Solapas principales

Las perlas de Duke y el One & Done

  • Barrett, Williamson y Reddish en boca de todos

Con las temporadas conclusas y sin Eurobasket, Mundobasket y J.J.O.O. de por medio, poco baloncesto hay que ver. Por ello muchos aficionados a la pelota naranja se han pasado a ver pretemporadas del baloncesto universitario, concretamente Duke, ya que posee a los 3 mejores prospects de la camada de 2019, R.J. Barrett , Cameron Redissh y Zion Williamson. Tres freshman que están dando mucho que hablar pero, ¿es normal tanto hype en este equipo?, ¿concretamente en estos tres chicos? Aquí comentaré un poco mi opinión sobre el tridente de Duke, la BRW, su expectación y el método para conseguir a sus talentos, el one & done.

 

La camada de 2017 ha creado un precedente.

 

Esta temporada 2017-2018 ha creado un precedente en los aficionados a la NBA. La gran expectación que han creado los Mitchell, Ball, Tatum y compañía, ha atraído a muchos seguidores del baloncesto a las ligas universitarias. Hace relativamente poco (3 o 4 años) los considerados “frikis” de la NBA se informaban de solamente de los jugadores que se presentaban al draft a partir del March Madness (el torneo del título de la liga universitaria que se celebra en marzo) pero actualmente la NCAA tiene más fanbase internacional. Gente que sigue las ligas desde su inicio en noviembre o lo que está pasando en estos momentos, ver las pretemporadas de las universidades más atractivas. La NCAA vive un gran momento pero a su vez hay bastante desconocimiento de como funcionan los proyectos de dicha liga.

 

El One & Done no es sinónimo de éxito.

 

Sin duda el mayor atractivo de la NCAA son los jóvenes que se presentan al draft. En los últimos años la tendencia de los equipos se ha caracterizado en apostar por el potencial, cuanto más joven sea el prospecto, más potencial tendrá. Ejemplos tenemos la camada de 2017 donde se batió el récord de freshman en las primeras posiciones, hasta once jugadores de primer año universitario fueron elegidos en las primeras posiciones, el último draft de 2018 no se quedó atrás, los nueve primeros elegidos fueron freshman. De esto las universidades se han hecho eco y cada vez se ven más apuestas del método One & Done o lo que es lo mismo un año de universidad y te presentas para el draft. Si bien es cierto que la formula es efectiva para el talento natural, ese talento que tal vez no necesite una formación ya que se espera que sea una estrella si o si (ejemplo claro Tatum). Pero si es cierto que hay jugadores, que ya sea porque necesiten remuneración económica o que se ven capacitados en dar el salto antes de tiempo, llegan a la liga solo cursando un año universitario y quedan para el olvido. De estos hay varios ejemplos como Michael Kidd-Gilchrist, Stanley Johnson o Skal Labissiere. En cambio otro jugadores que han estado más tiempo en la universidad han rendido desde el minuto uno convirtiéndose en grandes estrellas como Damian Lillard o Donovan Mitchell o jugadores potables en sus equipos.

Tampoco el método One & Done es exitoso en la liga universitaria, si analizamos los últimos 3 campeones, han sido para Villanova (2016, 2018) y North Carolina (2017), dos universidades que no suelen apostar por el One & Done sino que le gusta mantener su núcleo de universitarios y trabajar varios años con los mismos jugadores.

 

Duke y su mediática apuesta.

espn Ranking. png

Ranking de recruit de la ESPN 2018

Los Duke Blue Devils siempre se han caracterizado por ser una de las universidades con más reputación en el baloncesto americano. Mike Krzyzewski que lleva 38 años como coach en la universidad localizada en Durham, se ha caracterizado por una de las personalidades del baloncesto, y al igual que muchos otros se ha tenido que adaptar a la moda del baloncesto actual, más concretamente en el universitario. Con el One & Done, Duke ha conseguido lo impensable este año, juntar a los 3 mejores talentos de su generación en el mismo equipo. R.J. Barrett, Zion Williamson y Cameron Reddish, son sin duda tres jóvenes que si no tienen problemas en caer en un mal ambiente, lesiones, y otras razones, van para estrellas de la liga. Esto ha hecho que mucha gente los compare con el famoso Fab Five de Michigan. Aquel fantástico equipo formado por Chris Webber, Jalen Rose o Jowan Howard entre otros, pero con varias diferencias. La primera es que en Duke todavía no están asignados los roles principales. Aunque parece bastante claro que Barrett será la estrella principal del equipo veremos como se desenvuelve Williamson y Reddish sin tener tanto el balón como si lo podrían tener en otra universidad. Pero lo más importante en la comparación es la experiencia que tenia los “cinco fantásticos” de Michigan con estos Blue Devils. Aparte de las 3 estrellas de Duke también cuentan con su base titular, Tre Jones otro freshman. Un equipo muy joven, muy one & done y como hemos visto en el apartado anterior, en la NCAA si quieres ganar, tienes que criar a tus estrellas, no alquilarlas un año.

En definitiva, la plantilla de Duke es bastante interesante pero no hay que sobreexcitarse con los nombres y ser más analíticos con lo que pueden hacer los jóvenes tanto en la liga universitaria como de cara al draft

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 1 mes
#contenidos: 
52
#Comentarios: 
174
Total lecturas: 
149,917

Comentarios

Sin dudas es una interesante reflexion. Pero, bajo mi punto de vista, este articulo no me parece lo suficientemente consistente.
"Un equipo muy joven, muy one & done y como hemos visto en el apartado anterior, en la NCAA si quieres ganar, tienes que criar a tus estrellas, no alquilarlas un año." esta frase me parece un completo error. El ganar no es por el hecho que los jugadores esten en un mismo equipo durante varias temporadas, es mas bien una mezcla de talento + experiencia. Mi pregunta seria: busca Duke ser campeon universitario a final de ano, o simplemente acaparar los focos de las camaras tal como ya estan haciendo? Recordemos que esto no es la NBA...
Segundo punto a destacar de este articulo es que se mencionan en concreto 3 jugadores que no han triunfado con el "one&done" que son Michael Kidd-Gilchrist, Stanley Johnson o Skal Labissiere. Cada caso merece ser analizado por separado. Por poner un ejemplo, el caso de Labissiere fue llamativo ya que apenas tuvo protagonismo en NCAA, y fue drafteado por su fisico espectacular, pero...vamos a comprar a Labissiere a los 3 mencionados de Duke? Y aparte, decir que Labissiere ha caido en el olvido cuando solo lleva 2 temporadas en la liga. Iba destinado a estrella si hubiese seguido mas tiempo en Kentucky? O por lo contrario, esto es lo que se puede esperar de el, el era consciente de ello, y considero que mejor ir a la liga de mayores y empezar a ganar un dinero? La temporada pasada, ha jugado 60 partidos, con medias de 20 mpp, 9 ppp, 5 rpp...no lo consideraria como "haber caido en el olvido", nunca hubo grandes expectativas en el. Y asi...muchos otros casos.

Cierto que son tres casos distintos sobretodo el de Labissiere que de su camada en recruit era nº2 estando a la par del 1º Ben Simmons, para mi ya con eso tienes altas expectatvas. Luego en la universidad se estancó por temas de falta de actitud en entrenos, pero explicar cada caso haría que el texto se fuera de las manos.

Se que no es la NBA pero si creo que las universidades siempre buscan competir y formar por ese orden, es meritorio que varios de tu universidad salgan en el draft pero creo que es más meritorio ganar el campeonato.

Gracias por la lectura y la opinión :)