Solapas principales

Las mejores defensas de la NBA, parte 2

Un buen ataque suele robar la atención del espectador; al fin y al cabo, este juego va de meter más puntos que el rival. Pero también de recibir menos. En los primeros compases de esta temporada 2018/19, que está siendo un verdadero frenesí anotador, varios equipos han surgido como potencias defensivas. Son muchos los detalles en los que nos podemos fijar y muchas las estructuras dignas de analizar, pero nos centraremos en las cinco franquicias con mejor defensive rating. En esta segunda entrega, ponemos la lupa sobre Boston Celtics, Denver Nuggets y Memphis Grizzlies.

BOSTON CELTICS

En Massachussetts están aún intentando descifrar la forma de solucionar los problemas ofensivos, pero la defensa está funcionando incluso mejor que la temporada pasada. Boston es el paradigma de los grandes pilares de la defensa adaptada al baloncesto moderno: una ristra de jugadores versátiles y, por lo tanto, intercambiables en sus emparejamientos; y un sistema colectivo perfectamente engrasado que se hace patente especialmente en la coordinación al realizar ayudas y situaciones de dos contra uno.

Los Celtics son el equipo con mejor defensive rating en este inicio de campaña (101.0) después de acabar en segunda posición el año pasado con 102.9. Gran parte del mérito de estos números reside en Brad Stevens. En su sexto año en el puesto, el ex entrenador de la Universidad de Butler ha conseguido afianzar un sistema atrás que no ha dado más que éxitos. Una de sus bases es la defensa del pick and roll: Boston solo permite 10.6 puntos por partido al ball handler en situaciones de bloqueo y continuación (mejor dato de la liga), con los rivales anotando en un 33.1% de esas acciones –segundo mejor registro. En el caso del jugador que hace la continuación después de realizar el bloqueo, anota 6.3 puntos por partido (undécimo mejor dato defensivo) con un 58% de acierto. El porcentaje es alto, pero los Celtics solo permiten 4.4 lanzamientos en estas situaciones (octavo mejor registro de la NBA).

Boston, por lo tanto, es uno de los equipos más eficientes a la hora del contener un pick and roll rival, especialmente al ball handler (el jugador con balón que recibe el bloqueo). Pero la gran ventaja con la que cuentan gracias a la confección de su plantilla es que tienen herramientas para defender todo tipo de situaciones. Por dentro, Al Horford, uno de los mejores defensores interiores de la NBA y capaz de hacer frente también a jugadores más pequeños, y Aron Baynes, buen corrector de aro que está respondiendo de manera excelente al ejercer como único interior. Los Celtics son uno de los equipos que menos puntos reciben en la pintura (séptimos con 45.3); además, bajan el acierto del rival hasta el 60% en tiros a menos de 1,83 metros del aro (novena mejor marca), permitiendo solo 29.3 tiros intentados por partido desde esa distancia.

Cuatro de los seis mejores jugadores de la liga en defensive rating visten de verde: Terry Rozier, Marcus Smart, Jayson Tatum y Gordon Hayward. Dos de ellos salen desde el banco, lo que nos da una idea de la profundidad con la que cuenta la plantilla, al menos en el costado defensivo. Jugadores como Jaylen Brown o Marcus Smart son élite en la defensa del 1vs1, y los más frágiles en este aspecto, como Kyrie Irving, están perfectamente respaldados por una estructura fantástica. Cuando el jugador exterior pierde a su par, los Celtics activan un sistema de ayudas que achica espacios y permite llegar a todo tipo de situaciones.

 

 

Los Celtics son, además, el cuarto equipo que menos puntos permite al contraataque (11.3). En las semifinales de conferencia de los últimos PlayOffs pudimos ver una muestra de cómo defienden estas situaciones: centrándose en el jugador con balón, frecuentemente lanzándole dos hombres para frenarle y limitar sus opciones de pase. Así lo hicieron con Ben Simmons en esa eliminatoria y los resultados fueron más que esclarecedores.

Boston es la tercera franquicia que más consigue rebajar el porcentaje global del rival, dejándolo en 43.2 (tercera mejor marca de la NBA). Y en cuanto a la defensa del triple, seña de identidad de la ‘marca Stevens’, los resultados están siendo de nuevo fantásticos: desde la temporada 2013-14, primera del entrenador en Massachusetts, la franquicia ha sido siempre una de las cinco que menor porcentaje ha permitido en tiros de tres. Este año son los primeros en ese aspecto: están dejando a los rivales en un 31.2%, y pese a que reciben más de 32 triples intentados por partido, uno de los datos más altos de la liga, los rivales solo convierten 10.

Todo este cóctel se resume en lo siguiente: Boston tiene la mejor defensa de la liga. Son capaces de minimizar el impacto del rival en la pintura, están en la élite en defensa exterior y cuentan con una plantilla atlética y versátil que permite hacer frente a todo tipo de situaciones. Ahora solo falta encontrarse en ataque; en defensa, nunca se han perdido.

 

DENVER NUGGETS

¿Cómo transformar a un equipo endeble defensivamente, que no ha conseguido entrar en PlayOffs por la falta de contundencia atrás, en la tercera franquicia con mejor defensive rating (104.0)? El cambio ha sido tan brusco como inesperado, pero podemos señalar algunos factores por los que se ha producido. El primero, y quizás más importante, es la consolidación de la pintura. Paul Millsap fue la gran adición del equipo la temporada pasada, pero sus problemas físicos solo le permitieron jugar 38 partidos. En lo que va de curso 2018/19 ha disputado todos los partidos; el resultado es una rotación interior establecida desde el inicio, sin experimentos, parches ni probaturas.

Millsap está jugando 26.6 minutos por partido, su cifra más baja desde la temporada 2007/08, y en Denver no tiene tanto protagonismo ofensivo, pero su polivalencia atrás está siendo fundamental, tanto por lo que aporta al sistema como por lo útil que resulta al esconder las carencias de Nikola Jokic. El serbio está mostrando una mejor disposición en este costado y la presencia de Millsap a su lado reduce la carga que le supone al equipo, pero indudablemente sigue siendo un problema en defensa (cuando Jokic no está en pista, Denver registra su mejor defensive rating, 97.4).

Desde el banquillo, Trey Lyles y Mason Plumlee están dando un excelente rendimiento. Con Plumlee en pista, los Nuggets tienen un defensive rating de 95.3 –el mejor de la plantilla-. Sin embargo, aunque el equipo recibe 47.5 puntos por partido en la pintura (duodécimos en la clasificación), ésta una de las áreas donde los rivales más atacan: Denver defiende casi 32 tiros por partido a menos de seis pies del aro, permitiendo anotar 19.7 (ambos suponen el séptimo dato más alto de la NBA).

 

 

La situación cambia en la línea de tres. Denver es el sexto mejor equipo defendiendo el triple: solo permite un 33.6% de acierto  sobre 30.7 intentos, encajando 10.3 por encuentro. La mejora respecto a la temporada anterior ha sido drástica: el año pasado fueron el peor equipo defendiendo el triple, permitiendo un porcentaje de acierto del 37.8%. En esta evolución han sido claves jugadores como Monte Morris (décimo guard con mejor rating defensivo de la liga) o Malik Beasley, que están cumpliendo en los dos lados de la cancha saliendo desde el banquillo.

Otro aspecto a destacar es la defensa de la media distancia. Prácticamente todos los tiros que la franquicia está recibiendo son de tres puntos o dentro de la pintura: Denver es el equipo que menos tiros permite (9.9) y encaja (3.9) de media distancia de toda la liga. Son, además, los séptimos que menos tiros reciben dentro de la pintura pero fuera de la zona restringida (12.3 de media, encajando 4.3). Es decir, de los lanzamientos que no son triples, un enorme porcentaje está llegando en las inmediaciones del aro. Y, pese a tener que defender continuamente en esa posición, están consiguiendo salir airosos.

Esta mejora defensiva no habría sido posible sin el papel de Michael Malone. Los cambios en la plantilla han permitido que al fin pueda contar con piezas de confianza atrás. Los jugadores se muestran mucho más comprometidos atrás; tanto los que ya lo estaban, como Plumlee o Gary Harris, como los neófitos en este aspecto (Jokic o, en menor medida, Jamal Murray). El sistema de ayudas y rotaciones, oxidado durante las dos últimas temporadas, al fin funciona. Por delante, dos retos: seguir sosteniendo una defensa decente en la pintura a pesar de las características de Jokic y manejar la rotación cuando regresen jugadores como Will Barton o Isaiah Thomas, siendo este último, por tamaño, uno de los peores defensores de la NBA.

 

MEMPHIS GRIZZLIES

Grit & Grind. Esa expresión que evoca lucha, garra y entrega ha definido a la franquicia de Tennessee durante la época más exitosa de su historia. Primero, la defensa, dejarse la piel y el sentimiento de equipo; después, todo lo demás. La NBA ha ido actualizándose, evolucionando, buscando nuevas vías y adaptando las ya existentes. En Memphis han optado por mantener el mismo rumbo que les puso en el mapa, y después de una temporada 2017/18 para olvidar, donde las lesiones fueron una lacra permanente (acabaron siendo la quinta peor defensa de la liga), han vuelto a la senda. A su senda.

Los Grizzlies están siendo quintos en defensive rating en este inicio de campaña con un registro de 104.8. La estructura defensiva es la misma que la ofensiva y se ha mantenido invariable durante el último lustro: Mike Conley y, sobre todo, Marc Gasol. El español es el segundo pívot con mejor rating defensivo de la liga (99.7). Cuando Marc no está en pista, la defensa se desploma hasta un rating del 109.6. También está siendo inestimable la ayuda del rookie Jaren Jackson –dentro del top 15 de taponadores de la liga con 1.7 por encuentro-, que ha encajado a la perfección dentro de la estructura de la franquicia. Y lo más interesante es cuando estos tres jugadores comparten pista con Garrett Temple y Kyle Anderson, formando el quinteto que más ha usado J.B. Bickerstaff en este inicio de temporada; cuando esto sucede, bajan el defensive rating  hasta 88.7, pese a mostrar también muchos problemas en ataque.

 

 

Memphis es el equipo de la liga que menos lanzamientos recibe por partido (79.6) y el que menos encaja con 36.8. Esto hace que sean pocos los rebotes disponibles; como consecuencia, la franquicia de Tennessee es la que menos rebotes coge por partido (38.0) y la segunda con menos capturas en aro propio (30.3), pero también la novena que menos rechaces ofensivos permite con 9.6 y la octava que menos puntos permite en segundas oportunidades (11.8 de media). A pesar de esta laxitud en el rebote, los Grizzlies están siendo el cuarto equipo que menos puntos por partido recibe en la pintura con 44.3; gran parte del mérito reside en la labor de Gasol como corrector del aro, uno de los mejores pívots de toda la liga en ese aspecto.

Jugadores como Mike Conley o Dillon Brooks son muy agresivos en líneas exteriores y permiten que el equipo pueda subir la presión por fuera; son los segundos que más pérdidas del rival provocan con 18.1, estando en el mismo puesto en robos por partido (9.7, de los cuales 3.8 son obra de Marc Gasol y JaMychal Green, ambos dentro de los diez mejores ladrones de la liga).

Donde los Grizzlies deben mejorar es en la defensa del contraataque, pues reciben 15.3 puntos por partido en estas situaciones –octava peor marca de la NBA. En la defensa del lanzamiento exterior están dentro de la media de la liga: 34.3% de acierto permitido recibiendo 10.5 triples convertidos por encuentro. Al reducir al máximo las opciones de tiro del rival, Memphis es uno de los cinco equipos que menos tiros permite y encaja tanto en la pintura como de media distancia.  

La sensación que se queda al ver jugar a los Grizzlies, al menos en defensa, es la misma que durante las últimas temporadas: no destacan en nada, no colocan tapones espectaculares ni tienen jugadores extremadamente atléticos, pero lo hacen todo bien. Ahogar al rival, congelar su ataque y agotar su posesión. Automatismos que no han olvidado, una identidad que no han perdido; a decir verdad, nunca han tenido intención de perderla.

 

*Todos los datos están obtenidos de NBA.com y basketball-reference.com.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 3 semanas
#contenidos: 
11
#Comentarios: 
19
Total lecturas: 
15,443