Solapas principales

Historia de la selección española masculina absoluta en los Juegos Olímpicos

No podemos hablar de los Juegos Olímpicos de la XI Olimpiada, entonces denominados así, de 1936 en Berlín sin un previo paso: el intento de boicot de EspañaEn 1931, tras el éxito de la exposición universal de Barcelona en 1929, se le planteó al Comité Olímpico Internacional realizar los Juegos en la ciudad condal. Alemania también ofreció su capital, Berlín. Finalmente, la convulsa situación de nuestro país hizo que el COI, como todos sabemos, le concediera dicho privilegio a Alemania. En 1934, de camino a la gran cita, los germanos ya le habrían entregado los mandos de su nación a un tal Adolf Hitler.

Antes de aquella toma de poder del principal idelógo del nacismo, el 18 de Junio de 1932, tuvo lugar en la Escuela Internacional de Educación Física del YMCA de Ginebra un acontecimiento determinante para el devenir de inicio de la globalización del baloncesto. Se reunieron en asamblea Renato Williams Jones, luego elegido secretario para hacer carrera hasta 1976. Aquel día actuó de intérprete entre los países más activistas del deporte en cuestión: Argentina, Grecia, Italia, Letonia, Portugal, Rumania, Suiza y Checoslovaquia. Hungría y Bulgaria acudirían en calidad de observadores. Aquella lluvia de ideas dio a luz a la Fédération Internationale de Basketball Amateur, la FIBA. Además de la fundación del organismo se unificaron las reglas del juego.

Del todos se hizo mucha fuerza y en 1935, en la misma ciudad suiza, se organizó el primer Europeo de baloncesto de la historia. Allí, la selección española se alzaría con la medalla de Plata. Aquel acontecimiento gestó el primer evento internacional de baloncesto oficial y España lo aprovechó de forma magistral para que se la señalase como uno de los países de futuro en el deporte de la canasta. El COI también había accedido a que la disciplina de este deporte fuera incluida junto al resto de modalidades de los próximos Juegos que andaban a año vista. Por su parte, la segunda Guerra Mundial dinamitaría toda oportunidad por trasladar las canastas a un Mundial hasta aquel tardío año de 1950.

El Europeo del 35 se disputó del 2 al 5 de mayo. El baloncesto en nuestro país estaba en pañales (y el de Europa). Menos de un mes antes, el 15 de abril, la selección había jugado su primer partido de la historia, fue contra Portugal se ganó (32-12) y directos para competir contra (la mayoría) de los mejores equipos de Europa.  Eran los primeros pasos de una disciplina que empezaba a ser una alternativa interesante a otros deportes más establecidos. Hasta ese entonces, nuestro campeonato nacional sólo había contado con 2 ediciones, en 1934 no hubo disputa porque los equipos catalanes entendieron que en la edición anterior habían recibido arbitrajes parciales. No obstante, aquel triste capítulo no impidió que, un año después, una selección ilusionada y aguerrida se conjurara con los mejores jugadores que jugaban en Castilla y Cataluña, pues antes el campeonato de España sólo daba para que compitieran representantes de esas dos fracciones del país. Letonia se llevaría el Oro. Diez fueron los participantes. Cabe destacar que, de entre estos, no estaba la potente Polonia.

 

JJ.OO DE 1936, BERLÍN: LLEGÓ EL MOMENTO... LA TRAGEDIA ESPAÑOLA

cartel_olimpiada_popular.jpg

Cartel de la Olimpiada Popular impedida por el comienzo de la Guerra Civil Española
En sólo una ocasión se había mostrado nuestra disciplina en unos Juegos, y fue en 1904 pero a modo de exhibición. Sin embargo, en las Olimpiadas del 36 el baloncesto rescató el deseo de muchos y se presentó como otro deporte más. Todo estaba de cara para los primeros amantes y luchadores en España por continuar con la difusión del Basket-ball, pues aquel cambio nos daba derecho, junto a otras 22 selecciones, a luchar por una medalla olímpica. Fernando Font, subcampeón del Campeonato de España del 36 con el SS Patrie, bien podría haber sido uno de los integrantes de aquella selección olímpica. Font explica en su obra ‘El libro de Oro del Basket’ que “entre los veintidós equipos inscritos estaba también España, pero debido a los acontecimientos políticos de la época no pudo desplazarse nuestra selección después de tener preparados para la última decena de julio todos los detalles del viaje”. Y es que el gobierno español, con centro neurálgico en Barcelona, organizó un boicot contra las lujosas Olimpiadas que ya comandaba Adolf Hitler. Entre sus órdenes, la de la total exclusión de deportistas judíos en un claro ejercicio por mostrar ante todo el mundo el ABC del nazismo. Para el führer, ¿qué mejor que unas Olimpiadas sin espíritu olímpico? Allí el baloncesto iba a ser uno de los deportes oficiales. Eran tiempos revueltos en nuestro país pero también de gran reflexión y activismo. ¿Y si montamos otras Olimpiadas antifascistas? -Plantearon los pensadores de la época-. Dicho y hecho, aquel verano del 36 no escatimó en esfuerzos y se prepararon todos los detalles para inaugurar la ‘Olimpiada Popular’ reflejando una clara postura de desafío ante el dictador y sus seguidores. Un buen ‘puñado’ de aquellos miles de atletas de todo el mundo que iban a competir ya habían llegado a Barcelona unos días antes de la cita prevista. Francia era el principal aliado a nivel económico y participativo aunque los EE.UU. también daban caché al evento por su compromiso a participar.

Un día antes de que empezaran aquellos reivindicativos Juegos, se desató la fatídica Guerra Civil que imposibilitó cualquier otro tipo de acciones que no fueran dirigadas a la batalla entre vecinos.
A la cita de Berlín también faltó Hungría y la competición se quedó en 20 contendientes.

Nunca sabremos qué papel habrían mostrado nuestros héroes de Ginebra. “Fue una verdadera pena que la Selección española no pudiese estar en Berlín, en su Torneo Olímpico de 1936, puesto que lo acaecido en él hubiera redondeado, seguramente, los puntos de partida de un trabajo en progresión que se retardo enormemente (25 años) con nuestra guerra civil y más tarde también (1939-45) con la mundial” se lamentaba Font.

Se entiende que la selección hubiera estado formada por la base del Europeo del 35. Muchos de aquellos hombres que entrenaba el argentino Mariano Manent también eran latinoamericanos. La mayoría, de padres españoles que habían emigrado a América para impulsar sus negocios. En latinoamérica el baloncesto no era una novedad, puesto que había llegado con anterioridad por el contacto con las tropas de los Estados Unidos. La mayoría de los militares yanquis conocían y practicaban el deporte de la canasta, inventado en Springfield (Massachussets) 45 años atrás, allí donde iban. No obstante, también se habló en círculos más íntimos de las pocas oportunidades que se le dieron a otros grandes jugadores de nuestro país como el anotador Ramón Sanahuja que llegó a las semifinalista del Campeonato de España con su AB Júnior de Hospitalet de Llobregat.

No cabe duda de que los experimentados hermanos Alonso, cubanos formados en la universidad de St. Paul y campeones de España con su Rayo Club de Madrid en el mismo 36, habrían vuelto a ser dos de los pilares. Que el ‘pequeñín’ costarricense Rafael Martínelegido mejor jugador del Europeo de Ginebra y máximo anotador de la selección con 7.3 puntos, hubiera repetido como nuestro principal estilete. Su compatriota Rafael Ruano seguiría siendo el techo del equipo rodando el 1.95Armando Maunier, subcampéon con el SS Patrie hubiera sido uno de los veteranos junto a Fernando Muscat con 30 años. Aunque, el resurgir de otro talento del momento, como era el propio Fernando Font (20 años, entonces), compañero de equipo de Maunier y también titular en aquella escuela francesa habría podido presentarse como nueva opción. 

Durante las Olipiadas de Berlín, una regla yanki que dictaba devolver el balón al centro del campo para realizar un salto entre dos cada vez que se encestara, favoreció muy mucho a los equipos con jugadores altos y atléticos, como los propios Estados Unidos que tenían a dos verdaderos gigantes para la época: Clyde Lovellete de 2.06 y a Bob Kurland de 2.10. Algo insólito entonces. Nos hubiera gustado saber qué pensaba sobre aquella regla tan inquisitoria de la creatividad el padre de este juego, Mr. Naismith, que fue homenajeado en aquellos Juegos, por cierto. También nos gustaría saber si aquellos chicos que hubieran conjugado nuestra selección hubieran tenido un buen papel como así hizo Italia (7º a pesar. En el Europeo quedaron en esa misma posición pero compitiendo contra la mitad de equipos) o malo como el de la entonces campeona de Europa Letonia (18º), que decepcionó. Sin embargo, cabe resaltar que en su camino se encontró a dos de las mejores selecciones, Canadá (subcampeona olímpica) y Polonia (4ª), gracias a un sistema de competición de lo más ‘curioso’.

Sí sabemos que nuestros jugadores habrían tenido un gran relevo (Eduardo Kucharski, Marcel.lí Maneja, Joan Dalmau y quién sabe si muchos más) si se hubiera seguido invirtiendo en cultura y deporte en España. Tristemente, sólo les quedó aparcar su maleta de ilusiones y afrontar una cruenta guerra en la que Cayetano Ortega, integrante de la selección del Europeo de Ginebra y también posible jugador de aquella selección olímpica frustrada, incluso perdió la vida.

 

RESUMEN DE PARTICIPACIONES DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA EN LOS JJ.OO.

1960, ROMA:

-Posición: 14ª de 16 equipos.

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: Agustí Bertomeu, José Nora, Alfonso Martínez, Joaquín Enseñat, Santiago Navarro, Josep Lluís Cortés, Jorge Guillén, Emiliano Rodríguez, Chus Codina «Chus» Codina, Miguel González y Juan Martos. Entrenador: Eduardo Kucharski.

-Comentario de Jorge Guillén en libro ‘Historia del Baloncesto en España’: “la lesión de ‘Nino’ nos condicionaría mucho durante las Olimpiadas. Finalmente, EE. UU. ganó cómo y cuándo quiso y el resto del pastel se lo repartieron la Unión Soviética (Plata) y Brasil, que fue bronce gracias a dos Hall of Fame FIBA como Amaury y Marques. Por nuestra parte, fue una experiencia fabulosa en la que volvió a destacar un jugador al que yo admiraba: Emiliano Rodríguez. Recuerdo que ‘Emi’, tiempo atrás, llegó a dormir con un balón. Decía que era para cogerle el tacto cara al partido del día siguiente”.

 

1968, MÉXICO:

-Posición: 7ª de 16 equipos.

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: Juan Martínez Arroyo, Vicente Ramos, Luis Santiago, Chus Codina «Chus» Codina, Enric Margall, Antonio Nava, Emiliano Rodríguez, Clifford Luyk, José Luis Sagi-Vela, “«Nino”» Buscató, Lorenzo Alocén y Alfonso Martínez. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Clifford Luyk en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “La medalla de Oro fue para EEUU., que tenía un equipazo. Entre ellos, Spencer Haywood, que con tan sólo diecinueve años dominó a todo el mundo jugando, continuamente, con los codos por encima del aro. Haywood, aunque no acabó sus estudios universitarios, firmaría un contrato con los Seattle Supersonics un par de años después, ya que le ganó un pleito a la NBA. Desde entonces, se creó una cláusula que permitía, a la gente que venía de familia muy pobre, poder saltar directamente a la NBA desde el instituto. El base de los EEUU era Jo-Jo White, así que... imaginen que dúo formaba junto a Haywood. Hacían un alley-hoop tras otro. Algo no tan visto entonces”.

 

1972, MÚNICH:

-Posición: 11ª de 16 equipos.

-Campeón: Unión Soviética (URSS)

-Plantilla:
Jugadores: Wayne Brabender, Vicente Ramos, Carmelo Cabrera, Enric Margall, Luis Miguel Santillana, Jesús Iradier, Rafa Rullán, “«Nino”» Buscató, Clifford Luyk, Juan Antonio Corbalán, Miguel Ángel Estrada y Gonzalo Sagi-Vela. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Gonzalo Sagi-Vela en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “Esta Olimpiada fue histórica para la antigua URSS y para el baloncesto, dado que por primera vez en la historia de unos Juegos, se alzó con la medalla de oro derrotando a los EE. UU. en un polémico final.  A tres segundos del final del partido, el norteamericano Doug Collins anotó dos tiros libres que pusieron a su equipo a 2 puntos por delante 49-50. Los rusos sacaron tres veces de fondo. Según William Jones, secretario general de la FIBA entonces, -que fue quién daba las órdenes desde la grada en medio de aquel caos-, el crono había corrido antes de tiempo en los dos primeros saques a pesar de las protestas y anticipadas celebraciones de los norteamericanos en medio de la pista. En el último intento, Edeshko lanzó un balón desde debajo de la canasta hacia Aleksander Belov. El pívot ruso estaba rodeado por dos defensores, Jim Forbes y Kevin Joyce, pero ambos se chocaron entre ellos, dejando a Belov recibir cómodamente y anotar un fácil tiro a tabla que valía ser campeones. La sala Karl Diem volvió a convertirse en un caos. EE.UU EE. UU. nunca recogió aquella medalla de plata”.

Mi querido y desaparecido tocayo Carlos Jiménez Varela, los narra, tras vivirlos en primera persona, en su artículo ¿Qué pasó realmente en los polémicos y sangrientos Juegos Olímpicos de Munich 72'?



1980, MOSCÚ:

-Posición: 4ª de 12 equipos (Los EE.UU. no quisieron participar).

-Campeón: Yugoslavia.

-Plantilla: 
Jugadores: Wayne Brabender, José Luis Llorente, “«Chicho”» Sibilio, Josep Maria Margall, Manolo Flores, Fernando Romay, Luis Miguel Santillana, Juan Antonio Corbalán, Nacho Solozábal, Juan De la Cruz, Juanma Iturriaga y Epi. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Juan Antonio Corbalán en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “La capacidad anotadora de «Chicho» Sibilio, uno de los máximos anotadores de las Olimpiadas con más de 20 puntos de media, nos valió de mucho para complementar a nuestros cañoneros por excelencia: Brabender y Epi. Fue también un año en el que muchos jugadores, que hasta entonces no jugaban muchos demasiados minutos, pudieron comprobar que a falta de un hervor estaban entre los grandes. Perdíamos la medalla de bronce ante la Unión Soviética de Sergei Belov (117-94) y ganábamos la entrada en el mejor ciclo que había vivido un deporte de equipo en España hasta ese momento”.

 

1984, LOS ANGELES:

-Posición: 2ª de 12 equipos (La Unión Soviética no quiso participar).

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: José Manuel Beirán, José Luis Llorente, Fernando Arcega, Josep Maria Margall, Fernando Martín, Andrés Jiménez, Fernando Romay, Juan Antonio Corbalán, Nacho Solozábal, Juan de la Cruz, Juanma Iturriaga y Epi. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Pedro Barthe en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “En semis llegó la Yugoslavia de los Dalipagic, Petrovic, Radovanovic, Knego… En el descanso sólo perdíamos de 5, pero llegamos a perder de 10 en la primera parte; en cualquier momento, los yugoslavos podían romper el partido. Sin embargo, tras el descanso, los españoles se conjuraron para hacer historia. Este era el partido de España, el que iba a marcar diferencias y supondría la mayor gesta conseguida hasta entonces por nuestro baloncesto. En la reanudación, de salida España logró un 8-0 y se puso por delante. Cambió el destino del partido con Llorente haciendo correr al equipo y Romay asegurando nuestro rebote (once rebotes y dos tapones). No jugamos con los de siempre y Antonio   hizo algunas cosas diferentes. Ese día, Margall hizo estragos con una serie brutal de siete de ocho para acabar con 16 puntos, mientras que Jiménez anotó 13. La defensa estuvo muy bien y los yugoslavos sólo pudieron meter 21 puntos en esa segunda parte. Ellos acabaron cansados de correr tras nuestros contraataques. Petrovic fue de los pocos que se salvó con 18 puntos a pesar de ser de los más jóvenes -era una Yugoslavia en transición-. Sin embargo, entonces él no era tan decisivo como en los años siguientes”.

 

1988, SEÚL:

-Posición: 8ª de 12 equipos.

-Campeón: Unión Soviética (URRS).

-Plantilla:
Jordi Villacampa, José Luis Llorente, “«Chechu”» Biriukov, Josep Maria Margall, Andrés Jiménez, Quique Andreu, José Antonio Montero, Fernando Arcega, Nacho Solozábal, Ferran Martínez, Antonio Martín y Epi. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Vladimir Stankovic en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “España hizo una primera fase espectacular, cayendo sólo ante contra los norteamericanos, pero, para decepción española, cayeron perdieron en cuartos contra una Australia comandada por Andrew Gaze que anotó 28 puntos. Por su parte, la URSS llegó con un potentísimo conjunto basado en el «poder lituano»: Sabonis, Marciulionis, Kurtinaitis y Homicius. También apoyados en los ucranianos Volkov y Belostenny. Luego, los rusos Tikhonenko, Tarakanov, Pankrashkin y Goborov, con el estonio   Sokk y   el letón Miglinieks. Todos juntos formaban un auténtico “Dream Team” entrenado por el mítico coronel Aleksandar Gomelski”.

 

tomi_ewing.jpg

Tomás Jofresa 'se escurre' ante el gigante jamaicano-norteamericano Patrick Ewing (Foto: FEB)
1992, BARCELONA:

-Posición: 9ª de 12 equipos (Lituania y Croacia juegan como nación).

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla: Jugadores: Jordi Villacampa, José Ángel Arcega, «Chechu» Biriukov, Rafa Jofresa, Andrés Jiménez, Santiago Aldama, Tomàs Jofresa, Javier Fernández, Alberto Herreros, Juanan Orenga, Quique Andreu y Epi. Entrenador: Antonio Díaz-Miguel.

-Comentario de Miguel Ángel Forniés en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “Mención especial al partido de la primera fase entre España y Angola, donde se impusieron los africanos por 63 a 83, con Jean-Jacques Conceiçao como protagonista, primero por su excelente partido, así como por una pelea con el jugador español Jordi Villacampa. En la lucha por los puestos noveno y décimo, se volvieron a ver las caras, en esta ocasión ganó el combinado español por 75-78, consiguiendo una decepcionante novena posición final. Es cierto que el derecho de huelga está reconocido en la Constitución Española, pero, sin duda, esto afectó al normal desarrollo del equipo español en los Juegos. La pregunta: ¿era aconsejable acogerse a ese derecho en fechas próximas al torneo olímpico? Las discrepancias por el tercer extranjero en los clubes españoles generó disgusto. ¿De quién fue culpa? ¿De la ACB por comunicarlo en fechas poco recomendables o de la ABP por no esperar a pasar los Juegos?”.


 

2000, SYDNEY:

-Posición: 9ª de 12 equipos.

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: Alberto Angulo, Juan Carlos Navarro, Raül López, Jorge Garbajosa, Nacho Rodríguez, Carlos Jiménez, Rodrigo De la Fuente, Alberto Herreros, Johnny Rogers, Iñaki De Miguel, Alfonso Reyes y Roberto Dueñas. Entrenador: Lolo Sainz «Lolo» Sainz.

-Comentario de Raül López en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “Era mi debut en la selección, tenía veinte años. Además, pude disfrutar de minutos en aquella Olimpiada. Era impactante jugar junto a gente como los Albertos (Herreros y Angulo) o Alfonso (Reyes). Un año antes habíamos ganado el Oro ante los EE. UU. en el famoso Mundial júnior de Lisboa. Nos bautizaron como los ‘«Júniors de Oro’». Me extrañaría que aquella generación del 80 se volviera a repetir. Estaba formada por grandes jugadores y...… Pau Gasol. Nadie podrá igualara su exitosa carrera. También, con Juan Carlos Navarro, que es el mejor jugador español que ha habido en Europa. Por cierto, Juan Carlos fue el otro representante del 80 en Sídney. Tal vez, tuvimos aquella oportunidad, además de por el Oro que os comento, como reconocimiento también a los éxitos en Mannheim y Europeos, y porque la FEB empezó a apostar por los más jóvenes. Aunque Pau aún no había explotado del todo en ACB, resulta curioso que fuera seleccionado. Nuestro papel en las Olimpiadas fue malo y es difícil saber si con Pau las cosas hubieran ido de otra forma”.

 

2004, ATENAS:

-Posición: 7ª de 12 equipos.

-Campeón: Argentina

-Plantilla:
Jugadores: Pau Gasol, Iker Iturbe, Jaume Comas, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes, Carlos Jiménez, Óscar Yebra, Roberto Dueñas, Rudy Fernández, Rodrigo De la Fuente y Jorge Garbajosa. Entrenador: Mario Pesquera.

-Comentario de Daniel Barranquero en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “Remontada (de España) contra una Argentina que enamoraba (87-76), victoria desde la defensa -“Así se ganan los campeonatos”, exclamaban- frente a Italia (71-63), triunfo de quilates contra Serbia (76-68) y la calculadora en la mano por la derrota estadounidense contra Lituania. ¿Mejor elegir rival?. “Solo sabemos jugar a ganar y no queremos perder la dinámica. No tenemos miedo a nadie”. Y tanto. Cayó (88-84) una Nueva Zelanda cuyo técnico decía que ninguna selección del mundo jugaba mejor que la española. Y entre récords –mejor primera fase jamás realizada-, datos –históricamente, solo uno de los veintidós invictos en la ronda inicial se quedó sin medalla- y elogios, un escalofrío: tocaba Estados Unidos. “Más bien les hemos tocado a ellos”. “Será memorable calzarnos a los americanos”. “Su problema se llama España”. Nadie temblaba. Hasta que empezó el partido. Hasta que Marbury (con un 2/16 en triples en el torneo antes de ese día) se puso a anotar desde el infinito, poseído, pulverizando el tope de su país en unos Juegos con 31 puntos y 6 triples. El OAKA fue español, el mundo fue español, empujando a un equipo excelso, bello hasta en su muerte (94-102). Gasol arrodillado reclamando a los árbitros; -“Perdimos en FIBA con reglas NBA”-.

 

2008, PEKÍN:

-Posición: 2ª de 12 equipos.

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: Pau Gasol, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes, Carlos Jiménez, Raül López, Berni Rodríguez, Marc Gasol, Álex Mumbrú y Jorge Garbajosa. Entrenador: Aíto G. Reneses.

-Comentario de José Luis Sáez en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “.La final del 2008 en Pekín -con aquel mate de Rudy frente a Howard como imagen imborrable- está grabada con letras de oro como el mejor partido de la historia del baloncesto olímpico. Y la del 2012 en Londres, como la de una medalla de plata que en algunos momentos -y no solo como un sueño- creíamos que podía llegar a ser de oro. Para aquella gran cita, de nuevo pudimos reunir a todas nuestras estrellas del baloncesto español. Lo más importante es que se sientan a gusto, y para ello saben que reciben un buen trato personal y profesional, y también su entorno. Además, a la selección vienen a competir por títulos y medallas representando a su país, que es algo muy importante para cualquier jugador. Injusto personalizar, por supuesto. Porque España fue una vez más un verdadero equipo, que demostró no tener nada que envidiar al elenco de estrella de la NBA -Durant, James, Bryant y compañía- que formó la impresionante selección de Estados Unidos”.

 

Small_DSC_0352_1_.JPG

Gasol ante Chandler (Foto FIBA)
2012, LONDRES:

-Posición: 2ª de 12 equipos.

-Campeón: EE.UU.

-Plantilla:
Jugadores: Pau Gasol, Rudy Fernández, Sergio Rodríguez, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes, Víctor Claver, Fernando San Emeterio, Sergio Llull, Marc Gasol, Serge Ibaka y Víctor Sada. Entrenador: Sergio Scariolo.

-Comentario de Jesús Sánchez en libro ‘Historia del Baloncesto en España: “El partido de la polémica fue contra Brasil. Nunca se sabrá lo que ocurrió ni hasta qué punto influyeron en el ánimo del equipo español las cábalas en función de una victoria o de una derrota. Ganar suponía fabricarse un camino hipotético en el que aparecía Estados Unidos en semifinales. Perder parecía un atajo porque al gigante estadounidense, intratable, sólo se le podía ver en la final. España perdió (88-82) en un partido dominado completamente por la canarinha. Los brasileños acusaron a los españoles de no poner la suficiente intensidad. Estos lo negaron. La realidad es que España no había jugado bien en la primera fase y que perder era una posibilidad. Pero el equipo nacional, por tradición, respondía en las grandes citas, en las finales. Así eran los partidos de cuartos y semifinales. España no falló”.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
19 años 7 meses
#contenidos: 
1,922
#Comentarios: 
5,513
Total lecturas: 
10,192,423