Solapas principales

Mi muy especial amigo badaloní, Josep Lluís Cortés

josep1.jpg

Josep Lluís Cortés saluda rodeado de algunos personajes destacados en el mundo del baloncesto como Raimundo Saporta o Justo Conde (Foto: archivo Justo Conde
Nos acaba de dejar, mi muy especial amigo badaloní, JOSEP LUIS CORTES,  auténtico icono del mejor baloncesto de los dorados años sesenta del pasado siglo. A ningún superviviente de aquellos años, amante de este deporte y más especialmente seguidor de la “Penya”, le ha podido extrañar ese “mi muy especial amigo” con el quiero despedir al también extraordinario baloncestista badalonés.

   Sí, porque el debut de Lluís Cortés en las principales (aún de cemento o tierra) pistas catalanas, vino propiciada por el seleccionador nacional Fernando Font, que tras dejar al F.C. Barcelona, fichaba por el Orillo Verde de Sabadell, y le arrebataba al Circol Catolic Badalona a su joven y prometedor base. Curiosamente, por esa misma época, yo iniciaba mi labores periodísticas más allá de las de Radio Juventud, en aquel modestísimo boletín “Baloncesto” que editaba la FEB y dirigía Pedro Ferrándiz, quien me pedía que le hiciera una entrevista al nuevo “niño prodigio” del baloncesto español. La primera amplia entrevista que se le hacía a Lluís, llevaba mi rúbrica, promovida por el posteriormente odiado en el feudo verdinegro, a donde había regresado Lluis tras su periplo en el Real Madrid, para casar con María Gol, a la vez que inicia una más estrecha relación y amistad periodista- jugador, un servidor ya como jefe de rúbrica canastera y Lluis como capitán verdinegro.

   Pero esa amistad se hizo más “especial” en el otoño de 1968, cuando Lluís había abandonado a la Selección y ésta debía afrontar la gran aventura mexicana de los JJ.OO. de dicho año. La Federación, invitó a Lluís, junto a los periodistas de los tres diarios deportivos de la época, Carlos Jiménez, de AS; Manuel Espín, de Mundo Deportivo y a Justo Conde, de DICEN, a esa gran aventura americana, Puerto Rico, Indiana, Monterrey y… finalmente MÉXICO´68. Pues bien, en esos cincuenta y tantos días de estrecha convivencia, entre Lluís, Espín y Conde se forjó una aún más estrecha amistad que paulatina y desgraciadamente se ha ido recortando hasta el día de ayer…

  Como un modesto pero sentido homenaje hacia tu persona, querido Lluís, me place adjuntarte cuatro bonitas imágenes de nuestra vieja amistad.  Las dos primeras, corresponden a cierta conferencia-coloquio en el Casino badalonés, acompañados por Ricardo Pastor, “Pitoniso Pito”, y en las otras dos, con mi entrañable DICEN como fondo, y en una visita de la Penya a mi redacción, con tus jefes Antoni Mas y Dani Fernández y con mi director Julian Mir.

  Que Dios te conceda el descanso eterno  Lluís, y a tu esposa Maria y a tus dos hijos, entereza para superar este doloroso e irremplazable vacío.  JUSTO CONDE.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 1 mes
#contenidos: 
7
#Comentarios: 
15
Total lecturas: 
21,939