Solapas principales

Lebron James: el salto evolutivo del point-forward

  • Lebron James ya ha superado a Pippen como alero con más asistencias de la historia

Hace escasos días, un enfrentamiento rutinario entre los Cleveland Cavaliers y los Detroit Pistons, de esos que contribuyen a engordar la extensa maratón de liga regular, citaba a los presentes con la historia. Y es que en dicho partido Lebron James superaba a Scottie Pippen como el alero con más asistencias repartidas a lo largo de la historia NBA. La cifra, más allá de ser anecdótica, se materializaba en 6142 pases de canasta, la expresión última de generosidad. Constituye el dominio total de un manido recurso técnico, crucial en los deportes colectivos, que ha motivado eslóganes como el famoso "una canasta/gol hace feliz a uno, mientras que un pase hace feliz a dos". Frase de origen todavía incierto y que ha sido atribuída a distintas figuras, entre ellas Diego Armando Maradona o Magic Johnson.

Pero el caso de Lebron es aún más especial, al considerar que su teórica posición en cancha (por altura y físico) no se corresponde con la de un base titular, que en primera instancia sería el encargado de dirigir y distribuir la pelota entre sus compañeros. El genio de Akron representa, por lo tanto, el salto evolutivo definitivo de ese precioso recurso táctico iniciado ya hace decenas, y que cada día se muestra más interiorizado a nivel formativo: el alero creador o "point-forward", en su acepción americana.

Sirva pues este record como excusa para bucear por la historia del point-forward: cuando y porqué surgió, quién lo inventó, y sobre todo, qué jugadores han sido sus abanderados principales, en un crisol de variantes que responden a cualidades técnicas y morfológicas dispares. No ha habido un solo tipo de point-forward como tampoco su uso ha sido el mismo por parte de los distintos equipos. Más bien al contrario, la demografía al respecto es, como dije anteriormente, diversa y muy rica.

Lo primero que habría que hacer antes de pasar a mayores es aclarar que se entiende por "point-forward", en aras de comprender con mayor exactitud las explicaciones que vendrán después. La enciclopedia virtual wikipedia lo define de la siguiente manera:

"Un point-forward es un alero encargado de ser el facilitador principal en ataque. Este jugador normalmente sube la pelota a cancha contraria. En algunos casos, el point-forward dirige el ataque despues de que el base sea el que suba el balón. Así pues, el point-forward mezcla características de un base y de un alero".

Por lo tanto, este tipo de jugador es el encargado real de hacer jugar a su equipo, aunque posicionalmente no se coloque como "armador" principal. Esta diatriba se asimila mejor si atendemos a los  emparejamientos defensivos. Un alero creador normalmente no defenderá al base contrario, al ser un jugador (en la mayor parte de ocasiones) más bajo y por lo tanto más rápido que él. Sin embargo, en ataque si ejercerá un consumo alto de balón que le permita asistir y dibujar jugadas para los demás, como lo haría un base clásico. Lebron James y John Stockton son dos jugadores diametralmente opuestos en su construccion física y en su repertorio técnico, no obstante, ambos han ejercido la labor de creador principal durante toda su carrera. Uno lo ha hecho como teórico alero, y otro lo hizo como teórico base.

Desde un punto de vista semántico, el término point-forward sería la fusión de "point-guard" (base) y "forward" (alero).

42719_10.jpg

LeBron James                  Foto: Charly Mula
LeBron James Foto: Charly Mula

¿Fácil de entender, verdad?

Prácticamente desde siempre han existido point-forwards. Durante la década de los sesenta y setenta, jugadores como John Havlicek o Rick Barry tuvieron la misión de encontrar a sus compañeros en la posición más cómoda para anotar. El primero lo hizo de forma ocasional, acentuando dicha labor en la segunda mitad de su carrera, al no contar los Celtics con grandes playmakers más allá de JoJo White y de él mismo. El segundo si ejerció la labor de una manera mucho más acusada y continuada. Los Warriors campeones de 1975 dependían excesivamente de lo que pudiera proponer Barry, tanto en el aspecto anotador como en el pasador. Aunaba, en una misma figura, la condición de ejecutor y creador. Para algunos, incluído Del Harris, la figura de Rick Barry vendría a representar el point-forward original. El primer eslabón del que emanaría una línea genética continuista. Su talento sirvió tanto a Golden State como a Houston.

"Rick fue uno de los grandes aleros pasadores de la historia. Muchas de las jugadas que hacíamos consistían en que los bases subieran la bola hasta la mitad de cancha, y a partir de ahí Rick se colocaba en el medio, por encima del círculo central, donde recibía la bola y empezaba todo el movimiento ofensivo del equipo. Siempre se las arreglaba para descifrar a la defensa contraria. Realmente fue el primer alero en ser utilizado de esa forma, aunque no se diga mucho", declararía en alguna ocasión el propio Del Harris.

Años después, ya entrada la década de los ochenta, Harris buscaría repetir el experimento utilizando a Robert Reid, un alero de 2.03 metros, como creador alterno de cara a multiplicar las posibilidades ofensivas en cancha. Tanto es así, que los ochenta serían los verdaderos culpables de sentar las piedras definitivas para que este "rara avis" se desarrollara en plenitud.

Siguiendo las enseñanzas de Harris, sería otro genial revolucionario de los banquillos el que le otorgaría al "point-forward" un papel aún más preponderante y diferencial: Don Nelson. Sus innovaciones tácticas surgieron como consecuencia de la necesidad y la experimentación consciente, a partes iguales. Nelson quiso arriesgarse y emprender el camino hasta su incierto final, pero también se vio obligado a hacerlo por la propia idiosincrasia del contexto. Su centro de operaciones sería la franquicia de los Milwaukee Bucks, a la que llegó en la temporada 1976-1977, y sus cobayas fueron Marques Johnson y Paul Pressey, indistintamente.

A principios de los ochenta, Milwaukee quería reverdecer viejos laureles de éxito apostando por un estilo fresco, dinámico y vivo. Aquellos Bucks buscaban los ritmos de juego alto, y se aplicaban con mucha disciplina atrás. Su filosofía se resumía en: defender bien, provocar robos de balón, y salir rápido al contraataque. Y no les fue nada mal, por cierto. El problema estribaba en que el equipo de la ciudad cervecera por antonomasia carecía de una rotación rica en bases, ya fuera por lesiones o por decisiones del staff técnico. Ante tal dilema no quedaba otra cosa que improvisar.

Primero fue Marques Johnson, que hizo de alero creador de manera muy ocasional e irregular, más como recurso puntual para sorprender y descolocar al rival. Su tamaño y versatilidad le permitía intercambiarse indistintamente entre dos-tres posiciones. Dicho proceso lo explicaría bien el jugador algunos años después:

"Eran principios de los ochenta y todos nuestros bases estaban lesionados. Entonces a Nellie se le ocurrió la idea de utilizarme a mí como inductor del ataque. Mi respuesta fue 'así que en vez de ser el point-guard seré el point-forward'. Al propio Nellie le gustó el término y lo ha seguido utilizando desde entonces".

Poco tiempo después, y esta vez proyectado como recurso sistemático y prolongado, Don Nelson acudiría a otro de sus talentosos aleros para resolverle la papeleta de organizador en cancha: Paul Pressey. El jugador, natural de Virginia, medía 1.96 metros y por lo tanto era más pequeño que Marques Johnson. Su menor estatura repercutía en una mayor agilidad y coordinación de movimientos, ideal para ejercer de point-forward a tiempo completo. Del Harris afirma que Nelson dio con el "eureka" durante una reunión en un club de campo, entusiasmado con las posibilidades que le podía ofrecer Pressey. La acuñación del término se oficializaría en 1984, por medio del Milwaukee Journal, un prestigioso periódico local que recogió las declaraciones de Don Nelson al respecto del tema.

nelson_bucks.jpg

Don Nelson en Milwaukee

Realmente, en este punto de la historia, conviene aclarar que el origen de la palabra y de la utilización del point-forward como recurso táctico varía según quién cuente la historia. Marques Johnson afirma una cosa, mientras que Don Nelson dice otra distinta, y hasta el propio Del Harris constata la contraria. Este último, sin ir más lejos, reclama el orgullo de su invención (junto a Tom Nissalke) para los Houston Rockets de la década anterior, que como ya vimos anteriormente, contaron con las aportaciones de Robert Reid y Rick Barry.

En cualquier caso, parece claro que fueron los Milwaukee Bucks de 1982-1990 los que elevaron esta figura "aposicional" a cotas completamente distintas. Realmente, en aquellos equipos el teórico base titular jugaba fuera del balon, ejerciendo una labor de tirador o de simple apoyo (Dunleavy, Hodges), mientras que la creación se repartía democraticamente entre Marques Johnson, Sidney Moncrief, y sobre todo, Paul Pressey.

Pero paralelo a este proceso, y causante directo de él, entraron en escena dos de los mejores jugadores que jamás ha dado este deporte: Larry Bird y Magic Johnson. La rivalidad más sonada en la historia de la NBA, y dos totems andantes que combinaron a la perfección visiones antagónicas del juego: entretenimiento y pragmatismo. Ganaron mucho y al mismo tiempo lo hicieron bonito. ¿Qué más se puede pedir?

Son dos casos que, precisamente por su excepcionalidad, se mueven en esa línea táctica difusa que permite definir con claridad que es un point-forward. Los dos contaban con una visión de juego excepcional, de otro mundo, y al mismo tiempo superaban con holgura los 2 metros de estatura. Magic Johnson comenzó su carrera en Los Ángeles como point-forward al uso, compartiendo las dotes creadoras con el base titular, Norm Nixon. Solo el paso del tiempo permitió que el cuerpo técnico constatara que el juego se oxigenaba más cuanto más tiempo pasara Magic con el balón en las manos. Así pues, de alguna forma se puede afirmar que fue un point-forward naturalizado como base "de facto". A partir de 1982, el genio de la sonrisa eterna era el que subía el balón en todas las posesiones y sobre el que giraba la poderosa maquinaria Laker.

El caso de Bird es distinto. Nunca atrajo un consumo tan elevado de balón, ni iniciaba los ataques en bote (labor reservada a Dennis Johnson y Danny Ainge), sino que su visión se desarrollaba al calor del estático, en secuencias quietas. Solía recibir la bola en una posición lateral y de espaldas al defensor, y sin hacer uso del bote, encontraba al compañero gracias a un sexto sentido inigualable. Su talento para pasar era sencillamente brutal. Para que el lector entienda mejor lo que quiero decir, la forma de crear de Bird se asemeja mucho a la de Boris Diaw. No son tipos que se eleven en el "drive & kick". Lo suyo era la economización de movimientos, el aspecto artesanal. Bird era, en muchos sentidos, el Zidane del baloncesto.

"No importa quien anote los puntos, lo que importa es quien le haga llegar el balón al anotador. Yo no era alguien especialmente rápido, ni fuerte. Algunos tipos se elevaban casi sin esfuerzo, pero yo no era así. Yo les vencía usando mi mente y mis fundamentos".

La frase, como no podía ser de otra manera, corresponde al propio Bird.

birdmagic.jpg

Bird vs Magic.
Bird vs Magic.

En cualquier caso, queda claro que los mágicos años ochenta sirvieron de hervidero para que se desarrollaran este tipo de jugadores. Una época que alentaba y cultivaba el gusto por el juego esteticista, donde se veneraba el pase como la expresión artística definitiva. Este fenómeno inspiró a nuevas y sucesivas generaciones, que elevarían el sentido del point-forward a un plano todavía superior.

Las dos siguientes décadas (90 y 00) serían testigo de un nuevo y radical alumbramiento: el de aleros que fusionaban talento creador con exhuberancia atlética. Tipos que corrían y saltaban como nunca antes se había visto, pero que al mismo tiempo contaban con un gusto natural por el pase. Hablo de los Grant Hill, Tracy Mcgrady, Lamar Odom, y sobre todo, Scottie Pippen.

El caso de Pippen es paradigmático para explicar la evolución del proceso. Su formación técnica fue ochentera, pero sus características físicas se inscriben en la lógica de los noventa. Era un jugador entre dos mundos. En aquellos gloriosos Chicago Bulls que se alzaron con 6 campeonatos (1991-1993 y 1996-1998) su importancia fue absolutamente capital. Una versatilidad intrínseca elevada a la máxima categoría que le permitía aportar en todas las facetas del juego: anotación, defensa, rebote, liderazgo y creación de juego. Aquellos Bulls se elevaron a los altares gracias a un complicado y casi místico sistema de ataque denominado el "triángulo ofensivo", ideado por Tex Winter y perfeccionado por Phil Jackson.

Esta filosofía anhelaba el reparto igualitario de oportunidades en ataque, como en una sinfonía musical perfectamente interpretada por todos los jugadores. Aprenderlo era difícil pero mucho más era ponerlo en práctica. Para facilitar tan magna tarea se hacia necesario un director de orquesta que supiera colocar a sus compañeros y hacerles llegar el balón en el momento y sitio oportuno. Ese jugador fue Pippen. El espigado alero no se prodigaba tanto en pases fantasiosos, como si hacían Bird y Magic, lo suyo constituía una visión mucho más pragmática y utilitaria. Realizar el pase correcto, nada más (y a pesar de todo, de vez en cuando nos regalaba verdaderas maravillas de contemplar por la retina). Subía el balón, ejecutaba en la lógica del triángulo ofensivo, realizaba el "drive & kick"...no había nada que se le escapara a Scottie Pippen. De ahí que, hasta hace pocos días, fuera el alero con más asistencias en la historia de la NBA. Supuso un referente crucial en el correcto funcionamiento de los dinásticos Bulls. Tanto es así, que ha sido elogiado en numerosas ocasiones por el arquitecto de todo aquello, Phil Jackson:

"Scottie era el verdadero líder del equipo. Era el tipo que dirigía nuestro ataque y además se encargaba de asumir los mayores retos en defensa...el año que se retiró Michael (1993-1994), pienso que Pippen fue el jugador más valioso de la liga".

Los que vinieron después (Hill, Mcgrady, Lebron) beben directamente de las enseñanzas aportadas por el astro de Arkansas. Dicho nivel de excelencia ha ocasionado que Pippen sea catalogado como el modelo ideal para un determinado tipo de jugador, al igual que Jordan ha servido como modelo de otro. Siempre que aterrizan aleros talentosos y versátiles a la liga, se les compara con Scottie, y sino que se lo digan a Mcgrady, Iguodala, Kawhi Leonard y otros tantos. Todos han pasado por ese filtro comparativo en algún momento de sus carreras, algunos cosechando más éxito, y otros menos.

Scottie Pippen - Passing Skills (highlights)

En última instancia, el actual Lebron James vendría a representar el prototipo perfecto de point-forward. A su extraordinaria habilidad para dirigir el ataque se le une un físico extraterrestre, tal vez el más extraordinario que se haya visto jamás en una cancha de baloncesto. Lebron crea y ejecuta, distribuye en aceleración y en estático, sube la bola o la recibe a mitad de cancha, etc. Concentra en su ser todas las virtudes de los nombres anteriormente mencionados. Como se suele decir en el lenguaje coloquial: "Lebron James is like Pippen on steroids". Varios proyectos titánicos se han construido en torno a la lógica que guía el juego de Lebron, la lógica de un point-forward puro. Sus palabras dictan sentencia:

"Honestamente, incluso aunque diga que no quiero jugar así, lo cierto es que juego así. Juego en esta posición todas las noches, me refiero a lo de ser point-forward. Subo mucho el balón para este equipo. Inicio la mayoría de jugadas de ataque. Pero al mismo tiempo, también puedo crear para mí mismo. Igual que hizo Pippen. La gente también se fija mucho en Grant Hill cuando gozaba de sus mejores años, y así es como lo hago yo".

Pero lo más interesante de todo es comprobar como dicho fenómeno se ha trasladado a jugadores que, en principio, no estaban destinados a enarbolar este estilo. Sin ir más lejos, a Kevin Durant, un jugador de natural instinto ejecutor, se le venía exigiendo que además de anotar también creara para sus compañeros. Que lebronizara su juego, al fin y al cabo. Y lo cierto es que lo consiguió, sobre todo a partir de la temporada 2012-2013, donde incrementó notablemente las veces que manejaba la bola y, como resultado, aumentaron sus promedios en asistencias. Hoy en día, a Durant se le considera un jugador capaz de hacer de todo y todo bien. El MVP logrado la pasada temporada da fe de ello.

 

¿Y qué pasa con Europa?

Si piensan que el surgimiento de point-forwards es un fenómeno que se circunscribe exclusivamente al jugador americano, se equivocan.

Europa ha cultivado un gusto especial por este tipo de jugadores, sobre todo a partir de los noventa, cuando la completa modernización del baloncesto alcanzó este lado del Atlantico. El jugador europeo, además, hace aún más hincapie en el trabajo de los fundamentos y en el pase como dogma de fe. Inscrito, eso si, en una concepción táctica más colectiva, que difiere en cierto sentido con el prisma que gobierna en la NBA (un tópico que se diluye en los últimos tiempos gracias a equipos como los Spurs de la pasada temporada o los actuales Atlanta Hawks).

Así pues, dos point-forwards europeos arquetípicos serían Dejan Bodiroga y Toni Kukoc. Productos balcánicos ambos. El primero se desempeñó como base, escolta o alero de forma alterna y dependiendo del contexto en el que se encontrara inmerso. Lo que queda claro es que su magnífica visión de juego le acompañó durante toda su carrera. Bodiroga componía a una velocidad distinta, más pausada y zidanesca, en un estilo que recordaba, salvando las distancias, al de Larry Bird. Por su parte, Kukoc fue un milagro baloncestístico que ocurre una sola vez en la vida. Desde su atalaya de 2.07 metros poseía la coordinación de un base, y en cierto modo, actuaba como tal. Sus dinámicos inicios en la Jugoplastika vieron a un jugador capaz de realizar coast-to-coast, el pick n roll, el penetrar y sacar la bola, y tantas formas diversas de ejecutar jugadas de ataque. Conforme fue ganando músculo, sobre todo en su aventura americana, su aproximación como point-forward se realizó en el plano estático, en secuencias de menos bote.

toni_kukoc.jpg

Toni Kukoc en la F4 de 1991

Más adelante en el tiempo encontramos a tipos como Boris Diaw (nombrado anteriormente), Andrei Kirilenko y Hedo Turkoglu. Tres modelos distintos, pero fascinantes de analizar y diseccionar.

Diaw, como ya sabemos, bebe de la escuela Bird: recibir de espaldas y en una posición lateral, y pasar haciendo uso de poco bote. No es un jugador que encare al contrario a la hora de proponer, o al menos no es lo más habitual. Hay que recalcar que Diaw fue drafteado como base por Atlanta, pero el paso de los años y ese incremento notable de peso le ha reconvertido como jugador. Ha seguido el proceso inverso a Magic Johnson: de base a point-forward.

Por su parte, Kirilenko siempre ha hecho gala de un estilo puramente pragmático y altamente efectivo. Escuela soviética. Su filosofía es la de aprovechar al máximo los pocos toques de los que dispone. Es el jugador perfecto para hacer que discurra el movimiento de balón y no se estanque en ninguna posición. El alero ruso brilla cuando ejerce de motor, tanto ofensivo como defensivo.

Por último, Hedo Turkoglu, en su apogeo de rendimiento, ha sido un jugador que hacía gala de un consumo de bola considerable. Tanto en Turquía, como en sus mejores años en los Orlando Magic, gustaba de subir la pelota y crear tras bote. Encarar a la defensa y desde ahí valorar la mejor opción posible. Su estilo se acerca más al del point-forward tradicional.

En resumidas cuentas, vemos que Europa también ha contribuído, en cierta manera, a desarrollar y engordar de jugadores una posición que no está claramente definida en los manuales clásicos de baloncesto, pero que desde hace mucho tiempo forma parte de cualquier imaginario táctico.

El point-forward es el envoltorio perfecto para el sujeto versatil, porque le permite maximizar todas las diversas cualidades que le convierten en un arma imposible de descifrar. Son tantos y tan variados, que seguro que en este análisis me dejo algunos nombres que encajarían a la perfeccion con la definición.

El futuro del baloncesto moderno tiende hacia la lógica aposicional. Las posiciones tradicionales cada vez cobran menos sentido, y es importante que todos los jugadores en cancha sean capaces de crear para ellos y para los demás. Algunas proyecciones extremadamente atrevidas vaticinan que el devenir espera alineaciones con cinco "Lebrones" en cancha, el culmen máximo de la versatilidad tanto defensiva como ofensiva.

Sea como sea, lo cierto es que la riqueza actual del juego no se puede entender sin estudiar este virtuoso recurso táctico, que se inició en los sesenta y que vive su apogeo en tiempos actuales.

El point-forward seguirá dando guerra, por muchos años que pasen. Y será un placer verlo.

24442_0.jpg

Hidayet Türkoglu es el líder tanto dentro como fuera de la cancha de Turquía (Foto FIBA)
Hidayet Türkoglu es el líder tanto dentro como fuera de la cancha de Turquía (Foto FIBA)

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 4 meses
#contenidos: 
52
#Comentarios: 
184
Total lecturas: 
368,816

Comentarios

Pon a Magic por delante de O'Neal.
Edito: es una respuesta a lecherachi.

Sobre chuponismo yo matizaría que hoy en día el juego - y jugadores - es muy diferente al de otros tiempos. Hoy se genera mucho juego en base a 1x1 de jugadores explosivos - ya no solo en aleros sino en bases -como Rose o Wall - que asisten en base al desborde doblando balón si reciben ayuda. Si no hay ayuda o lo ven claro - o no tan claro como en el caso del mítico Westbrook "yocontraelmundo" o Kobe "ahímelasdentodas" - pues a tirar.

Antes si que el pasador buscaba el pase, normalmente al jugador "desmarcado" vía bloqueo, corte, puerta atrás o línea de fondo. Ahora ese perfil es mas específico - jugadores especializados como Ricky o Prigioni - que si no tienen 1x1 explosivo tiran de 2x2 en base a pick&roll.

Por eso antes no había tanta historia con eso del point forward y cuando se daba era un caso llamativo. Ahora es llamativo tener un base clásico pasador, es lo que tiene el cambio de juego causado por la atleticidad - especialmente en defensa - que ha generado que el espacio libre en cancha cada día sea mas escaso.

En mi opinión, pon a Magic delante de todos, Jordan incluido.
El cambio de juego en la NBA en 20 años es tan evidente como el cambio de jugadores, ya no es comparable un jugador en una posición en los 80, con respecto a ahora.
El 5 generaba asistencias pero no era un rasgo característico, tenían un rango de tiro medio-corto, pero no tan corto como sucede hoy día, jugadores como Marc en los 80 eran mucho más comunes, y jugadores como Howard o Chandler eran imporantes pero no definitivos, y muchos casos ni titulares.
El 4 hoy día es un falso 3, siempre abierto, jugando casi siempre de cara, con excelente muñeca. En los 80 y 90 abundaba mucho más los AC Green, Dennis Rodman, Anthony Mason, que los Larry Johnson o Sam Perkins, estando Barkley a caballo entre los dos y luego llegaron los Garnett, Pau, Dirk, que salieron de la zona, eran más rápidos, más atléticos, rebotean mucho y se salieron del standard del cuatro que si mantuvo y mantiene Tim siglo XXI Duncan.
La posición de 2 también ha cambiado, pero sobretodo después de Jordan, ya casi no hay el clasico 2 tirador, que obtiene la posición y la ventaja a base de velocidad y bloqueos, sino que el sistema ultra individual de la NBA, fomentando el aclarado, nos ha llevado a los Bryant, o a los Combo tipo Irving; quien no recuerda los Mullin, Hornachek, Hodges, o la evolución intermedia entre los dos extremos de Reggie Miller.
La posición de 1 es alucinante el cambio que acaeció con la entrada en juego de Kevin Johnson, y en los 90 de Payton, de Hardaway (Tim primero y Penny después), pasamos a los combo como Iverson, y el extremo de Westbrook, Rose; quedando prácicamente obsoleto el estilo de base puro de Stockton, o Mark Jackson, y que ha heredado Ricky y al que se le exige mas ser una amenaza en el tiro en lugar de dirigir al equipo posesión tras posesión. Es más, hoy día, lo que realmente es un base, un 1, un point guard, casi no existe en la NBA, o por lo menos no en posiciones titulares.

Buen artículo. Puntualizar que Bird no solo creaba juego en estático, sino que era un excelente iniciador de contraataques, donde también acumulaba un buen numero de asistencias. Gustaba de coger su rebote y montar la contra, sin iniciarla a través del base. Se lo permitían sus excelentes fundamentos, a pesar de no ser físicamente rápido (aunque Bird era más rápido de lo que parecía, pues se puede ser rápido con los fundamentos, fintas, etc.). He visto un scouting de los Knicks de 1984 o 1985 que indicaba sobre Bird, entre otras cosas, que era un super passer.

Para mí la evolución de Lebron parte del chuponismo total y absoluto en sus primeros años en Cleveland, hasta descubrir en Miami que el basket es un juego de equipo donde se puede y debe pasar el balón, ya que así es como llegan los títulos.

Una pregunta, de un detractor de Lebron a otro, ¿el acaparamiento de balón y de focos de Cleveland era premeditado, para hacerse un nombre y un contrato? o por el contrario, sufrió esa mutación al mudarse al calor de Miami, donde le llego la "iluminación" de que esto es un deporte de cinco contra cinco en lugar de uno contra cinco.

Es bueno esto contra haters de Lebron, un tío que promedia 7 asistencias por partido en su carrera, Jordan promedió 5,3, pero utilizamos el gran término que une a los furboleros y baloncestistas, de hecho, a los haters que en los dos deportes llaman "chupones" a Messi, Cristiano, Neymar, Bale, Lebron..... iba a poner Jordan, pero luego me he dado cuenta de que no, de que a él no le llaman chupón, porque no es cuestión de baloncesto es cuestión de que el tipo te caiga bien o mal, los del Barsa llaman chupón a este, y los del Madrid al del otro equipo.... vamos a ver, son los mejores!!!!! y tenemos la suerte de estar viviendo en la época de los mejores de la historia!!! queréis disfrutar de ello!!! pues claro que van a tener más la bola en sus manos, ojala la tuvieran más aún. Por cierto, las temporadas con más asistencias de Lebron tanto en liga regular como en playoffs son las dos en Cleveland. Y para terminar me gustaría un artículo donde se mostrara las críticas que había sobre Jordan en su época, cuando otros haters le tildaban de chupón, porque sé que las había hasta que a los detractores no le cabían más anillos en la boca y no pudieron hablar más.

Jordan en sus primeros años también fue calificado de chupón, y no fue hasta que se rodeó de buenos jugadores que desapareció el calificativo. Lebron dió muchas asistencias en Cleveland porque es un excelente jugador, y porque si a tí te marcan 2 ó 3 del otro equipo tiene que estar sólo alguno del tuyo por narices...

Échale un ojo a los números de asistencias de Jordan en su carrera, cuanto más viejo era, menos pasaba, más anillos tenía y menos chupón era llamado....No hay lógica, chupón es el insulto del "hater" deportivo por excelencia.

Otro ejemplo, Kobe Bryant, en una NBA en la que los equipos anotan muchos menos tiros de campo, sus promedios de asistencias están a la par de la media de Jordan y por encima de los años de los anillos.
Pareces menos chupón cuantos menos "haters" tienes, y Kobe va sobrado de "haters".

Por hacer una valoración, se aprecia una vocación altruista muchísimo mayor en LeBron que en cualquier otro no-base de la liga; nunca le veo conducir el balón sin mirar a los compañeros (algo que si te fijas era muy común en Jordan o Kobe, o Iverson, o McGrady...). Incluso cuando encara uno contra uno o está al poste, siempre tiene en cuenta el pase (ser muy superior físicamente le beneficia, como ocurría con Magic, dos jugadores que no sólo aguantan los impactos, sacan beneficio de ellos).

¿Por qué LeBron parece un chupón? Yo creo que es porque muchas de sus asistencias han llegado en jugadas de un sólo pase, y no me refiero a contraataques o ataques de "7 or less". Es la maldición del "finalizador".

Habría que definir chupón por un lado, y por otro, que sea un jugador chupón, no implica que deje de ser un jugador genial. Lo era jordan, lo es bryant, lo es Westbrook , y a todos ellos se les puede aplicar tanto un calificativo como otro. Luego está la opinión de cada uno a la hora de calificarlos.
A mi lebron no me gusta, pero quizás está a la misma altura la imagen que quiere dar de él mismo como la imagen deportiva que yo tengo de él. Reconozco que ha mejorado en lo segundo, pero en lo primero cada temporada es peor.
Esa imagen autoimpuesta de salvador de franquicia, es lo último, pero seguro que hay un continuará.
Evidentemente, en la era de la publicidad, de la comunicación, el jugador de baloncesto, gracias a los Jordan, Magic, Bird de los 80, ya no son solo eso, son marcas, son derechos de imagen, y tienen que hacer un papel, la diferencia está en qué papel quieres hacer, o cual quieres que pase a los libros de historia del baloncesto.
¿Va a pasar con igual cartel Tim Duncan que Bryant o Lebron? El primero, a parte de grandísimo jugador de baloncesto, pasará como un señor dentro y fuera de la cancha, los otros, dificilmente podrían identificarse con ese apelativo, y esta es una de mis principales razones por las que no me caen bien.

Pues yo creo que Bryant y Lebron serán recordados como mucho mejores jugadores que Tim Duncan, para mi no hay color, Tim será recordado dentro del conjunto que han sido los Spurs y bajo las ordenes del mejor, pero estamos hablando de jugadores que para mi dominan la Nba durante décadas y para mí el tema va así: Jordan, O'Neal, Kobe, Lebron, luego hay también muy buenos jugadores, equipazos que se llevan anillos: Spurs, Pistons, Mavericks. Y que conste que para mi Duncan está en el top 3 de alapivots de la historia, pero es precisamente eso, el carácter especial de líder además de una calidad muy superiora los rivales lo que te hace ser recordado. No sé, para mi Duncan será recordado de una forma muy similar a Garnett en cuanto a importancia en a liga.

Evidentemente, Duncan está encuadrado en un Equipo, y tiene anillos por esa razón aparte de su rendimiento personal, siendo en este último anillo el primero que no ha sido el mejor del equipo campeón (algo que Kobe no hará, porque no volverá a ser campeón con 38 años; y ya veremos Lebron) lo mismo que pasó con Kareem.
Pero refiriendome a la discusión, de la capacidad de dirección de juego y de pase desde la posición de Alero, Lebron quizás está a la altura de Bird en producción, teniendo en cuenta que acumula muchos más minutos de balón.
Para este informe, no se si existirá, pero sería bueno hacer una comparativa estadística de asistencias por minuto en cancha. Evidentemente, ir a pases por minuto de posesión por jugador sería imposible, pienso, sobre todo con históricos antes de los 80.

El modelo de Point Fordward, depende mucho del esquema de juego que se maneje, evidentemente, el Triangulo ofensivo de Tex Winter agradeció y mucho la reconversión a falso base de Ron Harper, así como tener a alguien como Pippen capaz de ejecutar ese triángulo como nadie.
En cuanto a Lebron, al igual que se habla de Diaw, cuando fue drafteado se le dió una posición en pista de base, y sin embargo yo creo que debido a su condición atletica y a su "deficit" en velocidad se reconvierte a la posición de forward.
Esta posición, y añadiendo la de pasador, es la más complicada de cubrir en NBA, donde has de hacer de todo, y todo bien, juego al poste, de espaldas, tiro a corta, media y larga distancia, defensa interior y velocidad de pies en la defensa exterior, y por esa razón, los que destacan lo hacen y mucho, pero no hay tantos "Hall of Famers" en esta posición en comparación con las otras.
Por último, esta Lebronización de posiciones, ha llegado, pero no es aplicable en todos los ámbitos, cuando las condiciones físicas son similares entre los equipos, la "especialización" en una, supone una gran ventaja.
Ya lo experimentaron la selección USA con ese modelo en la final de 2008 en Pekin, pasándolo muy mal al poste, y no "ganando" jugadores NBA la partida a un base de 18 años (por muy bueno que sea) y ese modelo, en el último mundial, fue "adaptado" ante un eventual partido contra un equpo como España, con un potencial interior de jugadores especializados muy superior a los reconvertidos Carmelo, Lebron, Iguodala o Durant a posiciones interiores.
Evolución si, inexorable, por suerte, no.

Un excelente artículo, muy trabajo, ilustrativo e interesante. Mis felicitaciones.
Pero, puestos a ser un poco cainitas, le pondría tres "peros": Está bien decir que Bodiroga era del estilo Bird "salvando las distancias", pero no usar esa coletilla cuando se compara al mítico 33 de los Celtics con Boris Diaw, chirría un poquito (esto va más en tono jocoso que otra cosa, que conste).
En segundo lugar, y ahora en serio, encuentro a faltar la ausencia de algún point-forward español ... en mi memoria tengo recuerdos de un José Antonio Paraíso (sobre todo en Cáceres) que pasaba bastante bien la bola en la distribución desde la cabeza de la bombilla, y, antes, de un Andrés Jiménez que ayudaba también en dicha faceta, aunque más en ataque estático y balón parado. Seguro que me dejo a alguien importante, aunque a día de hoy no se me ocurre realmente ninguno que juegue en la actualidad.
Y tres (este, imperdonable a mi juicio): Lo de Pippen lo suscribo al cien por cien (desde luego, le ayudó mucho contar con aquel jugador que tenían los de Chicago al dos, que era capaz de finalizar en canasta cualquier cosa) ... pero no mencionar a Michael Jordan como prototípico point-forward cuando en aquellos Bulls de la segunda triada de anillos era el base del equipo desde el centímetro uno del ataque sobre todo cuando las cosas se ponían feas (Jordan-Harper-Pippen-Kukoc-Rodman) midiendo 1.98 y pudiendo jugar en cualquiera de las tres posiciones exteriores más que con solvencia con perfección, me parece una omisión muy grave.
Pero el artículo me ha encantado, que conste.

Hola mijuan. Ante todo muchas gracias por tu comentario, siempre es un placer. Voy a intentar aclarar las cuestiones que me planteas de la mejor manera posible, a fin de enriquecer el debate. 1. Respecto a la polémica Bird vs Diaw, quizá no me expresé con suficiente claridad, pero en mi exposición daba a entender que no es una comparación en términos absolutos, sino circunscrita a un aspecto estilístico concreto en el juego de ambos (pase), que en cualquier caso estaría sujeto a discusión, por supuesto. No exponer esa aclaración diferenciadora, al igual que hice en el caso de Bodiroga, tal vez estuviera motivada por tratar de no caer en la redundancia, y porque Diaw es seguramente el máximo exponente (actual) de un determinado modelo. No obstante, debo aclarar que mi personal inclusión de Bodiroga en el "modelo Bird" ha sido llevada a cabo en términos aproximativos, es decir, no considero que el estilo de Bodiroga a la hora de crear esté tan cerca de Bird como lo está Diaw, pero es una forma de establecer parametros diferenciadores entre distintos jugadores, a fin de que el lector se haga una idea de como se desenvuelve cada uno en pista. 2. Me parece muy interesante tu aportación referida a posibles point-forwards españoles. Es algo que sin duda ofrece campo para la reflexión. A bote pronto, concuerdo con la mención que hiciste sobre Andrés Jiménez, y en la actualidad tal vez nombraría a Mumbru como posible "jugador referencia" respecto de esta posición. Es solo una primera aproximación superficial. Habría que bucear por la historia del baloncesto español para encontrar casos más concretos, pero recojo ese guante. 3. Entiendo lo que quieres decir en este punto, pero no lo comparto. Mi no inclusión de Jordan como point-forward está motivada por su habitual posicionamiento en cancha, que el 99 % de las veces solía ser el de escolta o "2" prototípico. Es cierto que los Bulls pre-triángulo sufrían una dependencia mayúscula de Jordan tanto en el aspecto ejecutor como en el creador (todos conocemos esa breve época de su carrera cuando se desempeñó como base y cosechó tantos triples-dobles consecutivos), pero no considero a MJ un point-forward. Más bien al contrario, yo lo definiría como un escolta "total" y caníbal (quizá el primero de su especie que apareció en el basket moderno) capaz de hacerlo todo sobre la cancha y todo a un gran nivel (de ahí que sea considerado el mejor jugador de la historia). La inclusión de Jordan como point-forward me obligaría a meter también a gente como Clyde Drexler, Kobe Bryant o Penny Hardaway (aunque este se aproximaba más al puesto de base). Y si bien reconozco las sobresalientes cualidades para crear y proponer de estos jugadores citados, no los podría considerar point-forwards al uso. Entiendo que el término y su concepción táctica dibuje un panorama algo difuso, con delimitaciones poco definidas en algunos aspectos, pero a los Jordan/Kobe/Hardaway/Carter no los puedo considerar como point-forwards. Incluso Tracy Mcgrady (que aparece citado en el artículo) sería un jugador a caballo entre esos dos mundos (escolta total y alero creador). Un saludo.

Con todas estas matizaciones, me has convencido totalmente. Ahora sí he entendido mejor tus criterios de selección, y los comparto desde ese punto de vista.
Gracias por las aclaraciones, han sido muy interesantes.

Hola joaodogao. Que no se malinterprete, en ningún momento he pretendido hacer una comparación directa entre Diaw y Bird. Son jugadores que están en planos completamente distintos, jamás se me ocurriría. La comparación se circunscribe unicamente a una determinada faceta en el juego de ambos, que es la forma de pasar de espaldas al defensor, en la que percibo similitudes. Nada más. Un saludo.
Hola luiggimax, gracias por comentar. Respecto a lo de Norm Nixon, llevas toda la razón, se me fue la pelota con el baile de nombres. Ya está corregido, gracias por el aviso. Respecto al caso de Magic Johnson, es cierto que Nixon era un jugador que gustaba de ese tirito de media distancia y que se complementaba bien con Magic, pero aún así pienso que el manejo de balón era más compartido. Quiero decir, la dicotomía de alero que maneja la bola + base tirador no era tan acentuada como lo pudiera ser en el caso de Lebron James/Mo Williams, por citar un ejemplo. Eso se ve en los partidos y también en la estadística primaria, donde tanto Magic como Nixon promedian números similiares en cuanto a asistencias. A partir de 1982, y sobre todo coincidiendo con la destitución de Westhead y la llegada de Riley, noto una deriva en el juego que paulatinamente concentra la pelota en manos de Magic Johnson. Bien es cierto que el traspaso de Byron Scott le ayuda a reencontrarse con esa dicotomia manejador/tirador, pero creo que el proceso citado comienza antes. No obstante, doy a entender en el artículo que los primeros años de Magic Johnson no pueden catalogarse como los de un point-forward al uso, y tampoco como los de un base puro. Está ahí en el limbo posicional. Su famosa actuación en las Finales de 1980 creo que no pasa de ser anecdótica, ya que no hizo mucho de point-center a lo largo de su carrera. Si coincido en que la temporada 1996 (su regreso tras retirarse por lo del sida) ve a un Magic Johnson en el molde del point-forward tipo Larry Bird, con poco consumo de balón y brillando en secuencias quietas. Un saludo.

Sobre el caso de Magic Johnson el base del equipo no era Jamaal Wilkes sino Norm Nixon y tampoco el gran Magic ejerció de point forward salvo en momentos puntuales como el partido final del primer anillo de Magic donde por la lesión de Abdul Jabbar se fue a la pintura haciendo casi de "center forward".

Hacían Norm y él un dueto mas similar al combo guard de ahora, en muchos momentos Johnson era el base real y Nixon el shooting guard ya que tenía una muñeca bastante fina.
Wilkes era un alero puro - 3 - anotador bastante mas que pasador, creo que 17 ppp vs 2.5 app.

Magic pasó al puesto de point guard a tiempo casi completo cuando los Lakers traspasaron a Norm Nixon x Byron Scott. Scott con si atleticismo y polivalencia defensiva se convirtió en el mejor complemento a Magic al ofrecer velocidad supersónica en el contrataque y buen rango de tiro además de poder defender a bases y escoltas mientras Michael Cooper aportaba desde el banco polivalencia al poder jugar en cualquier posición del perímetro a la vez que también sumaba en tiro & defensa.

Magic sí que jugó de point forward nato en su última etapa NBA cuando por edad y forma física ya no podía - especialmente en defensa - rendir en el perímetro.