Solapas principales

Fuenlabrada se da un festín ofensivo a costa del Alba de Berlín (105-80)

  • Hakanson, 5 de los 15 triples que anotó Fuenlabrada.

Las crónicas de la jornada EUROCUP:

El Cedevita vence a un Herbalife Gran Canaria a medio gas (97-90)
El Valencia Basket sella su clasificación en Alemania (60-86)
UCAM se lame en Europa las heridas de la liga (75-86)

EL PARTIDO EN CLAVE

1. BERLÍN, DESCONEXIÓN EXTERIOR-INTERIOR. A pesar de que ya a la ida hombres como Milosavljevic o Johnson hicieron buenas actuaciones del exterior, el factor diferencial que permitió al Alba quedarse con la victoria en Berlín fue la aparición de Kikanovic, que anotó con constancia durante los cuarenta minutos de partido. Hoy, se vio a un Berlín mucho más torpe para encontrar puntos por dentro. Los hombres de Ahmet Caki arrancanron el encuentro aguantando un tímido aunque fluído intercambio de golpes, pero en cuanto Fuenlabrada empezó a blindar su zona sobre todo a partir de un rebote mucho mejor cerrado que en los últimos encuentros, a Berlin se le hizo muy complicado encontrar el camino a canasta. Eso y el acierto exterior en seguida permitió a los locales marcharse en el marcador con un parcial de 11-0. Tras esos titubeantes 6 primeros minutos de los visitantes, Caki encontró soluciones encomendándose a las piernas de algunos de sus exteriores. En la medida en la que Berlín pudo correr, Fuenlabrada no pudo despegarse más allá de los psicológicos 10 puntos de renta.

2. LA VUELTA DE WEAR, REFUERZO PARA LA PUJANTE PINTURA FUENLABREÑA. El segundo cuarto arrancó como lo haría el primero, con Berlín aguantando al quite a un Fuenlabrada que hoy anotó mucho. Y siguió también por los derroteros del primero: tras dos minutos de tanteo, Fuenlabrada pisó el acelerador. Con la vuelta de Wear, que ya jugó el pasado fin de semana en Zaragoza y con las trayectorias ascendentes de Smits, otra vez en sus mejores números, y de Rey, cada vez con más protagonismo en ambas canastas, Fuenlabrada solventó hoy aquello que le impidió ser competitivo ante Lietuvos y que estaba resultando problemático en determinados momentos: el rebote. Al descanso, los de Cuspinera agarraban 25 rebotes, por 15 de Berlín. Esa confianza ante las pocas segundas oportunidades concedidas comenzó a dar a Fuenlabrada mucho enteros en una defensa que empezó a hacerse más larga y a tener más presencia incluso en las líneas de pase. Y con esa confianza ganada atrás, Fuenlabrada pudo correr y pudo encontrar tiros librados en las esquinas con facilidad. Eran los peores minutos del partido para Berlín, que apenas encontraba respuestas en acciones individuales de Milosavljevic, de Atsur, de Kikanovic y de un Miller que engrosó la lista de jugadores con una relación intensa con la grada fuenlabreña. Un par de triples de O'Leary y de un brillante Rupnik terminarían dando la máxima renta a los locales segundos antes del descanso: 56-36 para 20 puntos de renta.

3. EUROCUP, LA OTRA CARA DE FUENLABRADA. La competición internacional a priori no supondrá para Fuenlabrada en el largo plazo más que como bonito bálsamo, alejado de las aspiraciones al título que grandes presupuestos o proyectos como Khimki, Lietuvos, Valencia o Gran Canaria, pero puede terminar resultando importante para labrar una confianza y una personalidad castigadas en liga doméstica. Los de Cuspinera comenzaron el curso tras una pretemporada que se antojó corta, con bajas y lesiones importantes y llena de resultados negativos. Eso no tardó en reflejarse en liga, donde no logró una victoria como local hasta la séptima jornada. Todo ello había impedido al conjunto naranja forjar su nueva personalidad con una plantilla que, aunque continuista, había sufrido cambios importantes en puestos clave. La Eurocup se presentaba como una forma competitiva de entrenamiento, pero ya desde la primera victoria como local, precisamente ante todo un Khimki, se pudo ver que varios de lo suplentes podrían aprovechar la oportunidad para encontrar minutos y de paso contagiar de moral a algunos de los titulares. El perfecto ejemplo de ello quizás sea Ludde Hakanson: el base sueco volvió a mostrar hoy su cara más atrevida en ataque, lanzando y convirtiendo bastante por encima de lo que lo hace en liga (se iría a los 19 puntos). Tal es la confianza ganada por el grupo de jugadores en Eurocup que hoy, lanzando con un acierto siempre por encima del 55% y cercano al 60% en algunos momentos, terminaría el partido con su mejor registro anotador del curso: 57 puntos al descanso y 105 después de los 40 minutos de encuentro.

4. EL ACIERTO EXTERIOR, RESOLUTIVO. Tras el paso por vestuarios, Fuenlabrada afrontaría los momentos más delicados y a la postre decisivos del partido. Berlín volvía a arrancar fuerte un cuarto y ahora hacían acto de presencia por fin nombres llamados a más entre los de Caki como Dominique Johnson o Peyton Siva. Tras 5 minutos del tercer cuarto, Berlín se acercaba a 11 en el marcador, pero ese sería su mayor logro. Tras tiempo muerto, Fuenlabrada volvía a salir con esa confianza en el ataque y ese acierto exterior que ya había tenido en los primeros 20 minutos se convertiría ahora por fin en el pilar para mantener a Berlín a raya en lo que el tercer cuarto terminaba y el conjunto naranja se recomponía atrás. El arranque del los últimos 10 minutos supondría el espaldarazo definitivo para Fuenlabrada, que de nuevo a base de lanzamiento exterior llegó a doblar su ventaja hasta los 32 (103-71).

5. EL GRUPO SE APRIETA POR EL TOP 16. Con esta victoria, Fuenlabrada hace los deberes como local en el partido más asequible en el Fernando Martín en la seguda vuelta. Tendrá que visitar a Khimki, Miribilla y competir su último partido como local ante un Lietuvos en trayectoria descendente, que hoy tumbaba al Khimki en Vilna y dejaba un triple empate a 3 victorias en la cabeza de la tabla entre ellos dos y el propio Fuenlabrada.

ESTADÍSTICAS

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 11 meses
#Contenidos: 
131
#Comentarios: 
304
Total lecturas: 
276,072

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar