Solapas principales

Charles Barkley disputa el rebote con Detlef Schrempf (Foto: Miqui Forniés)

Los reyes sin corona de la NBA

  • Las grandes estrellas de la liga norteamericana que acariciaron el anillo, pero acabaron su carrera sin haber logrado su objetivo

La victoria de Dallas Mavericks en las pasadas finales de la NBA ha evitado que jugadores como Dirk Nowitzki, Jason Kidd o Jason Terry pasasen a la historia como grandes jugadores de la liga que acabaron su carrera sin el preciado anillo y después de haber disputado alguna final. En el caso de Jet y del alero teutón ha sido a la segunda la vencida (perdieron con los Mavs la final de 2006 ante los Heat); mientras que para Kidd fue a la tercera (había perdido con los Nets las finales de 2002 y 2003 ante Lakers y Spurs respectivamente). En las últimas décadas, otros grandes de la NBA han tenido que hincar la rodilla antes de poder gozar de las mieles del triunfo: Mo Malone (perdió la final con los Rockets en 1981 y se llevó el anillo con los 76ers en 1983), Julius Erving (perdió las finales de 1980 y 1982 para ganar el anillo en 1983, siempre con los Sixers), Clyde Drexler (perdió con los Blazers las finales de 1990 y 1992  para llevarse el anillo con los Rockets en 1995)... y así un largo etcétera son un buen ejemplo de ello.

El otro lado de la moneda lo representa LeBron James, con dos finales disputadas (2007 con Cavs y 2011 con Heat) y ninguna ganada. En parecidas circunstancias encontramos a Dwight Howard, que perdió con sus Magic la final de 2009 ante los Lakers. En la historia reciente de la liga no son pocos los ejemplos de estrellas de la liga que han tenido que resignarse con retirarse tras disputar la final de la NBA, pero sin lograr en ningún caso el anillo. En este artículo repasamos los principales nombres que han vivido esta circunstancia en las últimas tres décadas.

charles barkley (Phoenix suns 1993)

En 1992, Charles Barkley llevaba ya 9 temporadas en la NBA (Nº 5 de 1984) defendiendo los colores de los 76ers, franquicia que languidecía a primeros de los 90. Su carrera deportiva se encontraba en la encrucijada: era una de las máximas estrellas de la liga, estaba en plena madurez deportiva pero a poco aspiraba con su equipo de toda la vida. Finalmente forzó su salida y llegó a los Suns de Phoenix a cambio de Jeff Hornacek, Tim Perry y Andrew Lang. Aterrizaba en una franquicia atractiva y competitiva, que con su adición podía dar el paso definitivo hacia la lucha por el anillo. Sir Charles lideraría una plantilla en la que encontrabamos jugadores de calidad como Kevin Johnson, Dan Majerle, Cedric Ceballos o Tom Chambers.

Los éxitos no se hicieron esperar. Los Suns se convertirían en el mejor equipo de toda la NBA en la regular season (62-20), superando incluso a los Super-Bulls de Jordan (57-25). Además, Barkley lograría el ansiado MVP de la liga merced a los 25.6 puntos, 12.2 rebotes y 5.1 asistencias de promedio durante esta primera fase de la competición. El camino hacia las finales de la NBA no sería un camino de rosas, precisamente.

Sufrimiento en la primera ronda, en la  que los Suns tuvieron que recurrir al 5º encuentro para superar a los Lakers. Más sufrimiento en segunda ronda, en la que los Suns se enfrentaron ante los duros Spurs, a los que eliminaron por 4-2, tras una canasta ganadora de Sir Charles ante la oposición del mismísimo David Robinson. Una jugada que ya ha pasado a la historia de los playoffs NBA.

Ya en las finales de Conferencia el rival fue Seattle Supersonics del dueto Payton-Kemp, a los que haremos referencia posteriormente. Otra vez los Suns tuvieron que recurrir al partido final (7º) para deshacerse de sus oponentes. Barkley continuaría aquí su tour de force particular, ofreciendo exhibición tras exibición. A mencionar su grandioso triple-doble en el 5º encuentro (ganado por los Suns por 120-114), partido en el que sumaría 42 puntos (16/22 en TC y 11/11 en TL), 15 rebotes y 10 asistencias. A él se uniría el bravo escolta Dan Majerle, que acabaría el partido con 34 puntos, incluyendo un magnífico 8/10 en triples. Barkley pondría la guinda en el 7º encuentro, donde acabaría con unos monstruosos 44 puntos (12/20 en TC y 19/22 en TL) y 24 rebotes. Números de extraterrestre para un Barkley que iba lanzado hacia el título:

La final estaba servida. La franquicia de Arizona se enfrentaba ante los Bulls de Michael Jordan, que comenzaban a escribir su leyenda. Los Suns empezarían de forma nefasta las series, perdiendo los dos primeros encuentros disputados en su cancha (92-100, 108-111) y llegando muy tocados a la capital de Illinois, donde los de Jordan tendría la posibilidad de cerrar la serie. Sin embargo, los de Arizona, con un sorprendente Richard Dumas (una de las estrellas más fugaces de la historia de la NBA) apoyando eficientemente a Barkley,  lograron la machada y sacaron adelante 2 de los 3 partidos (121-129 en el 3º y 98-108 en el 5º) jugados en el Chicago Stadium. Los Suns seguían por debajo en las series (2-3 para los Bulls), pero regresaban a su cancha y mantenían la esperanza de lograr el anillo. Todo el sueño se venía abajo cuando John Paxson anotaba un triple tras una perfecta circulación del balón de los Bulls y el posterior intento de canasta de Kevin Johnson se viese interceptado por Horace Grant. 98-99 para los de Chicago y, de nuevo campeones. El enorme esfuerzo de Charles Barkley (27.3 puntos, 13 rebotes y 5.5 asistencias en las finales) no obtenía su premio. Se topó con el mejor jugador de la historia en el mejor momento de su carrera, Don Michael Jordan (¡¡¡41 puntos, 8.5 rebotes y 6.3 asistencias!!!), y con sus lugartenientes Pippen (21.2 puntos, 9.2 rebotes y 7.7 asistencias) y Grant (11.2 puntos y 10.3 rebotes) cubriéndole las espaldas.

Las 10 mejores jugadas de las finales de 1993:

pat ewing (new york knicks 1994, 1999)

Pat Ewing  llegó a los Knicks como Nº1 del Draft de 1985. Iba a ser el salvador de una franquicia histórica que agonizaba y que había perdido por una terrible lesión a su estrella Bernard King. En pocos años y girando todo en torno a la figura del pívot jamaicano, los Knicks fueron retomando la senda de la victoria, convirtiéndose a principios de los 90 en uno de los principales outsiders de los Bulls en la Conferencia Este. La llegada de Pat Riley al banquillo neoyorkino dio un poso de equipo duro de roer gracias al gran nivel defensivo que imprimió al juego de los Knicks. Su mayor problema fue toparse una y otra vez con Jordan en los Playoffs. Misión imposible derrotar a los Bulls. La puertas de la final se vieron abiertas de par en par con la prematura retirada de Jordan en el verano de 1993. Tras una muy buena regular season 1993-94, los Knicks sufrieron en Playoffs para deshacerse de los Hawks (3-1), Bulls (4-3) y Pacers (4-3), pero alcanzaron las tan ansiadas finales de la NBA. En ellas se iban a enfrentar a los Houston Rockets de otro de los grandes pívots dominantes de la liga, Hakeem Olajuwon.

Las series finales estuvieron marcadas por los tanteos bajos, que a duras penas se acercaban a los 90 puntos, y las duras defensas. Pero también por el duelo titánico entre dos gigantes que marcaron época en la NBA: Ewing vs Olajuwon. En una one on one inolvidable, Ewing (18.9 puntos, 12.4 rebotes y 4.3 tapones de media en las series) estuvo a la altura de las circunstancias, pero Olajuwon (26.9 puntos, 9.1 rebotes y 3.9 tapones) mostró un nivel superlativo en el mejor momento de su carrera (seria considerado MVP de la final). Con todo, los Knicks tuvieron en sus manos lograr el anillo. Llegaron al 6º encuentro con 3-2 a favor y a punto estuvieron de lograr el punto ganador en pista de los Rockets. Liderados por un John Starks en estado de gracia (27 puntos y 8 asistencias), los de Nueva York acariciaron la victoria, pero el bravo escolta pasó de héroe a villano fallando el tiro ganador, que fue interceptado por Olajuwon (los Rockets acabaron ganando por 86-84). Ya en el 7º y definitivo encuentro, Ewing no pudo contar con la colaboración de Starks, que muy tocado por su error en el 6º, completó un encuentro horrible (2/18 en tiros de campo, incluyendo 0/11 en triples). Un triple de Maxwell sentenciaría el partido y la final a favor de los Rockets (90-84, 4-3 final).

Las 10 mejores jugadas de aquella serie final de 1994:

Ya con Jeff Van Gundy en el banquillo, los Knicks siguieron siendo competitivos en las siguiente temporadas, pero el equipo iba envejeciendo y Pat Ewing, ya superada ampliamente la treintena, parecía haber perdido el último tren. Pero llegamos a la temporada del lock out, la 1998-99, o como le gusta referirse a ella a Phil Jackson, la temporada del asterisco. Una temporada recortada, que comenzó a primeros de febrero y que llegó con novedades para los Knicks. Se decía adiós al carismático John Starks, pero llega el errático pero brillante Latrell Sprewell. Además, se adquirió a Marcus Camby, un pívot que podría hacer completar una dupla interior magnífica con Ewing. La regular season no fue excesivamente brillante. Los Knicks lograron apuradamente la clasificación para los playoffs, logrando el último puesto disponible en el Este. La post-temporada sería otra historia. Una historia llena de épica.

En primera ronda se disputaría un clásico de los 90: Heat-Knicks, dos equipos duros como una roca y acostumbrados a defender bordeando la ilegalidad. Se disputaron 5 épicas batallas, coronadas por una victoria in extremis de los Knicks en el partido definitivo merced a una agónica canasta de Allan Houston.

Menos problemas tendrían los Knicks para eliminar a los Hawks en la Semifinales de Conferencia (4-0), pero ya en la Final de Conferencia se viviría otro clásico entre dos viejos enemigos irreconciliables. Los neoyorkinos se enfrentaban a los Pacers de Miller. Y acabarían con ellos en 6 partidos, logrando el pase a la final con un milagroso 3+1 de Larry Johnson en el Madison Square Garden, que impedía tenerse que celebrar un 7º encuentro en pista de los Pacers. La mala noticia sería la lesión de Pat Ewing durante esta serie. Una inoportuna rotura parcial del tendón de aquilés le dejaría fuera de juego y no podría disputar la tan ansiada y soñada final.

La epopeya de los Knicks hacia la final de 1999:

Con Ewing KO, poco podrían hacer los Knicks en las series finales que disputarían ante los Spurs de la mejor pareja interior de aquel momento: Tim Duncan (27.4 puntos y 14.4 rebotes de media en las series, MVP de las finales)  y David Robinson (16.6 puntos, 11.8 rebotes y 3 tapones). A pesar del esfuerzo de la pareja exterior Sprewell (26.6 puntos y 6 rebotes) - Houston (21.6 puntos, 3.2 rebotes y 3.4 asistencias), los Knicks caerían por 4-1 ante lo tejanos. Ewing, lleno de impotencia y vestido de calle, viviría su segundo fracaso en la lucha por el anillo.

Las 10 mejores jugadas de la final de 1999:

shawn kemp (seattle supersonics 1996)

Gary Payton y Shawn Kemp formaron durante los 90 una de las parejas más excitantes de toda la NBA. Payton era un director de juego muy completo , un jugador con gran carácter y una auténtica pesadilla en defensa. Kemp era una fuerza de la naturaleza, un jugador interior imparable cuando se lanzaba sobre el aro. Los alley-oops que preparaba Payton y culminaba con salvaje fiereza Kemp son todo un clásico de los highlights históricos de la NBA.

Los Seattle Supersonics de Payton & Kemp fueron durante buena parte de la década de los 90 uno de los outsiders de la competición. Estuvieron buscando su oportunidad año tras año, hasta que en 1996 pareció llegar su momento. Payton y Kemp, acompañados por jugadores tan cualificados como Hersey Hawkins, Detlef Schrempf o Sam Perkins, completaron una regular season sensacional, finalizando con nada menos que 61 victorias, por tan solo 21 derrotas. Ya en Playoffs, su camino hacia la gran final no fue excesivamente complicado (3-1 a Kings y 4-0 a Rockets) hasta la Final de Conferencia, donde tuvieron que recurrir al 7º encuentro para acabar con unos sólidos como una roca Utah Jazz. Y así se plantaron en las series finales en las que tuvieron la gran desgracia de enfrentarse a los Bulls más dominantes de toda la historia. Los de Phil Jackson venía de sumar nada menos que 72 victorias en la liga regular, para tan solo perder una partido (ante los Knicks) en su camino hacia el anillo.

Las series finales se pusieron cuesta arriba para los Sonics desde el comienzo. Los Bulls amarraron sus dos primeros partidos disputados en el Chicago Stadium (107-90, 92-88) y mojaron la oreja a los de Seattle en el primer partido jugador a domicilio (86-108). Con 3-0 en contra, parecía una misión imposible para Payton & Kemp. Pero los Sonics sacaron a relucir su orgullo y sacaron adelante los dos siguientes encuentros en su cancha (107-86, 89-78). Lograron, al menos, devolver la serie a Chicago, donde los Bulls no perdonarían en el sexto (87-75), anotándose su 4º anillo y el primero de Jordan tras su vuelta a las canchas tras su paso por el beisbol. Gary Payton (18.3 puntos, 6.3 rebotes y 7 asistencias) y Shawn Kemp (23.3 puntos y 10 rebotes) darían la cara y ofrecerían un rendimiento a la altura de la circunstancias, pero no había nada que hacer ante uno de los mejores dinastías de la historia de la NBA, los Bulls de un Jordan cada vez mejor acompañado (Pippen, Kukoc, Rodman, Ron Harper...).

Las 10 mejores jugadas de las series finales de 1996:

Esas finales serían el punto de inflexión de los Sonics. Kemp cambiaría Seattle por Cleveland en 1998 y comenzaría una bajada a los infiernos paulatina, hasta acabar su carrera arrastrándose por las pistas de juego. Payton continuaría en el equipo hasta 2002, pero sin aspiraciones reales de lograr el título. Abandonaría la nave en una búsqueda desesperada por lograr el anillo antes de la retirada. En el verano de 2003, con 35 años, se enrolaba en el proyecto de los Lakers. El ex base de los Sonics llegaba a los ángeles junto con Karl Malone para sumar, en el crepúsculo de su carrera, en ansiado título que habían acariciado en temporadas anteriores. Los Lakers lograron el pase, como estaba previsto, a la final, pero en ella caerían con estrépito ante los Detroit Pistons por 4-1. Especialmente sangrante sería la actuación del otrora grande Gary Payton. Tras completar una más que notable temporada regular (14.6 puntos, 4.2 rebotes y 5.5 asistencias de media), se le fue agotando la gasolina en la post-temporada, hasta acabar ofreciendo un rendimiento realmente lastimoso en las finales (4.2 puntos, 3 rebotes y 4.4 asistencias de media), siendo uno de las claves para entender el fracaso de los Lakers. Tras una temporada en Boston, en 2005 recalaría en los Miami Heat que acabarían ganando el anillo en 2006 ante Dallas Mavericks como rival. Su papel no sería estelar precisamente (2.7 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias de media en las series finales), pero por fin lograba su anhelado objetivo en los últimos estertores de su carrera (el jugador contaba ya con 37 años).

john stockton (utah jazz 1997, 1998) & karl malone (utah jazz 1997, 1998; lakers 2004)

Si hablamos de parejas míticas de la historia de la NBA, es obligado hablar del dueto Stockton & Malone en los Jazz de Utah. Una sociedad perfecta que se mantuvo durante nada menos que 18 temporadas en la franquicia de Salt Lake City, algo completamente inusual en el deporte profesional de hoy en día. De su mano, Utah Jazz vivió sus mejores años como franquicia NBA. Desde mediados de los 80, los Jazz fueron uno de los conjuntos más competitivos y duros de roer de la liga. Fueron unos fijos de los playoffs que llegaron incluso a las Finales de Conferencia en 1992 (2-4 ante Blazers), 1994 (1-4 ante Rockets) y 1996 (3-4 ante Sonics).

Tras muchas tenporadas tocando el travesaño, en 1997 llegó su hora. Con nuestros protagonistas liderando una plantilla veterana, experta y muy profesional, donde destacaban nombres como los de Jeff Hornacek, Bryon Russell, Antoine Carr o Greg Oostertag, los Jazz acabaron la regular season con un sobresaliente 64-18. Karl Malone ofreció un rendimiento superlativo, siendo nominado MVP de la temporada merced a sus 27 puntos, 9.7 rebotes y 4.4 asistencias por encuentro. En Playoffs fueron cayendo uno tras otro Clippers, Lakers y Rockets hasta alcanzar la tan ansiada final en la que se enfrentarían a los ya entonces míticos Bulls de Jordan, el mejor equipo de la temporada regular (69-13).

La primera final Bulls-Jazz estuvo llena de emoción y de momentos épicos. Empezaron adelantándose los Bulls por 2-0 (84-82, 97-85), haciéndose fuertes en el factor cancha. No fueron victorias sencillas, sobre todo la primera, en la que tuvo que ser, una vez más, Michael Jordan el que decidiera el partido con una suspensión en los últimos instantes. En Salt Lake City las series dieron un giro de 180º. Llevados en volandas por su público Stockton, Malone y cía sacaron adelante los partidos 3º y 4º (104-93, 78-73). Con las series igualada, se afrontaba un 5º encuentro que se antojaba fundamental en el devenir de las series. En los Bulls saltaban todas las alarmas: Michael Jordan había contraído un virus gastrointestinal e iba a disputar el encuentro con fiebre y sus condiciones físicas claramente mermadas. La ocasión era perfectamente para los Jazz. Sin embargo, sobreponiéndose a todos los problemas físicos que sufría, Michael Jordan iba a ofrece una exhibición épica, una de las más recordadas a lo largo de su carrera. Sería conocido desde entonces como el Flu Game (el partido de la fiebre). Jordan firmaría 38 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias para dar a su equipo la victoria por 88-90, lo que suponía medio anillo para los Bulls. Acabaría el encuentro a punto del desmayo, había llegado al límite, haciendo aún más grande su leyenda. Ya de regreso a Chicago, los Bulls se apuntarían el punto definitivo y en un encuentro lleno de emoción que decidió un tiro de Steve Kerr (90-86), tal y como hizo Paxson en el 6º encuentro de la final de 1993. El enorme esfuerzo de Stockton (15 puntos y 8.8 asistencias de media en las finales) y Malone (23.8 puntos y 10.3 rebotes) no tenía premia ante un invencible Jordan (32.3 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias).

Utah Jazz volvió a la carga en la temporada 1997-98. Igualó a 62 victorias con los Bulls en la Regular Season, pero logró el factor cancha de cara a unas hipotéticas finales al vencer en los dos choques ante los de Illinois durante la fase regular. En la post-temporada sufrió para derrota a los Rockets (3-2), para después pasar por encima de Spurs (4-1) y Lakers (4-0). Jazz y Bulls iba a repetir final. Tras la primera victoria de los de Salt Lake City (88-85), los Bulls lograron poner se su parte el factor cancha en el segundo (88-93). Los de Jordan dejarían franca la eliminatoria con dos victorias encadenadas en el Chicago Stadium (incluyendo una paliza en toda regla en el 3º, 96-54). Los Jazz salvaron el primer matchball (81-83) y devolvieron las series a Salt Lake City. Ya en el 6º encuentro llegaría The Shot (el tiro). En una de las jugadas más celebradas de la historia de la NBA, Michael Jordan decidiría el encuentro (86-87), y por ende la series, con un lanzamiento a media distancia tras dejar sentado a su defensor Bryon Russell, que supondría la consecución del sexto anillo de Air y su última canasta como profesional, aunque luego llegaría su retorno con los Wizards... Una vez más, John Stockton (9.7 puntos y 8.7 asistencias de media en las series finales) y Karl Malone (25 puntos y 10.5 rebotes) se quedaban con la miel en los labios ante los todopoderosos Bulls de Jordan (33.5 puntos y 4 rebotes). Ese fue su gran pecado, coincidir en el tiempo con una de las dinastías más potentes de toda la historia de la liga.

 Los Jazz siguieron siendo una franquicia ganadora durante las siguientes temporadas, pero no pasaron de la 2ª ronda de los playoffs. Viendo su carrera cerca de su punto final, Karl Malone dejó su equipo de toda la vida en 2003 para enrolarse en los Lakers de Shaquille y O`Neal. Tal y como hemos mencionado anteriormente, los angelinos se plantaron en las series finales de 2004, pero cayeron de forma inapelable y sorprendente ante los Detroit Pistons. Karl Malone llegó muy tocado físicamente a las finales, sus números fueron muy discretos (5 puntos y 7.3 rebotes) y no pudo disputar el 5º encuentro. Ya cumplidos los 40, éste fue su canto del cisne en la liga.

Top-10 de las Finales de 2004:

 

reggie miller (indiana pacers 2000)

Reggie Miller fue de esos jugadores que pasarán a la historia por su instinto asesino, por su carácter ganador e indomable. Su momento preferido de la temporada eran los playoffs, donde subía muchos enteros su rendimiento y fue protagonista de algunas de los momentos más recordados de la historia de la liga, teniendo, en buena parte de los casos, a los New York Knicks como víctima propiciatoria. Siempre fiel a los Indiana Pacers, durante los 90 rozó las series finales en no pocas ocasiones, llegando a las Finales de Conferencia en 1994, 1995, 1998 y 1999. Su turno llegó en en la última temporada de la década, la 1999-2000. A los Miller, Jackson, Smits, Davis, Rose les había llegado el momento de acariciar la gloria. Tras una gran regular season (56-26), fueron cayendo en los playoffs, no sin sufrimiento, Bucks (3-2) , Sixers (4-2) y Knicks (4-2). Al final, los Pacers daban el salto definitivo y, además, a costa de los Knicks, su archirival durante toda la década.

Su rival en la final serían nada menos que los Lakers de Shaquille y Kobe Bryant. Un equipo en ascenso, preparado para dominar la liga durante los próximos años. Los Pacers iban a tener delante al mejor Shaquille O´Neal de toda su carrera (fue nombrado MVP de la temporada merced a sus 29.7 puntos, 13.6 rebotes y 3 tapones por encuentro). En ese momento, Shaq era el pívot más dominante de toda la liga, una bestia imparable en la zona que destrozaba a todo rival que se le pudiera poner delante. Los Lakers habían finalizado la regular season con el mejor registro de victorias (67-15), pero habían logrado el pase a la final de forma casi milagrosa, consumando una increíble remontada en el 7º encuentro de la Final del Oeste ante los Portland Trail Blazers. A pesar de ello, eran, a todas luces, favoritos. Y cumplieron con las previsiones. Nadie pudo parar en los Pacers a Shaquille. Fue devastadora su actuación durante las series finales (38 puntos, 16.7 rebotes y 2.7 tapones de media), acabando con las esperanzas de los de Indiana. Los Pacers lograron amarrar al menos dos encuentros en su pista (100-91, en el 3º partido y 120-87, en el 5º), en los que destacó la labor de Reggie Miller, que anotó 33 y 25 puntos respectivamente, para acabar las series con unos promedios de 24.3 puntos, 2.7 rebotes y 3.7 asistencias. Nada que objetar a la labor de Reggie y de sus Pacers, pero es que estos Lakers eran mucho Lakers.

El brillo de los Pacers fue languideciendo en las siguientes temporadas. La plantilla era muy veterano y sus mejores tiempos ya habían pasado. Con todo, estuvieron cerca de volver a repetir final en la temporada 2003-2004, campaña en la que savia nueva como Jermaine O´Neal, Ron Artest o Al Harrington ayudó a que el equipo de Reggie Miller (que ya contaba con 37 años y quemaba su penúltima temporada como profesional) alcanzase las Finales de Conferencia, en las que cayó ante los Pistons (posteriores campeones) por 4-2.

El Top-10 de las Finales de 2000:

 

allen iverson (philadelphia 76ers 2001)

A pesar de no estar retirada y tratar de volver a la primera línea de la liga profesional continuamente, incluímos en este artículo a Allen Iverson. Sus mejores tiempos se ven ya muy lejos y dudamos que volvamos a verlo en la NBA. El pequeño anotador, hoy en día vilipendiado por sus erráticos últimos años en la liga, tuvo un mérito casi heróico: puso en primera línea a sus 76ers, llevando hasta las finales de 2001 a una plantilla realmente mediocre. Contando como principales compañeros a jugadores grises como Eric Snow, Aaron McKie, Tyrone Hill o Kevin Ollie (se salva entre tanta medianía el gigante Dikembe Mutombo) logró sumar 56 victorias en regular season (promediando 31.1 puntos, 3.8 rebotes y 4.6 asistencias fue nombrado MVP de aquella temporada) y eliminar en Playoffs a Pacers (3-1), Raptors (4-3) y Bucks (4-3). El one man army de Iverson alcanzaba las finales en la que se enfrentaría a la nueva dinastía NBA, los Lakers de Kobe & Shaq.

Evidentemente, los Lakers eran absolutos favoritos. Habían llegado a las finales sin perder ningún partido en la post-temporada (3-0 ante Blazers, 4-0 ante Kings y 4-0 ante Spurs) y parecía demasiado para tan pocos argumentos que presentaban los 76ers. Con todo, en el primer encuentro de las series los de Philadelphia le dieron un buen susto a los angelinos, imponiéndose en el Staples, tras prórroga por 101-107. Gran parte del mérido recayó en un sensacional Iverson, que ofreció una de las actuaciones más memorables en la historia de las finales. El diminuto escolta anotó 48 puntos, además de sumar 5 rebotes, 6 asistencias y 5 robos. Nadie pudo con él. Con la lección bien aprendida, los Lakers se pusieron el mono de trabajo y encadenaron cuatro victorias seguidas (98-89, 91-96, 86-100 y 108-96), no exentas de dificultades, para acabar llevándose el anillo. Nada que reprochar a un Allen Iverson que se vació (35.6 puntos, 5.6 rebotes y 3.8 asistencias de media en las finales) y que poco más pudo hacer. Fue la única oportunidad para que este jugador de dibujos animados se llevara un título de la NBA.

Los 48 puntos de Iverson en el primer encuentro de las finales de 2001:

El Top-10 de las Finales de 2001:

Sobre el autor

Antiguedad: 
16 años 11 meses
#contenidos: 
3,665
#Comentarios: 
36,315
Total lecturas: 
27,698,433

Comentarios

@uriz: Te doy la razón en cuanto que Payton si que tuvo fogonazos de calidad que fueron clave en momentos calientes, pero, en líneas generales, no era ya ni la sombra de lo que fue. En cuanto a la jugada de Cassell del video, corresponde al 3º encuentro, el triple de Maxwell que citó (anotado a menos de dos minutos del final) es la siguiente (alrededor de min. 2:30 del video): http://www.youtube.com/watch?v=93CFeNMXgEI

No entiendo la cita de Payton en este articulo. "The Glove" tuvo sendas apariciones estelares en las finales del 2006 ante Dallas. En el tercer partido (0-2 para Dallas) anotó la canasta de la victoria (a continuación Nowitzki fallaría tiro libre para empatar)//http://sports.espn.go.com/nba/playbyplay?gameId=260613014&period=4// En el quinto de la serie anotó el 98-99 a 30 segundos//http://sports.espn.go.com/nba/recap?gameId=260618014//"Su papel no sería estelar precisamente", hombre, para ser los estertores de su carrera no está nada mal... aunque el estelar fuera Wade, su rol no es que fuera el de "veterano banquillero en busca de un anillo", si dejamos a un lado la dictadura de los frios números su peso real fue significativo, o al menos a mí me lo parece. Respecto a una de las finales que pierde NYK contra Houston, el del triple según el video adjunto (Top 10 de 1994, jugada nº2) es el dorsal 10, Sam Casell, creo que por entonces rookie, y no Maxwell.

Otros de los mejores jugadores que no lograron un campeonato: Gervin, Lanier, Wilkins y Dantley (se fué de Detroit en medio de la temporada que acabaron ganando)

veo los videos y se me ponen los pelos de punta.. .vaya finales.. sin duda los que mas penica dan son stockton-Malone y añadiria a Hornacek.. se merecian un anillo. Otra que se lo merecia solo por la cantidad de ostias que le dio Shaquille fui Dikembe Mutombo, creo que en esas finales o neal se gano el apodo de twister verdad ? las imagenes a camara lenta de mutombo encajando codazos son miticas..

Y da gusto ver a Reggie Miller y allen iverson en forma.. menudos jugones. Esa quinta de Reggie, Jalen Rose, Smits, davis ,el gran Austin "powers" Crosshere , perkins , mark jackson.. tb se lo merecian..

.... Quiza tb hubieses sido justo hablar de un superclase que sufrió un calvario con las lesiones ... GRAN HILL ... sin duda, otro que lo merece, como el legendario BERNARD KING, que volvio del ostracismo de las lesiones de sus rodillas, para promediar 30 por partido !!! ....

Otro grandísimo jugador que creo que nunca logró el anillo fue Terry Cummings, apodado El Predicador, gran estrella de los Milwaukee Bucks de los 80. ¿alguien me podría confirmar si efectivamente no logró obtener ningún anillo?

no me gustaria dejar sin recordar en este magnifico articulo, y asi de paso rendirle homenaje al sin duda mejor tirador de la historia de la liga americana, como es Dale ELLIS, para los jovenes que no le conozcan les dire que era superior a reggie miller y a ray allen, como tirador puro, ya en su universidad de tenesee, que (ha sido su aniv, recientemente), se le homenajeo ya que mantuvo un 60% de acierto, (brutal teniendo en cuanta que vivia de la larga distancia),es el jugador que revoluciono el uso de la linea de larga distancia y creo, cambio el juego, de hecho es, aún el 4º max anotador de triples de la n ba, y encima rondando el 50%, vamos una pasada, ademas mantiene el record, del jugador que mas minutos jugó, en un partido, cuando estuvo 69 minutos en cancha (de 73 posibles),para anotar 53 puntos en la victoria de Sonics sobre los Bucks por 155-154, con 4 prorrogas incluidas, en nov.del 89. En definitiva uno de los mas grandes en este olimpo,(tan depreciado en la actualidad, con encumbramientos de autenticas medianias),cuando habia jugadores como ellis que eran realmente heroes! Un saludo!

"Tiempo de un killer, tiempo de Reggie Miller". Cuando realmente, me enamoré de este deporte y de los Pacers, fue viendo a ese gran jugador.
¡Que clase el tio! como se crecía en playoffs...

Sin duda Sir Charles, the Mailman i la calculadora de la liga, lo merecian si o si ... que grandes recuerdos, de noches sin dormir viendo finales ... todos ellos deberian maldecir a DIOS Jordan, pq les privó la glòria .... por cierto ... the THUNDERMAN Majerle, awesomeeeeee !!!!

Mas que webber, creo que era todo el equipo. Solo gano anillo williams, y eso que en la epoca de competir de verdad ya no estaba. Otros grandes sin corona: Nash, Wilkins, Gervin. Y otros con varios, sin que nadie sepa porque: Wellington, Mbenga o Milicic

A mí los dos que más apena que no ganaran son la pareja perfecta: John y Karl. Vaya dos superclases que tuvieron la mala suerte de coincidir con el mejor jugador de la historia. ¿Karl y John la mejor sociedad de la historia de la NBA? A mí es la pareja que más me ha gustado, ha habido otras, pero esta es mi favorita.

Pues a mí, tras seguir la NBA desde los últimos anillos del showtime de Magic, el equipo que más me hubiese gustado que ganase el anillo y no pudo son los Kings de dos grandes sin anillo: Webber y Adelman. Y creo que aunque no jugaron las finales estuvieron muy cerca del anillo: en el 2002 perdieron las finales del oeste en el 7º partido de una de las mejores series de playoffs que recuerdo (triple decisivo de Horry en el 4º partido), contra unos Lakers que hasta el momento habían ganado los últimos 8 partidos de regular season y todos los de playoffs. Al año siguiente, con unos Lakers venidos a menos que acababan dinastía y con todo a favor para hacerse con el anillo, se rompe Webber y se acabó todo. Todavía me da rabia cuando lo pienso, una pena... (PD: y soy de los Lakers de toda la vida, pero ningún equipo me ha hecho disfrutar del básket como aquel, que a fin de cuentas es para lo que madrugo)

Está bien mencionar a jugadores de los que pocos hablan y que fueron muy buenos.
Habéis hablado de Dale Ellis, jugó 17 temporadas pormediando 15,7 puntos con 40,3% en triples (su mejor temporada 27,5). Es el 22 en partidos jugados, el 6 en triples y tiene el record de minutos jugados en un partido 69. Ganó el premio al jugador más mejorado en 1987. También fue ganador del concurso de triples de 1989. http://www.youtube.com/watch?v=q7dRI3IGlFg

De todos los que nombran, nadie mereció más un título que Malone-Stockton... siendo fieles tantos años a los Jazz y a su propio estilo de juego. SUPER PROFESIONALES. (Sólo tuvieron la mala suerte de cruzarse con AIR)

Sí, cierto, game 3, no me habia fijado, para ser un triple tan importante sorprende que no esté en el top-10. En cualquier caso, en la inclusión de Payton no estoy de acuerdo, lo mismo - aunque por motivos distintos - que en la de Kemp (mucho menos jugador que, por ejemplo, Weber). Gracias

Terry Cummings no logró en anillo, como tampoco lo hicieron otros históricos como Bernard King, Nique Wilkins, C-Webb... lo que ocurre es que el artículo se ciñe a aquellos grandes del basket que, al menos, acariciaron el sueño disputando alguna final NBA.