Solapas principales

San Antonio Spurs: rendirse y admirar a los "rara avis" de la NBA

  • Cada año piensan que es su último pero Duncan, Ginobili y Parker se resisten a abandonar la élite de la NBA y sorprenden a expertos y aficionados.

En la mayoría de deportes colectivos, el principal objetivo es reunir a los mejores, cohesionarlos, encajarlos, engrasar la máquina y que todo salga a la perfección. Cada pieza del puzzle necesita ser introducida a la perfección para que el resultado sea idóneo. En la NBA, como no podía ser de otra manera, si no tienes un buen equipo no puedes ganar un campeonato.

Pero la mejor liga del mundo de baloncesto tiene una diferencia importante con respecto a las otras. La frase mítica de que los americanos lo hacen todo a lo grande no deja de cumplirse en el negocio, en el show y en la liga del señor David Stern.

Desde que llegó el Comisionado de la NBA, la liga se ha expandido, ha mejorado y se ha vendido como nunca. Las normas han cambiado en favor de las estrellas. La NBA busca las individualidades, busca las estrellas, busca el espectáculo. No importan tanto los colectivos, si no las figuras individuales que permiten embolsar al señor Stern una cuantiosa cantidad de dinero. En la NBA interesa más una final con los Lakers porqué la audiencia será mayor. 

Desde 1999, por suerte, hay un equipo que ha roto con todas estas leyes no escritas. 4 anillos, 10 títulos de división y 5 títulos de conferencia. Nadie duda que los Spurs han dejado en la cuneta a los Lakers de O'Neal, a los mejores Kings de la historia y a unos Suns que querían mandar con el dúo Nash-Stoudemire. Casualmente, los cuatro anillos han llegado en años impar (1999, 2003, 2005 y 2007).

Desde entonces, parece que a estos Spurs se les ha querido enterrar temporada tras temporada, menospreciando su potencial, calificando de "viejo" a Duncan y sin pensar que la mejor versión de Tony Parker aún estaba por llegar y que Gregg Popovich todavía sabía (y sabe) manejar a los jóvenes y sacar el máximo partido de ellos.

2014, ¿no toca?

La temporada está demostrando una vez más que la edad no importa, que las defensas son fundamentales y que el juego anárquico, "europeo" si me lo permiten y "lento" es efectivo. No efectista, pero sí efectivo. Gracias a ello, San Antonio lleva 13 victorias y tan solo 1 derrota. 

Los Spurs, que han visto como Duncan, Parker y Ginóbili mantienen intacta su hambre competitiva y sus números son envidiables.  En el caso del 21, sus cátedras en la pintura tanto en defensa como en ataque escriben cada partido una página más de su gloriosa carrera. El francés sigue poniendo en apuros a todos los bases de la liga y el argentino es una pesadilla cuando se levanta del banquillo para jugar.

Popovich ha sido sacar el máximo partido de Green, que es una referencia ofensiva en ataque relevante; de Leonard, que defiende con mucha intensidad y su físico le permite volar en los contraataques. Splitter se ha adueñado de la zona y es un complemento perfecto para Duncan junto a Diaw, que sigue asimilando su rol de pasador en la pintura. Marco Belinelli ha llegado para suplir la baja de Gary Neal en faceta ofensiva desde el exterior, mientras Bonner y Joseph juegan minutos de mucha calidad y De Colo y Baynes completan un roster muy equilibrado. 

Gregg Popovich es el principal culpable de que todos estos años hayan sido tan fructíferos para los texanos. Con la misma piedra angular, Popovich ha ido encajando las piezas nuevas que iban llegando para que la máquina siguiera funcionando a la perfección. Una de las mayores capacidades de Gregg es la de asignar un rol a cada componente del grupo y sacando el mayor rendimiento del mismo, ya sea novato o veterano.

Cuando un equipo lleva más de 13 años ofreciendo un baloncesto colectivo, con fundamentos tácticos más típicos de Europa que de Estados Unidos, con una efectividad de victorias sublime y siguiendo en las apuestas pese a la edad de sus estrellas, los aficionados se rinden a la evidencia. San Antonio es un equipo respetado y querido por todos.

Stern sabe que ha perdido la batalla con los texanos. Cuando Popovich hace descansar a las estrellas y el Comisionado se enfada porqué va en detrimento de las audiencias, San Antonio responde haciendo partidazos contra equipos de la talla del mismísimo campeón de la liga, y en su pabellón.

Pero el principal éxito que ha logrado San Antonio es el de sustentar los valores del juego. Muchos equipos en la actualidad (como los Thunder), se han fijado (y copiado) en el modelo de los Spurs para triunfar. El verdadero triunfo de los Spurs no son los cuatro anillos, si no que son un ejemplo para toda la NBA y pueden devolver a la liga una cultura de equipo que desapareció con la llegada de Stern. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 1 semana
#contenidos: 
125
#Comentarios: 
332
Total lecturas: 
602,862

Comentarios

Como argentino y como fanatico de Emanuel Ginobili, los spurs se han convertido en el equipo a mirar para los fanaticos de la NBA por estas tierras. Y no solo ellos sino entrenadores se deleitan con las enseñanazas cada noche de mister entrenador Greg Popovich. Juego de equipo, roles asignados, pase extra. Todo lo que tiene la escuela argentina se plasma en el juego de los international spurs.
Algunos partidos son aburridos pero cuando juega San Antonio me deleito. Y agrego para terminar una casualidad o causalidad. Del roster de san antonio solo 5 son norteamericanos y greg como entrenador ha tenido solo dos jugadores de origen balcanico( Nesterovic y Udrih). Precisamente esas dos escuelas( yanqui y balcánica) son las que usan la individualidad del jugador para sacar ventaja. La primera con espectacularidad y la segunda usando toda la parafernalia de fundamentos.De esas dos formas de ver el basquet carece San Antonio y que bien que le va. Saludos desde Argentina.

Los Spurs representan la pureza del basket. Aparte de el ya elogiado cerebro de la franquicia, muy acertadamente, quisiera resaltar sus atípicos jugadores: sobrios y no psedo-raperos; tácticos, más que espectaculares; generosos antes que egocentritas.
Go Spurs siempre. Ojalá lleguen a las finales otra vez, pero este año la ganen. Creo que los que peinamos canas desde hace algún tiempo nos haría rejuvenecer.

Popovich lleva 17 años como primer entrenador de los Spurs, y si sumas como asistente son 22 años ligados a San Antonio. Deberían retirar 25 dorsales, hacerle una estatua, renombrar el pabellón, vamos y hasta cambiar el nombre de la ciudad por San Gregorio.
Duncan es mucho Duncan, pero Popovich es San Antonio Spurs.