Solapas principales

¿Puede Miami parar el ataque de los Spurs?

  • Los Heat necesitan ser más agresivos en defensa, pero también más inteligentes.

 

Los San Antonio Spurs tienen esta noche la oportunidad de dar las últimas pinceladas a la obra de arte que pintaron a lo largo del tercer y cuarto partido de estas Finales NBA en Miami. El martes llegaban al American Airlines Arena habiendo perdido el factor cancha, y con el recuerdo de todo lo que allí sucedió hace un año en el sexto y séptimo partido de las Finales 2013. El jueves se volvieron a San Antonio con una ventaja 3-1 hasta ahora nunca remontada en unas Finales, habiendo destrozado a Miami de mil y una maneras a lo largo de esos dos partidos y batiendo por el camino una puñado de récords históricos.

2014 NBA Finals: Game 3 Minimovie

Decir que Miami necesita mejorar tanto en ataque como en defensa para alargar la serie es afirmar lo obvio. En los dos partidos de Miami, los Heat se han quedado en unos pírricos 102 puntos por 100 posesiones, es decir, un nivel tipo Cavs o Lakers. Un número que baja a menos de 95 puntos por 100 posesiones con LeBron en pista, algo que habla especialmente mal de la ayuda que James está recibiendo de sus compañeros.

Miami probablemente tiene recursos suficientes para enderezar este rumbo ofensivo, pero el tema es que sus problemas se extienden a la canasta que defienden. Y es que los Spurs han anotado 129 puntos por 100 posesiones en los dos partidos de Miami, casi 20 puntos más que la media del mejor ataque NBA.

Spoelstra ha intentado casi todo para ralentizar el ataque de San Antonio, cambiando de táctica con frecuencia en la defensa del pick&roll, del poste bajo y del lado débil. No obstante, los resultados no han dependido tanto de la estrategia como del nivel de intensidad de Miami. En los ratos cortos en los que Miami ha presentado la hiperactividad defensiva que solía ser su seña de identidad, el ataque de San Antonio ha encontrado dificultades. No obstante, el equipo Heat no ha conseguido en toda la temporada mantener estas explosiones de vitalidad en defensa por periodos prolongados, y absolutamente nada indica que sean capaces de hacerlo a estas alturas.

Además, los jugadores de Miami parecen llegar cansados, y con razón.

San Antonio constituye probablemente el ataque NBA más exigente para la defensa a nivel tanto físico como de coordinación defensiva. El balón se mueve constantemente de un lado a otro de la pista, pues ningún jugador Spur necesita más de unas décimas de segundo para decidir cómo seguir la jugada. Los jugadores realizan sus cortes a toda velocidad, y casi siempre parece haber una acción secundaria simultánea a la acción con balón que evita que la defensa pueda centrarse en un único objetivo.

Todo este mareo de lado a lado acaba a menudo en un fallo en las rotaciones defensivas que los tiradores de San Antonio están encantados de aprovechar.

captura_de_pantalla_2014-06-14_a_las_08.20.26.png

Fall defensivo de Mario Chalmers

La captura muestra un ejemplo, aunque hay otros muchos. Tras llevar un rato volando de un lado a otro persiguiendo el movimiento de San Antonio, Mario Chalmers decide salir a puntear un triple lejano de Diaw (riesgo hasta cierto punto asumible) dejando a Patty Mills solo en la esquina sin que ningún compañero pueda cubrirle. Eso es un error de bulto. Mills puede anotar ese triple con los ojos cerrados mientras se come un burrito.

Otro problema de ir persiguiendo el balón constantemente es que se pierde agresividad.

captura_de_pantalla_2014-06-13_a_las_20.33.26.png

Boris Diaw recibe un dos contra uno al poste bajo

La siguiente captura muesta a Boris “mens sana in corpore sano” Diaw en el poste, defendido por Dwyane Wade. Por lo general, Wade tiene escasas posibilidades de parar al francés en esa situación, así que Andersen se acerca rápidamente a hacer un dos contra uno. El problema es que Andersen no es agresivo al hacerlo, y deja un hueco entre él y Wade. Y Diaw es voluminoso, pero no tanto como para no escabullirse por ahí, y sacar el balón al perímetro. Un segundo después, Danny Green clavaba un triple desde la esquina.

Por otro lado, es crítico que Miami ajuste su defensa a la hora de decidir en qué situaciones ser agresivos y en cuáles no. Principalmente, hay una situación táctica que está matando a la defensa Heat: realizar dos contra uno en el pick&roll alto contra Parker o Ginobili.

Consideremos la jugada que lleva al espectacular mate de Kawhi Leonard tras rebote ofensivo que se muestra en el vídeo de abajo.

Kawhi Leonard's Putback Dunk vs Miami Heat Game 4 - NBA Finals 2014

Wade y Bosh realizan un trap lejano a Manu tras recibir el bloqueo alto de Duncan. Tras superar Ginobili dicha presión gracias a que los Spurs siempre intentan poner un pase de apoyo para aliviar la presión, el resto de la defensa de Miami se queda por un momento en una situación incomodísima de 4 atacantes contra 3 defensores, mortal para casi cualquier defensa NBA.

El tema es que Miami es el mejor equipo del mundo cubriendo esas situaciones, y cuando el balón llega a Parker en el otro extremo de la pista, la defensa ha rotado y no parece haber una ventaja clara. Sin embargo, los Spurs nunca se paran, y Parker inicia rápidamente una acción de penetración hacia canasta contra Toney Douglas aprovechando el espacio creado. Miami es capaz nuevamente de rotar defensivamente para contener esta penetración, pero a un precio: Chalmers debe dejar a Patty Mills momentáneamente solo en la esquina. Y es ahí cuando de repente aparece el genio táctico de Manu. En una de esas “acciones secundarias” antes comentadas, el argentino corta hacia canasta arrastrando (levemente, como cabía esperar) a Wade con él. Esto hace que el escolta de Miami no pueda rotar hacia la esquina cuando Mills recibe.

En resumen: la defensa Heat necesita invocar un grado de agresividad mayor al mostrado en los dos partidos de Miami, y es por esto que el día de descanso probablemente les venga mejor a ellos que a los (de hecho más jóvenes de media) San Antonio Spurs. No obstante, el reto real de Miami consiste en enfocar dicha agresividad a las situaciones clave en las que los Spurs están logrando sus ventajas, y no exhibirla de manera tan indiscriminada.

Si los Heat todavía creen en ganar el anillo, no sólo deberán ser más agresivos en defensa; también deberán ser más inteligentes y constantes en sus esfuerzos por parar a la máquina de baloncesto perfecta que son estos Spurs.

La pregunta es si incluso esto será suficiente.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 3 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
244
Total lecturas: 
267,717

Comentarios