Solapas principales

¿Qué equipo debo seguir de la NBA?

  • Historia, anecdotario, o casualidades de la vida.

La distancia con Estados Unidos conlleva en ocasiones una gran complejidad a la hora de decidir a qué equipo apoyar en los malos momentos y celebrar en los buenos, por qué jugadores suspirar cuando se acerca el Deadline Day o la Agencia Libre o plantear el Draft de la NBA según los intereses y necesidades de tu equipo. Hay, literalmente, mucho más que un océano por el medio. La cultura, como tal, puede también ser un problema. Por ello, nosotros hoy os planteamos una serie de razones para que podáis decidir qué franquicia de la NBA seguir según vuestros mayores gustos, vuestros principios o valores o, incluso, vuestro agudo sentido del humor. Y es que las 30 franquicias merecen vuestro seguimiento, y una oportunidad.

Atlanta Hawks

Hay niños que, a lo largo de su infancia, sufren una cantidad ingente de mudanzas. Dejar atrás a tus amigos, hacerte a la vida en una nueva ciudad o entorno, o envidiar la vida de otros niños es una práctica habitual, casi como una inspección rutinaria en el dentista. Si lo has vivido, podrás empatizar con los de Georgia. Pues los Atlanta Hawks son ese niño al que sus padres no paran de cambiar de contexto.

Nacieron en un área entre tres ciudades, entre Illinois y Iowa. A los 2 años se mudaron a Milwaukee, adoptando el nombre de Hawks. Allí aguantaron otros 4 años, antes de recalar en Sant Louis. Donde estarían casi 13 años, hasta cumplir la mayoría de edad como franquicia, e independizarse de su historia, formando un hogar y una familia en Atlanta. Aunque nada pudiera igualar lo que sintieron en sus años de adolescencia en Sant Louis, donde tuvieron el mayor éxito de su historia.

Boston celtics

Si sientes simpatía por el diablo, por tu mente pasan pensamientos sospechosos, eres un nostálgico que siempre piensa en el ayer, o tu ánimo rebota por la vida como un canto rodado en el agua, tu momento de la historia son los años 60. Y si, además, te gusta ganar, eres muy fan de la Tierra Media -y el Señor de los Anillos-, y tus noches de éxito son una cosa del pasado, aunque siempre haya pequeñas marismas gloriosas que auguren una resurrección de tus cualidades, los Boston Celtics son tu equipo.

A mayores, los Celtics son uno de los 3 equipos fundadores de la NBA que continúa en la competición desde su creación, es el equipo con mayor cantidad de anillos en la historia de la NBA, y fueron el primer equipo en conseguir atraer a más de 10500 aficionados por noche, en el año 1956/57, la temporada del primer anillo de su historia.

Brooklyn Nets

En Brooklyn -o Nueva Jersey, o Newark, donde quieran que estén- la mala suerte es la gran protagonista. Así que si la fortuna no te acompaña, son tu equipo.

Son el equipo que más cerca se ha quedado de ganar un anillo sin conseguido nunca, junto a Utah y Phoenix, pues han perdido dos Finales de la NBA, en sus únicos dos intentos. En 1994, 1998, 2004, 2006, 2007 y 2014 cayeron ante el que sería finalista o campeón de la NBA. Es decir, en 6 de sus últimas 10 apariciones en PO -sin contar sus dos Finales perdidas-. Además, el “hype” les consume desde hace generaciones. Se “vienen arriba” con facilidad.

En 2003 llegaron a las Finales de la NBA. Perdieron en el 6º partido. Al año siguiente, propusieron la construcción de un nuevo estadio en Newark de 300 millones de dólares. No se completó. 

En 2004 se hicieron con Vince Carter. No pasaron de Semifinales de Conferencia. 

En 2012 se mudaron a Brooklyn. El dueño prometió títulos. No pasaron de Semifinales de Conferencia. Perdieron 332 partidos en los 7 años siguientes, una media de 47. 

En 2019 ficharon a Kevin Durant y a Kyrie Irving. Lesiones, más lesiones, y más lesiones. Una pandemia mundial. Un vestuario partido en pedazos. Posiblemente no entren en PlayOff.

Charlotte Hornets

Charlotte es un lugar complicado. Y la historia de los Hornets, también. En el año 2002 fueron trasladados a New Orleans tras haber pasado por North Carolina sin pena ni gloria, que quedó huérfana. En 2004 Robert L. Johnson, en cooperación con la NBA, "compró" una plaza como equipo de expansión y entró en la liga. La idea del nombre era sencilla. ¿Qué lleva a los aficionados al pabellón? El servicio de transporte público. ¿Qué nombre recibe este servicio? CATS. ¿Cuál es el diminutivo del nombre de pila del propietario? Bob. ¿Cómo se llamó al equipo? Bobcats. ¿Qué tal le fue? Muy mal.

Una década después, y tras el peor rendimiento que cualquier equipo haya dado jamás, se puso la marcha atrás, y se transformaron en los nuevos Hornets, después de que New Orleans cogiera el apelativo de Pelicans. Por eso, si lo tuyo son los juegos de palabras sin mucho trasfondo, y los resultados te dan bastante igual, blanco y en botella leche.

Chicago Bulls

Jerry Sloan. Michael Jordan. Scottie Pippen. Derrick Rose. 7º pick del Draft.

El mejor quinteto de la historia. No hacen falta más motivos.

Cleveland Cavaliers

La ciudad de Cleveland está hermanada con Lima, en Perú. Lima está hermanada con Buenos Aires, entre otros. Que está hermanada con Barcelona, Madrid, Sevilla, Bilbao, Santiago, Oviedo o Salamanca. Cleveland tiene un enlace directo con España.

En Ohio, el estado en que se encuentran los Cavs, nacieron LeBron James, Stephen Curry y Neil Armstrong, tres auténticos extraterrestres. Siendo el último, en concreto, un lunático -fue la primera persona en la historia de la humanidad en pisar la superficie de la luna-.

Dallas Mavericks

La presencia de unicornios en Estados Unidos es altamente improbable. Ya lo es en Europa, a pesar de haber sido el lugar en el que, en teoría, apareció la leyenda de este mágico animal, así que en USA es una rara avis. A la altura del "big foot", el monstruo del Lago Ness u otras grandes figuras mitológicas. Al igual que Dirk Nowitzki y Kristaps Porzingis. Dos razas de unicornios que no se ven en Estados Unidos, pero que se pueden encontrar en Europa con relativa facilidad. Y Luka Doncic, que no tiene la estatura física de los dos interiores pero su altura mística alcanza cotas similares y estratosféricas.

 

 

Además, el matrimonio de Dallas con Europa es la clave del buen funcionamiento de la franquicia. En las 3 peores temporadas de la franquicia, 1980/81, 1992/93 y 1993/94, no hubo ningún europeo que fuera titular en ningún partido. En las 3 mejores... casi que no hace ni falta decirlo.

Denver nUggets

KFC cuenta con 22621 establecimientos en 150 países del mundo. Si tu ciudad tiene un KFC, los Nuggets te apoyarán sin dudarlo.

Detroit Pistons

Mad Max es una gran película. Si te gusta la acción en mundos pos-apocalípticos donde ningún actor tiene un doble de seguridad, hay destrucción a ultranza, y la problemática social se hace notar, ver a Mel Gibson surcando las carreteras de Estados Unidos debe suponerte una tarde plena de gozo y entretenimiento. Y aunque ver a los Pistons, en 2020, con el proyecto que tienen, gozo no es que produzcan, encajan con las primeras dos líneas de este párrafo. Detroit, una ciudad especializada en la producción automovilística, está sumida en una profunda crisis económica desde hace muchos años.

Eso sí, es una ciudad adorada por el grupo Kiss, y la cuna de Jack White -seguro que conocéis la canción Seven Nation Army-, o Eminem y Proof, entre otros raperos. Además, entre 2009 y 2013 el alcalde de la ciudad fue Dave Bing, un ex-jugador de los Pistons y una leyenda de la NBA -en 1996 fue considerado top 50 de la historia-.

Golden State Warriors

La historia de los Warriors es una historia de redención. Como si de Lázaro se tratara, cuando Stephen Curry y el olvidado -aunque no debiera ser así- Mark Jackson tocaron a la franquicia californiana, estos respondieron levantándose, y volviendo a la vida. Cuando Curry es drafteado en el año 2009, llevaban sumidos en una vorágine de inanición competitiva 33 años. Salvo algún iluso atisbo de esperanza a finales de los 80 y a mediados de los 2000, llevaban desde el 75 sin ganar un anillo, desde el 76 sin pisar las finales de conferencia, y desde el 78 sin encadenar más de 3 temporadas consecutivas con más victorias que derrotas. Y desde el 2009, contando con 3 años de desarrollo por el medio, han ganado 3 anillos de la NBA y 19 rondas de PlayOff de las 23 en las que han participado.

A esta superación de su historia que han llevado a cabo se le suma la reubicación que han vivido este pasado verano dejando a un lado el Oracle Arena, situado en Oakland, por el Chase Center, que se encuentra en la ciudad de San Francisco. Cambiando lo cómodo y modesto del pasado por el lujo de lo moderno.

Houston Rockets

El nombre de Billy Beane es extraño para la gran mayoría de la población mundial. Solo unos pocos, afortunados o no, son capaces de recordar estas dos palabras y lo que significan. Pues Billy, que sigue en activo en Oakland, es el protagonista de una de las mayores historias del deporte estadounidense. Es el hombre que inspiró la novela Moneyball, que acabaría inspirando la adaptación cinematográfica de Brad Pitt y Jonah Hill. Y Daryl Morey, General Manager y titiritero de los Houston Rockets, es una adaptación a su vez de Beane, en la NBA. El Moreyball.

Moreyball: Based on a True Story | The Ringer

Morey cree mucho en la estadística avanzada. Ha fichado jugadores gracias a la estadística avanzada -los nietos de Ryan Anderson le deben su herencia-. Y ha establecido un modelo de juego, y de entender el baloncesto y los negocios, alrededor de la estadística avanzada. Incluso, a cambiado las reglas del mismo. Stephen Curry potencia el uso del a-dorado triple, pero los Rockets de Harden, D'Antoni -y el siempre olvidado Morey- han explotado esta veta y la han llevado a límites inimaginables. Han experimentado, no siempre con éxito, apostando mucho por la técnica del ensayo y el error. Sin haber conseguido, todavía, grandes aciertos.

Indiana Pacers

"En 49 Estados es solo baloncesto, pero esto es Indiana." Este es el padre nuestro que usan en su vida cotidiana en el estado de las 500 millas. El baloncesto es más que un juego, es más que un deporte, es más que una competición. Y aunque sea algo repetitivo, y que a estas alturas de la historia ya no queda bien, el baloncesto es vida. Su forma de sentir el baloncesto, es vida.

 

 

Ahí queda la anécdota ocurrida en el año 2013, cuando los Pacers, los Spurs, los Grizzlies y los Heat se clasificaron para sus respectivas finales de Conferencia. De los 50 estados de USA, en 49 Miami Heat era ganador con mucha diferencia en las encuestas. ¿Cuál era el estado restante? Donde el baloncesto es algo inherente a la tierra.

Los Ángeles Clippers

Los Ángeles Clippers son el hermano pequeño, al que siempre le toca la peor parte en los castigos -que no suele merecer-, y que no puede hacer más que heredar ropa y oportunidades de su hermano mayor. Eso sí, la vida pone a cada uno en su lugar, y cuando el hermano pequeño crece, ya no es tan pequeño.

Los Ángeles Lakers

Los Ángeles Lakers, en contraposición, son el hermano mayor al que siempre le toca la mejor parte en los regalos -los merezca o no-, y que no hace más que conseguir nuevos éxitos y oportunidades, siempre destacando por encima de su hermano menor. Aunque la vida iguale las cosas, el hermano mayor siempre será visto como el hermano mayor.

Memphis Grizzlies

Es divertido, para poner a prueba la imaginación de cada uno, probar a cambiar los finales de las películas. Hacer que Jack acabara en la tabla en vez de Rose, dar a Gollum su preciado anillo, o ver como Darth Vader acaba con Luke Skywalker en una intensa batalla. Y cuando esto sucede, y se escoge la escena y el momento concreto, se puede llegar a cambiar la ficción de tal forma hasta acabar asemejándola con la realidad.

Leonardo DiCaprio, en nuestro experimento, encarnando la figura de El Renacido, dejaría este apelativo al oso al que derrota, que pasaría a ser Marc Gasol, el mayor oso grizzly que jamás ha tenido la franquicia originaria en Vancouver. Pues Marc, al igual que lo hizo el personaje de Hugh Glass, peleó contra viento y marea para colocar a su franquicia donde le correspondía, en la pomada de la pelea por la NBA, a pesar de los pocos medios con los que contaban por su condición de mercado pequeño. Y Ja Morant, junto a Jaren Jackson, ha cogido el testigo del mediano de los Gasol, y aunque sigue creciendo, el osezno empieza a replicar los pasos de su predecesor.

Miami Heat

Miami es un lugar relajante, calmado, en donde la paz y la serenidad no se ve turbada por la velocidad y la problemática de la existencia. Es sabido por todo el mundo que, cuando una persona entra en el momento de su jubilación en Estados Unidos, su lugar de descanso suele estar entre California o Florida. Venciendo habitualmente la segunda. Y en la NBA, sucede algo similar.

Cuando un jugador no tiene éxito, acudir a Miami espanta todos los problemas. Y si, como la guinda del pastel, se encuentra en un lugar frío e inhóspito, ir al calor de los Heat -valga la redundancia- es la solución definitiva. Bien lo sabe Shaquille O'Neal, que llegó desde California, sí, pero necesitaba un cambio de aires. Chris Bosh, también, que aterrizó desde Toronto y ganó dos anillos. LeBron, evidentemente, que cambió a Ohio por Miami en una decisión lógica, coherente y quizás envidiable. Y Jimmy Butler, que después de pasar por el viento de Chicago, la nieve de Minnesota y la relativa normalidad de Philadelphia, quiso apostar por las "bermudas" como prenda de ropa de manera continuada.

Milwaukee Bucks

Bambi es un ciervo de Virginia, también conocido como ciervo de cola blanca -o white-tailed deer-. Este ciervo es el animal oficial del estado de Wisconsin. Milwaukee está en Wisconsin. Y cuando escogieron el apelativo de Buck, un fan llamado R. D. Trebilcox razonó a favor de este apodo diciendo que los "bucks", el animal, eran enérgicos, tenían un buen salto, eran muy rápidos y ágiles. Para más inri, Bambi no es un ciervo estadounidense en la obra literaria original, ya que proviene de un bosque europeo. Y Giannis Antetokounmpo, su estrella, encaja con los adjetivos de Trebilcox, y con el origen real de Bambi.

Minnesota Timberwolves

Minnesota, la ciudad más que la franquicia, es una ciudad incomprendida. Olvidada. De la que no se acuerdan de sus logros. Pero el problema yace en que cuando se dan cuenta de los mismos, de sus éxitos, al final acaban siendo hitos alcanzadas por otros -en la misma ciudad-. La historia de siempre entre los Timberwolves y los Lakers, de Minneapolis.

Minnesota, luega, es la ciudad que pasa inadvertida dentro del resto de ciudades de la NBA. Si en ocasiones te sientes así, entender a los Timberwolves como tuyos no será complicado. Aunque siempre acabe teniendo sus momentos de máximo esplendor.

New Orleans Pelicans

Los Pelicans, herederos que renegaron de su pasado cuando llegaron a Louisiana desde Charlotte, son, en cuanto a la historia que ellos cuentan como propia, de los pocos adolescentes que quedan en la competición. Esta temporada cumplen 18, tienen ya la mayoría de edad, y son capitaneados por el novato más explosivo que se ha visto en mucho tiempo.

Los Pelicans, a pesar de sus varios proyectos fallidos, representan la juventud en la NBA. El trastabillarse, equivocarse, y aprender de ello. Las novatadas que cometen sin querer. Y el hambre de los recién nombrados universitarios cuando dejan el nido. Las ganas de comerse el mundo. El salir a arrasar con todo. Y, ya puestos, la alocada vida nocturna de la ciudad.

New York Knicks

Si los Celtics representan los años 60, los New York Knicks son la viva imagen del amor por la música disco, la decadencia de la cultura hippie y el fanatismo por el espacio, los astronautas, y el Apolo 11. Además, si buscas en “Google Imágenes” la frase “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” aparece James Dolan sujetando la camiseta de Derrick Rose en el Madison, la junta que decidió traspasar a Carmelo a Oklahoma o un montaje de Zion Williamson con la camiseta del conjunto “knickerbocker”.

Los últimos éxitos de Nueva York llegaron entre el 69 y el 73. En 4 años, llegaron a las Finales en 3, y ganaron el anillo en 2. Desde entonces, solamente han ganado 4 partidos de la última serie de la temporada, habiendo pasado de la Primera Ronda en una ocasión desde la entrada en el nuevo milenio. El efecto 2000 ha hecho mella en la Gran Manzana. Quién se lo iba a decir a Apple.

old-knicks2.jpg

Dave DeBusschere echa cerveza sobre Walt Frazier, junto a Bill Bradley, al medio, y Cazzie Russel, en la derecha. (Foto: 20/4/1970, AP Photo)

Oklahoma City Thunder

En la NBA suceden muchos sucesos paranormales. Elecciones de Draft exageradamente altas -o muy oportunas-, fichajes pactados en cuestión de segundos, equipos que toman decisiones por otros... y derrotas sin sentido. Pero nada de esto merece que Íker Jiménez ponga su lupa, y la Nave del Misterio, a investigar. Lo que sí es digno de Cuarto Milenio es el Hotel Skirvin, de Oklahoma. Un lugar encantado, al que los equipos NBA evitan ir a toda costa, y que siempre que acoge a una franquicia, su rendimiento cae en picado.

No será por la noche de Oklahoma -si es que es una ciudad con marcha, que no lo sabemos- o por las "juergas" que se montarán los equipos en sus habitaciones, no. Es porque un espíritu maldito acecha en cada recoveco del alojamiento y pone una cruz sobre los jugadores que allí se hospeden. Una historia que cuentan las malas lenguas que se potenció cuando el máximo cazafantasma -o atizador de los mismos- pasó una noche en el Skirvin y cayeron ante los Thunder, el otrora base de los Cavs Kyrie Irving. Al que apoyan Eddy Curry, Taj Gibson, Rip Hamilton o Derrick Rose. Las supersticiones, en la NBA, son cosa seria.

Orlando Magic

En Orlando, como en casa en ningún sitio. Lo saben mejor que nadie. La NBA, que se suspendió temporalmente en marzo por el Coronavirus, volverá a jugarse en Disney World, en Orlando. Fueron el primer equipo en llegar, pues el trayecto desde su casa tampoco fue demasiado largo -casi 27 millas, unos 40 kilómetros, desde el Amway Center, su estadio-. Pero no solamente lo han experimentado en esta situación. Las dos veces que han salido del comfort de su hogar, y han llegado lejos -NBA Finals-, los Lakers han acabado destruyéndoles. Tanto en lo deportivo como en lo no tan deportivo. Shaq' y Dwight Howard son el ejemplo de esto.

En 1995 llegan a las Finales de la NBA, y son vapuleados por los Rockets de Olajuwon. En el 96 caen ante los Bulls en las Finales de Conferencia, y O'Neal les deja para irse a los Lakers. En 2009 llegan a las Finales de la NBA, y son vapuleados por los Lakers de Kobe y Pau. En 2010 caen ante los Celtics en las Finales de Conferencia, no dejan de dar pasos atrás en su evolución y Howard les deja dos años después para irse a los Lakers.

Philadelphia 76ers

Si te gusta Cómo conocí a vuestra madre, tendrás en gran estima el personaje de Barney Stinston. Un ligón sin igual, en ocasiones algo polémico, que tiene un libro con "jugadas" con las que ligar por la noche. Que, de manera surrealista, siempre le funcionan. Imitar alguno de sus movimientos en la vida real, salvo que sea en una imitación evidentemente sarcástica, es una misión suicida. Nunca nadie va a caer en tus redes de seducción si sigues su camino. Es una teoría llamativa, que no se debe imitar. El tanking de los Sixers, es la teoría de Barney, y los equipos que lo siguen, son aquellos enamorados de la serie que lo intentan los sábados por la noche.

 

 

The Process, sus fases, sus profundas y humillantes derrotas, y su relativo éxito actual, es algo muy complicado de llevar a cabo y que, además, requiere de muchos sacrificios -que se lo digan a Sam Hinkie-. ¿Puede que algún día sea replicable? Sí, pero debes tener mucha suerte. Encontrarte a otra persona que sea fan de HIMYM, o un futuro hall of Famer' en el Draft de la NBA.

Phoenix Suns

El nombre de Phoenix, como la propia traducción al castellano indica, viene de la leyenda del Ave Fénix. Jack Swilling, primer poblador no-nativo del territorio, descubrió los restos de una civilización anterior, utilizándolos para crear en donde hoy está la casa de los Suns una nueva ciudad. Y le dieron el nombre de Phoenix, por haber vuelto a nacer después de que el poblado previo hubiese casi desaparecido.

Y los Suns, que necesitan un poblador que los reconstruya de verdad y los haga germinar, también han tenido varias resurrecciones a lo largo de su historia. En los 70 y 80 compitieron bien, empezaron a caer, volvieron a competir en los 90, llegando a unas Finales, y empezaron a perder de nuevo. Hasta el año 2010, donde alcanzaron las Finales de Conferencia, el último momento en que pisaron los PlayOff.

Portland Trail Blazers

En una operación gastronómica, todas las especias son importantes. El orégano, una de las que más. Y los Blazers, dentro de la receta que es la NBA, y siendo de Oregón, son un condimento indispensable para poder disfrutar de una buena temporada. Una porción que solamente los chefs de la más alta cocina sabrán comprender en su totalidad.

Sacramento Kings

Los Kings tienen un lugar complicado en la NBA. Encontrándose en California, en la capital del Estado, deberían estar en una mejor situación. Pero los Lakers -los que más-, los Clippers o los Warriors no han hecho más que opacarlos. E, incluso en ocasiones, robarles de la mano la más alta gloria. Como sucedió cuando los Lakers les eliminaron de las Finales de Conferencia en 2002. En una serie llena de quejas por el arbitraje, centrando las miradas en el Game 6, que podría haber dado a los Kings el pase a la Final.

Quejas, más quejas, y más quejas. Desde aquel día, los Kings, que han tenido muchas dificultades para volver a brillar con tanta fuerza, no fueron los mismos, y ya acumulan 14 años desde la última vez que aparecieron en PlayOff. Y si no cambian mucho las cosas, la cifra no hará más que subir. Y ya están a una del récord histórico de la NBA, los 15 años que pasaron los Clippers entre el 76 y el 91.

San Antonio Spurs

Su nostalgia por el pasado les previene de creer en el progreso. Hubo una vez que San Antonio dominó el baloncesto con mano de hierro. Pero la hubo, y ya no la hay, porque el nuevo orden y progreso de la NBA les ha pasado por encima, y no aceptan la nueva normalidad. Y cuanto más se tarde en camaleonizarse con las nuevas prendas estilísticas sobre el parqué, más se dilatarán en el tiempo las etapas de éxito de los Spurs, la franquicia más gloriosa del Siglo XXI.

Vivir en el pasado, sin hacer caso al presente, nubla tus opciones de futuro. Y en San Antonio no viven el "carpe diem". John Keating no lo aprobaría.

Toronto Raptors

El final de Juego de Tronos es, ya, de pleno conocimiento en la sociedad. Pero para evitar cometer spoiler's a aquellos rezagados que no la han visto completa -o, directamente, no la han visto-, no hablaremos del mismo final. Si no, de una de las partes integrantes. Los Caminantes Blancos, de más allá del muro.

Curtidos en el frío, han tenido una evolución, unas subidas y bajadas, en su existencia en la historia. Pero nunca consiguieron tocar el éxito verdadero hasta que se organizaron bajo una nueva estructura de mando. Y cuando llegó el Rey de la noche, el terror se apoderó del resto del territorio. Y los Raptors, que desde el norte tenían una vista privilegiada del resto del continente, consiguieron dominar y atemorizar a las masas allá donde pasaron la pasada campaña, y se llevaron el último partido de la temporada, y el más importante. Kawhi, el rey de la noche -y de las carcajadas-, llevó a su tropa a la victoria. Y aunque acabara marchándose, no dejó el trono huérfano, vacío. Pascal Siakam es el mejor heredero.

Utah Jazz

En Utah, el jazz no suele tener cabida. Encaja más en New Orleans, donde estaban en un principio, y donde el jazz encuentra sus raíces. En Utah, en cambio, lugar donde reinan los mormones, y en contra de la locura aventurera de Louisiana, y su noche "jazziana", la apaciblidad de la vida es superior a cualquier otra cosa.

Aunque Thelma y Louise, en el film homónimo del año 91, acaben con su vida por todo lo alto en las cercanías del desierto de Moab, una de las zonas naturales más importantes de la región. Un final, por cierto, que es de todo menos tranquilo y relajado.

Washington Wizards

Washington es una ciudad en reformas. No por lo arquitectónico ni urbanístico, pues por algo es la capital del país y la sede del gobierno y la Casa Blanca, si no por lo deportivo. Los Wizards, que antes eran los Bullets, vivieron en su momento la misma transformación que van a realizar próximamente los Redskins, que dejarán atrás su apelativo original para adoptar una nueva denominación más acorde a los tiempos que corren -y al respeto a los pobladores originales pre-estadounidenses-. Cuando Washington pasó a ser Wizard, fue porque la violencia que sucedía en las calles se veía en cierta manera representada por el nombre de la franquicia.

washington-wizards-logo-history.jpg

Todos los nombres y logos en la historia de Washington.

Por ello cambiar, rectificar, nunca es malo. Si el trasfondo es negativo, pero uno produce un proceso de metamorfosis que lo sustituirá por algo más positivo, el aprendizaje, la situación previa, habrá merecido la pena.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
165
#Comentarios: 
355
Total lecturas: 
434,171

Comentarios

He pensado lo miso que tú. Nada más entrar en el artículo me he lanzado a buscar la entrada de mi equipo favorito, los Phoenix Suns, y al no encontrarlo he actualizado varias veces la página por si se tratara de un error. En mi caso me hice de este equipo ya que la primera final de la NBA que seguí fue la del 93. Para darle más emoción mi hermano se pidió un equipo y yo otro. En fín no hace falta que diga quién tomó la decisión erronea, pero a estas alturas ya no voy a cambiar. De todas formas seguro que hay por ahí más seguidores de "los Soles" de la época de Nash and Cía. ¿no? ¿estoy sólo?

Está feo que falten los Suns...
Solo seria entendible si mañana hacéis un artículo titulado "¿A qué equipo no debo seguir de la NBA?" dedicado exclusivamente a los de Phoenix.