Solapas principales

Opinión: Balance de la noche de los concursos 2018

  • Dinwiddie ganó en las habilidades
  • Booker se impuso a Klay en los triples
  • Mitchell se corona como mejor matador
La que tradicionalmente era una de las noches más espectaculares está perdiendo poco a poco esa cualidad. Spencer Dinwiddie ganó a Lauri Markkanen en la final del desafío de habilidades, un concurso que de habilidades pocas. Lejos queda el circuito de bote, zig-zag y diferentes tipos de pase de mitad de la primera década del 2000, aquel que ganaron jugadores como Steve Nash o Dwyane Wade. La era de los unicornios y pívots que juegan como aleros ha provocado este cambio, pero hablar de desafío de habilidades a esto es ser muy generoso. El atractivo reside en ver si un grande es capaz de ganar a un pequeño en la final, como hicieran Karl-Anthony Towns o Porzingis en las últimas dos ediciones. No fue esta vez y el jugador de los Nets -brillante temporada la suya- se hizo con el título.
 
Lo que siempre salvaba la noche del sábado venía siendo el concurso de triples, que acostumbra a ir de menos a más. Pésimas actuaciones de Paul George, Kyle Lowry o Bradley Beal (que se enrachó al final, pero tarde) y no fue hasta la final que se vio un nivel decente de acierto. Devin Booker, que no había destacado especialmente en primera ronda, demostró porque tiene el cartel de uno de los mejores escoltas de la liga. En una serie final para la historia, Booker anotó 28 puntos de los 34 posibles estableciendo la mejor marca desde el uso de un carro completo de moneyballs. Klay Thompson hizo una brillante final, pero sus 25 puntos no fueron suficientes para tumbar al escolta de los Suns. Nuevo campeón en una exhibición de muñeca del ex de Kentucky.

Devin Booker Sets 3-Point Contest ROUND RECORD with 28 Made Three's

 
Y llegaba el concurso de mates. Siempre una incógnita sobre si será un bluff, un buen concurso o el hype nos podrá a todos y luego quedaremos decepcionados. Aquí seré más extenso, explicando detalles de todos los mates mezclado con dosis de opinión. 
 
Correcto sería la palabra para definirlo, pero lejos de los mejores concursos de siempre (Carter en el 2000, LaVine-Gordon en 2016 o incluso los duelos de Jason Richardson con Desmond Mason). Tampoco sería justo atribuirlo como uno de los peores concursos, pues parece que hemos olvidado el de 2010 (el último que gana Nate Robinson) o el de 2012 (Jeremy Evans como triunfador de la noche).  Lo primero y más necesario de comentar no tiene que ver con los jugadores y sí con la NBA. ¿Cómo puede una organización así y en una noche que se ve por todo el mundo con grandes índices de audiencia tener un jurado con DJ Khaled, Chris Rock y Mark Wahlberg? ¿Cuántos mates ha hecho esta gente en su vida – en especial DJ Khaled, más pesado que una vaca en brazos? Un jurado con grandes matadores históricos como Shawn Kemp, Jason Richardson, Kobe Bryant, Desdmond Mason, Isaiah Rider, Tracy McGrady… No hace falta que sean ganadores, solo que sepan lo que es meterla hacia abajo. 
 
Ya en el concurso, sobrerreaccionado primer mate de Mitchell. ¿Original? Sí, pero tampoco para darle un 48. De repente, se baja el baremo y el mate con doble rectificado de Dennis Smith Jr obtiene un 39. Vayamos por partes. Mal Dennis por no arriesgar en un segundo intento con ese salvaje 360 con molinillo. Porque iba sobrado no, lo siguiente. El cambio a un mate que tienes más dominado (y por tanto más conservador) siempre penaliza, pero no por ello merece tan baja puntuación. Como le ocurrió a Aaron Gordon, la infravaloración del double pump reverse parece un hecho ya entre el mundo NBA. Probad de hacerlo en una canasta mini y sabréis lo difícil que es y más para un jugador que apenas llega al 1.85. Bien que cuando lo hizo en Summer League todo el mundo perdió la cabeza en redes sociales, y ahora se le da un triste 39. 
 
Grande Oladipo probando hasta quedarse sin intentos ese gesto de molinillo de espaldas tras alley-oop. La cabeza cerca del aro y la dificultad de hundirla sin ver la cesta. Si entra, es un matazo, pero el desacierto nos dejó sin él.
 
Y Larry Nance Jr tiró de nostalgia homenajeando a su padre con el ‘rock the cradle’ dunk con su camiseta. Bonito y elegante pero sin ser nada especial en mi opinión aunque saltara desde más lejos que su padre. Más sentimental que otra cosa.
 
 
 
 
En segunda ronda, Oladipo volvió a fallar su mate inicial. Nuevamente con contexto previo, la máscara de la recién estrenada Black Panther en la que es una reivindicación de los jugadores de raza negra. Rectificó su mate inicial y acabó hundiéndola simplificando la maniobra aérea. Acababa un desacertado concurso para Dipo. 
 
Primer 50 y seguramente el mejor mate de la noche para Dennis Smith Jr. Giro de 360 inverso pasándose el balón por debajo las piernas y cambiando de mano al final para machacar con la izquierda. Esos dos intentos previos fallidos no le privaron del pleno. Dennis ya había volado, pero ese 39 le mermó. 
 

Dennis Smith, Jr. with the SICK 360 Through-the-Legs Dunk | 1st Round, 2nd Dunk

 
Nance ejecutó el segundo mate de Carter en su concurso. Un molinillo con batida detrás del tablero con una enorme extensión de brazo. Larry no doblega el codo en el windmill lo que hace que el giro de su brazo sea un 360 perfecto. Mucha potencia y plasticidad, pero ni mucho menos tan arriba como aquello que hizo Carter en el 2000.
 
Más homenajes. Esta vez era Donovan Mitchell que saltaría con la camiseta de Darrell Griffith (ex-Jazz y formado en Louisville como Donovan). Cambió su primera idea para volar por encima de dos niños desde el lateral del tablero, pero hay que quedarse con dos detalles para valorar a Mitchell. Muy importante: la violencia con la que castiga el aro tras hundirla. El rookie de los Jazz no sabe lo que es un mate suave. Y dos: su posado estético en el aire. Ese balón hacia atrás y el juego de piernas mientras vuela. Donovan es un homenaje para los fotógrafos cuando salta. Otro 50.
 

Donovan Mitchell Jumps Over Kevin Hart | 1st Round 2nd Dunk

 
Mitchell y Nance Jr en la final, pero lo peor fue ver como Dennis quedaba fuera con el que de momento era el mejor mate de la noche. Seguramente, el base de Dallas tenía más sorpresas preparadas para la final, pero la puntuación de su primer mate le privó de llegar a la siguiente fase. Ojalá Smith Jr se presente el año que viene porque tiene muelles para aburrir.
 
Primer mate de Nance con la ayuda de su padre, nuevamente tirando de un repertorio parecido. Jugar con la nostalgia de Larry Nance Sr. y machacando con un molinillo, esta vez muy arriba. Lejos de un super-mate de final, pero aun así le daban 46 puntos. Iba Mitchell con lo que parecía que era un mal auto-pase a tablero. Nada más lejos de la realidad. Una especie de windmill con el balón muy atrás y solo con una mano. Y nuevamente, salvaje la potencia con la que el balón entra en el aire y el escorzo del cuerpo de Donovan en el aire. 50 para el rookie.
 
 
Turno para Nance que necesitaba un mate perfecto si quería mantener vivas sus opciones. Cambió de registro. Apartó su potencia, altura en el aire y plasticidad para ir a por la sorpresa, originalidad y dificultad. Lo logró, y vaya si lo logró. Complicadísimo mate de Larry con un doble auto alley-oop a tablero emulando aquel de Dwight Howard en 2008. Se fue no sin antes explicarle al jurado lo que había hecho y que esperaran a ver la repetición para puntuar (algo que debería ser sagrado, pero ni los ex-dunkers lo aplican). Con las pantallas del videomarcador la gente se volvió loca. Ovación para el nuevo jugador de los Cavs y 50. Todo estaba en las manos -y las piernas- de Mitchell.

Larry Nance, Jr. Throws Down the Double-Tap Dunk | 2nd Round, 2nd Dunk

 
Nuevo homenaje, esta vez para Vince Carter. Donovan se quitó su camiseta para mostrar la del, según la opinión de un servidor, el mejor matador de la historia. Pero Mitchell, hijo, si quieres rendir tributo a Carter con un mate suyo del concurso, lleva la camiseta que llevó él, no la del año rookie.  
 

Donovan Mitchell Tributes Vince Carter with 360 Windmill!!!

 
Tras un pequeño resbalón en la batida inicial, Mitchell culminaba el 360 windmill con el que Carter abrió el concurso del 2000. Gesto señalando al cielo con los dedos y “It’s over” ante la cámara. 48 y nuevo campeón del concurso. Seguramente ese 360 windmill de Carter sea EL MATE. Por contexto, por quién era, por abrir un concurso así, por ejecución, salto y potencia. No habrá otro igual, pero buen intento de Mitchell -mucho más pequeño que Vince, no hay que olvidarlo-.
 

Donovan Mitchell Wins 2018 Verizon Slam Dunk Contest

 
Mitchell, el reemplazo de última hora para Aaron Gordon, acababa haciéndose con el concurso y empezando a grabar su nombre como uno de los jugadores a tener muy en cuenta en los próximos años. Candidato a Rookie del Año, líder de los Jazz y ahora, aquellos que ven menos NBA, le conocen por sus muelles. Congrats, Spida. Esto solo acaba de empezar.
 
A modo general: se realizan pocos mates en el propio concurso, quizás habría que añadir una ronda más (ya sea en la final o en primera ronda) para poder disfrutar de más vuelos. Del mismo modo, al final del Contest se debería premiar el mejor mate de la noche. Porque ni Gordon ni Dennis se han llevado recompensa alguna por hacer el mejor mate del concurso. Y no, no todos los años podemos tener exhibiciones como las de Carter, Richardson o un duelo como el LaVine-Gordon, pero no ha sido un mal concurso. Eso sí, quizá se ha pecado de un exceso de homenajes a leyendas y ex-jugadores. No digo que inmerecidos, pero demasiado repetetivo.
 
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 9 meses
#contenidos: 
41
#Comentarios: 
100
Total lecturas: 
88,695

Comentarios

Faltos de ideas andan a la hora de hacer mates, debería premiarse más el arriesgar y penalizar los mates "amarrategui" . Me gusta el análisis que has hecho del concurso.