Solapas principales

Dirk Nowitzki (www.nba.com)

Dallas Mavericks, corazón de campeón. Nowitzki resuelve y nivela las Finales

  • Dirk Nowitzki rubricó la histórica remontada de unos Mavs que levantaron 15 puntos en el último cuarto para asaltar el fortín de Miami e igualar las Finales (1-1)

Un corazón fue protagonista previo al segundo partido de las Finales (1-1). En concreto, el maltrecho dedo de la mano izquierda de Dirk Nowitzki, primera herida de guerra que vaticinaba un tortuoso camino hacia la gloria del anillo. Curiosamente otro corazón, este simbolizado en un superlativo espíritu ganador, decidió el encuentro (93-95), también a través del genio alemán.

Porque Dallas agarraba con fuerza la mano de la derrota a mediados del último período. Con quince puntos de desventaja (88-73) y los Heat disparados, los Mavericks parecían asumir su segundo traspiés en la serie y, con ello, la necesidad de hacer de su cancha un fortín que les devolviese la vida. La esperanza del título.

Pero no fue así. Se trataba de un espejismo. Y es que algo ha cambiado en la franquicia tejana, empecinada en enterrar su fama perdedora a base de proezas. Hace escasos diez días, los Oklahoma City Thunder acariciaban, ante su público, el 2-2 de su eliminatoria ante los Mavericks. También fue de 15 puntos su renta en el último período. Tampoco fue suficiente.

Como en aquella ocasión, el superhéroe de los Mavs no faltó a la cita. Pero antes, sus compañeros hicieron posible creer en conseguir un imposible. Porque de veras que el reto se vistió de utopía. Miami, imbatido en el American Airlines Arena durante todos los Playoffs, castigó duramente al conjunto de Rick Carlisle en la segunda mitad y volaba, con tanta velocidad como comodidad, hacia el triunfo.

No siempre fue así de placentero el viaje para los de Florida. Miami sufrió la primera mitad ante unos Mavs que sellaron mejor la 'pintura' --excelente, esta vez sí, Tyson Chandler-- y que encontraron la forma de generar puntos mediante su circulación ofensiva. Los Heat, a fogonazos, impulsos voraces de los omnipresentes Dwyane Wade y LeBron James, y del inesperado invitado Mike Bibby, letal desde el perímetro (14 puntos, con 4 triples), sólo sobrevivían, añorando al Chris Bosh de las grandes ocasiones, que no apareció (12 puntos, con 4/16 en tiros de campo).
Llegaron vivos los de Spoelstra al tiempo de descanso (51-51) y ése fue su mayor premio. Pero tras la reanudación, el avión despegó. Dallas preparó la pista, en forma de poca clarividencia y precipitación, y Miami, ávido de emprender vuelo, cogió impulso.

Y lo hizo mediante dos proyectiles de apariencia supersónica. Tanto LeBron James (20 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 4 robos) como especialmente Dwyane Wade (36 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes) hicieron pagar a Dallas cada una de sus pérdidas, desatando un huracán de transiciones que hundió a los tejanos.
El déjà vu de Wade, aparentemente el mismo que condenó a los Mavericks en las Finales de hace cinco años, parecía pretender rememorar a los visitantes su sino perdedor. Pero otra hazaña, esta de magnitud histórica, se encargó de enterrarlo.

Un 17-2 de parcial levantó a Dallas de la lona. Jason Terry (la mitad de sus 16 puntos en el último cuarto), nublado hasta entonces, hizo acto de presencia. Shawn Marion, el factor constante de los Mavs (20 puntos) nunca dejó de creer y Jason Kidd encontró la forma de llegar a la mina justo a tiempo. El modo de nutrir a la fuente ganadora.

Porque Dirk Nowitzki (24 puntos y 11 rebotes) resolvió el encuentro. No importó que estuviese desacertado hasta entonces. En el momento de la verdad, como acostumbra, no falló. Nueve puntos consecutivos, los nueve últimos de su equipo, mataron a los Heat, incapaces de explicar qué estaba sucediendo. Los dos últimos, rubricados con una bandeja con la izquierda, la de su 'tocado' dedo corazón, a falta de tres segundos.

El corazón de los Mavericks, por tenue que llegase a ser su latido, nunca dejó de luchar. Dallas se encuentra, como la eliminatoria, muy vivo. Los Heat, convalecientes tras sufrir el primer golpe serio de su andadura en Playoffs. Sólo hay tiempo para reaccionar, Tejas ya espera, sin olvidar lo ocurrido hace cinco años, para tres partidos, el primero de ellos el próximo domingo.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 7 meses
#Contenidos: 
82
Visitas: 
714,512
Comentarios: 
1,977

Comentarios

por dios que ultimo cuarto de Dallas en general i de Terry i Nowitzki en particular, vaya PO se estan marcando Marion i Chandler, aun asi veo a Miami con muchas opciones de ganar, defendiendo bien i con el BigThree a su maximo nivel les sera muy dificil a Dallas, aun asi tiene opciones i se lo merecen

Por favor, Señor Stern, cómprele un anillo para Dirk y déselo ya mismo, sin saber el resultado de esta Finales 2011. Lo de este tío es impresionante, me quedo sin palabras para describirlo. Cuánta clase, cuánto talento...

sangcule, tienes razón pero si uno de los 3 falla (ayer Bosh) les va a costar mucho sacar los partidos ya que prácticamente son los únicos "anotadores", Dallas tiene mejor repertorio en ataque que Miami, y eso que Stojakovic no jugo casi nada, supongo que por la dificultad que tendría para parar a LJ.

Es que Dallas es un verdadero equipo, mientras que Miami son tres jugadores. Y es una pena, porque los Mike Miller, Mario Chalmers, Udonis Haslem, James Jones, Mike Bibby y compañía no son malos secundarios, pero se puede decir que prácticamente son ignorados en el juego ofensivo del equipo, limitándose únicamente a tirar desde lejos en buenas posiciones gracias a los dobles marcajes que sufre su "Big Three".

Dirk!!!! enorme!!! brutal!!!! Que poca cabeza el crack James jugandose tres triples seguidos faltando 3 minutos, nada en el cerebro, es la diferencia con MJ o Kobe...ya puede saltar, correr y lo que quiera...

vaya partidazo, de los que hacen aficción, ayer se demostro que Marion esta en un nivel increible secando a Lebron, Wade es el alma de Miami, sin el estan perdidos. Dirk en el último cuarto juega bien si o si, da igual como estuviera jugando antes. Vipaar Pedja jugo poco porque en defensa es un desastre, en el primer cuarto entro a falta de 8 minutos por Dirk y tanto Bosh como Lebron hicieron lo que quisieron con el, ante eso Carslide prefirio meter a Cardinal que a Stojakovic. Por cierto, propongo una petición masiva para que Shaq se venga a Europa un par de añitos que aun tien físico para comersela!

Decían los comentaristas del plus que la afición de Miami cantaba que este era el último partido de la temporada en casa, pensando liquidar la serie en Dallas. Quizás tengan razón, pero si eso sucede Lebron tendrá que seguir buscando el anillo.

Gran comentario, Blasevic. Ayer pensé lo mismo mientras veía jugar (y ganar) a Federer contra Djokovic. El talento y la magia del suizo o de este alemán de 2.13 es algo fuera de lo normal.

La soberbia de la parejita arruina un partido controlado (y no es exclusivo de ayer), derrotas como esta dignifican el espiritu deportivo de jugadores como Robin Hood (muy bien defendido, salvo en la jugada final, no por Bosh sino por unas ayudas que deberían saber que su compañero no defiende un pepino). Arrogancia y al hoyo, es lo que se merecen. Qué diferencia con el 2006 cuando eran los Heat los que remontaban 13 puntos de manera similar para salvar un 0-3 inminente. Vaya maquillaje el de Terry...y como cuela (6 de los 8 puntos, de empujar)

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar