Solapas principales

Oldenburg, campeón de Copa 2015. Neumann decisivo ante su ex equipo, Brose Baskets

 

Guía Liga Beko BBL

Resto de Guías LigasEXT


semifinales

Semifinal Oldenburg vs Bonn
 

"Die üblichen Verdächtigen" - Oldenburg trifft Bonn im Beko BBL TOP FOUR-Halbfinale!

 
Los anfitriones, con una espectacular remontada en la segunda mitad, se meten en la final a costa de Bonn. Se da como circunstancia que es la primera victoria de Oldenburg ante Bonn en una semifinal de Copa, lo que, sumado a que ha sido en casa, con su público, les dan un plus de motivación para afrontar la gran final.
Bonn se impuso en los compases iniciales del encuentro con un juego ordenado en ataque, una defensa intensa y dominio del rebote en ambas zonas. Las diferencias no fueron demasiado amplias (9 pts) pero la sensación en el juego daba al equipo bonner como claro dominador del partido. Benas Veikalas (17 pts) parecía imparable en ataque, contagiando con su buen hacer a Ryan Brooks (12 pts, 4 reb)y Tadas Klimavicius (12 pts,8 reb, 3 ast), jugadores de refresco que dieron un plus desde el banco al equipo de Mathias Fischer.

ewebasketsbonn04678.jpg

Chris Kramer salva un balón en la semifinal
Oldenburg naufragó en el partido hasta mediado el tercer cuarto, momento en el que Bonn conseguía su máxima ventaja en el partido (12 pts), lo que provocó tiempo muerto del técnico local, Maden Drijencic, y algo cambió en la mente de sus jugadores.
Casper Ware (14 pts, 4 ast) y Chris Kramer (11 pts, 2 reb, 2 ast) comenzaron a anotar desde el exterior, tanto en lanzamientos de media distancia como en penetraciones rapidísimas, pero sobre todo, Phillip Neumann (13 pts, 7 reb, 1 rec, 1 tap) y Nemanja Aleksandrov (12 pts, 4 reb, 1 rec, 1 tap), casi inéditos en la primera parte del partido, se hicieron dueños de ambas zonas, anulando casi por completo a Bonn. La reacción de Oldenburg hizo que concluyeran el tercer cuarto con una corta renta en el marcador, pero la inercia del partido los llevó, sin remedio, a aumentar la ventaja hasta el 77-71 final, a pesar de las pérdidas de Oldenburg en los compases finales, lo que propició un acercamiento de Telekom que puso en ascuas a los 6000 espectadores que llenaban el recinto, pero la alegría final hizo olvidar las dudas en las prostimerías y albergar esperanzas de cara a la final.
 
 
Semifinal Bamberg vs Berlin
 

"Erbarmungslos" - Bamberg trifft Berlin im Beko BBL TOP FOUR-Halbfinale!

 
Tan sólo pasaron 45 horas de la estéril battalla que perdió ALBA Berlin en 1/4 de Final en Eurocup, para encontrarse ante un Brose Baskets hipermotivado que no le dió opción de meterse en la Final de la Copa Alemana.
No pudo consumarse el sueño berlinés de conseguir por tercera vez consecutiva el título copero, algo que sólo consiguió, precisamente, Brose Baskets en las temporadas 2010-12.
 
El protagonista de la semifinal fue, sin duda, Brad Wanamaker. El base bávaro lideró la revancha de Bamberg, que cayó a manos de Berlín el año pasado en semifinales, controlando el tempo de partido, creando juego para su equipo, anotando en los momentos clave (22 pts) y siendo MVP del partido y claro aspirante a MVP de la Final.
Además de los puntos anotados por Wanamaker, apuntó en su hoja de servicio 2 rebotes, 1 asistencia, 3 recuperaciones y 1 tapón en su haber, para 21 puntos de valoración. Estuvo muy seguro en el lanzamiento de larga distancia (3/5 T3) y en el lanzamiento desde la línea de personal (5/7 TL). Además hay que sumarle los llamados "intangibles", ya que su defensa fue realmente notable, anuló a Alex Renfroe tanto en anotación (7 pts) como en creación de juego, dejando a Berlín sin faro guía de su juego.
Al buen partido de Wanamaker se sumó Ryan Thompson, con 14 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 1 recuperación, por el exterior, mientras que Trevor Mbakwe apuntaló la zona con intensidad y sacrificio (8 puntos, 8 rebotes).
Berlín, por su parte, afrontó el partido con problemas físicos: Leon Radosevic jugó infiltrado, además de Jamel McLean y Cliff Hammonds, que jugaron con analgésicos por un proceso gripal. Esto mermó las opciones y el rendimiento berlinés, tres de sus pilares básicos estuvieron muy mermados, y aunque aguantaron como pudieron la primera mitad (44-30), el poco apoyo recibido desde el banco por los jugadores menos habituales, tan sólo tres jugadores superaron la decena de puntos, dieron como resultado uno de los resultados más abultados que se recuerdan en una semifinal de copa. A pesar de los problemas físicos, Leon Radosevic lideró a los suyos (11 puntos) junto a Marco Banic (11 puntos). Bothermann, con 10 puntos, fue el único jugador de refresco que mostró algo de nivel en el partido. Además de la merma física y del cansancio, la derrota de Berlín hay que buscarla en la mala selección de tiro, sobre todo en larga distancia (2/17 T3), con un día pésido de Reggie Redding (0/6 T3), ya que, estadísticamente, en el resto de apartados Bamberg no fue tremendamente superior.
 
Wanamaker, al final del encuentro, era consciente del buen nivel mostrado, declarando para Sport1 "Si jugamos como hoy, es difícil ganarnos. Hemos estado muy intensos en ataque y hemos defendido duro. Estamos fuertes física y mentalmente.", la visión de Daniel Theis caminaba en la misma tónica "Hemos dado el primer paso para consguir la Copa, estar en la final, aún queda lo más difícil"
 

 

Final

Gran final la vivida en el EWE Arena de Oldenburg entre el equipo local y el actual líder de la BBL, Brose Baskets. El partido fue tan igualado como muestra el marcador final (72-70 / 34-34 al descanso), y le da cierto morbillo que el jugador que anotara la canasta ganadora para Oldenburg sea un ex-bamberg. Oldenburg había alcanzado la final soñada en su pista, y llevados en volandas por las 6000 gargantas que tenían a favor, comenzaron el partido muy enchufados: Dos triples de Chris Kramer y otro de Casper Ware pusieron la primera ventaja en el marcador (9-3). Bamberg consiguió sacudirse el envite inicial del rival apoyando su juego sobre Elias Harris y Strelnieks, consiguiendo imponerse al final del primer cuarto (17-24).
La intensidad no disminuyó en el segundo cuarto, las distancias se disiparon y la igualdad se instauró con un canastón de Trevor Mbakwe a pase de Wanamaker (26-26), llegando a prolongarse hasta el descanso con un juego más intenso que efectivo en el que las rotaciones fueron continuas para no bajar el ritmo. Al final del segundo cuarto el marcador lucía un justo 34-34.
La reanudación continuó con la tónica de la final, ambos equipos hacían la goma en el marcador, cada pequeña renta obtenida era perdida automáticamente. El tercer cuarto concluyo con varias acciones de mérito que dejaron una exigua renta para Brose Baskets (51-54)

website-anriss_quer_74d5a_f_736x1000.jpg

Oldenburg celebra la victoria con su técnico, el arma secreta de la final
El partido se resumió por tanto al último cuarto. Bamberg salió en tromba consiguiendo una renta que podía ser definitiva (56-64) apoyado en una férrea defensa, obligando a Drijencic a parar el partido y convencer a sus jugadores de que en sus manos tenían lo que se necesitaba para la victoria en la Copa. La pareja Kramer-Neumann tomó la iniciativa del ataque local y puso por delante a Oldenburg (66-64 a falta de 2:21). Dawan Robinson falló un par de ataques en lanzamientos algo forzados, lo que aprovechó Oldenburg de la mano de Phillip Neumann para poner el 69-64 en el marcador (1:18 para el final). Tras el tiempo muerto pedido por Bamberg, Casper Ware ponía la puntilla al rival y el delirio en las gradas (71-66 a falta de 54 segundos), pero el acierto de Darius Miller y Dawan Robinson apretaron el partido a falta de 12 segundos (70-71). Una falta personal sobre Phillip Neumann cuando restaban sólo 6 segundos le dio la posiblidad de ampliar la distancia para Oldenburg, sólo aprovechó uno de los lanzamientos libres que obtuvo (70-72), la tensión en la pista y en la grada era patente, pero Oldenburg, a pesar de no defender demasiado bien el último ataque de Bamberg, vió cómo el lanzamiento de Dawan Robinson era repelido por el aro, lo que desató la alegría para Oldenburg, eran campeones de la Copa de Alemania por primera vez en su historia.
 
 
La clave: fue un ex jugador de Brose Bamberg, Phillip Neumann, la clave para Oldenburg. El pívot germano consiguió 12 puntos y 4 rebotes, unas estadísticas que no parecen nada del otro mundo, pero su presencia en la pista en los minutos finales fue decisiva.
MVP: Bradley Wanamaker de nuevo mostró ser el mejor jugador de la copa, 19 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias, además de ser la referencia del equipo cuando Bamberg lo necesitaba, aunque no pudo parar la reacción de Oldenburg y amarrar él sólo la victoria para su equipo.
 
La alegría de la ciudad de la baja sajonia ha sido patente, tanto a nivel institucional como a nivel de redes sociales. Jugadores, cuerpo técnico y afición se han fundido como una sola alma tras la victoria.

bano_de_masas_en_oldenburg_-_celebracion.jpg

Los jugadores de Oldenburg han celebrado con la afición el título
 

Erst der Pokalsieg, dann die Feier - die EWE Baskets Oldenburg

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
12 años 9 meses
#contenidos: 
695
#Comentarios: 
6,365
Total lecturas: 
4,492,540