muy por debajo de la de Harden, eso sí-. Es decir, en una NBA más triplista que nunca, no acertar desde lejos afecta en demasía a tu comparativa con tus compañeros a lo largo de la competición. Una afirmación que era evidente, pero que ahora tiene incluso más datos que la respaldan.

La diferencia en volumen era difícil de eliminar

En el primer ejemplo del artículo lo hemos visto claro, la diferencia del volumen de tiro de Simmons con Valanciunas complicaba la comparativa. Pero añadir una estadística que compare cuantos tiros o puntos habría anotado cada jugador con respecto al dato medio de la liga ayuda a paliar los efectos del cambiante volumen de tiro de los jugadores. Y tomando a Booker nuevamente como punto de partida se ve evidente.

 

 

La estrella de los Suns tiene un FGAdd de 33, el número de puntos extra añadidos por sus intentos en Tiros de Campo por encima de la media de la NBA. Es decir, que le da a los Suns 33 puntos a mayores de lo que daría un jugador promedio de la liga que efectuara sus mismos intentos por noche -18 lanzamientos, 17º en la NBA-. No es una cifra muy abultada por el mismo hecho que comentábamos antes, pues cuenta con bastante tiro -y fallo- de 3. Al igual que Harden, que solamente tiene 13 tantos en FGAdd.

Esto, en ambos casos, se compensa con el TSAdd, que funciona como el FGAdd pero tiene en cuenta la estadística del True Shooting %, más "amable" con tiradores exteriores, pues da un pequeño valor añadido a los tiros de fuera y a los tiros libres. En la clasificación de los puntos extra añadidos sobre el promedio de la NBA del TS%, James Harden es 2º con 177 y Devin Booker es 5º con casi 140. Muy por encima de jugadores como Towns o Middleton, que tienen un volumen similar de lanzamientos y están muy arriba en términos de FGAdd.

Eso sí, si hay alguien que sale muy favorecido, y alguien que sale muy perjudicado, son Rudy Gobert y Russell Westbrook. El pívot francés lidera la NBA en ambas categorías, con casi 172 y 182 respectivamente, y el nuevo base de los Rockets está en -79 y -67 en las dos estadísticas, siendo top-20 de la liga por la parte baja de la tabla.

En definitiva, aún le queda camino por recorrer y analizar a estas dos nuevas armas analíticas, pero es fácil de intuír que pueden ayudar a endurecer los debates y las diferencias entre distintos momentos históricos, y dar una mejor perspectiva de lo que es en realidad. Kareem Abdul-Jabbar, Wilt Chamberlain o Shaquille O'Neal, claros vencedores sobre James, Bryant y Jordan en este tipo de comparativas, estarán contentos de que se hayan implementado.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 semana
#contenidos: 
149
#Comentarios: 
341
Total lecturas: 
374,841

Comentarios

Dudas:

Si el 3P+ de Booker es 101 entiendo que el 3P promedio de la liga estará por debajo del 36%

Cuál es el TS+ de Harden, y el de Booker?

El concepto FGAdd/TSAdd no me queda claro. Entiendo que un pivot eficiente tiene todas las papeletas para estar arriba en esta estadística ¿Cuál es el promedio de la liga?