Solapas principales

De proyecto a primordial: la historia de Javier Justiz

“El tope lo ponemos nosotros. Depende de nosotros a donde podemos llegar. Si salimos como hemos salido en los últimos partidos, nosotros no vamos a tener límite”.  Eran las últimas palabras de un Javier Justiz que salía pletórico del encuentro del pasado domingo tras haber dejado en la estacada a un todopoderoso Kirolbet Baskonia. Tanto su rendimiento personal como el de Tecnyconta Zaragoza en conjunto está siendo espectacular en este final de campaña y estos dos partidos de playoffs han supuesto una clara llamada de atención para su próximo rival, F.C. Barcelona Lassa, equipo el cual ya sufrió en su visita al Príncipe Felipe para llevarse la victoria en los últimos minutos.

Pero en este caso, y con la eliminatoria que ha efectuado, me gustaría poner el foco ante este torreón cubano de 2,10 m y 26 años que aterrizaba desde San Lorenzo de Almagro en Zaragoza con un contrato de larga duración y en el que se depositaban muchas esperanzas de poder explotar ese potencial exhibido en Argentina.

Los inicios de Javier Justiz en el equipo rojillo dejaban entrever esos puntos débiles que se destacaron sobre él a su llegada al equipo: le faltaba aclimatarse a ese ritmo de juego tan rápido que se exhibe en la ACB, lo cual le hacía no ser del todo participativo en el ataque maño, y en defensa cometía un gran número de faltas, ya fuese porque su lateralidad fuese muy deficiente o que alargase demasiado las situaciones de saltar al trap que proponía Porfi y que lo acababan penalizando, además de ser un jugador obcecado en ir al tapón, lo que le acababa cargando muy rápido de faltas.

Conforme avanzaba la temporada veíamos como el pívot cubano iba encontrando cada vez mejores situaciones dentro del ataque maño, aprovechando muy bien su juego desde el poste bajo, destacando sobre todo ese gancho con la mano izquierda que acabaría haciendo su movimiento “marca de la casa”. Además de ese potente juego interior, se le notaba muy cómodo en los lanzamientos liberados de media distancia, lo que provocaba a los pares rivales a salir a puntearle a la larga, viendo que podía convertirse en una amenaza realmente fiable. Sumado a esto, Justiz era una amenaza constante en el rebote ofensivo y un auténtico quebradero de cabeza para las defensas rivales en esa faceta. El pero que se le seguía poniendo a este jugador era que seguía cargándose muy rápido de faltas y no terminaba de ser totalmente resolutivo en la faceta defensiva, al menos hasta este final de campaña.

rs123452_j28_mba-tza_firmar_acb_photo_-_albert_martin-lpr.jpg

Justiz lanzando desde media distancia (ACB Photo / Albert Martín)

Algo que destacó un servidor con la llegada de Justiz fue que había que observarlo con vistas de futuro, que posiblemente esta temporada no sería una gran temporada para el cubano, pero parece que este fin de curso ha decidido que no quiere esperar a la próxima campaña para mostrar destellos de lo que realmente puede hacer. Con la baja de Fran Vázquez, los focos se centraban en el doble 0 y se le pedía una mejora sustancial en todas sus facetas para poder hacer frente a la baja del gallego, y vaya si lo ha hecho…

El final de campaña del cubano es sobresaliente y se ha convertido en un pívot dominante en ambas partes del campo: en ataque no duda en atacar la zona sin mirar quien es su par y en la faceta defensiva se ha vuelto un jugador mucho más inteligente y sabe cómo hacer valer ese poderío físico sin cargarse de faltas, lo que lo ha convertido en todo un dolor de muelas para los juegos interiores rivales. La confirmación de este ascenso meteórico vendría de la mano del pase a semifinales por el título liguero después de haberse impuesto claramente a un juego interior formado por Poirier, Voigtmann y Shengelia, es decir, uno de los más potentes del campeonato y de toda Europa posiblemente. 12.5 puntos, 4.5 rebotes y 1.5 tapones de media en estos dos partidos, siendo capital en la victoria en el segundo partido al ser la clave sobre la que se cimento la remontada en los últimos 15 minutos.

Y ahora el segundo clasificado, ahora otro gigante al que enfrentarse, pero parece que este león con los dientes de oro no va a amilanarse ante ningún rival, además de que parece que no ha alcanzado todavía su techo como jugador. El futuro del juego interior en la ACB puede que pase por las rastas del 00 y del disfrute de los aficionados maños de él, pero antes de pensar en el futuro, hora de presentarse a otro examen para subir nota, ya que el cubano y sus compañeros no se conforman con el sobresaliente, quieren ser los primeros de la clase.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
108
#Comentarios: 
234
Total lecturas: 
249,264

Comentarios

Buenas tardes Javier, ¿Cómo salió a jugar fuera de Cuba? Al estilo Guibert o Borrell que tuvieron que escaparse del país, el primero a la desesperado probó como ilegal en los Timberwolves, el segundo ya más tarde en los Sonics...

Buenas noches David. Pues la verdad que la salida de Justiz no fue tan accidentada como sus compatriotas que me mencionas. Lo llamó Luis Guil para que jugase en Bucaneros de La Guaira en Venezuela y fue lo que le hizo salir de Santiago de Cuba, del club de su ciudad natal.