Solapas principales

¿Qué nos ha dejado el fin de semana del All-Star?

El fin de semana del All-Star siempre tiene todos los focos del globo terráqueo, preparados para criticar todo lo que suceda en la ciudad americana en la que se decida celebrar. Este año, Chicago. Y, como no podía ser de otra forma, esta edición -la 69- también ha estado cargado de polémica. Pero antes de nada, llevemos el resumen de forma cronológica, y por ello, vayamos al Rising Stars del viernes.

usa contra el mundo

El formato de Estados Unidos contra el Mundo es un formato que, a cada año que pasa, es más acertado. Porque no sólo jugadores experimentados ingresan en la Liga -que son rookies o sophomores de igual manera-, si no que también lo hacen los jóvenes con mucho que probar y demostrar. Y estos jóvenes acaban evolucionando y convirtiéndose en "gigantes" de la NBA, una competición global -como dijo Pau en la introducción del encuentro- que a cada curso que pasa está más cerca de transformar también el partido del All-Star, que este año cuenta con casi una decena de extranjeros. Algo que, además, ya propuso LeBron James como futuro a contemplar.

Y aunque en otras ocasiones los contendientes de parte del Mundo ponían las cosas más complicadas, este año el combate sólo aguantó dos asaltos antes del KO definitivo en el tercer parcial. Y es que a pesar de encaminarse al descanso con 10 tantos de ventaja, el 24 a 44 de los siguientes 12 minutos fue demasiado para los "extranjeros". Y de estos 44, Miles Bridges tuvo la parte más importante -lo que le hizo ser MVP del encuentro-.

En los últimos 5 minutos del tercer cuarto anotó 11 puntos -3 triples en 4 intentos-, ayudando al Team USA a pasar de estar 86 a 98 abajo a colocarse 111 a 103, siendo apoyado también por Graham, su compañero, y por Paschall. Dejando el encuentro 115 a 105 a falta de unos 12 últimos minutos que no supusieron historia alguna. El partido ya era de los "locales", y por esto salieron a demostrarlo definitivamente al principio del último embate. Del 115 a 105 se pasó, tras 7 minutos y un parcial de 20 a 7 a su favor, al 133 a 112. Una racha en la que Sexton y Jaren Jackson fueron los más destacados, con 5 tantos cada uno.

Y de todo lo que sucedió en el encuentro, lo más reseñable es una acción que el propio Trae Young compartió en su cuenta de Twitter. La primera parte estaba echando el cierre cuando retó a su "compañero en la rivalidad" Luka Doncic a anotar desde el medio del campo, cometido que el esloveno cumplió sin dudar ni un instante. Una rivalidad, por cierto, que cada día es más sana y apunta a dominar la próxima década de baloncesto en la NBA.

La jugada en cuestión es la siguiente:

 

 

La noche de los concursos

La noche del sábado es siempre la más interesante -a pesar de todos los esfuerzos hechos por Silver y su "cabinete" para reforzar las otras dos noches del fin de semana-y, por tanto, la más escrutinada por los ojos de la audiencia. Cuando algo se hace bien -y últimamente suele ser una sorpresa- se congratula. Y cuando algo no se hace bien, se critica. Y no sólo lo hace la audiencia. Los propios jugadores -entre ellos Ja Morant, muy activo en redes sociales- también.

Por ello, cuando Derrick Jones Jr fue galardonado con la victoria sobre Aaron Gordon el mundo se lanzó a criticar. Sobre todo, cuando fue Dwyane Wade el que dio la victoria al jugador de los Heat, con el que llegó a compartir vestuario. Una decisión algo polémica, el hecho de que alguien juzgue el concurso en el que participa su ex-compañero. Y aunque la actuación de Jones fue muy buena, excelente, muy marcada por su plasticidad y flexibilidad habitual, la locura tremenda que supusieron los dos últimos mates de Gordon fueron demasiado. Superó a Tacko Fall y completó un 360º con un "windmill" de manera perfecta, pulcra, geométrica.

 

 

Además, Pat Connaughton dejó un recuerdo para White Men Can Jump, una de las grandes películas de este deporte, y saltó a Giannis Antetokounmpo acabando con un pequeño toque en el tablero antes de "hundirla". Una tarea nada sencilla, por supuesto. Y Dwight Howard recordó sus antiguas hazañas al volver a vestirse la camiseta y la capa de Superman, esta vez con el número 24 bordado en ello. Un pequeño -gran- honor a Kobe Bryant.

Los otros dos concursos de la noche, el de las habilidades y el de triples, tuvieron también sus puntos álgidos. El primero, ya marcado por su típico "grandes contra pequeños" acabó con Bam Adebayo eliminando a Dinwiddie -y al resto, pues sería el que se llevaría el trofeo-, Pascal Siakam eliminando a Patrick Beverley, Domantas Sabonis a Jayson Tatum, y Middleton a Shai Gilgeous-Alexander. Es decir, los grandes habían ya ganado. Y después la final estuvo entre un Sabonis muy acertado en el primer pase y un Adebayo que parecía encestar todos los triples que intentaba. Llevándoselo todo, como dijimos antes, la revelación All-Star de los Miami Heat.

 

 

Y al igual que en el concurso de habilidades, el concurso de triples también tuvo mucha intensidad en sus últimos momentos. Especialmente por los 26 tantos que puso en liza Booker en su última tirada, superados en el último tiro por un muy inspirado Buddy Hield, uno de los favoritos a llevarse el galardón. Al final 27 tantos de 40 posibles, con 4 de los 5 que se encontraban en su último carrito -el "money rack"-, acabando congratulado hasta por el propio Devin Booker, que quedó segundo en un concurso que, de no ser por la lesión de Lillard, no habría ni sido participante.

 

 

El all-star game (POR DIEGO DEL OLMO)

El mejor partido de las estrellas en mucho tiempo. Vaya acierto de la NBA. Intensidad, carácter, defensas de PO y un duelo que quedará para el recuerdo. El Team LeBron contra el Team Giannis en un nuevo formato que mantuvo al público de Chicago metido hasta el último punto del choque. 21 faltas en el último cuarto, ese famoso periodo sin tiempo, solo con la regla de llegar a una anotación específica (que en el caso de esta madrugada era 157). Finalmente, la victoria y la remontada cayó del lado de los hombres de LeBron James, que lucían en el número 2 en honor de la hija de Kobe Bryant. Mientras que el equipo liderado por el alero griego llevó el 24 a sus espaldas en honor de la leyenda de la franquicia angelina. 

Todo comenzó con un tributo legendario a Bryant, que desde el más allá dará nombre al MVP del partido, que por primera vez en la historia fue a parar a manos de Kawhi Leonard y sus 30 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias y una sensación de que podía haber dado guerra en el concurso de triples. Luka Doncic y Trae Young también tuvieron su momento más emotivo al cumplir su sueño de participar en el partido (10 puntos, 3 rebotes y 10 asistencias para el base de los Hawks y 8 puntos, 1 rebote y 4 asistencias para el esloveno, que demostró una gran capacidad de asociarse con James). 

 

 

Tras el recuerdo a Bryant, comenzó un partido que quedará para la historia. La primera parte estuvo dividida y competida, el primer cuarto fue para el Team LeBron, que se marchó 12 puntos arriba gracias a su gran acierto desde el triple (acabaron el choque con un 24/70). En el segundo acto la película cambió de director y los hombres de Giannis remontaron a base de penetración, intensidad y defensa para dejar el marcador 92-83 al descanso. 

Tras el paso por vestuarios Walker, Embiid y Antetokounmpo rompieron el choque y se llegaron a colocar con una diferencia de 17 puntos, pero con un esfuerzo final y un altísimo nivel de Paul y Leonard la diferencia se estableció en 9 puntos (133-124) a falta del último y decisivo cuarto. La nueva norma comunicaba que el primer conjunto en alcanzar los 157 puntos era el vencedor del encuentro.

 

 

En el último cuarto todo cambió. Aumentó el nivel defensivo, la intensidad y el trabajo arbitral, que tuvo que estar muy atento a todos los lances del juego. Pero no todo era seriedad, ya que en el banquillo se observó a Doncic y Tatum riendo a carcajadas mientras el esloveno aprovechaba para comer palomitas. En la cancha todo era distinto. En los instantes finales, los árbitros tomaron dos decisiones importantes para el devenir del encuentro: un tapón totalmente legal (e impresionante) de Antetokounmpo a LeBron que evitó el 153-156 y una falta en ataque de Harden a Lowry, que acabó en triple de la barba, pero el colegiado más alejado de la acción anuló la jugada. 

En la última jugada del encuentro, el base de los Toronto frenó a Davis con falta. El jugador de los Lakers cerró el encuentro anotando el punto definitivo y dio así la victoria al Team LeBron. Una fiesta donde se vio a jugadores competir por ganar y no por ver quién salta más alto o quién hace el mate más espectacular ante defensas de muy bajo nivel. Un acierto que deja a Leonard como el MVP del partido y a Chicago entregado a uno de los mejores All-Star Game de los últimos años

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#contenidos: 
165
#Comentarios: 
355
Total lecturas: 
435,538