Solapas principales

Don Collins, cuando el basket, era otra cosa

collins.jpg

Don Collins fumando y tomando una cerveza en calzoncillos después de ganar la Recopa a la Penya en 1988 (Foto: Miqui Forniés)
Si no conoces el personaje, si no conoces el contexto… fácilmente podrías decir que se trata de un jornalero en un momento descanso. Pero no, se trata del estadounidense Donald 'Don' Collins, ex alero NBA y del Limoges. Tal día como hoy, hace 33 años, su equipo francés acaba de ganarle la extinta Recopa al Joventut de Badalona en la prórroga por 92 a 89 sin que los Villacampa, Margall, Reggie Johnson, Montero y cía pudieran evitarlo. Collins del Limoges, en el vestuario después de ganar en Grenoble la Recopa a la Penya. Sí, lo que veis es verdad, estaba fumando” explica el gran Miqui Forniés, autor de la foto. Para los más mal pensados apunta que “él sabía que le estaba haciendo la foto y no dijo nada. Era tabaco, seguro”.

Con sus 28 puntos fue el máximo anotador del partido, eso sí, fallando más que una escopeta de feria con una tarjet de presentación de 11 de 25 lanzamientos. Forniés lo retrataba con esta fantástica foto, piti en mano, cerveza en el banco y con una prenda que llevaban los deportistas en la NBA llamada 'supensorios'. Y es que, ahí donde lo véis, Collins había sido elegido con el nº18 del draft de 1980 por encima de tipos como Jeff Ruland, Larry Smith o Rick Mahorn. Y es que Collins era la estrella Washing State junto James Donaldson. Seis cursos jugaría en la mejor liga del mundo con casi 10 puntos por choque con las camisetas de los Atlanta Hawks, Washington Bullets, Golden State Warriors y Milwakee Bucks.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
22 años 2 meses
#contenidos: 
2,075
#Comentarios: 
6,203
Total lecturas: 
12,084,221

Comentarios

Imagen muy propia de una época no sé si mejor o peor pero diferente, donde era muy común que los deportistas fumasen, y así recuerdo a Delibasic, Paspalj o a algunos soviéticos con el cigarro en la mano. Mientras luego rindieran...

Hay épocas en que los cambios son vertiginosos y ocurren delante de tus narices, tan ràpidos como ver llenarse una botella de agua bajo el grifo abierto. El propio hecho de estar escribiendo aqui desde cualquier lugar y a través de uno entre una amplia gama de artilugios que lo permiten, es una mera prueba. Hemos visto todo tipo de cosas y costumbres en el deporte pero también en cualquier otro ámbito de la vida; hace tan sólo 11 años, que en un restaurante no pudieras fumarte un cigarro después de una buena cena parecía imposible y un intento de tortura propio de la mente de un dominico del siglo XV. Hoy quien se acuerda de eso. O de Melvin Turpin, The Mealman o Dinner Bell, de Roy Tarpley o Ray Sugar Robinson..y de Schorchianitis?. Y sin hablar del patio local. Ni de las redes sociales, un asunto de ayer noche. Como se suele decir, eran otros tiempos, hoy chocantes para los más jóvenes.. supongo.

De la avalancha de información que recibimos, prácticamente, cada segundo, ¿cuánta es verdaderamente relevante y fiable? ¿Cuánta nos leemos con profundidad?

Yo diría más bien cuando la sociedad era otra cosa. No digo que ni mejor ni peor en general, pero otra cosa. Había cosas peores y otras mejores. Os imagináis esta foto en estos tiempos de redes sociales? Meme asegurado y un debate exagerado hasta el máximo sin duda.