Solapas principales

Minimizando a Giannis

  • Las pautas para intentar frenar al griego
  • Limitar la producción de Antetokoumpo al contraataque es una de las claves

 

Cabeza visible del mejor equipo de la competición, casi 30 puntos de promedio y con papeletas para repetir galardón de MVP. Giannis Antetokounmpo está haciendo la mejor temporada regular de su aún corta carrera al igual que los Milwaukee Bucks están en proyección de completar el mejor balance de victorias y derrotas de la historia de la franquicia. Cómodamente instalado en la élite de la NBA, el griego pertenece a ese selecto grupo de jugadores que conforma el escalón más alto en la jerarquía individual de la liga norteamericana. Este distinguido grupo se ha visto alterado recientemente -irrupción de Luka Doncic y lesiones de Curry o Durant-, pero sus integrantes, que todos conocemos, comparten una característica común: el plan de partido del rival pasa por averiguar cómo pararlo a él, deteniéndose después en cuestiones más triviales como qué hacer con los otros catorce jugadores del equipo. 

 

El segundo mayor de los cinco hermanos Antetokounmpo es un rara avis con unas condiciones físicas jamás vistas en el mundo del baloncesto. Año tras año ha ido mejorando distintos aspectos de su juego -como su capacidad de pase o un lanzamiento exterior aún en desarrollo- mientras que su físico, a base de trabajo, ya difiere enormemente del de aquel flacucho novato que aterrizó en la liga hace siete temporadas. En su versión actual, la más demoledora de un jugador que hace pocos meses cumplió los 25 años, la palabra imparable es lanzada al aire con total normalidad cuando se comenta su producción sobre la cancha. Sus números brutos son de escándalo; sus porcentajes, calcados a los del curso pasado -es decir, excelentes-; por si fuera poco, llegará más fresco que nunca a la postemporada (hasta 74 jugadores disputan más minutos por partido). Esa cualidad de imparable parece así plenamente justificada, pero en esta liga, a no ser que te llames LeBron James y no te defiendan Andre Iguodala o Kawhi Leonard, las defensas también juegan. Y en el caso de Antetokounmpo tienen algo que decir. 

 

la hoja de ruta para frenar a the greek freak 

Tres son los principales focos de atención al ponerse manos a la obra e intentar parar al griego: detener sus contraataques, trabajar en conjunto para que no pueda operar cómodamente en el poste y forzarle a lanzar desde fuera de la pintura. Empecemos con el primero de esos focos constatando una obviedad: Giannis es uno de los jugadores más peligrosos de la liga a campo abierto. Gracias a una zancada kilométrica y a una facilidad pasmosa para finalizar por encima de prácticamente cualquier defensor, el griego es el jugador que más puntos al contraataque (6.1) anota por encuentro en toda la NBA, con su equipo en el top-3 colectivo en esta estadística. La táctica para defender estas situaciones parece clara: en el momento en el que Antetokounmpo coge el balón tras rebote defensivo, dos o incluso tres hombres deben estar entre él y el aro sin dejar mucho espacio entre ellos mismos. Los que hayan visto jugar a Ben Simmons contra Boston en PlayOffs sabrán de lo que hablo. 

 

En el siguiente vídeo vemos dos acciones en las que los Miami Heat cierran líneas atrás para que Antetokounmpo tenga que olvidarse de acometer el aro. El riesgo en estos contraataques, aún habiendo frenado al vigente MVP, es permitir el tiro de tres, más aún con un equipo con el fuego ofensivo desde el perímetro con el que cuentan los Bucks. Contener ambas amenazas -bandeja/mate de Giannis y lanzamiento de tres puntos- no es fácil, pero conseguirlo implica neutralizar una de las armas más letales de la franquicia de Wisconsin. 

 

Miami fastbreak defense on Giannis

 

La segunda tarea en el checklist, molestar al griego cuando recibe en el poste o cerca de la pintura para que no pueda conseguir un tiro sencillo, entronca directamente con la tercera (forzarle a probar suerte desde el exterior) y, por si están dudando, no es nada sencilla. La conjunción de potencia física, envergadura y juego de pies que presenta la estrella de Milwaukee causa estragos en la zona rival día sí y día también, pues no hay muchos equipos con las herramientas necesarias para paliar los efectos de este huracán. En resumidas cuentas, esas herramientas son dos: contar con al menos un jugador que pueda hacer frente a Antetokounmpo en el plano físico y disponer de un sistema defensivo lo suficientemente engrasado para poder lanzar ayudas y dos contra uno al griego y ser capaz al mismo tiempo de hacer rotaciones a tiempo para contener acciones posteriores si éste se ve obligado a sacar el balón de la pintura. 

 

Miami Heat y Toronto Raptors, además los dos equipos angelinos (élite en ambos costados de la cancha cuando se lo proponen) y conjuntos bien trabajados como Boston, reúnen ambos requisitos. Bam Adebayo en el caso de los de Florida y Pascal Siakam en el de los canadienses tienen la capacidad de hacerle la vida un poco más difícil a Giannis en el uno contra uno, ya sea al poste bajo o con el griego intentando penetrar al aro desde fuera de la zona. Adebayo ha defendido 23 lanzamientos del griego en dos partidos esta temporada, de los que solo ocho han acabado en canasta (un 34.8% de acierto, dato fantástico si le sumamos que ha sido uno de los jugadores que más tiempo ha estado delante de Giannis). La muestra de Siakam es más pequeña, pues solo ha defendido ocho tiros de Antetokounmpo concediendo la mitad en un total de 25.1 posesiones parciales, es decir, la cantidad de posesiones reales que se defiende a un jugador (por ejemplo, si Siakam defiende a Giannis durante 10 segundos de una posesión que dura 20 segundos, la posesión parcial es 0.5, que se suma al total de posesiones parciales); además, Siakam ha compartido la tarea con Ibaka, que ha defendido 11 lanzamientos permitiendo un 45.5% de acierto del de los Bucks. 

 

ayudas defensivas y lanzamiento exterior

Heat y Raptors son buenos equipos defensivos de cara a un posible enfrentamiento en PlayOffs no solo por contar con especialistas, sino por el entramado de ayudas y rotaciones que han construido alrededor. En este vídeo vemos cómo Siakam hace un trabajo excelente sobre Giannis, primero negándole la penetración y después aguantando en el uno contra uno al poste mientras el resto de jugadores de los Raptors están pendientes de realizar la ayuda por si éste desborda hacia el aro. Es un lanzamiento que ha demostrado poder anotar, pero que su rival concedería en cada posesión si esto significase mantenerlo lejos de la pintura. 

Toronto post defense on Giannis

 

Dos ejemplos más, esta vez por parte de los Heat. En la primera jugada vemos a Butler, siendo un jugador mucho más pequeño, aguantar la presión de Antetokounmpo al poste; la presencia de Jones Jr. y Adebayo, siempre alerta, fuerzan al de los Bucks a pasar el balón y Bam (uno de los mejores defensores de toda la liga) impide primero el lanzamiento y después la bandeja a Brook Lopez. En la segunda, otro clínic defensivo de Adebayo: rapidez de piernas, movilidad lateral y envergadura para achicar la ventana al aro. 

 

Miami post defense on Giannis

 

Obligar a Antetokounmpo a lanzar desde fuera, el tercero de los puntos de atención de los que hablábamos, es cuestión de estadística. Estos son sus porcentajes de acierto en el tiro divididos por zonas:

 

TIPO DE LANZAMIENTOTIROS ANOTADOSTIROS INTENTADOSPORCENTAJE DE ACIERTO
EN LA PINTURA (ÁREA RESTRINGIDA)43459572.9%
EN LA PINTURA (FUERA DEL ÁREA RESTRINGIDA)6516539.4%
MEDIA DISTANCIA4110838%
TRIPLE8327130.6%

A más distancia, menos acierto. Los porcentajes de Giannis se desploman conforme va alejándose del aro, pasando se ser una fuerza prácticamente imparable en la zona restringida ( top-10 de la liga en acierto siendo el tercero en tiros intentados ahí) a no requerir un trabajo exhaustivo de la defensa cuando arma el lanzamiento en lugar de la bandeja. Cada vez lo intenta más desde fuera de la pintura y más allá del arco de tres puntos, pues este año está tirando dos triples más por encuentro que el pasado, pero de momento es un tiro de baja efectividad que sus rivales no tienen problemas en conceder con tal de negarle su zona de peligro.

Si contener a Giannis durante un partido es difícil, el reto será hacerlo al mejor de siete partidos cuando llegue el mes de abril. Los Bucks tienen también otro reto además del de llegar a las Finales, y es ser capaces de apoyar a su jugador estrella cuando las defensas se cierren y el ritmo sea más lento. Juego sin balón, cortes al aro e impacto en la hoja estadística de la segunda espada (Middleton) y del resto de puñales (Bledsoe, Lopez); lo necesitarán todo para avanzar rondas y demostrar que tienen más peligro que el año pasado. Sus rivales tienen la hoja de ruta y las pautas a seguir para parar al MVP, pero la pregunta es si podrán seguirla -y, sobre todo, durante cuánto tiempo.

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
1 año 9 meses
#contenidos: 
49
#Comentarios: 
122
Total lecturas: 
121,484

Comentarios