Solapas principales

Phoenix Suns: fallos en la reconstrucción

Sin haber arrancado. Con los dos pies atados entre sí, sin haber avanzado desde el mismo punto de salida, y con más tropiezos en su nómina que en la gran mayoría de los equipos de su División, Conferencia o incluso Competición. Sacramento, su gran compañera y aliada estos últimos años en la zona baja de la NBA -12 años seguidos sin PO- está levantando cabeza, recuperando sensaciones, y logrando números similares a los de sus mejores épocas, y todo desde el conocimiento y el progreso de forma constante, progresiva y consecuente, confiando siempre en sus jóvenes y sus capacidades.

Desde que en 2010 las Finales de Conferencia del Oeste enfrentaran a Phoenix con los Lakers los de Arizona no han vuelto a tener competición al pasar abril, llegando estos últimos años a no superar el 30% de victorias en ninguna temporada. Aún así, cada año que llega, cada temporada que pasa, y cada buena decisión tomada en off-season, es celebrada con champán en los despachos del anaranjado desierto con optimismo de cara a un futuro esclarecedor cercano, un futuro que se disipa con escasa dificultad cuando el calendario marca febrero, y vuelven a empezar.

A pensar en el siguiente Draft -"el definitivo"-, en los jóvenes que saldrán a la Agencia Libre ese próximo verano y en qué tácticas nuevas -en este caso Kokoskov- presentará en el Training Camp de septiembre el entrenador. Y cada año vuelve a completarse el mismo círculo, recibiendo en ocasiones aderezo por parte de su propietario Robert Sarver. Un propietario que, entre otras cosas, ha cambiado estos últimos años con facilidad de General Manager -actualmente se encuentra James Jones en el cargo- y que ya ha amenazado con mover la franquicia a Las Vegas o a Seattle.

Y como hablar de 10 años -en los que han sufrido muchas fases y transiciones- resulta un tanto complicado, adelantaremos el punto de partida. Concretamente al final de la temporada 2013-14, la última "gran" temporada del equipo, y la que constituyó el inicio de una reconstrucción que se alargaría a nuestros días, y que probablemente continúe unos años más.

Las fases de la reconstrucción

borrón y cuenta nueva

Quizá el verano de 2014 no es sintomático por grandes nombres que se fueron, pero sí lo es por lo que simbolizaron sus marchas. Barbosa firmaba con Golden State y Channing Frye se unía a los Orlando Magic, lo que significaba que se había completado el fin del último equipo de PlayOffs que los fans de Arizona habían podido contemplar. Aunque en verano hay firmas que animan a la franquicia.

Isaiah Thomas llega, vía traspaso, desde Sacramento, e ilusiona. En 46 partidos, con sólo una titularidad, firma 15 puntos por noche, acompañados por 4 asistencias, 1 robo y gran acierto en todos sus porcentajes de tiro. Pero esto no es suficiente, o eso parece, para Sarver y McDonough. Porque el 19 de febrero el caos será lo que caracterice al final de los traspasos. 7 equipos se verán involucrados en un traspaso que acabará con la competitividad que quedaba en la franquicia -ganarán 10 de los 28 partidos restantes-.

phoenix-suns.jpg

El tesoro perdido, la oportunidad mal usada. (Foto: si.com)

Miami Heat recibirá a Goran y Zoran Dragic, Boston Celtics conseguirá a Isaiah Thomas -y ya sabemos cómo acabó esa historia-, Milwaukee recibirá a Tyler Ennis y Miles Plumlee, Philadelphia recibirá un pick de 2018, y Phoenix se llevará a cambio mucho jugador, pero poca habilidad visto con perspectiva.

Danny Granger, Kendall Marshall, Brandon Knight, Marcus Thornton, John Salmons y 3 rondas de Draft , acabanda las dos primeras elecciones en Sacramento y Philadelphia respectivamente. De estos jugadores que llegan, Marshall y Salmons serán cortados el mismo día, y Thornton y Granger dejarán la franquicia antes de la siguiente temporada. Pero antes de hablar de esto, debemos comentar el Draft de 2015. Porque ahí fue cuando parecía que el rumbo empezaba a virar.

draft de 2015

Los Phoenix Suns llegaban a la noche del Draft con una imperiosa necesidad de talento joven alrededor del que construir. Y no pudieron encontrar un mejor jugador que Devin Booker para ello.

 

 

Una posición antes que él fue escogido Trey Lyles, y con el último pick de lotería Cameron Payne llegaba a Oklahoma. Y en el 13, el número de la buena o mala fortuna, llegó Booker. Un jugador que ya en su primer año se situó como el tercer máximo anotador del equipo, y se convirtió en el primer Phoenix Sun' que entraba en el primer equipo de novatos desde Amar'e Stoudamire en 2003.

Más allá de Booker, ese año llegó Tyson Chandler firmando 4 años, renovó Brandon Knight por 5 años y 70 millones, y los hermanos Morris acabaron en Washington y en Detroit. El récord final fue de 23 victorias y 59 derrotas, Bledsoe y Knight completaron 83 partidos en total -de164- y la 4ª elección en el Draft les esperaba. Una elección que, si ya habían tenido buena puntería con Booker... ¿por qué no iban a acertar este curso también?

DRAFT DE 2016

Los Suns, recapitulando, contaban con dos elecciones en las primeras 10 posiciones del Draft de 2016. La 4ª, suya por derecho de derrota, y la 8ª, obtenida en un traspaso con los Sacramento Kings. Y en un Draft que, dirá la historia, no parece muy cargado, ellos tenían posiciones privilegiadas para hacerse con jugadores de futuro.

Y aún así, Buddy Hield, Jamal Murray o Domantas Sabonis se les escaparon mientras intentaban imitar la elección de Porzingis un año atrás, y se hacían con Dragan Bender. Un jugador que venía con mucho potencial pero nada demostrado. Y en la 8ª posición, Marquese Chriss, ala-pívot que este curso ha pertenecido a 3 franquicias y que nunca llegó a encajar en Arizona.

Bender, por el que decidieron apostar este pasado verano no renovando a Alex Len o traspasando a Chriss, ha superado los 20 puntos en 2 partidos de 149, este curso se ha perdido 35 de 59 partidos, y sus titularidades no superan las 10 este último año.

Devin Booker UNREAL Career-HIGH 70 Pts! 2017.03.24 at Celtics - 70 at the Age Of 20!

2016 estuvo marcado por la vuelta de Leandro Barbosa al equipo, el traspaso de los derechos de Bogdan Bogdanovic a Sacramento, y la llegada de Jared Dudley desde Washington. Llegadas que no afectarán en gran manera lo que suceda durante la Regular Season, que acabó con 24 victorias y 58 derrotas. Lo más destacado fue el rendimiento de Devin Booker -único jugador junto a LeBron, Durant y O'Neal en promediar +20 puntos en +35 minutos con 20 años- y su partido contra los Boston Celtics, al anotar 70 puntos y ser el jugador en activo con más puntos en un partido.

Y a pesar de todo esto, se le seguía pidiendo agresividad, liderazgo y victorias, especialmente lo último, porque no estaban llegando. Y necesitaban enganchar a la afición de los Suns. Y es por eso que, en el verano de 2017, y en el inicio de la pasada campaña, se pusieron manos a la obra.

verano de 2017

TJ Warren, clave al lado de Booker, renovó para 4 años por valor de 50 millones. Alan Williams y Alex Len también volvieron junto al escolta y antes de arrancar el año Troy Daniels, excelso tirador, llegó a la franquicia. Además, Josh Jackson llegaba vía Draft con un gran potencial que explotar. El futuro parecía que empezaba a asentarse, se preparaban para pelear por la primera elección del Draft... y recibieron una inestimable ayuda de Eric Bledsoe.

Bledsoe se había cansado de perder. Había llegado a la franquicia, y había renovado, cuando peleaban por puestos de PlayOffs, y ahora estaban a años y años de lograr esto. Y por eso pidió el traspaso. Deseo que los Suns le concedieron, enviándolo a Wisconsin, a cambio de una primera ronda de Draft protegida, Greg Monroe -no duró mucho en plantilla- y una segunda elección. Y surtió efecto. Los Suns bajaron a 21 victorias, el peor número en toda su historia, y recibían con los brazos abiertos la primera elección del Draft de este pasado junio.

draft de 2018

Y entonces hicieron lo que parecía una jugada maestra. 4 firmas -3 fueron importantes- llevadas a cabo en las 60 elecciones, llegando DeAndre Ayton (#1), Mikal Bridges (#10), Elie Okobo (#31) y George King (#59). Parecía que todo comenzaba a funcionar. DeAndre Ayton era una firma monstruosa -al igual que como jugador- para situar en la pintura junto a Booker, Birdges es ese 3&D que tanto se demanda en la NBA estos días, y Okobo parecía un base suplente de mucho potencial. Y aún así, saliendo "ganadores" del Draft, han bajado todavía más su rendimiento. Porque ni la firma de Trevor Ariza ha ayudado, ni la llegada de Kelly Oubre Jr o Tyler Johnson han surtido efecto.

draft_de_2018.png

Las 4 elecciones de los Suns, recién llegados. (Foto: AZCentral.com)

De seguir así -van 11 a 48- apenas alcanzarían las 15 victorias, serían otro año más el peor equipo de la competición y volverían a apostar por un jugador importante el próximo junio. Barrett, Williamson o Ja Morant son algunos de los nombres que suenan, encajando especialmente el último, que promedia 24 puntos y más de 10 asistencias con Murray State.

Parece que el proceso de reconstrucción está durando más de lo debido, y no se sabe hasta qué punto Booker va a ser capaz de aguantar que cada temporada se resetee al llegar febrero, que le sean prometidos jugadores que encajen y funcionen a su alrededor y que no lo hacen, o simplemente el hecho de perder. Lo que está claro es que lo que parecía un éxito en junio resulta un "fracaso" en febrero y veremos si este año, definitivamente, consiguen que no sea así.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 3 meses
#contenidos: 
81
#Comentarios: 
245
Total lecturas: 
186,683

Comentarios

Lo que sería este equipo con Bogdanovic y Domantas en lugar de Bender y Chriss, pa´vernos matao...

A expensas de que Oubree no la líe cualquier día, y lo que pillen en este draft, tal vez al base canadiense...A lo mejor salen indemnes de la travesía y todo...