Solapas principales

Valencia recurre a la épica, remonta a Maccabi y firma el sexto triunfo (82-80)

  • El talento de Wilbekin (25) amagó con la victoria en el último periodo
  • Los errores visitantes y la fe taronja obraron el milagro
  • Williams y Van Rossom completaron la remontada. 12-3 en 2 minutos de locura
  • Prepelic (22) sostuvo al equipo durante buena parte del encuentro

LA PREVIA. EUROPA, TIERRA PROMETIDA

Desde el inicio de curso supimos que Valencia Basket orientaría el trabajo al viejo continente. Club, cuerpo técnico y plantilla reman en una misma dirección, esa que de momento deja a un lado la Liga Endesa. A la espera de la aprobación de La Fonteta, el órdago viaja a velocidad de crucero en el despiadado hábitat Euroliga: récord en positivo (6-3) y proezas en Madrid o Kaunas. Ni siquiera las bajas en el backcourt (Van Rossom, Sastre y Marinkovic) evitaron que el Panathinaikos más plano de los últimos años naufragara el martes a las orillas del Turia (95-83).

Maccabi, la siguiente parada en el camino, tampoco venía de desplegar su mejor versión (3-6). El potencial hebreo, sin embargo, se intuye siempre como una exigente prueba de esfuerzo. Asentar la mejoría de Prepelic, Hermannsson y Williams se convertía en una cuestión clave para afrontar el choque.

ENERGÍA LOCAL, MODO ON

En el arranque, la actitud taronja se atrevió incluso con el vertiginoso ritmo israelí. Dubi, Prepelic y el joven Pradilla asumían responsabilidad en pista contraria (14-7 min. 5). En la pintura, el duelo entre Zizic y el propio Dubljevic se mantenía en tablas. La defensa de Ponsarnau, tan predecible como eficaz, dejaba al talento de Maccabi en 17 puntos a la finalización del primer cuarto (19-17), y eso que Wilbekin golpeaba desde el 6.75 justo sobre la bocina.

La irrupción en pista de Othello Hunter desbarató la solidez valenciana en el rebote. Las segundas opciones sujetaban el empuje foráneo, hasta voltear el marcador (25-26). La velocidad ganaba terreno en el ir y venir, escenario en el que los de Sfairopoulos se sentían más cómodos; provocaban en el rival más pérdidas de las habituales (17). De por medio, Prepelic y Wilbekin lideraban ya la faceta anotadora. 12 y 11 puntos respectivamente al paso por vestuarios. La conexión Van Rossom-Dubljevic dio el último estirón antes del descanso (43-37). El montenegrino, siempre sigiloso, estaba ya en 11 de valoración.

PREPELIC, LA RESISTENCIA

En la reanudación, el tono físico de Maccabi avanzó para incomodar una y otra vez la ofensiva de Valencia Basket. Angelo Caloiaro se convertía en el escudero ideal de Scottie Wilbekin; ambos construyeron la primera ventaja clara de los de Tel Aviv (50-54). La resistencia seguía teniendo nombre propio: Klemen Prepelic. 8 tantos sumó el esloveno en el tercer parcial (58-59); 26 minutos había tardado en errar su primer lanzamiento. Y es que los anfitriones seguían circulando el balón con criterio y generosidad. En total, repartieron 23 asistencias. 

UN MINUTO DE LOCURA. LA REMONTADA DE VALENCIA BASKET

BALONCESTO. MAGIA. DIVERSIÓN SIN FONTETA

Ya en el último cuarto, la propuesta defensiva de Jaume Ponsarnau evolucionó a través de ayudas más largas y atacando la línea de pase (66-60). Siempre Kalinic mediante. No sería suficiente para cerrar el partido. Scottie Wilbekin, impasible, decidió dinamitar la contienda en un visto y no visto (70-77 min 38). A falta de 2.20, y con 7 abajo, Valencia parecía entregar la cuchara.

Nada más lejos de la realidad. Wilbekin, desperado ante la marca de Van Rossom, forzó en demasía en busca del tiro ganador. Vives encendió la mecha de la remontada imposible con una daga desde más allá del arco. Inexplicablemente, y tras el fallo de Bender en el 4.60, el conjunto israelí permitió a Williams lanzar un nuevo triple a falta de 7 segundos. Para eso viniste Derrick. Empate. Ya en barrena, entregaron la pelota a Dubljevic en el saque de banda, que conectó con Van Rossom para firmar a placer la sexta victoria de Valencia Basket (82-80). Parcial de 12-3 en los dos últimos minutos. Un sueño. Baloncesto. Nos faltó La Fonteta

MVP.  KLEMEN PREPELIC. DOBLE FILO BALCÁNICO

En septiembre, muchos dudaban de la capacidad de Prepelic para ajustarse a un rol de equipo en una plantilla de nivel Euroliga. Las dudas sobre el que fuera el máximo anotador de la pasada Liga Endesa se evaporaron con celeridad. El esloveno cimentó su aportación en cancha propia, y durante muchas semanas fue protagonista en la rotación más por sacrificio que por acierto. Hemos tenido que esperar a noviembre para disfrutar del mejor Klemen, repitiendo como MVP en esta doble cita semanal en Europa. 22 puntos y una selección de tiro envidiable: 8 de 11 en lanzamientos de campo y 3 asistencias. Lo mejor, el esfuerzo final para frenar el factor Wilbekin (25 tantos y 7 triples).

ESTADÍSTICAS

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
88
#Comentarios: 
256
Total lecturas: 
121,707