Solapas principales

San Antonio on fire (Foto: desktokpics.com).

Los Spurs, perímetro mediante, alzan primero los brazos (110-95)

  • Salvo el tramo final del tercer cuarto, los Spurs han dominado el choque
  • Los Heat han pecado de carencia de fuerza grupal frente al complejo sistema tejano

SAN ANTONIO SPURS 110-95 MIAMI HEAT (1-0)

LeBron James Mic-d Up During Finals Game 1

Banderas sobre el parquet. Una voz recitando el himno. Todas las miradas confluían en el santuario de los Spurs. A un lado, formando una hilera, la anarquía de Miami Heat. Al otro, en otra hilera semejante, el contraste altruista de San Antonio Spurs. Balón al aire. Las Finales de la NBA volvían a su cita anual. El primer grito de la narración se lo llevaba Bosh tras cinco puntos seguidos, incluido triple desde la esquina. No le pudo en estos primeros compases la abrumadora presión de un AT&T Center absolutamente entregado. Miami Heat quiso construir su imperio desde atrás, a base de una intensidad que daba a luz recuperaciones merced, todo sea dicho, a unas pérdidas poco congruentes de la escuadra local. Los Spurs no hacían gala a eso que se le presupone como experiencia, pero para su suerte Miami Heat se perdía en malas decisiones y tiros forzados. Entre defecto y defecto, equilibrio (10-11, minuto 5).

Manu Ginóbili irrumpiría en el choque tras tiempo muerto. Asistencia a Tim Duncan y dos triples consecutivos con el defensor trasvasándole el aliento a su espigada nariz desataron la locura en Texas en el primer gran arrebato de pasión. Miami se recuperó tras la sesión terapéutica de Spoelstra con un parcial de 0-6 justo cuando las segundas unidades hacían acto de presencia. Sin embargo, Ginóbili entonaba su tango particular y bailaba con triples desde la pista. Otro más y otras dos asistencias que permitía a sus compañeros producir, bastantes perdidos en la cadena de montaje. En los Heat, ni LeBron se hallaba como encargado. Lanzamientos forzados, errores y un pequeño atisbo de desesperación cerraban su primer cuarto (26-20).

Dwyane Wade Does the "Dream Shake" for the Easy Bucket

Con la misma medicina respondió Miami. Dosis perimetral con Ray Allen como ejecutor de la receta. Los Spurs habían perdido el dominio dentro de la inestabilidad propia del devenir del juego. Spoelstra había dado con el engranaje y su segunda unidad funcionaba como de costumbre. Anárquica, a cuentagotas, pero efectiva. El partido contaba con errores tontos entre tanto acierto triple, muestra de ello la falta de cinco segundos sin sacar por parte de los Heat. Muñecas inspiradas, cabezas buscando el verso. Wade, con una bandeja tras reverso provocaba el revés en el marcador (36-38, minuto 17).

Tras la calma impuesta por Popovich a sus pupilos en un tiempo muerto, los Spurs recuperaron su mejor versión. Sí, ésa cuya circulación de balón danza campante borrando la vista del defensor. El trono en el marcador estaba de vuelta. Todo ello, con sus estandartes de siempre. Añejo. Gran Reserva. Leyendas. Otra, la de Ray Allen, era la que salvaba los muebles a los Heat, que detenían la mudanza prematura. LeBron comenzó a despertar, a base de coraje y casta, de sacarse la espina que tenía atravesada. Espina que para los Heat tenía forma de esfera naranja lanzado más allá del perímetro. Y la red volvía a temblar. Boris Diaw dominaba esos detalles en los que nadie se fija. La IQ del baloncesto. Un lector de aplicación. Intangibles por bandera. La rareza en Miami era más palpable cuando hasta Ray Allen erró tiros libre de marca desde el triple. Demasiados condicionantes para unos Heat incómodos, como en casa ajena, nunca mejor dicho, pero vivos. Muy vivos (54-49).

La reanudación trajo rachas, inspiraciones efímeras. Si San Antonio comenzó con cuatro puntos consecutivos que ponían, por primera vez, el partido en un hilo de romperse, Miami Heat, tras triple de Rashard Lewis, y luego de Dwyane Wade, volvió a rozar la igualdad y recordarle a su rival que ninguno de los dos podría fumarse ni la más angustiosa calada. Chalmers, sofocado, cometía su cuarta falta personal, su particular cruz para el debut. Mientras que Danny Green se obsesionaba con anotar algún tiro exterior, LeBron hizo una obra de arte en suspensión desde la esquina. El choque estaba en sus cabales más inestables (62-62, minuto 30).

Los Spurs sufrieron un pequeño momento de dudas en el que Miami hizo del ritmo del partido algo suyo. Las pérdidas de balón habían borrado la coherencia texana como planteamiento en el partido y sólo un pequeño golpe inesperado de baloncesto ofensivo de Tiago Splitter anclaba de alguna forma en el partido a los Spurs (74-78).

Hasta el mayor gigante tiene momentos de debilidad. La sensación es que Miami necesitaba, en efecto, muy poco para tener el devenir de las Finales en su mano. Con lo que no contaba era con el sensacional momento de Splitter, que marcaría un antes y un después en el partido. Cuando peor estaban los Spurs, cuando el hilo estaba tan tenso que parecía abandonar a cada lado tras la rotura, el brasileño hizo las veces de interior puro para bombardear la zona de unos Heat no tenían ni el más mínimo argumento para rebatirle. Por más que Chris Bosh continuara sumando puntos a base de una mano impecable (84-86, minuto 40).

La revolución ya estaba en marcha. Tan sólo faltaba tomar la plaza. La bandera la llevaba Danny Green, desacertado en sus intervenciones hasta el momento. Dos triples consecutivos más un mate obligaban a Spoelstra a intentar poner cordura a los suyos, completamente sobrepasados. Jamás volverían al choque. No lo harían porque, para los que anden bien de memoria, la sangría de lanzamientos triples por parte de San Antonio Spurs no encontraba médico de urgencias. Médico que necesitaba un LeBron James con espamos musculares. Un triple de Chalmers a falta de 2:46 para el final del encuentro fue la última canasta de Miami, y por entonces ya perdían por cuatro (99-95, minuto 45).

Lo que hubo de venir fue placer puro por parte del conjunto local. Leonard y Parker anotaban sendos triples por cabeza para cerrar la primera batalla de las Finales NBA. La primera herida, forjada en la larga distancia, se la llevo en el pecho Miami Heat. La anarquía no pudo con el altruismo. Y es que, entre tanto contraste, inexorablemente si uno gana, tiene que haber un perdedor (110-95).

El fallo en el aire acondicionado en la arena, sufrido por todos los jugadores y el público, fue la nota extradeportiva del evento. Popovich, al respecto:

Gregg Popovich "hopefully we can pay our bills"

Sobre el autor

Antiguedad: 
7 años 9 meses
#contenidos: 
126
#Comentarios: 
407
Total lecturas: 
459,451

Comentarios

Vale que los calambres son dolorosos, pero como le gusta dar la nota a Lebron, con esos gestos de dolor "inhumanos" y en vez de abandonar la pista, quedándose en medio para que le vean bien...
Eso sí, como ha dicho alguno aquí, la NBA saca partido de lo que sea, vamos, igualito que aquí, y así nos va.
Por cierto, de traca lo de las marcas de bebidas isotónicas tirándose los trastos en twitter, diciendo una que eso le pasa por no beber su marca y la otra diciendo que en realidad esa noche bebió la otra marca y por eso le pasó.

He sacado dos conclusiones después de este partido. Lebron James,luego de lesionarse, camino rengueando y en las cercanías del baquillo del Heat fue ayudado creo si mal no lo recuerdo por Justin Hamilton a terminar el periplo.Luego se sento en un asiento para el publico-estaba al lado de la mesa de control- que justo estaba desocupado. A lo que concluyo que en la mejor liga del mundo no hay carritos-tipo cancha de golf- para llevar a los jugadores que se lesionan. Esto puede acarrear el empeoramiento de la lesion.
Y la otra reflexion a la que llego es un mero detalle pero no deja de marcar un cambio. Tiago Splitter ha aprendido a finalizar. En dos ocasiones lo he visto hundir el balon como si se tratara de Dwight Howard. Es un cambio,un progreso,un paso adelante para el brasilero ya que lo que mas me saca de su juego eran sus malas finalizaciones. Sin mas para agregar,saludos desde Argentina y aguante Ginobili

Bueno, los calambres son uno de los síntomas que padecen los que utilizan los ciclos con anabolizantes y esteroides y, también, los tratamientos con hormona de crecimiento. ¿Nadie recuerda el escándalo en Miami con el uso de hormona del crecimiento por parte de atletas de élite?.

Puede que sea el único que haga memoria por los comentarios que estoy leyendo, pero en las pasadas Finales de 2013 LeBron sufrió problemas físicos similares. Es excusa? Ni mucho menos, y más si ya se conoce su propensión hacia éste tipo de problemas musculares.
Sigo apostando por San Antonio, pese a que hoy durante los tres primeros cuartos ha habido mucha igualdad, y Spurs ha cometido muchas pérdidas por la buena defensa Heat, pero Miami parece que le falten recursos para plantar cara a la mejor segunda unidad de la NBA.
Como disfruto viendo dando guerra a Duncan, Allen, Ginóbili, Popovich... I LOVE THIS GAME!

Grandioso espectáculo! Confiemos en la vuelta de James para el game 2. Saludos a toda la parroquia antoniana. Orgullosos.

La NBA le saca rendimiento a un partido normal, a uno sin aire acondicionado, a uno con LeBron James, a uno donde se lesiona LeBron James,...parece que todo le viene bien a su plan de marketing. Es increíble la manera de vender la final. Ahora coloca a Shaq y a Barkley para que digan un par de barbaridades y llenan horas extra en programas deportivos y de entretenimiento. Esto deben de haberlo aprendido del método FEB o ACB...

No, más bien es lo que se hace con el Futbol, aunque no lo parezca, los Shaq o Barkley de la NBA son los Valdano o Loco Gatty, no se si hay muchos Ronceros o más Segurolas, pero seamos serios, la NBA es una empresa, un negocio, del que participan otras 30 empresas, con unas reglas del juego muy definidas, con un comisionado del gobierno que vela por los intereses de que todo este negocio siga en marcha, y con mucha gente analizando, vendiendo y revendiendo este negocio. Al contrario que aquí, que hay una organización que su único objetivo es subsistir, dar de comer a los directivos que la forman; donde las reglas son opacas, diferentes para cada uno, y sin ningún plan de negocio para hacerlo progresar porque muy poquitos o ninguno más come de esto.

Esto de Lebron, si realmente ha sido por el calor, cosa que dudo, es como las pájaras de los ciclistas, con la diferencia que, en baloncesto, paras, te sientas, te hidratas, y en unos minutos puedes seguir.
Ya se sabrá la razón, en cualquier caso, mal partido en elecciones, dirección de juego y selección de tiro, destellos de superclase de Manudona, de personalidad y confianza tanto propia como del entrenador de Green, de caracter de Splitter, y lo esperado en el tridente, Leonard buena labor (algo a lo mejor tiene que ver en el cansancio de Lebron), Duncan a lo suyo, y Parker, si bien mejorable la dirección y los balones perdidos, decisión al final para hacer las cosas bien y matar el partido.
Los Heat, sin Lebron, se convierten en un equipo mundano, igual que Lakers sin Kobe, esperemos por el bien del basket que se recupere y tengamos final a 7 partidos; eso si, ya pueden empezar a sumar en ataque los secundarios de Miami, porque si no, puede que ni con Lebron sea suficiente.

Partido igualado que se rompió al final con la lesión de Lebron. El no aire acondicionado no es excusa, era la mismo circunstancia para todos. Además, por algo el equipo de Lebron es "el calor de Miami".

Primer partido que sólo se rompió al final. La serie va a ser larga, todo dependerá de la salud de James. Aún creo que Miami sigue siendo el favorito.

Miami sin Andersen, Battier, Haslem o Chalmers aportando algo más, puede ser un paseo de San Antonio. Porque Wade y Bosh suelen ser algo irregulares... si no me dejan mal.

Bueno 1-0 de los históricos Spurs, con sus señas de identidad, correccion y traslado del balón a velocidad de vértigo tejano, contra el físico presionante de los playeros. Q grandes tanto Ginobili como Allen,(cuanto ayudan al baloncesto).

Decisivo el aire acondicionado! esto es la leche, los dos mejores equipos del mundo en la pista y al final algo tan banal determina la condición física de Lebron y, por ende, de todo el partido. Si Lebron no se sienta, SA no gana fácil al final. Bien por SA pero mejor ver un partido con todos en buenas condiciones.

Jeje, el comentario del siglo. Se podría jugar el siguiente partido en pista de hockey hielo por si acaso Lebron se sucarrima :) Mejor que no fiche por el Barça porque el Palau eso del AC no lo conoce !

¿Porque solo le afectó brutalmente a él, y a tipos de 38 y 37 años no? (jugando idénticos min.) Que se lo haga mirar.
A estas alturas del curso tienes que cuidarte como un monje tibetano, si no, estás fuera con todo merecimiento. Todos estuvieron bajo las mismas pauperrimas condiciones. Saludos

Ni idea. Básicamente se deshidrató. Es cierto que hay gente que suda más y le puede afectar más, pero a este nivel de competición yo esperaba que hubiera remedio para esto. Y viviendo en Miami no creo que el calor sea algo nuevo...