Solapas principales

Los Angeles Lakers: el sainete que no termina

  • Van sextos del Oeste, muy lejos de Warriors, Suns y Jazz
  • La plantilla no se corresponde con lo que quiere el técnico

Tras ganar el anillo de 2020, la temporada pasada fue decepcionante en Lakerland. Eliminados en Primera Ronda, las lesiones de sus principales jugadores fueron la excusa para justificar una eliminación demasiado temprana. Tras el verano, Pelinka decidió cambiar gran parte del roster y trajo jugadores cuyas características no coincidían con las que Vogel pide a sus pupilos. Hasta el momento, y aunque se ven brotes verdes, los Lakers están siendo una de las decepciones de la temporada.

UNA PLANTILLA SIN BALUARTES DEFENSIVOS

Del equipo de la pasada temporada, solo permanecen LeBron, Davis y Horton-Tucker. Podemos pensar que los cambios tienen que adaptarse a un sistema defensivo que rindió como un reloj en pasadas campañas (mejor ratio defensivo en la anterior, con Davis fuera en muchos partidos). Pero las altas, de mayor postín de las bajas, no han llenado el hueco de unos jugadores que no lucían estelares estadísticas, pero sí daban a Vogel una seguridad defensiva de la que carecen este año.

Caldwell-Pope, Morris o Caruso eran hombres de confianza para el entrenador, quien sobre ellos (y Davis) basaba un engranaje defensivo que daba muchas más victorias que las que parecía. Las llegadas de hombres de grandes números (especialmente en temporadas anteriores) como Carmelo, Monk o DeAndre Jordan ha empeorado muchísimo la ejecución del sistema defensivo, hasta el punto de situarse en la parte media de la liga (15.º). Insostenible si quieres ser campeón de la NBA.

Sin embargo, Vogel está buscando soluciones y parece que las está encontrando. DeAndre Jordan empezó la temporada como titular y ahora está fuera de la rotación (ya nos han contado esta película), Davis pasa la mayor parte del partido como pívot, Horton-Tucker ha cogido más protagonismo y veteranos como Ellington o Bradley, otrora buenos complementos en buenos sistemas defensivos, tienen minutos y responsabilidades defensivas. Es de esperar que otros jugadores de ese perfil, como Ariza y Kendrick Nunn, se incorporen a la rotación cuando estén disponibles.

UN ATAQUE DEMASIADO PREVISIBLE

A pesar de los flashes que LeBron y Davis han tenido en los últimos años, los Lakers han sido un equipo de vocación defensiva cuyo ataque se ha basado en la inspiración individual de sus figuras. Este año el panorama en ataque no ha cambiado, aunque el descenso en el rendimiento defensivo es lo que les ha alejado de la élite. Sabedores de esta circunstancia, han querido dar un golpe de mano en el mercado y sumar una amenaza ofensiva de nivel con Westbrook, pero el experimento no está funcionando. Westbrook y LeBron rara vez congenian bien, ambos necesitan balón y generar con él, mientras que no destacan por si juego off ball ni por ser una amenaza como tiradores abiertos.

Pero, igual que en defensa, el ataque está mejorando últimamente. Los últimos partidos de las estrellas en ataque están siendo brillantes, lo que da un halo de esperanza de cara al transcurso de la temporada. Sin embargo, los tiradores tienen que estar más enchufados (34,7% en triples).

MOTIVOS PARA LA ESPERANZA Y PARA DESESPERARSE

Si bien el big three de los Lakers está mejorando, LeBron se ha perdido varios partidos y todo hace indicar que la conjunción entre ellos se pulirá semana tras semana. Además, en playoffs la experiencia es un grado y siempre es difícil apostar contra LeBron, más si está acompañado de Davis. Pero los Lakers carecen de jugadores que sean pegamento defensivo y su ataque, que no alcanzará posiciones de privilegio, necesita de un gran rendimiento atrás, lo cual es difícil de darse sin los mimbres adecuados.

Podrían buscar un traspaso, pero con el roster actual es difícil. LeBron y Davis no se mueven, Westbrook es difícil de colocar con su contrato (44 millones) y la mayoría de los jugadores tienen contratos mínimos. Solo podrían sacar algo por Talen Horton-Tucker y Kendrick Nunn, pero es difícil que por ellos puedan fichar a algún jugador que cambie alguna tendencia.

Así las cosas, el mercado de cortados parece la mejor opción. Pero no parece que de ahí vayan a sacar algún complemento que mejore lo que ya tienen (Drummond el año pasado), así que Vogel tiene trabajo por delante si quiere volver a hacer de los Lakers un aspirante al título… y conservar su puesto.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 12 meses
#contenidos: 
272
#Comentarios: 
698
Total lecturas: 
909,749